Este fic no es mio. Fue escrito Naia, y ella dice: I don't own anything you'll recognize.


Capítulo 1

Lily Evans se encontraba en la pradera, soñando. Una chica de 18 años, ojos verde esmeralda, pelirroja. También era bruja. Pero este hecho era solo sabido por su familia. Era bastante raro para un plebeyo el tener poderes mágicos que eran reservados para la nobleza y la realeza, por lo que no había aprendido como controlar sus poderes. Tuvo que aprender por si misma; el hecho de no tener una varita la llevó a manejar la magia sin la necesidad de una. Pero, sin alguien que la ayudara, le era imposible volver su magia poderosa. Era capaz de controlar sus poderes e incluso algunos hechizos sencillos, pero era todo. Uno de sus sueños era el encontrar un profesor que le enseñara magia. De hecho, era muy poderosa, pero sin entrenamiento no podría desarrollar sus habilidades. Los padres de Lily nunca vieron la necesidad de darle un profesor. La magia los asustaba un poco y no querían que alguien cayera en la cuenta que su hija tenía dichos poderes. Eran famosos criadores de caballos: sus caballos eran buscados de todos lados en el reino del Rey Regis y la Reina Dorilys. Lily era capaz de cabalgar todo tipo de caballos: desde los más tranquilos hasta los más salvajes. Cuando se encontraba sola cabalgaba como un hombre, pero en público era forzada a comportarse como toda una mujer refinada y a cabalgar usando una montura para damas (en la que las dos piernas se posicionan en un mismo lado).

"LILYARIS EVANS!"

Bruscamente, Lily volvió a la realidad.

"Si madre?" volvió la mirada.

"Ven inmediatamente" dijo la voz emocionada.

Lily estaba un poco sorprendida; la mayoría de las veces, cuando oía su nombre completo, significaba problemas. Pero su madre parecía mas emocionada que enojada. Se apresuró a llegar a la casa, tratando de evitar que su madre se molestara por hacerla esperar.

Tan pronto como entró al recibidor, su madre le abrazó y empezó a bailar con ella, riendo.

"Puedes creerlo Lily? Es extraordinario!"

Se esta volviendo histérica, pensó Lily.

"Sucedió algo?"preguntó Lily, curiosa por saber lo que había hecho que su madre se comportara de esa manera.

"Ven, tu padre te explicará todo" Gladis Evans respondió casi con un susurro.

Siguió a su madre a la cocina. Su padre estaba sentado en la mesa, con una sonrisa casi idiota en la cara.

"Por Dios!" Lily dijo de repente, muriendo de curiosidad, "Qué ha pasado?"

"No lo creerías, Lily" empezó Kethran Evans.

"Por favor, dilo!"

"Sabes que el Príncipe James cumplirá 19 años en dos meses?" continuó su padre.

"Si"

Como podría no saberlo. Era el tema de conversación de todos. Una gran festín sería organizado. Las festividades durarían una semana.

"Sus padres han decidido darle un caballo. Y, aparentemente han oído hablar de que los nuestros son los mejores, así que nos han pedido que les vendamos uno!"

Lily no pudo más que brincar y gritar de alegría.

"Fantástico!"

En cuanto se calmó, su padre continuó.

"Me gustaría que escogieras de entre todos los caballos los mas bellos sementales. Te lo digo porque sé que conoces a los caballos tanto como yo, si no es que mejor. El príncipe vendrá en una semana con el criador real, porque el rey está interesado en añadir a sus establos algunos, y con algunos amigos que están interesados en adquirir un caballo también".

"Gracias papá! Tengo algunas ideas: hmm... deben ser buenos jinetes... tal vez Storm, Devil, Joker, Flame, Tempest, son algunos de los mejores pero tristemente los mas salvajes, Moon, Willow, Feather, Cloud son tranquilos."

"Esas son buenas elecciones, pero Angel sería genial también", asentó su padre.

"Tal vez, pero ella es la mas salvaje de todos los caballos, y no sé si serán capaces de montarla sin salir lastimados, no quiero que el heredero sea casi muerto o seriamente herido por mi pequeña fiera. Por ahora, soy la única que la puede montar, incluso tu papá no pudiste hacerlo!"

"Tienes razón, es triste porque realmente es una belleza, pero ella y tu hacen una gran pareja"

"Gracias papá"

"Ve a escoger los que presentarás al príncipe y entrénalos duro, de acuerdo?"

"Entendido. Papá, haz tenido noticias de Petunia?" preguntó Lily

"No, desde que se casó con ese chico y se mudó al castillo, no nos ha escrito ni una sola vez"

Petunia era la hermana mayor de Lily. Nunca le gustó la vida de sus padres y los despreciaba porque no eran nobles. Se casó con el hijo de un noble (no un miembro de la corte, por supuesto) y vivían en el castillo de Erkansvald. Petunia odiaba a Lily la cual no tenía idea del porque. De hecho Petunia estaba celosa: su padre prefería a su hija menor por haber heredado su habilidad con los animales. Lily también era mas dulce y bonita que Petunia y tenía mejores modales incluso con su temperamento. Petunia era siempre comparada con su hermana y la odiaba por eso. En su mente Ella debía ser el centro de atención de sus padres. A sus ojos, Lily tenía algo de bárbaro: prefería usar pantalones a vestidos, no usaba maquillaje, se pasaba los días en el bosque o entrenando caballos, criaturas horribles en la opinión de Petunia; en lugar de salir con la nobleza y tratar de conocer a alta sociedad.

Durante la semana que siguió a esta discusión, Lily pasaba los días fuera, entrenando a los caballos que había escogido: cinco sementales y cuatro hembras. Storm era de un blanco puro, uno de los caballos mas veloces; Devil era oscuro como la noche y fue nombrado así por su carácter; Joker tenía todos los colores posibles en un caballo, pero la combinación era fantástica, le encantaba gastar bromas a sus jinetes y si Lily no supiera que era imposible, habría jurado que reía cada vez que lograba que su jinete mordiera el polvo. Moon era un semental crema calmado y obediente, tenia un corazón de oro; Cloud era gris tan calmado como Moon y al cabalgar, parecía no tocar la tierra. Las cuatro yeguas eran verdaderas joyas. Flame era castaña y su color encajaba con su temperamento: era explosiva. Tempest era la gemela de Storm y en verdad se parecía a su hermano; a diferencia de los anteriores, Feather y Willow podían ser cabalgadas por personas menos experimentadas. Willow era café claro y Feather café oscuro. Pero su favorita era Angel. Era una yegua blanca como Tempest pero con algo que parecía una estrella en su frente. Pero su nombre era completamente diferente a su naturaleza, era por mucho el caballo mas salvaje que hayan poseído los Evans. Solamente Lily era capaz de montarla, no aceptaba a nadie más.

Una mañana, Lily notó que era el día en que el príncipe iría a ver los caballos.

"Lily?"

"Si papá?"

"Lista?". Su padre estaba ansioso, no se da todos los días que un príncipe venga a verte. "Todos los caballos están en perfectas condiciones, y me haré cargo de ellos antes de su llegada"

"Gracias Lil. Tú los presentarás?"

"Claro, he preparado un circuito de demostración."

"Eres la mejor hija que jamás haya tenido"

"Te amo papá" Lily abrazó a su padre.

"También te amo Lil"

Después de hacerse cargo de los sementales y las yeguas, Lily fue a cambiarse. Usaba unos pantalones negros y una túnica blanca con bordados verdes.

Una hora después del almuerzo, el Príncipe James, el criador real, dos hombres y una mujer llegaron al dominio de los Evans.

El príncipe James era un hombre joven, atractivo, de ojos suaves color café, y cabello negro desordenado. Era alto y de complexión atlética gracias a la práctica de deportes como esgrima, equitación, Quidditch. Toda mujer noble soltera estaba a sus pies. Con el estaban dos hombres: uno alto y atlético como él, pero de ojos azules que brillaban misteriosamente. Su cabello era negro al igual, pero peinado. El segundo tenía en cabello de un rubio oscuro y ojos grises. Se veía mas calmado que el príncipe James y su amigo, inteligente y sensible. La mujer tenía el cabello negro y ojos avellana, gritaba al hombre de cabello negro quien reía. Usaba un vestido y montaba de lado, como toda una dama.

"Sirius! Te mataré tan pronto como regresemos!"

"Bella, querida, no olvides tus modales". Respondió en hombre de cabello negro.

"Sirius deja de burlarte de ella! No es su culpa su está obligada a usar vestido" interrumpió el rubio.

"Escucha a Remus! Deja de burlarte de mí"

"Sí mamá!"

"Puedo recordarles algo?", el príncipe dijo divertido por el comportamiento de sus amigos.

"Qué?" preguntaron los otros tres.

"Se supone que representamos a la realeza"

"Y?" dijo un Sirius sonriente.

"Creo que lo que está tratando de decir es que nos callemos y actuemos como lo requiere nuestro estatus" contestó Remus, una sonrisa suave apareciendo en sus labios. "Gracias todopoderoso James, heredero del trono y representación de todas las virtudes" declaró Sirius.

"Me pregunto que pensaban tus padres cuando te nombraron Sirius." Asentó Bella. Cesó de quejarse cuando llegaron al dominio de los Evans.

"Cree que sus caballos son tan buenos como dicen que son?" Preguntó Hagrid, el criador.

"Claro", contestó el príncipe, "Los caballos de los Evans son los mejores caballos del reino."

En cuanto dijo esto, un hombre alto de ojos cafés salió a recibirlos.

"Bienvenido su majestad, es un gran honor"

"Es un placer conocer al dueño de los caballos mas apreciados en todo el reino" "Mi hija les presentará a nuestros más bellos caballos. Rohal aquí, se ocupará de sus monturas. Podrían seguirme?"

Dieron sus monturas a un chico que esperaba y siguieron al Maestro Evans. Se detuvieron cerca de la pradera donde vieron que un circuito había sido construido. Cinco sementales y cuatro hembras estaban esperando al lado de una pelirroja. James, Sirius, Remus, Bella y Hagrid quedaron sorprendidos en cuanto vieron los caballos, eran los animales más espléndidos que jamás hubiesen visto.

La pelirroja en pantalones se acercó y los caballos la siguieron.

"Me permito presentarles a Lilyaris Evans mi hija" dijo el Maestro Evans.

"Lily Evans" corrigió la joven "Es un honor conocerle su majestad", dijo secamente.

"Estos son Sir Sirius, Sir Remus y lady Arabella"

"Bella, lo olvidas James!" cortó la morena.

"Y el maestro Hagrid"

"Los dejaré con mi hija, es tan competente como yo, sino es que más" anunció el Maestro Evans antes de retirarse.

Lily miró un poco apenada a la gente frente a ella, antes de reprenderse mentalmente Eres más competente que ellos, no seas tímida!

"Primero les presentaré los caballos y después les mostraré las habilidades que poseen los que quieran ver". Se encaminó hacia los caballos y les dio el nombre, la información y los detalles que tenía de ellos.

James se sentía atraído por Devil Y Storm, Sirius prefirió definitivamente a Joker, Remus tenía el ojo puesto en Moon y Arabella en Flame y Tempest. Hagrid parecía interesado en los demás.

"Haré algunas demostraciones para ayudarlos a escoger" dijo Lily al ver que eran incapaces de hacer una elección.

Los caballos eran perfectos, Lily lo sabía, los había entrenado para responder a ciertas órdenes tales como "Alto", "Derecha", "Izquierda", "Quieto", y muchas más.

"Miladi, creo que escogeré a Joker" dijo Sirius.

"Moon me viene perfecto" anunció Remus.

"No puedo decidir entre Storm Y Devil. Cuál me sugieres?"

Lily pensó por un momento.

"Son unos de los mejores, pero le aconsejaría que tomara a Devil. Si es lo bastante experimentado, le quedará mejor que Storm"

"Por qué?"

"Storm es espléndido y el más rápido pero no tiene la resistencia de Devil. Es mejor para carrera corta. Devil es además, un poco mas fuerte."

"Entonces tomaré a Devil"

"Lady Bella?"

"Soy como James, no puedo escoger. Flame y Tempest parecen ser perfectas!

"Lo son, pero le recomiendo que escoja a Flame. Storm y Tempest son gemelos y no creo que les dé gusto el ser separados"

"Tienes razón. Pensé que los gemelos no sobrevivían."

"Y es cierto, pero estaba presente en su nacimiento y logramos salvarlos. Lo que ven es el resultado."

"Sí"

"Maestro Hagrid?"

"No puedo escoger. Creo que escogeré todos."

"Bien. Quieren llevarlos a dar una vuelta?"

Se miraron unos a otros. Después asintieron. Hagrid decidió quedarse para discutir el precio de los caballos con el papá de Lily.

"Preguntaré a mi padre, y tomaré un caballo. Les enviaré sus monturas." Parecía pensar en algo... "Lady Bella, desea cabalgar de lado?"

"Preferiría cabalgar como hombre, pero no tengo el atuendo adecuado", dijo dirigiéndose a su hermoso vestido.

"Tenemos la misma estatura, le puedo prestar algo, más elaborado que este, por supuesto."

"De acuerdo"

"Sígame, alguien se hará cargo de Flame, no se preocupe"

Diez minutos después estaban listos. James, Sirius y Remus esperaban por las chicas. "Que piensan de esta damita?" preguntó Sirius

"Es competente y adora a estos caballos" contestó Remus. "Me pregunto que caballo escogerá"

"Es linda" Dijo James.

"Por qué no montamos estas linduras en lugar de esperar?" propuso Sirius.

"Esperaré, puede que nos dé unos consejos"

"Dónde está tu sentido de aventura, querido Remus?"

"Soy cauto, ella dijo que tu caballo era un poco salvaje"

"Si ella puede montarlo, yo también, ella es sólo una chica"

"Puedo ser tan solo una chica, pero conozco estos caballos desde su nacimiento" interrumpió alguien.

Voltearon y vieron a Lily y a Bella. Bella usaba unos pantalones plateados con pequeños bordados, con una túnica roja bordada también. Le iba muy bien.

"Joker es especial, adora ridiculizar a su jinete e intentará todo para hacer que su jinete muerda el polvo. Pero, una vez que lo entiendes, es el más devoto de aquel que le agrade y hará todo para complacerle. Devil pondrá a prueba a su jinete durante unos minutos, si se pasa la prueba te respetará. Flame es muy parecida pero menos fuerte. Por lo que deben ser cuidadosos. Moon es tranquilo, no hará nada. Una cosa... no le peguen, se volverá loco si su jinete le pega, pero si otra persona le pega, espero por su vida que corra muy rápido, muy muy rápido."

James había escuchado cuidadosamente, y notó que sostenía una montura, pero no veía a su caballo.

"Dónde está tu caballo?" preguntó.

Sonrió, después silbó alto. Inmediatamente oyeron el galopar de un caballo. Después, una yegua llegó y se paró cerca de Lily.

"Puedo presentarles a Angel?"

Quedaron boquiabiertos. Esta yegua era simplemente imponente.

"Por qué no quisiste venderla, es por mucho la más bella que haya visto jamás." Dijo Remus.

"Lo sé, pero soy la única capaz de montarla. El último que trató de montarla no pudo caminar por dos semanas. Monten sus caballos mientras yo preparo el mío."

Pasaron una hora en el bosque. Después regresaron al dominio.

"Espero hayan pasado una buena tarde" dijo Lily.

"Sí"

"Están satisfechos con los caballos?"

"Son perfectos!" dijo Lady Bella entusiasmada.

Una vez que llegaron, Lady Bella y Lily fueron a la habitación de Lily para cambiarse. Mientras lo hacían, Bella platicó mucho con Lily. Antes de irse ella susurró "Si algún día necesitas algo, ven a verme, de acuerdo?"

"Gracias Lady Bella" contestó Lily tímidamente.

"Lo vales Lilyaris"

Una vez que se fueron, Lily ayudó a su madre a cocinar. Algunas semanas pasaron sin más eventos. El cumpleaños del príncipe era pronto. Los primeros seis días de los festejos se fueron en un abrir y cerrar de ojos. Durante la última noche hubo un gran baile. Lily y sus padres decidieron participar. Pero a la media noche, de repente unas cien figuras encapuchadas irrumpieron en el lugar donde el baile se llevaba a cabo. Empezaron a invocar maldiciones mortales. La gente corría, tratando de encontrar un lugar seguro donde esconderse de estas figuras. El aire se llenó con gritos de dolor, personas estaban muriendo. Lily había sido separada de sus padres. Se encontraba escondida y esperaba preocupada, rezando. Sabía que Voldemort un mago demoniaco y miembro de la corte era el responsable.

Diez minutos mas tarde todo se había calmado. Salió y lo que vio la hizo llorar. Al menos cien personas estaban ahí tendidas, muertas. Intentó buscar a sus padres. De repente vio a una mujer de cabello rojo y vestido verde como el de ella. Se apresuró a su lado. Era su madre y estaba muerta. Con los ojos llenos de lágrimas, Lily volteó a todos lados buscando una señal de su padre Por favor haz que esté bien, por favor, haré lo que sea pero deja que esté bien!

Unos cuantos metros después vio a un hombre que parecía su padre.

Corrió y se detuvo a su lado.

"Lil..."

"No hables papá"

"Lil, sé fuerte… Te amo Lilyaris"

Su respiración se hizo cada vez más difícil, hasta que se detuvo.

"No me dejes, te necesito papá! No me dejes!"

Rompió en llanto, abrazando en cuerpo de su padre fuertemente.

La gente miraba tristemente a la pelirroja llorando. Después una mujer se acercó a ella y la abrazó fuertemente, susurrando algo a sus oídos, tratando de confortarla. Era la señora Magda, la vecina de los Evans que conocía a Lily desde su nacimiento.

Días después, Lily aún no podía creer que sus padres hubieran muerto, era tan irreal! Había sido avisada que Petunia y Vernon, vendrían a vivir ahí. Los conocía, le quitarían todo lo que le importaba. Después, recordó la promesa de Lady Bella. Llamó a Angel y la montó. Se dirigió al castillo y cuando llegó, se fue directamente a los establos y preguntó por el maestro Hagrid.

"Señora Lily, por qué está aquí, no que me interese por supuesto!"

"Maestro Hagrid, mis padres han muerto, y…"

"Lo siento señorita Lily"

"Gracias Maestro"

"Llámeme Hagrid!"

"Hagrid, crees que pueda ver a Lady Bella?"

"Creo que puedo arreglar eso"

Hagrid desapareció.

Lily estaba hablando con Angel cuando Lady Bella llegó al establo.

"Lily, en verdad lo siento. Que puedo hacer?"

"Gracias milady" dijo secamente. "Como mis padres han muerto, mi hermana y su esposo Sir Vernon vivirán en el dominio. Petunia me odia y odia a los caballos. No quiero que Angel sea herida, podría cuidarla mientras se vuelve seguro para ella y para mí?"

"Por supuesto, pero como puede ser entrenada si tú eres la única que puede montarla?" "Deme su mano"

Lily tomó la mano de Lady Bella y la presentó a Angel. Después empezó a hablar en una lengua que compartían. Cinco minutos después Lily dejo la mano de Lady Bella. "Ahora la puede montar. Usted y yo somos las únicas que podemos. Trátela bien."

"Lo prometo"

"Adiós Lady Bella"

"Adiós Lily"

Después Lily abrazó a Angel "... No me olvides Angel" Corrió, con el corazón roto al tener que dejar a Angel, pero era lo mejor.