Desclaimer: Los personajes pertenecen a Masashi Kishimoto.

.

.

.

- Debería ir en el centro, le daría más formalidad…

‑¡En el centro, no! Le quitaría originalidad…

‑Creo que en esa esquina se vería perfecta.

‑… No me convence…

‑ ¿Y frente a la entrada?

‑… Pues no sé… creo que debemos elegir el punto perfecto…

‑ ¿Quieren decidirse de una buena vez?‑ terminó por gruñir una voz profunda‑ Están acabando con mi legendaria paciencia…

‑Pero, Kakashi-sensei, Naruto no se decide‑ se quejó Sakura mientras señalaba a su rubio compañero, quién miraba a un objeto como analizándolo

‑ ¿Y desde cuando toman la opinión de Naruto en cuenta?‑ preguntó su sensei un tanto confuso

‑Desde que ganó la guerra‑ respondió Sai mientras miraba al objeto con ojo crítico‑ Tal vez cerca de la mesa de cócteles…

Kakashi suspiró. La Cuarta Guerra Ninja había finalizado, dejándolos ganadores y gran parte de ello se debía al rubio hiperactivo que estaba decidiendo en donde colocar una planta. Le gustaba ver a sus antiguos alumnos tomándose las misiones con seriedad, pero esto era ridículo.

‑Lo repetiré una vez más‑ los tres alumnos le prestaron atención‑ A nadie le interesa en donde irá la planta, nadie la notará.

‑No sea iluso, Kakashi-sensei‑ dijo Naruto mientras movía la planta en dirección a una de las esquinas del escenario‑ La planta es importante, sino ¿Por qué la anciana Tsunade clasificó esta misión de tipo "A"?

Así que era eso pensó el ninja-copia. Claro, Tsunade se las había ingeniado para hacerle creer a Naruto que mover una planta para la celebración anual de Konoha era una misión "Increíblemente peligrosa", y que requeriría de toda su "Astucia y fuerza" para lograr concretarla. A veces, Kakashi se recostaba en su cama y pensaba en cómo alguien con tan poco cerebro pudo vencer a uno de los mejores ninjas que la vida pudo dar, Obito Uchiha.

Observó detenidamente a su antigua alumna y a Sai. Estaba más que sabido que Sakura entendía a la perfección que eso no era ninguna misión, mucho menos tipo "A", pero no quería romper las ilusiones de su amigo. En cuanto a Sai, era muy difícil descifrar que era lo que pensaba… Normalmente no muestra sentimiento alguno.

Desconcentrándolo, Kakashi logró ver cuatro figuras a lo lejos. No tardó en reconocer a los hermanos Sabaku No, acompañados por Shikamaru Nara. De seguro era, nuevamente, su guía.

‑Buenos días‑ saludó el ninja copia ocultando su libro‑ La Hokage nos dijo que llegarían mañana, Kazekage-samma.

‑Cambio de planes‑ respondió Gaara sin cambiar su seria actitud‑ ¿Qué está haciendo Naruto?‑ preguntó al ver a su amigo intentando acomodar una planta en medio del escenario

‑ ¿He?... ¡Naruto!‑ el grito de su antiguo sensei hiso que el rubio tropezara con sus propios pies‑ ¡Baja esa planta del escenario!

‑Pero, Kakashi-sensei… ¡Usted dijo que nadie la notaría!‑ dijo mientras señalaba a su sensei con un dedo acusador

‑Eso dije, ¿Y?‑ cuestionó, desafiante

‑Es que, en medio del escenario, si se notará ¡Dattebayo!‑ exclamó como si fuera la idea más inteligente que hubiera tenido… y es posible que así sea.

‑ ¡¿Cómo pretendes que los Chunin den su presentación esta noche con una planta estorbándoles?!‑ le gritó Sakura fuera de sí

‑Creí que la temática era el río Sirigoyen‑ murmuró Sai, contrariado

‑Naruto, solo quita esa planta y déjala en alguna esquina‑ ordenó Kakashi masajeándose las sienes

Murmurando algo acerca sobre la "Prohibición de la creatividad", Naruto obedeció a su sensei a regañadientes. Después de dejar la planta en una de las esquinas, fue a saludar a los recién llegados. Estrechó la mano de Kankuro y le regaló a Temari una efusiva sonrisa que ella correspondió; en cuanto a Gaara, se podría decir que se lanzó a sus brazos en todo sentido literal.

‑Ya… Naruto…‑ decía el pelirrojo con dificultad a causa del abrazo asfixiante de su amigo

‑ ¡Naruto!‑ Sakura lo obligó a soltarse de Gaara a través de un tirón de oreja‑ ¡Akasuna No Gaara es el Kazekage ahora! ¡Merece respeto!‑ y le dio un coscorrón a su amigo

‑No necesito tanto respeto‑ murmuró Gaara

‑Pero eres el Kazekage‑ apuntó Sai‑ Eres tan intocable como Tsunade, aunque tú eres más gruñón‑ y otra vez Sai sacaba a relucir sus dotes de "Sinceridad aplastante"

‑Gracias por tu innecesaria acotación, Sai‑ gruñó Sakura al ver la gélida mirada de Gaara, pero Sai seguía tan ajeno al efecto de las palabras como el primer día de su llegada a la aldea

‑Así que… ¿Qué tal van con la decoración?‑ preguntó Temari para romper el silencio que se había formado

‑ ¡Nos ha quedado increíble! ¡Dattebayo!‑ exclamó Naruto mientras señalaba detrás de él

Tanto a los Sabaku No como a los ninjas de la Hoja, exceptuando a Naruto, la palabra "Increíble" era demasiado para describir aquello: Había sillas vagamente apiladas en el centro de la plaza, lamentablemente había cuatro en una hilera, tres en otra y seis en la siguiente; El escenario solo poseía un micrófono en el medio, incluso las cortinas estaban rasgadas en alguna que otra parte (Cortesía de Naruto y su irresponsabilidad con el kunai); La mesa de cócteles, antiguamente blanca, tenía manchas marrones y negras, como si alguien hubiera caminado sobre ellas (Posiblemente Sai); E incluso las plantas estaban mal repartidas, habiendo tres en una esquina y cinco en la otra.

‑ ¿Quién decoró todo esto?‑ le susurró Kankuro a la pelirrosa

‑Naruto‑ suspiró Sakura. Ella, Sai y Kakashi habían llegado a tiempo para ayudar a Naruto con la última planta que quedaba, el resto les era ajeno.

‑Creí que se celebrara el primer aniversario del fin de la Guerra Ninja, no el cumpleaños de Naruto‑ musitó Shikamaru

‑ ¿De qué hablas, Shikamaru? ¡Si se ve genial, Dattebayo!‑ dijo alegremente el rubio

‑ ¿En serio celebraremos así el fin del sufrimiento y desesperanza en el mundo ninja?‑ cuestionó Gaara

‑Viéndolo de ese modo‑ murmuró Kakashi mientras se rascaba la nunca‑ Iré a hablar con la Hokage‑ y desapareció en una nube de humo

‑Yo no lo veo tan mal‑ opinó Sai sonriendo falsamente‑ Creo que tiene originalidad…

‑Si, sin duda nadie lo imitaría‑ comentó Kankuro, ganándose un codazo por parte de su hermana

‑Pero al menos mantuvimos ocupado a Naruto‑ apuntó Sakura de forma positiva

‑Lástima que ni en esto pudo triunfar‑ dijo una voz masculina

Todos miraron en dirección a la calle, en donde Sasuke Uchiha veía el escenario con aire resignado. El único sobreviviente del Clan Uchiha había vuelto a la aldea, ayudándolos a todos al final. Aunque le costó conseguir el perdón la aldea de la Hoja, por fin estaba viviendo como un habitante más.

Los Sabaku No lo miraron con indiferencia, al igual que Sai; Shikamaru lo miraba con desconfianza, casi como la mayor parte del pueblo; Sakura solo trataba de no mirarlo, aún seguía dolida por todo lo que Sasuke había hecho en el pasado; Solo Naruto le dedicaba una sonrisa sincera, después de todo seguía siendo su amigo (Aunque a muchos no les sorprendió).

‑No pensarán festejar el aniversario en eso ¿Cierto?‑ cuestionó el Uchiha mientras señalaba el destruido escenario

‑Pero si se ve genial, Teme‑ objetó Naruto, no entendía por qué todo el mundo despreciaba su trabajo

‑Ciertamente, Naruto, es una ofensa para los caídos en la guerra‑ opinó Gaara cruzándose de brazos‑ Me niego a honrarles en esa celebración ridícula en cuanto a decoración se refiere.

‑No entiendo… ¿Qué tiene de malo?‑ preguntó mientras veía la decoración con ojo crítico

‑Pues… todo‑ se sinceró Kankuro, ganándose nuevamente un codazo por parte de su hermana‑ ¿Por qué me pegas? Soy sincero‑ se defendió el marionetista

‑Una cosa es ser sincero, otra muy diferente es ser crudo‑ gruñó la rubia de cuatro coletas

Unos pasos a sus espaldas los distrajeron. Hinata, Kiba y Shino veían la decoración con vergüenza e incredulidad.

‑ ¿Qué es… esto?‑ preguntó Kiba mientras veía el entorno

‑ ¡La decoración para la fiesta, Dattebayo!‑ respondió Naruto con su tan acostumbrada sonrisa

Minuto de silencio…

‑ ¿Es una broma?‑ cuestionó el Inuzuka, Naruto lo miró mal

‑Lo que pasa es que ustedes no tienen buen gusto‑ objetó el Uzumaki

‑Creo que es al revés‑ murmuró el Uchiha por lo bajo pero Naruto logró escucharlo

‑ ¿Y tú que sabes, Teme?‑ se ofuscó el rubio‑ ¡Yo tengo razón! Y Hinata lo sabe, ¿Cierto, Hinata?‑ preguntó dirigiéndose a la joven del clan Hyuga

Hinata se ruborizó. Desde que le había confesado a Naruto sus sentimientos, aquella vez cuando luchó contra Pain para poder defenderlo, Naruto actuaba como si no hubiese escuchado nada. Lo peor es que no sabía si en verdad no sabía nada o estaba fingiendo, pero era muy tímida para averiguarlo.

‑Ha-hai‑ tartamudeó

‑La opinión de Hinata no cuenta‑ saltó Kiba‑ Siempre estará de acuerdo contigo, Naruto‑ se burló

Hinata se tiñó del color de los tomates, pero Naruto solo desvió la mirada.

‑ ¿Dónde están Ino y Choji?‑ preguntó Naruto, desconcertando a más de uno ante el repentino cambio de tema‑ Dijeron que vendrían…

‑ ¡Ahí vienen!‑ Sakura señaló a dos figuras que venían corriendo en su dirección

‑Al fin‑ dijo Ino al llegar frente a los ninjas‑ Disculpen la tardanza, alguien no se decidía la marca de las papitas que quería traer‑ se quejó mientras veía a su compañero, quién intentaba recuperar el aliento

‑Si no fuera porque vi tu verdadero potencial en la guerra, Choji, te subestimaría‑ admitió Kankuro, Choji sonrió

‑ ¡Es genial ver a todos reunidos otra vez!‑ comentó Naruto‑ Casi no hemos cambiado, aunque algunos han madurado, pero seguimos siendo los mismos chiquillos que… ¿Qué te sucede, Ino?‑ preguntó al ver la mueca en el rostro de la rubia

‑ ¿Qué le pasó a la decoración? ¿Pasó un tornado o Lee y Gai-sensei volvieron a hacer competencias de carreras?‑ cuestionó la rubia

‑ ¿A caso tú podrías hacerlo mejor, Ino cerda?‑ se burló Sakura, Ino sonrió con superioridad

‑Por supuesto, frente de marquesina. Recuerda que soy mejor que tú en todos los aspectos posibles‑ se mofó

‑Cerda

‑Frentona

‑ ¡Rubia hueca!

‑ ¡Teñida!

‑Mhp, que molestas‑ bufó Sasuke ante la discusión

‑Esto es muy problemático‑ se quejó Shikamaru

‑ ¿Quieres papitas, Shikamaru?‑ le ofreció Choji

‑ ¡Yo quiero!‑ pidió Kankuro, y Choji compartió con él… aunque solo le permitió sacar una sola papita

Naruto veía todo con una gran sonrisa. Gaara y Sai permanecían en silencio, observando todo lo que se desarrollaba a su alrededor con resignación; Hinata charlaba con Kiba, aunque este parecía más atento a Akamaru, quién intentaba atrapar la papita que Kankuro le ofrecía, aunque al segundo se la alejaba de las narices; Temari parecía estar discutiendo con Shikamaru sobre su "mala onda", mientras Sakura e Ino seguían con su discusión; Sasuke se quejaba por lo bajo mientras Shino permanecía sentado en una rama de un árbol cercano, pero al margen de todo.

A lo lejos se pudo divisar las figuras de Lee y Tenten, corriendo hacia ellos, agitando sus manos. Naruto entristeció por un momento al recordar que Neji no podría compartir esos momentos con ellos, pero el saber que estaba en un mejor lugar era suficiente consuelo. En un mejor lugar, como todos.

‑ ¡Oigan, chicos!‑ dijo Lee tan pronto se les acercó‑ ¡¿Qué tal si entrenamos la Llama de la juventud recorriendo 500km en una hora?!‑ preguntó con emoción

‑ ¡No!‑ negaron todos al instante

Naruto sonrió aún más. A pesar de todos los conflictos que tuvieron en el pasado, estaba más que feliz al ver que todos seguían tan unidos como antes, incluso Sasuke se estaba re-integrando.

Todo era paz en Konoha. Y, después de tanto tiempo, y a pesar de que se burlaban de su decoración, Naruto se sentía en familia.

.

.

.

¡Hola!

Espero que les guste este comienzo del fic.

Parejas: Las parejas las irán viendo a medida que avance la historia. No me concentraré en ninguna en especial, todos tendrán sus momentos para ser los protagonistas.

Actualización: Tengo planeado (Y espero poder cumplirlo) actualizar cada domingo (¿Por qué no antes? Porque no quiero actualizar cada tres días y no tener más capítulos, eso me presionaría y terminaría por abandonar la historia). En caso de no actualizar algún domingo, actualizaré el miércoles que le siga.

Objetivo: Mi objetivo en concreto es finalizar esta historia sin demora (Sé lo horrible que es cuando no actualizan) y, más que nada, que ustedes la disfruten.

¿Reviews?

¡Un beso y nos leemos el domingo!