Persona ideal


*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me enamoré de la Persona Ideal......
Pero a la vez... se tuvo que ir

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Encerrados... encerrados quien sabe hasta cuando!!!

No le molestaba para nada, de todas las personas del mundo era un placer que se hallaran en la misma habitación ¡¡¡a solas!!!

- No te preocupes, estoy contigo - expresó su masculina voz

- Lo sé - respondió pasivamente sin dejar de verlo, su voz tenía algo de coquetería y sublimidad al mismo tiempo

Sus miradas se encontraron... el tiempo quedó paralizado...

¿Qué tenía ella que lo hipnotizaba de tal forma?

Todo!!! En especial ese brillo, ese aire místico que él podía percibir aunque estuviesen separados... y no había un solo instante en que no piense en ella, en su bienestar, en protegerla... en amarla...

Sí, la amó desde pequeños, desde aquellas extrañas aventuras que los ligaron íntimamente, pero toda aventura termina... lastimosamente el acceso a aquel fantástico mundo quedó sellado...

Pero las vivencias quedaron tatuadas en su corazón, en especial las que tuvo junto a ella, porque esas traspasaron hasta llegar a su alma, en donde también quedó grabado su amor

Ahora que se hallaban allí... encerrados... solos!!!

- Los demás vendrán por nosotros - Takeru comenzó a hablar para llenar el silencio que se había formado

- Sí - Hikari respondió con un tono entre resignado y molesto

Sus ojos seguían encontrándose.... parecía que ella podía leer su alma como si fuese un libro abierto, y eso, aunque había ocasiones en que lo asustaba también le fascinaba

Y es que él un libro abierto, pero no todos podían leerlo, eso lo sabía Hikari más que nadie.... y lo que ella hallaba en él era fascinante... sentimientos sublimes, únicos... y en especial esa energía que emana su personalidad y no todos la poseen

Takeru, vacilante, dio dos pasos al frente...

Dos pasos suficientes para poder aspirar el aroma de sus castaños cabellos... deslizó nerviosamente sus dedos por la sedosa cabellera... aterrizó su mano en la suave mejilla que tenía un ligero color rojizo... Takeru sonrió encantado

Dos pasos suficientes para perderse cada vez más en el mar de sus ojos... Hikari parecía poseída por la belleza no sólo física de su acompañante, el corazón le comenzó a latir con más aceleración...

Takeru se acerca despacio a su rostro, como si disfrutara cada segundo del momento... Hikari cerró lentamente sus ojos y se dejó llevar por sus sentimientos en donde sólo habita él, Takeru Takaishi

Sus labios se encontraron con delicadeza y cuidado, explorando minuciosamente cada detalle físico y sintiendo las consecuencias del acto... nerviosismo, mariposas en el estómago, ansias, anhelos cumplidos

Apenas se separaron... Takeru recargó su frente en la de ella y sonrió satisfactoriamente... ella soltó una pequeña risita, el descubrimiento les había gustado

Un nuevo beso más delicado, más apasionado y más calmado... esta vez sintieron la necesidad de acomodarse en la alfombra... ahora no pensaban que en cualquier momento los sacaban de ahí... sólo pensaban en el amor

Doce años de miradas de complicidad, travesuras, hazañas...doce años desde que se conocieron casi a plenitud... porque en esos instantes estaban descubriendo su límite para amar... doce años para finalmente declarar que habían encontrado a esa persona ideal

- Mi luz... te amo - susurró al oído de la chica abrazándola con fuerza

- También te amo - apenas pudo responderle brindándole caricias apasionadas y entregándole no solo su cuerpo, sino también su alma y su vida

Takeru recorrió con sus manos y labios toda su temblorosa piel, descubrió en ella sensaciones y placeres que sólo el verdadero amor otorga... aquella noche sus cuerpos entrelazados juraron amor eterno

La pasión física los había abandonado, dejando sus cuerpos satisfechos y agitados, pero en el alma les quedó aquel sello inquebrantable

- Taichi me matará - comentó Takeru acariciando la espalda de su amor

Hikari suspiró sonriendo ampliamente - Eso si mi padre no te alcanza primero -

Takeru rió suavemente - Vaya ánimos que me das, amor -

Amor.. esa palabra danzó en interior de Hikari quien se aferró más al cuerpo del rubio

- Puedo acostumbrarme a esto - susurró Hikari deslizando sus dedos por el torso de Takeru

- Te enseñaré a otras mañas - Takeru rodó sobre ella y la besó ansiosamente

Al día siguiente Takeru estaba pensativo, ella lo notó

- ¿Te ocurre algo? - preguntó Hikari

- No, es que sólo pensaba en como salir de este sitio - admitió Takeru besándola fugazmente en los labios

- Podría quedarme toda la vida aquí - dijo Hikari deslizando sus manos por la cabellera de su amado

- No es mala idea - recalcó Takeru abrazando su cintura y acercándola más... sus besos fueron más largos e intensos

Escucharon voces acercándose pero no les importó

Así la puerta fue derrumbada, pero Takeru y Hikari no se separaron, no iban a esconder su amor

- Te lo dije, Taichi, solo era cuestión de encerrarlos un par de horas para que se declararan - comentó Yamato

- UN PAR DE HORAS!!! - se quejó Taichi - No toda la noche - el mayor miró al culpable

- Lo lamento!!! Te juro que no sé en dónde demonios se metió la llave - se justificó por enésima vez Daisuke

La pareja mira al trío y sonríen ampliamente tomándose de la mano

- Takaishi!!! - comenzó Taichi y eso es grave, cuando Yagami llama a alguien por el apellido es cuando amenaza - Más te vale que no te hayas aprovechado de MI hermana -

Takeru sonrió pícaramente y mira a su enamorada... la complicidad los unía más que nunca

- Nos vamos a casar - respondieron al unísono

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Ay, es el dolor que desgarró toda mi alma y corazón
Para vivir de los recuerdos de este amor...

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- ¿Te he dicho lo feliz que soy? - preguntó Hikari ante los esporádicos besos de su amado esposo por el vientre de ella

- No desde hace un par de horas - respondió él sin dejar de besarla

- Pues soy muy feliz... en especial cuando me besas.... en especial cuando besas así a nuestro bebé -

Takeru se detuvo por unos instantes

- La última vez que me dijiste esto en estas mismas circunstancias fue hace 6 años, y nuestra hija está en su habitación - comenzó Takaishi

- Sí, Reiko está en su habitación - dijo Hikari con lágrimas asomando a sus ojos

Takeru puso su rostro paralelo al de ella y la besó con mucha ternura...

- Me ha faltado por dos meses mi periodo, tengo que ir por los resultados, pero siento que es verdad - continuó Hikari

Takeru asintió feliz, ella no se equivocaba en esto.. ella, su alma gemela

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Cuando agarrados de la mano, en el parque nos besamos
Y las lágrimas caían en los pétalos de todas...
Y tristemente me dijiste así:

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- Sólo será un par de días... - Hikari trató de que su voz no se quebrara

La brisa corría en el parque envolviendo a aquellos dos seres embelesados de amor, aunque uno de ellos estaba más que molesto

- Kido es un despistado!! - se quejó Takeru molesto

- Tranquilo, amor - Hikari lo abrazó suavemente

- ¿Cómo se le ocurrió llevar los resultados de tus exámenes en su conferencia? - siguió protestando el rubio

- Ya te dije, estoy segura que el resultado es positivo - ella se alzó un poco para besarlo suavemente - Pero necesito la prueba para enseñarla en mi trabajo -

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me tengo que ir... y no es por mí, contigo está mi corazón

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- Me llamas cuando llegues - Takeru acarició el rostro de su esposa - ¿Seguro que no quieres que te acompañe? -

- Mi amor, estaré bien - insistió Hikari y miró a su hija jugando con su tío Ishida - Cuida a nuestra Reiko -

- Con mi vida, tenlo seguro - prometió Takeru besándola suavemente... tal como si fuera la primera vez

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Todo el amor de mis entrañas, de mi pecho y de mi alma
Algún día volveré a estar aquí

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*


Lo que le quedaba del matrimonio era su hija Reiko, las cartas de Hikari anunciando unas pruebas médicas y los recuerdos de sus momentos juntos

Takeru, furiosamente, lanzó los papeles por el escritorio... No tenía cabeza para pensar ni escribir nada...

Aquel viaje de un par de días estaba llevando ya semanas y por lo que parecía se iba de largo... en uno de esos días la rabia del rubio llegará a tal punto que él viajará hasta donde está su Hikari a ver qué demonios estaba pasando

Pero no podía ir... ella le había confiado el cuidado de su hija y la pequeña no podía viajar por estar ingresada en el kinder, además Hikari le aseguraba que no era nada importante, que pronto estarán juntos... que no pierda las esperanzas, le bromeaba en las misivas

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me tengo que ir... así es la vida y tiene desilusión
Se tiene amor y hay esperanza cuando se quiere con el alma
Al prójimo que Dios te puso allí

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- Lo lamento tanto - finalizó Kido

Hikari asintió nerviosamente mientras sus ojos se humedecían, no esperó ni un segundo más para tomar papel y bolígrafo


- Otra carta más - se decepcionó Takeru, aunque eso antes lo animaba, ahora temía lo que está escrito en ella... sin esperar más abrió cuidadosamente el sobre... una sonrisa se asomó a su rostro ante el anuncio del embarazo de Hikari

La letra de Hikari era temblorosa, lo cual asustaba más a Takeru, algo malo estaba pasando

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Llegó otro amor, de mi Persona Ideal...
Pero mi bien se tuvo que ir

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

« Tenía unos dolores en el vientre.. temí tanto por la vida de nuestro hijo... es varón!! Lo confirmé... Y también... también confirmé que... »

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Ay, es el dolor que había en su vientre
Un niño estaba presente

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

«.... Lo lamento tanto, mi amor... comprenderás que no puedo regresar, eso sería adelantar todo»

Lágrimas fluyeron en los azules ojos del rubio... ¿Cómo era posible una bendición llegar con tal catástrofe?

Por unos instantes apretó la misiva con furia neta... ¿Y él tan lejos de Hikari? No!! No se lo iba a permitir

Tomó el teléfono y llamó a su cuñado, informó la terrible situación, luego marcó los dígitos de la casa Ishida y se comunicó con Yamato... alguien debía velar por su hija

- No te preocupes por Reiko, con gusto la tendré en casa - Yamato trató de ser lo más sutil posible - ¿Están seguros de esos exámenes? -

- Así es, hermano - Takeru volvió a leer el fatal párrafo

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Y en sus cartas me decía
que alguien perdería la vida
Y tristemente me escribió así:

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

«... confirmé que sólo uno quedará con vida... Es nuestro hijo o yo... Lo lamento tanto, mi amor... comprenderás que no puedo regresar, eso sería adelantar todo»

- Un viaje brusco y todo se adelantaría - expresó Takeru


Apenas la vio recostada en la cama de la clínica la besó apasionadamente en los labios... Hikari ligeramente apartó el rostro de su esposo por una preocupación - Reiko - musitó débilmente

- Está con mi hermano - respondió Takeru acariciando su sedoso cabello

Ella bajó la mirada tristemente - Por favor perdóname, pero he tomado una decisión sin contar contigo -

Takeru la conocía perfectamente, ya sabía lo que ella le diría, quería callarla, que no diga esa decisión.... le partiría el alma escucharla, pero también sabía que ella necesitaba decírselo

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me tengo que ir... Y no es por mí, contigo está mi corazón

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- Los cuidas bien... a ambos!! - lágrimas fluyeron del rostro de Hikari

Takeru asintió y besó sus lágrimas, el sabor salado de la nostalgia lo invadió también

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Todo el amor de mis entrañas
De mi cuerpo y de mi alma
Todo el fruto de este amor te queda a ti

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- Te amo - murmuró Takeru besando su mejilla y una débil sonrisa de agradecimiento se dibujó en su rostro

- También te amo - Hikari respiró profundamente tratando de no llorar más

El rubio negó con la cabeza..... había algo que lo molestaba

- Esto es mi culpa - se reprochó

Hikari sintió una daga traspasarle el alma.... ¿Cómo se le ocurría decir eso?

- ¡¡¡NO!!!- le regañó molesta y lo abrazó con fuerzas - No quiero que vuelvas a decir eso jamás -

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

¡¡¡Me tengo que ir!!!
Se tiene amor y hay esperanza cuando se quiere con el alma
Al prójimo que Dios te puso allí....
¡¡¡Allí!!!

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- No quiero que de tus labios vuelva a salir una acusación tan estúpida- Hikari le obligó a darle la cara - Por favor - suplicó

- ¿Q-qué nombre quieres que lleve? - tartamudeó perturbado

- Soujiro - murmuró Hikari recostando su cabeza en el pecho de su esposo


*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me tengo que ir...
Y no es por mí
Contigo está mi corazón
Si te quiero con el alma...

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- Gracias, mi luz... gracias por todo - murmuró Takeru orgulloso de la nuevamente madre

Hikari sonrió débilmente... apenas tomó la mano de su esposo y juntos la posaron sobre el delicado infante

Takeru besó suavemente la frente de Hikari, se la veía tan débil y cansada...

Una enfermera se acerca a la pareja y toma delicadamente al niño para trasladarlo a una cuna

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me tengo que ir...
¿Por qué tienen que separar?
Contigo está mi corazón
El amor de mis entrañas

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

A solas nuevamente...

Como la primera vez que se declararon su amor.... Pero ahora todo era tan diferente, lo único que no cambiaba era el amor que los unía... incluso ese sentimiento se había incrementado

Takeru hubiese dado todo por ser él quien estuviese al borde de la muerte, pero luego lo meditó bien y agradeció que sea él quien tenga que pasar por la viudez y no ella, será él quien tenga que aprender a vivir con los recuerdos

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me tengo que ir...
Contigo está mi corazón
Me entregué en cuerpo y alma

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Hikari apretó con todas sus fuerzas la mano de su esposo.... Takeru se aferró delicadamente a ella

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me tengo que ir...
Ya no estarás más en mi vida
Contigo está mi corazón
Triste el adiós, triste tu partida

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- Quiero que te cases - apenas se le entendió a la chica, la vida se escapaba de su cuerpo

La petición lo había tomado por sorpresa...

- No puedo, no me pidas eso - expresó su esposo tratando de no alterarla

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me tengo que ir...
Me tengo que ir...
Contigo está mi corazón
Y te amaré toda la vida

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

- Por favor... Takeru - imploró Hikari respirando dificultosamente

- Escúchame, amor... sólo me casaré si encuentro lo que encontré en ti - prometió Takeru

Hikari asintió sonriendo débilmente - Te amo -

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Me tengo que ir...
Es la verdad de una pasión cuando se entrega el corazón...
¡¡¡Me tengo que ir!!!

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

Suavemente se acercó a su rostro

- También te amo, por siempre - murmuró sonriendo

Y con suma delicadeza besó sus labios muchas veces... Hikari correspondió a esa caricia que una vez comenzó todo en ellos

Takeru sólo dejó escapar sus gruesas lágrimas cuando se dio cuenta que su ángel dormía para siempre


Continuará.........

Notas:

................................

Ok, está bien, mi justificación para haber hecho esto!!

La primera vez que escuché la canción - Persona Ideal - no le había prestado la atención correspondiente, luego la vi en video, le puse todos mis sentidos y el impacto fue tremendo para mí, soy muy sensible e hice un mar de lágrimas a mi alrededor

Soy fanática del Takari, generalmente no me gusta lo triste, pero en mi opinión esta canción es tan sublime que sólo le correspondería a estos dos

Si el corazón se les hizo chiquitito, sintieron una opresión en su alma o aunque sea dejaron escapar una lágrima significa que hice bien mi trabajo.... No es mi intención hacer sufrir a Takeru y Hikari, mi intención es hacerlos sufrir A USTEDES

La canción es del grupo venezolano Adolescent's Orquesta, desde esta canción me hice fanática a ellos... La letra es de la autoría de Porfi Baloa

Y faltan dos capítulos más... ¿Preparados para seguir llorando?

comentarios, críticas constructivas, facturas de pañuelos faciales (que no pagaré =P) en un review o a mi amado e-mail dragonzukino@hotmail.com

Es todo, hasta la próxima