Capítulo 1

En medio de la noche de Halloween de 1981, un hombre y su esposa celebraban tranquilamente con su pequeño hijo la festividad, sería el primer Halloween de su pequeño.

En medio de tantos juegos y diversión, ninguno de los adultos notó un simple hechizo que abrió su puerta hasta el momento en el que vieron al señor oscuro frente a ellos, levantando su varita hacia ellos en busca del bebé.

El hombre pidió a su esposa que tomara a su hijo y huyera o se escondiera lo más rápido posible cuando trató inútilmente de hacerle frente al señor oscuro mientras la mujer tomaba al bebé en brazos y corría a la habitación del menor y lo dejaba en la cuna mientras trataba de convencerlo de que todo estaría bien para que no llorara.

El señor tenebroso le dio tres oportunidades a la mujer para que se quitara y pudiera llegar al bebé, pero esta se negó y pidió que la mataran en el lugar de su hijo. Y así fue, el señor oscuro envió su maldición a la mujer, matándola en el acto mientras su hijo miraba a su madre caer muerta frente a sus ojos y al mago oscuro acercándose a él y levantarlo de su cuna para cargarlo entre sus brazos en completo silencio esquivando a la mujer muerta a sus pies.

En esa noche de Halloween, el hijo de los Potter había desaparecido dejando atrás solo los cadáveres de sus padres en la casa del valle de Godric cuando Dumbledore y sus allegados llegaron a la casa y hallaron en la sala, los restos de una leve y casi nula batalla entre James y Voldemort, con el cadáver del primero en el suelo.

McGonagall veía con tristeza y horror al hombre que trató de proteger a su familia hasta los últimos instantes de su vida mientras seguía al profesor Dumbledore por el lugar directamente hacia la habitación del bebé de la profecía y hallar solamente el cadáver de Lily Potter y ningún rastro del pequeño hijo de esta.

En ese momento, ambos pensaron lo peor y las únicas conclusiones a las que el profesor Dumbledore llegó después de examinar minuciosamente el lugar fue que el salvador de la luz, había sido raptado por el señor oscuro, Voldemort.

~CF~

En otro lugar no tan lejano de donde se llevaban a cabo los actos del señor oscuro, un grupo de mortífagos huían de los aurores después de torturar a base de crucios a una pareja de aurores, los Longbottom, hasta cerca de la locura, pero al menos los dejaron incapacitados para pelear por un largo tiempo.

— ¿Creen que nuestro señor haya matado al mocoso de los Potter?—preguntaba uno de los Lestrange mientras terminaban su pequeño combate contra los aurores que protegieron a los Longbottom y arruinaron su diversión y búsqueda de información.

—es posible, el señor oscuro no deja cabos sueltos y un bebé no será la excepción—el otro Lestrange, respondía con orgullo antes de aparecerse en la base del señor oscuro y sus mortífagos junto con Bellatrix y Barty Crouch una vez que se hallaron lejos de los aurores sobrevivientes antes de que llamaran refuerzos.

Bellatrix inmediatamente se inclinó hacia su señor informando que los Longbottom no serían una amenaza para su señor nunca más, ignorando al pequeño bebé que miraba todo con gran curiosidad y en completo silencio para la sorpresa de quienes se enfocaron en el bebé en brazos del gran señor oscuro.

Lucius Malfoy, fue el primero en notar al bebé en los brazos del señor oscuro pero no se atrevía a preguntar por temor a que su señor lo castigara, hoy no quería ser castigado, no podía llegar temblando por el crucio donde Narcisa, debía llegar bien para poder ayudarla a cuidar a su hijo.

—El día de hoy—comenzó el señor oscuro llamando la atención de sus seguidores para que cada uno se colocara en su posición, atentos a las palabras de su señor—vamos a controlar nuestro destino, el destino del mundo mágico y más que nada, el destino de la luz, nosotros, con nuestras manos vamos a escribir el futuro y ninguna profecía va a detenernos, especialmente al tener al salvador de la luz con nosotros—hablaba el señor oscuro levantados de su trono con el niño en brazos.

En ese momento, la atención de todos los mortífagos fue hacia el pequeño bebé de ojos verdes en ese lugar y todos admiraron la gran inteligencia de su señor al comprender las palabras del señor oscuro y al comprender lo que va a pasar desde ese momento, la luz no sabrá que los golpeó.

—Bellatrix, Rodolphus, un paso al frente—ordeno el señor oscuro a medida que descendía de su trono lentamente y los mortífagos aludidos acudían rápidamente al llamado de su señor.

—Mi señor, ¿en qué podemos serle de utilidad? — preguntaba con reverencia Bellatrix mientras ella y su esposo se inclinaban frente al señor oscuro. En el fondo, Bellatrix tenía la idea de lo que fuera que vaya a hacer su señor.

—Como sabrán, un señor oscuro no tiene el tiempo suficiente para educar por completo a este niño, por lo cual los escojo a ustedes, unos de mis más fieles sirvientes, para que lo eduquen como un seguidor de la oscuridad, un completo mago oscuro que pueda serme fiel como ustedes para que en un futuro podamos destruir a Dumbledore y orden de magos de la luz con el niño a quien le depositaron todas sus esperanzas y destruirlas antes de que mueran—el señor oscuro levantó al bebé para que todos sus seguidores los miraran antes de proseguir—todos ustedes, tendrán en honor de ver e incluso de fomentar el crecimiento de este niño como un mago de la oscuridad—finalizo mientras le entregaba a Bellatrix el bebé para que lo cargue.

—mi señor, este es el mayor honor que nos haya podido conferir, le aseguro que mi esposo y yo no vamos a defraudarlo—Bellatrix hablaba con reverencia mientras tomaba con cuidado al bebé entre sus brazos y lo miraba fijamente—lo convertiremos en el mejor sirviente para nuestro amo, será el mejor mago oscuro de su generación—finalizaba ganándose una mirada algo molesta de Lucius.

—mi señor, ¿Cómo deberemos dirigirnos al niño? No podemos dejar que se entere que es un Potter, mucho menos de sus verdaderos padres—Lucius preguntaba haciendo una reverencia sin dejar de mirar al bebé que se movía cómodamente en los brazos de Bellatrix.

—Bellatrix, elegirás un nombre nuevo para este bebé y lo educarás como un Black y un Lestrange, te cedo el honor de nombrarlo e incluso de cambiar su apariencia con el fin de que los magos de la luz no se enteren nunca de donde ni como se esconde su querido salvador—el señor oscuro respondía a la pregunta al momento de ordenarle a su sirvienta

—Sí, mi señor, su nombre será desde ahora Phineas Rodolphus Lestrange Black si está de acuerdo con ello—Bellatrix felizmente hablaba haciendo eco en el salón oscuro completamente en silencio antes de recibir la afirmación de su señor ante el nombre.

Lucius se dio cuenta en ese instante, que Bellatrix había escogido el nombre de una estrella como todos en la familia en Black, aunque interesantemente, ella escogió el nombre del director de Hogwarts.

Algo le decía que ese niño iba a hacer algo grande desde que se le concedió el nombre de la estrella.