Disclaimer: Ninguno de los personajes ni la historia original me pertenecen, puesto que no soy millonaria, ni me apellido Rowling. Yo solo juego con ellos. Tampoco la imagen de portada, la encontré en Internet y si por algún casual la reconoces como tuya solo tienes que indicarlo.

Aviso: Este fic participa en el minireto de marzopara "La Copa de las Casas" del foroLa Noble y Ancestral Casa de los Black.

Personaje: Heidi Macavoy.


Algún día.

Vuela.

... Toma la quaffle ¡Buen pase de Moran! Troy recorre el campo demostrando una gran habilidad.

El cielo es suyo, echa chispas.

¡Uh, esa bludger ha estado cerca! Connolly contraataca en lo que resulta una gran defensa para su equipo.

Y la ve, le está llamando.

¡Oh sí, menudo golpe! Eso le podría costar la temporada en San Mungo, ¿no te parece Daniel?

Absolutamente Rupert, ¡no creo que a los búlgaros les convenga perder a un miembro así de su plantilla en pleno campeonato!

Le pide a gritos que sea él quien la alcance.

Espera... ¿qué es eso?

Su trayectoria es una pincelada continua, impecable.

¡Es Heidi Macavoy, Daniel! ¡El nuevo buscador del equipo irlandés!

¿No te parece una apuesta muy arriesgada por alguien tan joven, Rupert?

La emoción le inunda los ojos. Es un relámpago en medio del estadio. La velocidad es asombrosa. Percibe el subidón de adrenalina.

¡Puede ser! Pero al parecer es una joven promesa. La revista "La Saeta" ha indicado que lleva a su espalda una increíble trayectoria. Y las encuestas le pronostican una larga carrera por delante.

Puede hacerse con ella, puede rozarla con la yema de los dedos...

¡Esperemos que no se equivoquen!

El tiempo se congela. Permanece estático durante los segundos que estira su mano y cesa el aleteo de su objetivo. Es suya.

¡Heidi Macavoy ha conseguido la snitch! ¡No puedo creerlo, es un tiempo récord queridos espectadores!

Una sonrisa se abre paso en su rostro.

¡Este joven ha hecho historia! ¡Impresionante!

Desborda energía por todos los poros de su cuerpo. Pasión por el quidditch. Los focos le atrapan. La intensidad resulta abrumadora. Los espectadores corean su nombre.

"¡Ma-ca-voy! ¡Ma-ca-voy! ¡Ma-ca...!"

—Macavoy, ¡Macavoy!

Abre los ojos sobresaltado, desorientado. Ni rastro del estadio, de la exaltación en las gradas, de la rica gama de colores o el potente fulgor.

—Espabila —Le oye decir a Cedric, aunque su voz suena amortiguada—, tenemos entrenamiento en diez minutos. ¡No llegues tarde!

Escucha risas, y especulaciones sobre su agitado sueño, bromas con dobles sentidos; cosas propias de adolescentes.

Y entre tanto él aún era capaz de sentir el aleteo de la snitch entre sus dedos, nunca dándose por vencida.

El fantasma de un sueño que algún día se vería cumplido.

Algún día.


Estoy segura de que a muchos no os sonará este personaje. Decir que al parecer formaba parte del equipo de quidditch de Hufflepuff durante el tercer curso de Harry en Hogwarts, capitaneado por Cedric Diggory.

En mi cabeza me imagino ese deporte tal y como el fútbol o el baloncesto. Me niego a pensar que Oliver Wood fuera el único que pretendía triunfar algún día en ese mundillo. Así que en mi cabeza Heidi (pobrecillo, con ese nombre), es ambicioso, pero por el momento le toca ir ascendiendo poco a poco.

El word me marca (sin contar notas de autora ni avisos o disclaimers) unas 378 palabras.

¡Espero que os haya gustado esta mini historieta! Muchos saludos.