Aquí el ultimo capitulo. Antes que nada, como les dije al principio, no tengo un especial favoritismo con las parejas mostradas en este fic, pero disfruté escribiendo, realmente xD

Miren, yo siempre intento que mis fics sean impredecibles, que sorprendan, que no sean como los demás, pero con tantos fics es imposible que uno no se parezca a el otro. Pero espero sorprenderlos con este ultimo capitulo.

Y finalmente sabrán de qué va todo esto de el engaño.


Engaño

capítulo 3: Engaño, engaño, ¡engaño!... ¿Y sabes qué es lo peor? Que te engañamos.

Estoy decidida. Después de toda esa escena y persecución con la amante de Naruto, Hinata, sé lo que debo hacer. El divorcio, es lo mejor para ambos.

No lo niego, aún siento algo por Naruto, pero estar con él sólo me causará más y más daño. Además, estoy con Sasuke ahora, no voy a estar sola y Naruto tendrá a Hinata, que aún odio. ¿Por qué luchar con algo en el que ya he perdido? Incluso aunque ganara ¿qué sentido tendría? eso no borraría el engaño que me hizo Naruto.

Sasuke me ha hecho ver que debo primero que nada respetarme a mi misma, hacer que los demás me respeten. No debo seguir con alguien que sólo me ve la cara de idiota. No, odio a Hinata pero no ganaré nada en afrontarla. Lo quiere, que se lo quede, él es un infiel, de nada me sirve.

Entonces ¿Por qué estoy sumamente triste?

Sasuke dice que pronto pasará, que pronto todo volverá a la normalidad. Que mi vida no terminará ahí, que tengo toda una vida por delante. Le creo, pero necesito tiempo.

En las semanas siguientes arreglo las cosas con Naruto, por así decirlo. Terminamos en buenos términos, pero la verdad es que deseo no volverlo a ver. Aunque aún sienta algo por él. Arreglamos el divorcio, toma sus cosas y se marcha. No sé a donde irá, pero yo me siento sola en mi hogar.

Es increíble la cantidad de cosas que han cambiado desde que conocí a Sasuke meses atrás. Él dice que hará lo posible por enamorarme, creo que le empiezo a creer. Tal vez yo sólo necesite una segunda oportunidad, para una nueva vida. Pero esta vez no me voy a precipitar. Aunque, siento que conozco perfectamente a Sasuke, pero ¿lo conozco realmente?

En la escuela, mis amigas intentan consolarme, saben que aún no me encuentro del todo bien.

-Naruto es un idiota por no apreciarte.- me decía Ino, creyendo que su palabra es ley.

-Al menos no estás sola.- me dice Tenten, guiñándome el ojo. Sé que se refiere a Sasuke.

Volteo a ver a Sasuke y él me lanza una pequeña sonrisa. Mi corazón late con fuerza. Pero hay algo que siento que está mal, algo que aún necesito.

Las noches son solitarias, cada cierto tiempo voy a casa de Sasuke para que me haga compañía, él es tan amable conmigo. Tengo tanto en qué pensar, porque siento que, aunque ya arreglé las cosas con Naruto, aún hay algo que no he resuelto.

Me revuelvo la cabeza al intentar averiguar qué es, qué está mal, y por más que lo pienso no llego a nada. Los días transcurren, para mí. Sasuke sigue saliendo conmigo, no somos novios, no oficialmente, creo que es demasiado rápido.

Aún creo que hay algo mal, algo que no me deja dormir por las noches. Una mañana despierto dándome cuenta de cuál es el problema. Puede que haya resuelto las cosas con Naruto, puede que ya lo haya alejado de mi vida, pero aún estoy inquieta, porque aún no le he dicho todo lo que tenía que decirle a la amante de este, aún no he arreglado las cosas con Hinata, la mujer que odio.

Siento la necesidad de ir, decirle todas sus verdades, pero eso sería caer muy bajo. No voy a humillarme de esa manera. Definitivamente no lo haré.

Creía que mi vida seguiría con normalidad, tarde o temprano olvidaría a Naruto y podría, quizá, amar a Sasuke. Si es que no lo amo ya.

Porque cuando paseamos en el parque y me ofrece una flor, siento que no existe nada más.

Sólo sé que me hace suspirar, ahora más que nunca. Ahora que siento que mi vida puede volver a comenzar, a arreglarse, gracias a su consejo de... divorciarme. Él insistió mucho con eso, dijo que era lo mejor para mí. Aunque me tarde en superarlo, creo que tiene razón, lo creo de verdad.

Lo curioso de la vida es, que aunque creas algo con fuerza, aunque tengas todo asegurado, la verdad es, que planearlo no te asegura nada. La verdad es, que creí mucho en alguien antes de conocerlo. ¿Qué? ¿por qué digo esto? Sólo digamos que, cuando menos me di cuenta, me enamoré perdidamente de Sasuke. Fue ahí cuando descubrí lo que no debí saber nunca.

Ese día soplaba el viento con fuerza, las nubes preveían una lluvia, como el día en que conocí a Sasuke. Estaba en clase de ingles, aburrida, observando las nubes. Sonriendo ligeramente, cuando la clase inició. Voltee a ver el lugar que siempre ocupaba Sasuke, él no estaba ahí.

-¿Donde crees que se haya ido ese chico, Sakura?- me preguntó Ino, con mucha curiosidad.

-No tengo idea, tal vez enfermó.

-Tú deberías saberlo, eres su novia ¿no es así?- habló, recelosa-. Deberías llamarle.

Y eso hice, lo llamé a su celular, el numero que me dio el día que nos conocimos, después de que me besara.

Recuerdo aquel día. Dijo estar enamorado de mí... aunque acababa de conocerme.

-¿Sakura?- lo escucho contestar desde la otra linea.

-Sasuke, ¿qué pasó? ¿Por qué no asististe a clases?- pegunto en el teléfono celular, preocupada.

-Me encuentro algo enfermo, Sakura, no iré a clase en unos días. No te preocupes.

-¿Quieres que vaya a verte?

-No, así está bien. Recuerda que te quiero.- colgó.

Pasaron un par de días y el seguía sin asistir a clases, yo seguí llamándolo pero sus respuestas siempre eran las mismas.

Estaba sola en mi casa, había salido temprano de la escuela y no tenía nada qué hacer. Decidí hacer limpieza, revolví unas cuantas cosas, acomodé zapatos y ropa. Encontré una caja, no era mía, era de Naruto. En ella tenía las cartas que Hinata le había enviado. No las quiero en mi casa, tirarlas creo que sería muy típico y predecible ¿Qué debería hacer?

Cuando me doy cuenta, me estoy dirigiendo al trabajo de Naruto, donde trabaja, claro, Hinata. Al primero que encuentre, le entregaré la casa con las cartas, yo no las quiero. Al llegar, pregunto a alguien, que me reconoció como la ex esposa. Lo que me dijo fue sorprendente.

Aparentemente, después de divorciarse de mí, Naruto había renunciado. Eso me dejó algo confundida, entonces me decidí por tirar las cartas a el bote de basura más cercano. Caminé hasta la esquina, estaba a punto de tirarlas cuando algo llamó mi atención.

Era una hermosa chica de ojos aperlados y cabello oscuro y largo. Es Hinata Hyuga, la amante de Naruto.

-¡Oye tú!- no puedo evitar gritarle, mi odio hacía ella es inmenso-. ¡Tengo que hablar contigo!- grito con severidad.

Ella me ve, y noto que quiere huir, salir corriendo como la ultima vez, pero no lo hace, sólo tiembla un poco. No sé por qué me tiene tanto miedo. No sé por qué cuando me enfrenté a ella la ultima ocasión, ella sabía mi nombre. No sé muchas cosas, cosas que no quise pensar hasta ahora, cosas que me dejaron confundida cuando hable con ella la primera vez. Cosas que no había considerado hasta ahora, que se acerca a mí, con lágrimas en los ojos y una expresión que no logro descifrar. Quiere hablarme, quiere decirme lo que no me dijo la ultima vez... por temor... por temor a algo.

-No, Sakura.- me habla con firmeza, aún cuando llora por algo que no sé-. Yo soy la que debe hablar contigo.

.

-¡AHHHH!- una vez ella me cuenta todo, grito, grito con mucha fuerza.

Mi corazón se destruye y todo lo que había en mi cabeza desaparece por completo, dejándome sólo un mar de dolor.

Yo creí ser inteligente.

-¡Lo siento tanto!- me dice, llorando casi tanto como yo. Y yo salgo corriendo de el lugar-. ¡No, Sakura, espera, por favor! ¡Es tarde!... ¡Es tarde para todo!

Creí ser madura.

Corro, porque lo que me reveló Hinata es demasiado para mi cabeza. Un dolor viene de mi pecho y me marea, todo me da vueltas y choco con las personas al correr. No puedo creerlo.

Corro, devastada, a casa de Sasuke. Toco la puerta, gritando, gimiendo de pánico. Sin poder creer lo que esa chica me había contado.

-¡Sasuke! ¡ábreme por favor! ¡te lo suplico! ¡contesta!

-Niña.- me habla un anciano-. No hay nadie ahí.

Oh Dios mio. Oh por Dios, esto no puede estarme pasando.

Yo y Hinata llegamos a un restaurante. Yo había decidido escuchar lo que me tenía que decir. La odiaba con todo mi ser, pero ella no dejaba de verme con lastima ¿acaso se cree superior a mí?

-No porque te hayas quedado con Naruto significa que eres mejor que yo. Estuviste con él aún estando casado conmigo, eres la peor persona.- le dije en tono ácido, ella no levanta la vista para verme.

-Es cierto, estoy muy enamorada de Naruto.- me dijo, que cínica ha de ser-. Pero, yo no sabía que estaba casado.- volvió a soltar lágrimas, como si a mí me importaran esas patrañas.

-Pero tú sabías que estaba casado conmigo, tú huiste de mí cuando te encontré con él en la cafetería.- ataqué, eso es algo que ella no puede negar-. Además, sabes mi nombre ¿él te lo dijo?- fruncí el ceño, enojada. Ella negó con la cabeza.

-Es cierto, en ese momento ya lo sabía, pero no al principio, no cuando me le declaré.

Que cínica.

Yo realmente creí conocer a las personas.

-¡Naruto! ¡¿Por qué?!- grito, y como contestación, comienza a llover.

Mi cara se empapa por completo, pero no me importa. Corro, corro hasta tomar un taxi, casi lo tomo a la fuerza.

-¡Rápido! ¡Conduzca!- grito, desesperada, sabiendo que tengo muy poco tiempo.

Tengo en mis manos una carta, la ultima carta que le fue enviada a Naruto. Al leerla otra vez, mis manos tiemblan. Es lo que confirma lo que Hinata me dijo, lo que me dice en donde está él ahora.

-¡¿Y me lo dices así sin más?!- le grité a Hinata, totalmente furiosa-. ¡Tú eres la amante de mi ex marido! ¡deberías avergonzarte! ¡Meses engañándome! ¡Que descaro!- estaba a punto de lanzarle una bofetada, pero ella me detuvo con sus palabras.

-¡Y él me rechazó!- gritó, dejándome consternada y muy, muy confundida-. Esa tarde era lluviosa, me le declaré y él me dijo que no podía porque estaba casado contigo, Sakura. Él me besó en la mejilla para hacerme sentir mejor. Me fui y me prometí no volver a intentar algo con él.

-Eso es...- lo recuerdo, fue la primera vez que la vi, fue en ese momento, entonces no había pasado nada entre ellos. Lo malinterpreté todo-. Pero ¿Entonces por qué te reuniste con Naruto hace unas semanas en la cafetería?

-Lo lamento tanto.- volvió a sollozar, lo que sea que oculte, no es bueno.

Llego al aeropuerto, está a punto de partir el avión, corro y no hay nada ni nadie que me detenga. Suelto un mar de lágrimas. Voy esquivando personas, subiendo escaleras, tropiezo un par de veces pero eso no puede detenerme.

El dolor en mi pecho nada lo puede sanar. Finalmente encuentro mi objetivo. Entre un mar de lágrimas, mi voz sonaba mal, pero tenía que hablar, tenía que decir algo, cualquier cosa.

-¡Naruto!- gritó, mi voz es muy chillona, pero no me importa parecer una loca, vuelvo a gritar-. ¡Naruto!- sé que me ha oído.

-Yo amo a Naruto.- dijo Hinata, entristecida-. Haría lo que fuera por él... incluso.

-¡¿Incluso qué?!- le grité, buscando explicación.

-Engañar...- me dijo, mirándome a los ojos, avergonzada-. Sí a Naruto eso lo hacía feliz, entonces habría que engañar. Lo lamento tanto, no fue idea mía. No odies a Naruto, te lo ruego, él no sabía nada.

-¡¿Pero de qué me estás hablando?!- exigí saber, harta de el dramatismo. Yo sólo quiero saber la verdad-. ¡¿Engañar?!

-A ti.- me dijo, como si eso no fuera obvio-. No, no es lo que piensas. Te engañé, pero no fue mi plan, sólo hice lo mejor para Naruto, pero no sabes cuanto me arrepiento, no debí hacer esto, no debí causarte este dolor.

-¡Explícate!- estoy desconcertada, no sé a donde va todo esto, pero comienzo a llorar, porque algo dentro de mí sabe que está mal.

-Naruto.- llamo a mi ex esposo que está a punto de tomar un vuelo, para no volver jamás-. Tanto tiempo, tantas cosas que hemos pasado y tú...

-Sakura... yo.- intenta disculparse, pero lo cierto es que no sabe cómo.

-Naruto.- lo callo-. Hasta cierto punto lo entiendo, pero... ¿pero engañarme así?- levanto la vista y él puede ver mis lágrimas. Sabe de mi dolor.

-Él me llamó.- me dijo Hinata, tratando de controlar sus sollozos-. Me dijo que era lo mejor, que era lo que debía hacerse. Me dijo que comenzara a salir con Naruto.

-¿Qué? ¿Por qué?- me sorprendí.

-Para que tú no estuvieras con Naruto.- hace una pausa, toma aire y continua-. Para que tú te alejaras poco a poco de él y odiaras "a la amante"

-Espera... ¿Nunca hubo tal amante?- ella me miró severamente. Temblé de terror.

-Naruto, sé que no querías verme sufrir.- aún lloro, y él se pone triste también-. Pero nunca debiste mentirme, nunca debiste engañarme. Pero antes de que te vayas, hay algo que debes saber.

-¿De qué hablas?- me pregunta, sin comprender.

-Por el amor que aún puedo llegar a tenerte, y por mi dignidad, debo decirte, lo que me hizo.- no aguanto las lágrimas, no sé si podré decir lo siguiente-. El peor engaño que he sufrido, la mayor crueldad que me han hecho. ¡Es un ser despreciable y lo sabe!- grito con una fura tal que asusto a las personas y Naruto me observa, queriendo comprenderme. Yo estoy furiosa-. ¡¿Me estás escuchando?!- grito, a la persona que me da la espalda, grito, con todo el odio de mi corazón-. ¡¿Me estás escuchando?!

Creí ser fuerte.

-Hinata, por favor, lo que sea, dímelo.- preví lo que pasaba, preví lo que me diría, pero deseaba escucharlo de ella. Aunque eso me destrozaría el corazón.

-Me dijo que lo hiciera, no, casi me obligó a hacerlo.- la chica lloraba, arrepentida y avergonzada, yo ya no sentía odio hacía ella-. ¡Sabía que tú odiabas a la amante y usó eso para alejarte de tu esposo!

-¡No, por favor no!- sé lo que quiere decirme, tengo miedo de confirmarlo.

-¡Me llamó ese día!- gritó, llorando-. ¡Me dijo que era el momento de terminar el plan!

-No, no.- me duele, me duele mucho.

-Dijo que llevara a Naruto a la cafetería.- me explicó, temblando ligeramente-. Dijo que tú estarías ahí, que tú nos verías. Eso es lo que quería. Eso es lo que quería él.

-Eso es mentira, no puede estar pasando.- abrazo mi pecho, no queriendo escuchar más.

-Sakura, él fue mucho más listo que tú. También usó mis sentimientos hacía Naruto para su beneficio. Es un manipulador.

-No...

-¡Él quería que odiaras a Naruto! ¡Quería que te alejaras de él! Para así obtener lo que quiere...

-¿Y qué es lo que quería?- pregunté con timidez.

-Que te divorciaras...

-¿Por... qué?- pero lo siguiente que me dice, jamás lo preví.

-Porque él es en realidad...

-¡¿Me estás escuchando?!- grito, tomando todo el coraje que tengo, limpiándome las lágrimas, manteniendo mi dignidad y firmeza-. ¡Me estás escuchando, Sasuke Uchiha!

Él se voltea hacía mí, me da una pequeña sonrisa cínica, de alguien que no tiene nada de qué arrepentirse. Me tiemblan los puños de ira.

-Oh, Sakura ¿Así que lograste descubrirme?- habla con malicia, muy diferente al Sasuke que conocía-. Déjame adivinar: Hinata confesó todo.

-¡Ella tiene más dignidad que tú!

-Y más que tú, por lo que veo.- sonríe cruelmente hacía mí-. Oh, Sakura ¿Realmente creíste que alguien que te acababa de conocer podría amarte? Yo ni siquiera me fijaría en alguien como tú.

-¡Eres malvado!- grito, me acerco a él y le doy una bofetada, pero a él no parece afectarle, le lanzo otra pero detiene el golpe, eso me hace rabiar-. Todo el tiempo pensando en cómo sería la mujer con la que me engañaba Naruto...- digo entre dientes, mirándolo a los ojos con desprecio-. ¡Pero nunca pensé que sería alguien tan cruel y despiadado como tú!- logro liberarme de su agarre y después miro a Naruto, casi con piedad-. Naruto, este chico es despreciable, si fuera tú, me alejaría de él de inmediato.

-Cielos, Sasuke, ¿pero qué rayos le hiciste?- pregunta el rubio, sin entenderlo realmente.

-Debo admitir que al principio no sabía que era tu esposa.- explica, creyéndose superior a mí-. Yo sólo quería tomar una chica al azar para verme menos sospechoso. Créeme, fue un golpe de suerte haberme encontrado con tu esposa. Aquella mujer que me ha sido un estorbo tanto tiempo.

-Eres despreciable.- murmuro, ofendida, porque yo realmente había creído en él.

-Una vez supe que era tu esposa, lo único que tenía que hacer era enamorarla, para finalmente alejarla de ti. La muy tonta lo creyó todo. Es muy fácil de manipular... y engañar.

-¡Pero, Sasuke!- replica Naruto, pero Sasuke no lo deja hablar.

-Era lo mejor para nosotros.- dice con severidad-. Y aunque ella no lo reconozca ahora, también es lo mejor para ella. Si yo no hubiera intervenido, tú nunca hubieras tenido el valor para dejarla, Naruto.

-¡¿Pero engañarla de esa forma?!

-¡Todo se obtiene con engaños! De eso se trata esta situación.- Sasuke voltea a verme y me da una ultima sonrisa complacida-. Alguien tenía que sacarla de en medio.

-¡Naruto!- llamo de nuevo a mi ex esposo, diciéndole lo que he venido a decirle-. Él no es una buena persona. Hagas lo que hagas, es decisión tuya, pero no podía dejarte ir sin que supieras con qué tipo de persona estás. Con un manipulador insensible.- entrecierro los ojos, calmándome un poco.

-Sakura ¿Cómo dices eso de mí?- me dice el pelinegro, con una voz de ironía-. Ni siquiera me conoces en realidad.

-Por eso mismo.- respondo-. ¡Naruto, no cometas mi mismo error! Conoce primero a las personas antes de creer ciegamente en ellas.

-Creo que ya lo he entendido, Sakura, pero...- me empieza a decir, pero sé que no tiene una respuesta exacta.

-Nos vemos, Naruto.- no lo he perdonado, pero quizá algún día pueda hacerlo-. Y hasta nunca... Sasuke.- pero a aquel chico misterioso de ojos y cabello oscuros, ese nunca en mi vida lo pienso perdonar.

Ellos se fueron, tomaron su avión y a saber a donde se habrán ido. Yo me encuentro en el baño de el aeropuerto llorando. Aún dolida, sorprendida por haber aguantado la discusión de hace un momento.

Nunca debí casarme tan joven. Tanto Naruto como yo aún teníamos cosas que hacer, aún no estábamos listos, esto fue lo que pasó por apresurar las cosas. No nos dimos el tiempo para saber si era lo que en verdad queríamos. Yo lo quería, pero él después de un tiempo se dio cuenta de que no.

No debí confiar en alguien que me confiesa su amor casi sin conocerme. Creí ser madura, creí que ya no caía en esos trucos de secundaría, pero al parecer no fue así. No volveré a confiar ciegamente en un desconocido.

Siento que toda mi vida se fue a a la basura. Lo que quería hacer con Naruto, lo que pensé que podría hacer con Sasuke. Es increíble cómo todo se puede ir a la mierda al mismo tiempo.

-Sakura ¿estás bien?- reconozco esa voz, es Hinata, me encontró.

-¿Por qué me buscaste?- le pregunto, tajante.

-Porque sé lo mal que debes sentirte.- me dice, con voz tímida.

-Los hombres son una porquería.- comento con acidez en la voz.

-No digas eso.- me dice, yo volteo a verla, contrariada.

-Ellos nos han manipulado, Hinata.

-No creas que es exclusivo de ellos, así como los hombres son como son, las mujeres también son como son.

-¿Dices que no puedo confiar en nadie?- eso sí me desanima.

-Sólo digo que... Las mujeres pueden ser igual de malas que los hombres, así como los hombres pueden ser buenos. Pero ese no es el tema.

-¿Entonces?

-Yo amo a Naruto, y se fue... Sólo espero que pueda ser feliz, con una segunda oportunidad. Todos merecemos una segunda oportunidad, Sakura.

-Y mi segunda oportunidad era Sasuke.- digo con sarcasmo-. No me sirvió de mucho.

-Y si la segunda oportunidad no sirve, hay una tercera, y hay tantas oportunidades mientras lo sigas intentando. Puedes volver a comenzar, Sakura.

-No creo poder amar a alguien pronto.

-Nadie dijo que pronto, pero si algún día. Aún tienes mucho tiempo.- me abraza para consolarme-. Después de todo... chicos hay muchos.- me dice, pero sé que ella también intenta convencerse de eso, ya que aún ama a Naruto.

-Eso es seguro, Hinata.- resoplo-. Pero será muy duro lograr encontrar un chico que realmente se interese en las chicas.

Ambas reímos. Yo rio sin ganas.

Supongo que siempre se puede volver a iniciar.


Sí, los engañé haciendoles pensar que era NaruHina y SasuSaku
Este fic iba a medio serio y medio troll jajaja

Cuando inventé la historia en mi cabeza, me reí mucho jaja
Sólo espero no ganarme el odio de ustedes xD Era algo que realmente debía hacer

es decir ¿Qué esto no pasa en la vida real? estoy segura de que sí, y espero que nunca me pase.

Ahha, no sé, si quieren ver más fics mios, entren a mi perfil, como ven, escribo solo locuras jaja

¿reviews?