Rurouni Kenshin y sus personajes son propiedad de Watsuki Nobuhiro y Shueisha.

Género: Familia, Amistad.
Rating: T (+16)
Capítulo relacionado: situado inmediatamente después del acto 253: Un día primaveral.
Advertencia: mención a la muerte.

Instantáneas

#01.- Con todos

Le siguió, sin demora, sin quejas, ilusionada. Caminar junto a él era genial, pero lo que la ilusionaba de verdad era el destino al que se dirigían.

«Las estaciones va un poco más avanzadas en las montañas —había pronunciado con seriedad—. No puedo esperar más o se helará el terreno y habrá que esperar hasta la primavera. Y antes de eso debo enterrarles en un lugar donde dé más el sol». Y ella había captado el mensaje mucho antes de que él acabase de hablar.

Trepó hábilmente por una enorme roca caída, Aoshi la esperó en lo alto.

—¿Cansada? —le preguntó.

—¡No! ¡Estoy en plena forma! —exclamó alzando los brazos.

—Si necesitas descansar avísame, el camino es largo.

—No se preocupe.

Ambos saltaron al otro lado. El camino ascendía bruscamente por la ladera montañosa, empinada y rocosa. Misao frunció el ceño, era un auténtico camino para cabras salvajes.

—¿Tenemos que subir por ahí?

—¿Asustada?

—No. Es que me preguntaba cómo pudo subir por ahí estando herido.

—¿Te lo explicó Himura?

Un sinfín de piedrecitas se desprendió al poner el pie para iniciar el ascenso. Si no podían caminar el método lógico era…

Aoshi saltó hasta una gran roca atrapada entre las raíces de un frondoso árbol y la esperó. Aunque era estable y ella tenía buenos reflejos quería asegurarse de que no se hiciese daño. Ella le siguió.

—En realidad, creo que se lo explicaba a Jiya —dijo aceptando gustosa la mano que le tendía para afianzar su posición—, daba la casualidad que yo estaba allí.

—Estaba demasiado obcecado para preocuparme por mis heridas.

El agarre de su mano se apretó. Era la primera vez que hablaba de ello y era demasiado doloroso. Cuán estúpido había sido. Cerró los ojos. La manita de Misao se posó en su pecho. Abrió los ojos.

—Lo siento, no debería haber dicho nada.

—No te disculpes. —Se inclinó y le plantó un beso en la frente—. Tú no tienes la culpa de mis errores.

»Sigamos, Misao.

Ella asintió y le sonrió con cariño.

Continuaron el ascenso, en silencio. Aoshi se detenía en los obstáculos más peligrosos para ayudarla, aunque ella no necesitaba ayuda, lo sabía. Y finalmente un pequeño claro con tres rocas enormes se mostró ante sus ojos.

Era un lugar sombrío en el que, de vez en cuando, se colaba algún rayo de sol. Misao sintió un escalofrío pero se mantuvo firme. Ella era una kunoichi no pensaba flaquear.

Cavaron en la tierra algo húmeda a causa de la lluvia de la noche anterior. Apartaron con las manos la tierra despacio, buscando a sus compañeros caídos. Los dedos de ella dieron con la textura suave del hueso, quitó el arena a su alrededor para extraerlo sin dañarlo.

Sacó el cráneo despacio y le quitó la tierra adherida con cuidado. Una calavera pequeña, con grandes cuencas oculares y dentadura recta.

«Beshimi» pensó. Su cuerpo tembló ante la cruda evidencia de la muerte de aquellos cuatro hombres que tanto la habían cuidado y a los que quería profundamente. Se mordió el labio inferior. No lloraría. No pensaba llorar. No.

Aoshi la abrazó con fuerza, por primera vez desde su regreso, por primera vez desde que no era una niña. La estrechó con su torpe dulzura. El cráneo de su compañero reposó en su regazo, con cariño, como si temiese lastimarlo si volvía a dejarlo en el suelo.

—Perdóname, Misao —susurró en su oído—. No debería haberte traído. Es demasiado duro para ti.

—Lo siento Aoshi-sama. Tendría que ser más fuerte.

—No, tú debes ser así. Nunca renuncies a tus emociones.

Acarició su menuda espalda hasta que dejó de temblar.

—Ve a pasear, lo haré yo.

—Ya estoy bien. Puedo hacerlo.

Misao volvió a hundir los dedos en la tierra, rebuscando con parsimonia asegurándose de que el cráneo de Beshimi no cayera de su regazo. Los dedos de Aoshi removían la tierra más rápido, con seguridad, si podía dar con el resto de calaveras antes que ella le evitaría el dolor de reconocer a un nuevo miembro de su familia en aquellos restos óseos. Pero los dedos de Misao dieron con otro.

Aoshi atrapó su mano y la retiró, acabó de desenterrar aquel cráneo. Reconoció aquellos dientes limados y puntiagudos.

—Hannya —susurró Misao. Él se limitó a asentir—. Agujeros de bala…

—Kanryu se aseguró de matarle.

El dolor se filtró en su tono de voz. El dolor que guardaba sólo para él trataba de huir de su cuerpo. Misao acarició su brazo. Para ella Hannya había sido su maestro, para él su hombre de confianza y, seguramente, el único amigo real que había tenido jamás.

El cráneo destrozado de Hyottoko fue el siguiente, el impacto de bala que había destrozado la mitad de su cara otorgaba un aspecto grotesco a su desdentada sonrisa. Aoshi lo dejó a un lado apartándolo de la vista de ella, demasiado truculento.

—¿Quién falta? —preguntó a sabiendas que no se lo enseñaría.

—Shikijô.

Asintió suspirando. Aquel gigante bonachón que no dudaba en aprovechar al máximo su impresionante altura para alcanzar cualquier cosa que ella le pidiese, manzanas, naranjas, hojas, flores… lo que fuera. Shiki siempre le sonreía y se estiraba hasta que lograba el objetivo y ella reía complacida.

Los dedos de Aoshi no tardaron en dar con él. Misao dejó con cuidado el cráneo de Beshimi junto a Aoshi y se alejó dejándoles a solas. Tomó la caja de madera que habían comprado antes de dejar la ciudad y se sentó sobre una roca a esperar.

Esta vez volverían a casa "con todos".

Fin

Notas de la autora:

¡Buenas! Últimamente he estado releyendo capítulos sueltos de Rurouni Kenshin y revisionando algún episodio del anime. Me ha picado la musa samurái de nuevo —cómo la he echado de menos—, así que la estoy aprovechando ahora que puedo y mientras las obligaciones de la vida me den un respiro para escribir cualquier cosa que se me pase por la cabeza.
Esto es una colección de shots y drabbles, sin ningún tipo de relación entre ellos, algunos estarán basados en cosas del manga o del anime y otros no. Se aceptan sugerencias sobre temas y géneros siempre que los personajes centrales sean Aoshi y Misao.
Para sugerencias, amenazas de muerte y otras cosas la ventanita de review está abierta. Un besazo.