Primero de todo: Lo siento, lo siento, lo sientooooo! xDD

Como han ido estos días? Disculpad el retraso… He estado dándole vueltas a un asunto personal ^^U
Bueno, Espero que os estén yendo bien los días! :D

Soy taaan fan de las dos parejas que me da pena decidirlo ya, así que sufriré el poner la barra de "Love Bilbo" jajaja

Gracias por esperar pacientemente!

Aviso: Puuuuede que uno de los personajes haga un cambio x'D así que las quejas y las amenazas (Si hay) hacédmelas llegar ;D


Capitulo 3:

"Centro comercial"

Después de haberse levantado a las ocho de la mañana solo para ayudar a preparar el desayuno y ordenar su habitación Bilbo escogió la ropa para salir de al encuentro de Thorin, decidió por lo básico una camiseta de manga corta gris oscuro que en el pecho tenía impresa una imagen de alguna portada de uno de los comics de Thor, le gustaba todo lo relacionado con Superhéroes y tenía una gran variedad de camisetas como esa en tiempo libre solía vestir casual conjuntando esas camisas con unos típicos vaqueros de gama de negro a azul que tenía en el armario y el calzado eran unos zapatos estilo deportivo, la afición de los comics era algo que algunas personas no esperaba encontrar en los gustos del pelirrojo, por no hablar de la cantidad de comics que tenia aparte de las novelas que le gustaba releer a menudo cuando tenía tiempo, le encantaba leer aquellos libros de gran tamaño de alguna manera aun seguía teniendo esa curiosidad por conocer mundo aunque su carácter se había calmado, leyendo aquellos libros se le volvía a iluminar la cara como un niño pequeño imaginándose metiéndose dentro de aquellas historias que tanto le fascinaban.

Bajo las escaleras frotándose los ojos para dirigirse a la entrada mientras cogía su cartera, se despidió de sus padres antes de salir y cerró la puerta tras de sí, ya eran las ocho y cuarenta pero sabía que llegar a la parada mientras paseaba podría darle sin problemas las nueve en punto o quizás faltarían un par de minutos para que fuera la hora acordada.

Su rutina de instituto era similar, se levantaba temprano, desayunaba, salía por la puerta después de despedirse de sus padres y se encontraba en la parada del bus con Thorin, a veces si el bus iba con retraso o cierto pelinegro se dormía cogían el Tren, era costumbre y gracias a Bilbo siempre llegaban a tiempo antes de que cerraran la puerta para entrar en clase.

Des de lejos divisaba la parada del autobús y vio que Thorin aun no había llegado, Suspiro e hizo una llamada al teléfono de Thorin y como era de suponer no se lo cogió, seguramente estaba en modo "Silencio", miro la hora y vio que efectivamente aun eran las ocho y cincuenta, se sentó en la parada del autobús para esperar al pelinegro.

Cuando tenía esos momento en los que esperaba al Thorin o estando en la tienda no había nada que hacer, o estaba en el parque simplemente disfrutando el día, le gustaba perderse en el paisaje mirando las nubes o sin más observando su alrededor sin tener nada en lo que pensar.
De repente le sonó el teléfono móvil sacándole de su ensoñación, era un mensaje.

"Perdona amigo mío se que habíamos quedado Sábado con Tauriel para ayudarte con las compras, pero ¿te importaría si lo adelantamos para el viernes por la tarde? Estoy un poco liado enseñando cada rincón de la ciudad a mi primo y me gustaría enseñarle cuanto antes el centro comercial también, si no te importa claro, si no nos vemos sábado. – Legolas-"

Bilbo no era una persona tan extrovertida como Legolas y el hecho de que le mencionara que aquel primo tan "cerrado" también les acompañaría no le gusto mucho, claro que si su amigo tenía que enseñarle cuanto antes toda la cuidad e igualmente tenían que ir allí a comprar no le importaba, a demás si Legolas pensaba que sería mala idea no se lo hubiera preguntado, así que decidió responder el mensaje positivamente aceptando que fuera de aquí a dos días y que se les uniera aquel sujeto.

Thorin recién se despertaba, se había olvidado de poner la alarma del teléfono, pero por suerte le había comentado a su hermana que saldría temprano, así que no se molesto cuando su queridísima hermana Dis le despertó con un estruendo tan horrible como aquel que hacia una sartén siendo usada como tambor junto a su oreja, bueno, no se molesto tanto como lo hubiera hecho si no fuera porque eran las nueve menos cuarto y aun tenía que vestirse.

La manera de vestir de Thorin era más semi formal, solía combinar vaqueros con camisas oscuras y alguna que otra vez americana o chaleco si no había tanto calor, su calzado más común eran sus botas de cordones, no solía usar bambas a no ser que, como es lógico, hiciera deporte o tuviera constancia de que tendría un día muy ajetreado, pero le encantaba vestir ese estilo de botas.

Cogió lo necesario para lo que necesitaba comprar y bebió con mucha prisa el zumo de naranja que le había alcanzado su hermana para que no tardara tanto en marcharse.

Una vez acabado de beber su triste desayuno salió corriendo al encuentro de Bilbo.

Aun haciendo un Spring pudo ver a Bilbo, vio que el pelirrojo tenia fija su mirada en el teléfono, así que no le aviso de su presencia hasta estar frente de él para coger aire.

— Vaya ¿Ahora haces ejercicio por las mañanas?

— Siento el retraso, el teléfono… hm, Me dormí…— Ya estaba recuperando el aliento del spring que había metido.

— Bueno eso lo supuse, te hice una llamada perdida pero supongo que tendrías el teléfono en silencio, ¿Verdad?

Thorin no dijo ninguna palabra pero la manera de afirmar lo que decía Bilbo fue la expresión de molestia que le dedico al ver que había acertado de lleno, no por nada era su "amigo de la infancia".

— Bueno entonces… ¿Vamos en tren o quieres esperar media hora a que pase el próximo autobús? El anterior a pasado hace poco. — Echo un vistazo al reloj de su teléfono. — Si vamos ahora estaremos a tiempo de coger el tren que va directo al centro.

Dicho esto fueron a la estación a paso ligero mientras Thorin le contaba su despertar, Bilbo se reía al imaginarse la sonrisa de Dis al tomarle el pelo a este. No es que Dis fuera mala, pero solía ser muy brusca a la hora de despertar a Thorin, Bilbo lo había visto las veces que se había quedado a dormir en su casa, por suerte solo se ensañaba con su hermano.

Subieron en el tren que por suerte había llegado cinco minutos después de ellos y se sentaron a esperar su parada, eran como cinco paradas pero cada una de ellas tardaba en llegar a la siguiente unos siete minutos, y a esas horas de la mañana el paisaje que ofrecía el recorrido era aun amas hipnotizador.

Sin poder evitarlo Bilbo empezaba a cerrar los ojos haciendo ladear su cabeza de vez en cuando hasta que se apoyo sin pensarlo mucho en el hombro de Thorin, pasaron así dos paradas más hasta que el teléfono de Bilbo sonó, haciendo despertar a los dos, aunque más al pelirrojo, ya que el más alto estaba distraído por la tensión que le había provocado la acción de Bilbo que el sonido del teléfono.

A Thorin no le gustaba cotillear pero dado que Bilbo estaba a su lado pudo ver de quien era el mensaje y eso le hizo desviar con disimulado fastidio al la ventana que estaba a su lado, se sentía mal al tener estos sentimientos, se enfadaba consigo mismo porque no tenía motivos para ello, pero filtraba esa rabia dentro de él y la dejaba en un rincón de sus pensamientos, sabía que cuanto más le llegara a importar su amigo mas difícil se haría estar cerca de él, pero como lo disfrutaba.

— Ah… No te lo había dicho pero se ve que Legolas me ha pedido que sea el viernes que vayamos a comprar, así también le enseñara a su primo el sitio. — Thorin asintió con la cabeza. — Espero que no sea tan aterrador la seriedad de esa persona…

— No voy a servirte de apoyo para huir si te sientes incomodo…

— ¿Qué? ¿Acaso tienes algo que hacer?

— Por supuesto, disfrutar de los últimos días que nos quedan para volver al instituto. — Bilbo entrecerró los ojos dirigiéndole la mirada a su amigo. — Y me parece más productivo pasármelo bien a tener que estar en un sitio con tu aura de incomodidad al conocer gente nueva.

— Esta bien…— Tampoco iba a insistir mucho ya que sabía la poca amistad que Thorin tenía con Legolas, tampoco se iba a arriesgar a que estos volvieran a tener sus famosas charlas con piques.

Al llegar al centro comercial fueron directos a la sección de librería a por material escolar, allí escogieron lo necesario para ayudarse a coger apuntes en clase y como era costumbre Bilbo al tener una tarjeta de descuento por material que encargaba para la tienda la uso para hacerle descuento a Thorin y a sí mismo, con lo cual obtuvieron una agenda para el nuevo curso similar, tampoco era tan importante.

Al acabar de salir de aquella tienda Thorin observo una peluquería cercana aminorando el paso, Bilbo que se dio cuenta paro al lado de este.

— Ahh.. ¿No me digas que estas pensando en que ya es hora de cortarte el pelo?

— Puede ser, Pero luego pienso que si me lo corto pasarías a ser tu el más femenino de los dos. — se agacho un poco para estar cara a cara con Bilbo y dirigiendo su mirada de arriba abajo.

— Imbe… Eso era cuando éramos más pequeños...

— Creo recordar que quien tiene la talla más pequeña de su clase eres tú, por no hablar de cuando te escogieron para hacer de caperucita en preescolar. — No podía aguantarse la risa al ver a su amigo cada vez más rojo por la vergüenza.

— ¡De pequeño tenía el pelo un poco más largo y por eso tenía rizos con los cuales me confundían con una chica y lo de la talla es poco soy…— Esto último lo dijo en susurro desviando la mirada hacia el lado contrario donde estaba Thorin. —…Soy el más delgado de la clase…— Dicho esto volvió a reanudar la marcha seguido de Thorin.

— Eh tampoco es para deprimirse…Vamos, que era una broma. — pasando a la mano derecha la bolsa que tenía para dejar una de las manos libres la poso en el hombro del más bajo para que se animara.

Bilbo giro la cabeza y le saco la lengua. — Bah, te iba a decir que si querías cortarte el pelo mi madre podría ayudarte pero te has metido conmigo así que arréglatelas tu solo!

— Oh así que admites que me quedaría bien eh. — Se puso la mano en la barbilla. — Bueno estaría bien para empezar un nuevo curso un cambio de Look y si me arrepiento, mi pelo crece enseguida sin problemas.

Fueron a la tienda para ver si los padres de Bilbo necesitaban ayuda pero les despacharon diciendo que debían disfrutar los días libres que les quedaban así que se fueron a su rincón favorito, el parque, variando el lugar donde descansaron el otro día, fueron a una zona donde habían arboles tan robustos como para subirse a una de sus ramas sin que esta notara su peso y que estaban a poca distancia del suelo. Bilbo se subió a una de sus ramas tumbándose en ella mientras que Thorin, se sentaba apoyándose en el tronco del árbol justo debajo de él, Bilbo sacó dos bocadillos y dos refrescos que había guardado en la mañana antes de salir dándole su parte correspondiente a su amigo, el cual acepto feliz ya que a él no le había dado tiempo ni a desayunar.

— No hacía falta podría haber comprado algo. — Pero aun así dio su primer mordisco.

— Ya sabía yo que no te ibas a traer nada, además que no importa así te evitas estar siempre pillando comida rápida, deberías de aprender a cocinar cosas que no sean precocinadas…— Bilbo imito a su amigo incorporándose para comer más a gusto.

— Ya… Supongo que me vas a tener que enseñar ya que tú sabes hacer de todo. — Bilbo resignado suspiro y dio un sorbo a su bebida.

— Hablando de saber, ¿Después del instituto tú que tienes planeado hacer? Quiero decir, ¿ya sabes a lo que quieres dedicarte?

— Uhm.. Había pensado en probar de ser Arquitecto, pero no lo tengo claro, ¿Por? ¿Acaso tú no ibas a seguir los pasos de tus padres?

— La verdad está pensando en ser escritor. — Esto último le hizo soltar una leve risa a Thorin que noto el pelirrojo algo molesto. — ¡¿Qué?! ¿Es algo gracioso? — dijo un poco molesto.

— Noo, no es eso, la verdad es que nunca te había visto en ese plano, ya sabes, se te da bien muchas cosas Bilbo, sabes hacer de todo, Serias un buen artista y porque no decirlo espo…— No pudo acabar la frase ya que se llevo un molesto golpe en la cabeza dado con el pie de Bilbo pero moderado para que no le hiciera tanto daño, aunque le hubiera gustado.

— Gracias por los intentos de "halagos", yo también pensaba al principio en eso, estar ayudando a mis padres y claro que lo seguiría haciendo pero quiero probar en hacer algo más, no sé, ¿sabes que ya tengo algunos borradores de historias? Me da un poco de vergüenza pero al menos quiero tener más cosas que hacer que no sea artística, aunque mirándolo así también es algo similar. — Bilbo miraba al cielo balanceando sus piernas apoyando sus manos en el tronco divagando en su monologo.
Thorin se levanto de donde estaba sentado para subirse al tronco poniéndose al lado de su mejor amigo, rodeándolo con un brazo que quedaba colgado alrededor de su cuello.

— Sabes Bilbo, como ya he dicho antes de que me cortaras, todo se te da bien, suerte tengo de que me ayudes como ahora con la comida.

— Gra…Gracias amigo. — Con una expresión de incomodidad por la timidez que sentía Bilbo le agradeció a Thorin.

—..Ejem.. De nada... Y Si tienes problemas puedes contar con mi ayuda, siempre puedo acogerte como mi segunda esposa. — Esto último lo dijo acorralando más el cuello de Bilbo con su brazo y despeinándole con la mano libre evitando que Bilbo no se zafara tan rápidamente.

— ¿Pena me da de la primera para tener que aguantarte! — Intentaba luchar para quitarse del agarre de Thorin molesto también por el comentario.

Después de pasar una tarde tranquila entre risas y observando a la gente que pasaba por allí decidieron volver para acabar en la casa de Thorin a ver una película como era usual cuando no tenían más que hacer, era así des de tiempo atrás, en algunas vacaciones o tardes libres, quedaban para hacer maratones de cine o series en la habitación del pelinegro o en la de Bilbo, se entretenían y tenían gustos en común así que ninguno de los dos tenía problemas en que el contrario pospusiera alguna película o serie que no había visto aun.

Por fin llego el viernes para Bilbo, des de que se había enterado de que iba a conocer al primo de Legolas tenía una molesta sensación que le ponía nervioso, no era muy cerrado, pero estas cosas le incomodaban por timidez, al fin y al cabo todos sus momentos de conocer gente eran así, aunque luego pensara que era una tontería, pero allí estaba, en el autobús camino al centro para ir a comprar material para la tienda y para sus dibujos propios ya que esa era la idea de quedar con Legolas y Tauriel, para ayudarle a elegir aparte de pasar un rato con ellos fuera del trabajo.
Bajo del autobús ya que ese día sus padres no habían abierto por la mañana porque tenían que ir a otra ciudad porque sus familiares que se dedicaban al cultivo de verduras y frutas les habían pedido ayuda sobre la distribución de un jardín personal, le gustaba estar rodeado de su familia, eran muy hospitalarios pero ya había quedado así que le pidió a sus padres que le mandara recuerdos y que dijeran que ya iría en otra ocasión.

Miraba su reloj sentado en uno de los bancos de adentro del centro comercial, ya era las seis de la tarde, la hora acordada así que no tardarían en llegar ya que Legolas y Tauriel iban en coche, el había llegado media hora antes por el horario del autobús así que para hacer tiempo fue a una librería del lugar y se compró algunos comics que salían ese mismo día y un libro que recopilaba las tres publicaciones de una revista antigua sobre una historia de H. P Lovercraft "En las montañas de la locura", era uno de sus autores favoritos, ya lo había leído en la biblioteca del instituto, pero siempre compraba los que más le habían gustado para poder leerlos cuando quisiera.

Y allí estaba, después de media hora, de repente le sonó su teléfono móvil y al ver que era el número de Legolas respondió la llamada.

— ¿Si?

— Imposible... — La llamada se corto y Bilbo pudo apreciar que esa voz no era ni de lejos la de Legolas, y menos la respuesta recibió a través del teléfono.
Miro el móvil para ver si había visto bien y volvió a llamar al teléfono del rubio y a los pocos segundos escuchaba un teléfono sonar que cada vez iba sonando más cerca haciendo que levantara la mirada y que al ver quien estaba delante se quedara con el rostro sin expresión, pero no porque no le importara, si no porque se había quedado en shock con el móvil aun llamando.

— Puedes dejar de llamar, como puedes oír este es el teléfono al que llamas. — Le enseño el móvil que traía en las manos para mostrarle que efectivamente salía su nombre en la pantalla de aquel objeto.

Bilbo sin dejar de mirarle guardo su teléfono y luego reacciono. — ¡¿Tu?! ¿Pero… Tu… Smaug?

Smaug suspiro con pesadez guardando el teléfono de Legolas en su chaqueta de cuero negra. — Mi primo esta aparcando y Tauriel le ayuda a encontrar algún sitio, así que me han pedido que te avisara mientras seguían en ello. — Observo al más bajo que asintió una vez le informó, tenía una expresión de incomodidad mirando a las escaleras que se dirigían al parking. — ¿Cuánto tiempo llevas esperando? Veo que ya has comprado algo. — Señalo a la bolsa que tenía Bilbo en la mano izquierda, mientras que este ponía la bolsa a la altura de su pecho.

— He llegado media hora antes por el Autobús, así que para ganar tiempo he ido a la librería antes. — Le señalo la tienda que no estaba muy lejos de donde se encontraban.

— Aah... — Smaug dirigió el rostro a donde señalaba pero se quedo con la mirada fija en Bilbo, estaba deseando que sus amigos aparecieran de una vez y que acabara ese momento incomodo a solas con el pelinegro.

— Si quieres… Podemos ir de nuevo, si no podemos sentarnos a esperar…— Esto lo decía sin mirarle fijamente, la mirada fría y seria de Smaug le intimidaba de tal manera que no podía ocultarlo.
Sin responder a la casi pregunta de Bilbo, Smaug se dirigió a la tienda donde minutos antes había salido el pelirrojo. Era una librería de dos pisos donde la parte de los libros más antiguos o de segunda mano estaban a arriba, sección donde Bilbo pasaba la mayor parte del tiempo cuando entraba en esa librería, fue directo a las escaleras seguido del más alto.

— Si buscas ediciones pasadas de algunos libros esta es la mejor tienda para encontrarlas y están en buen estado aparte del precio que es bastante económico.

— Te encanta este sitio, ¿verdad? — Smaug puso una expresión entre burlona y divertida.

Smaug había subido las escaleras y miraba algunos libros con interés, Bilbo dio gracias a que así fuera, ya que no tenía ni idea de cómo hablar con ese sujeto y por cómo se expresaba Smaug le pareció que apreciaba más el silencio en compañía que hablar.

De repente sonó el teléfono de Smaug y lo cogió.

— ¿Si? ¿Y dónde queda eso? Aah.. — Bilbo observaba con curiosidad pero también miraba los libros de alrededor hasta que se fijo en uno "Poesía de Edgar Allan Poe, parte 2" Era una recopilación de algunas poesías del mismo autor, Bilbo había leído algunas y había visto algunos cuentos en la biblioteca, le llamaba la forma tan oscura en la que escribía, por eso tenía en casa algunas historias como "El cuervo" o "Lenore" De repente Smaug le llamo la atención.

— ¿Te gustan este tipo de libros? Vaya cada vez me sorprende más. — Cogió el libro que tenia Bilbo en las manos sin que este le diera tiempo a reaccionar. — Supongo que este estará bien para entretenerme. — y se dirigió a la caja para comprarlo dejando un tanto perplejo a Bilbo que le seguía detrás.
— Por cierto Legolas y Tauriel me han dicho que nos encontremos en la parte de manualidades de no sé que, según el sabes donde dice.

— ¿Eh? ¿Nos están esperando, porque no lo has dicho antes?

— Bueno, quería comprar algún libro por que aun no me han enviado la mitad de mi equipaje, te lo agradezco

— De nada…

Salieron de la librería y se dirigieron al encuentro de Tauriel y Legolas.

— ¡Bilbo! Siento el retraso, ya sabes, el parking siempre está lleno…

—No te preocupes, hemos estado en la librería de la entrada. — dijo enseñando la bolsa que llevaba en las manos. Legolas se fijo que Smaug también tenía una, se acerco a Bilbo para susurrarle algo en el oído alejándolo un poco de los otros dos.
— No te habrá hecho algún comentario… no te a dicho nada que te haya hecho enfadar no?

Bilbo no sabía a que se refería pero recordó que a Legolas no le había comentado nada del día que de verdad lo conoció.

— Ehm… Bueno, habíamos coincidido en el autobús el otro dia…

Legolas se sorprendió y miro a Smaug que lo miraba sin extrusión alguna.

— ¿Qué? — Dijo Smaug ya que no sabía porque le miraba Legolas como si tuviera puesto un tutu.

— ¿ Bilbo es el "Torpe enan…" que te encontraste y te uso de apoyo en el autobús? — No pudo aguantar una mini carcajada al recordar lo enfadado que estaba al llegar a su casa ya que tampoco le gustaba subir al autobús.

— ¡Eh, no fue culpa mía lo de la caída el autobús iba lleno y no supe donde sujetarme, no me di cuenta y cuando el autobús dio un giro!... — Bilbo miraba a Smaug como reproche no le gustaba nada cuando usaban el "Enano" para referirse a él.

— Disculpa, ese día estaba cansado y el viaje en autobús no me tranquilizaba nada.

Legolas veía la interacción entre Bilbo y Smaug sorprendido, ya que ninguno de los dos solían interactuar con "desconocidos" tan rápido, siempre los veía callados, como cuando conoció a Bilbo por primera vez. Que le costó que Bilbo actuara normal con el cuando empezó a trabajar con sus padres.

—Bueno, en tal caso... ¿vamos tirando a comprar el material para la tienda y para tus dibujos? — Interrumpio el dialogo entre Smaug y Bilbo que aun seguían recriminándose el echo del día anterior.

— ¿Cómo? ¿También dibuja? tu amigo es bastante sorprendente Legolas. — Legolas lo tomo como un alago hacia Bilbo, pero el pelirrojo conocía ese tipo de tono burlesco, ya que Thorin solía ponerlo cuando quería picarle, pero no dijo nada y paso del moreno para dirigirse a la tienda con sus otros dos compañeros.

Cuando ya acabaron de comprar por lo quedaron recorrieron el centro comercial por algunas tiendas que querían mostrarle a Smaug, El moreno no solía hablar, se dedicaba a escuchar y observar y en algunas ocasiones asentía para participar en la conversación.

Ya eran las nueve de la noche y decidieron cenar por el centro comercial, una vez sentados retomaron la conversación sobre los lugares que habían mostrado a Smaug y los que faltaban, entonces Bilbo les pregunto sobre su lugar favorito.

— Si aun no has ido al Parque Garden podemos ir luego y…— No pudo acabar la frase ya que Legolas le interrumpió.

— Bilbo si quieres podemos llevarte en coche para que no tengas estar pendiente de coger el Tren o el autobús.

— Eh? No tienes por qué molestarte no me importa ir en Tren o… ¿Por qué? ¿Qué hora es? — Dicho esto saco su teléfono para ver la hora, eran las diez de la noche, algunas tiendas habían cerrado ya y lo único que quedaba abierto eran los bares y restaurantes, aparte que la ultima hora del tren y los buses era de aquí a una hora y no le daría tiempo a coger el bus de vuelta, se le había pasado el tiempo volando yendo de tienda en tienda.

— No importa total ¿tus padres aun no te han dicho cuando volverán no? —Dijo Tauriel, Bilbo asintió ya que sus padres aun no le habían dicho si estaban en casa o no, pero como ya tenía la cena de sus padres hecha des de esta tarde no había problema en que el no llegara para la hora de la cena.

— Esta bien, muchas gracias amigos, Entonces sí que nos da tiempo a ir a Garden, aun no se lo habéis enseñado ¿verdad? Esta muy cerca de aquí. — lo ultimo lo dijo mirando a Smaug con una sonrisa ya que por la noche el lago tenía una parte donde su unía con una fuente y tenia luces de colores y el agua bailaba de una manera muy hermosa, pero normal mente lo hacían tres días a la semana a una cierta hora, y no se volvía a repetir, y en todo el tiempo solo podía verlo cuando iba con sus padres o se quedaba en casa de alguno de sus amigos a dormir ya que Vivian cerca del parque.

— ¡Es cierto! — Tauriel cayó en la idea de Bilbo. — entre Hoy y domingo hacen el espectáculo de luces, podemos ir hasta que empiece y luego podemos dejarte en casa Bilbo. — El pelirrojo le devolvió una sonrisa a su amiga ya que le apoyaba en la idea.

Así que por entusiasmo de el dio pelirrojo decidieron ir al parque.
A Smaug no le llamaban tanto esas cosas pero necesitaba conocer los alrededores donde iba a estar a partir de ahora y cuanto antes conociera, antes acabaría y podría hacer lo que quisiera libre de guías que no paraban de hablarle de las diferentes comparaciones de algunas tiendas o precios.

Al llegar Bilbo le explicaba a Smaug porque era su sitio favorito de toda la ciudad y los rincones donde solía estar para pasar el rato o simplemente leer.
Aunque Smaug no le dijera nada también le gusto ese sitio, era muy grande y con posibilidades de, como decía Bilbo Desconectar.

Se agruparon con más gente que estaba sentada en el césped donde se podía observar espectáculo de la fuente, ya que esta era enorme y la gente normalmente también se sentaba para observar con tranquilidad, y allí empezó, con música tocada por una arpa, unos chorros de agua ascendentes de diversos colores que iban de un lado para el otro o chocando y o haciendo un circulo que rodeaba a la vez algunas cascadas que había originado la misma fuente.

Bilbo sin duda no se arrepentía de haber perdido el ultimo autobús ya que el espectáculo valía la pena y pocas veces convencía a sus amigos para ir a verlo ya que en este tipo de eventos habían muchas parejas y eso a algunos les incomodaba, Bilbo solo miraba el espectáculo y se dejaba hipnotizar por la música y el juego de colores.

Después de salir del parque se dirigieron al coche de Tauriel y llevaron a Bilbo a casa, en el trayecto los que más intercambiaban palabras eran Bilbo y Tauriel recordando lo que hace poco habían visto, y riendo de pensar en si sus amigos hubieran estado allí un poco incómodos por el ambiente romántico.

Una vez Bilbo bajo del coche se dirigió a todos.

— Muchísimas gracias por traerme… Y ha sido un placer Smaug, si algún día quieres ver la tienda de mis padres eres libre de pasarte.

Smaug lo miro con sorpresa. — No sé qué haría yo en una floristería, pero gracias por la invitación.

— Va Smaug no seas así, sería divertido ver como su madre te intenta retener en la tienda. — Tauriel se rio al imaginárselo.

— ¿Eso se supone que tiene que ser un punto a favor para que no vaya?

— Bueno sin duda si vas ten por seguro que te atenderá muy buen, le gusta conocer gente nueva a la madre de Bilbo. — Legolas se metió en la conversación recordando como de cariñosa era Belladonna cuando entraban los clientes ya fueran los de siempre o nuevos.

— Si bueno, a veces se deja llevar mucho, pero tranquilo no va más allá del secuestro. — Después de un rato comentando sobre como era su madre a la hora de tratar con sus amigos Bilbo se bajo del coche despidiéndose de todos, espero a que sus amigos se alejaran tanto que ya no podía ver el coche y entro en su casa.

Eran las doce y media de la noche y sus padres salieron de su cuarto a saludarle y para explicarle el día tan movido que habían tenido con la familia, Bungo, su padre, le agradeció el haber podido comprar por ellos material para la decoración de jardines y cerámica.

Bilbo les explicaba su día al conocer el primo de Legolas mientras tomaban el té que tanto gustaba a la familia hecho por su madre.


Nota:

Gracias por el apoyo y por la paciencia para esperar este capítulo, xD siento que cada vez alargo mas el capitulo jajaja bueno mejor eso que no sea tan corto :D

Saludos a tod s y un beso y abrazo enormeee!

Sigo pensando que Thorin quizás se vea bien con la versión "Richard" eh que si?! xD yo lo he dejado caer~

Nos vemos en el siguiente capítulo, que espero que no tarde tanto como este xP !