"¿Como puede ser posible?

Es una broma de mal gusto ¿no? porque no puedo estar acostada, en una cama de blancas sabanas ...

¡Con Draco Malfoy!

¡Merlín! ... ¿y Luna? ¿Donde se metió Luna?

Por todos los magos... ¿Qué hago ahora?, con este completo imbécil durmiendo a mi lado, con su extraño cabello rubio platinado, con rostro sexy... ¡¿QUÉ?! ¡tonta como puedes pensar eso de Malfoy!

¿Estará bien Luna?¿y en dónde? Tengo que encontrarla. Pero más importante aún...

¿¡QUÉ HICE LA NOCHE ANTERIOR!?

Segura mente nada bueno."

Cuando sintió con las yemas de los dedos de su mano derecha, algo con relieves pronunciados, pequeño, circular y sólido al rededor de su dedo corazón de la mano contraria. Bajó la vista y observo con horror y miedo como un anillo dorado, adornaba y resaltaba en su fino dedo.

"No es cualquier anillo."

La castaña quedó viendo el anillo en su mano con curiosidad, temor, miedo y terror. Y quién quiera que viera a Hermione en ese momento hubiera pensado que había visto un fantasma en su mano. Luego miró a Draco...y luego al anillo...

¡MALDICIÓN!¡ERA UN ANILLO DE MATRIMONIO!

-DMxHG-|-TNxLL-

¡Por Merlín!. Ni siquiera ella podía contra esa cómoda cama del demonio. Esto era una de las mejores cosas que ese lugar brindaba a sus clientes: Comodidad y Placer.

Sentía una suave brisa en su espalda, que daba la sensación de que esa parte de su pequeño cuerpo estaba totalmente expuesta; en realidad, la ventana estaba abierta, aunque no era desagradable, en absoluto.

Oh, no podía quejarse, por más que lo quisiera. Ginny, Harry y su jefe tenían razón en lo que concernía a esas vacaciones con su amiga.

"Seguramente estará durmiendo como la bella durmiente... creo que así se llamaba" pensaba aún con los ojos cerrados y acostada en la suave cama, que según recordaba era para dos, y para el agrado de ellas...eran para sí solas.

Se acomodo mejor en la espaciosa superficie de la cama, hasta que encontró algo a su lado, suave y áspero, de igual modo, largo y delgado. Que atrapó entre sus brazos tal cual un koala. Estaba cálido, muy cálido, como un cuerpo humano...

¡Espera, espera! esa cosa se comenzaba a remover entre sus brazos. Definitivo... no era algo inmóvil como había pensado.

Vamos... lo que quiera que fuera eso que la dejara dormir un poco mas.

Pero no. Se seguía moviendo. Hasta que de pronto, paro en seco.

Como la Lovengood que era, a mucha honra; comenzó a abrir sus grandes ojos azules magnetizadores muy lentamente, pues aún tenía algo de sueño.

Hasta que los ojos azules de Luna se encontraron con otro par de ojos azules, que la miraban sorprendidos y confundidos.

Luna lo conocía...el era... ¡THEODORE NOTT!¡El chico ex-Slytherin!¿¡Que hacía en la cama de Luna?!

Y es que no es gracioso dormirte sin nadie a tu lado...por lo que recordaba, y a la otra mañana estar con un chico...que antes era de la casa no muy amiga de Revenclaw, sin nada de ro...

Momento.

¡SIN ROPA!

Bajó el rostro temblorosa mente con miedo a descubrir que Merlín estaba en contra de ella. Se puso roja para luego soltar el brazo (si, resultó ser el brazo de Theodore) de Nott, y taparse hasta la coronilla con la ligera sabana blanca...

"¿Que hicimos?" pensaron mordiéndose el labio inferior y con una mueca de desesperación.