El asterico * significa pie de pagina, creanme que lo van a utilizar

GOLPES DESESPERADOS

Después de la peliazul entrar al laboratorio encendió su gran pantalla y la conecto con la maquina de gravedad de Vegeta.

Vegeta que tenia ya la maquina encendida estaba tratando de concentrarse pero fue interrumpido por Bulma

-Vegeta! Sabes que no deberías estar entrenando en tus condiciones.- Dijo esta muy enfurecida

-A caso quieres morir en 3 años?- le respondió sin hacer ningún gesto mas que el acostumbrado.

-No, no quiero morir en tres años, soy una mujer hermosa y muy talentosa- Bulma cambio su enojo por una sonrisa, cuanto le gustaba hablar de si misma pero Vegeta le interrumpió.

-Pues calla mujer y déjame en paz!- le respondió formando una nueva discusión entre ambos, después de unos cuantos insultos Bulma añadió:

-Eres un maldito sayajin, debiste perderte con tu planeta- provocando que Vegeta se enfureciera y conteniéndose de la ira apago la maquina de gravedad y se fue hacia su habitación sin musitar ni una palabra.

Bulma por otro lado estaba arrepentida por las palabras que dijo sin pensarlo y lo busco por toda la casa sin encontrarlo hasta que por ultimo lugar fue a su habitación, al entrar ahí escucho la ducha así que se sentó en su cama a esperar a que el salga.

Después de unos minutos Vegeta salio secándose el pelo con la toalla y en unos boxers negros miro hacia su cama y ahí se encontraba Bulma anonada mirando aquel cuerpo estructural.

-¿Qué quieres?- dijo Vegeta fríamente tratando de aparentar ofendido se sentó en un gran mueble que tenia en la habitación.

Bulma como era experta para conseguir lo suyo no dejaría que esta fuera la excepción y para sorpresa del pelinegro ella se sentó a su lado recostándose de el para mirarlo tiernamente.

-Perdóname Vegeta….-

Vegeta que esta vez la miro y al ver lo que hacia cambio la dirección de su rostro – Humm- dijo

Pero en unos segundos volvió a mirarla pero esta vez sonriendo como solo el sabia hacer, logrando que Bulma se extremesiera le sujeto delicadamente el rostro obligándola a mirarlo- Me la pagaras, muy caro- río levemente hasta tal grado que solo Bulma por estar tan cerca pudo escucharlo, era una risa seductora algo que a esta le encantaba.

-Q…Que aras Vegeta?- dijo casi sin poder hablar pues sus nervios la traicionaban.

-Ya te darás cuenta- dijo Vegeta besándola delicadamente al instante pero haciendo el beso cada vez mas apasionado, sentó con un solo movimiento a Bulma en una de sus piernas acomodándola para besarla mejor.

El se le acerco al oído y le susurro con una voz ronca pero excitante

-Inebriare odor est mihi a te non impetro ideo fortasse- *

Bulma aunque no entendía lo que decía suponía que el hablaba en su idioma natal y lo beso una vez mas como si no hubiera un mañana, Vegeta empezó a acariciar su pecho con delicadeza y empezó a recorrer el cuello de ella y con una de sus manos saco el ceno izquierdo de ella y comenzó besarlo hasta empezar a succionar de el provocando que Bulma empezara a jadear de excitación y además mordió sensualmente la oreja de Vegeta y al hacerlo el sayajin también lanzo un pequeño gemido con su voz ronca haciendo que Bulma levantara la boca del sayajin para posicionarse encima de el, el la tomo por la cintura y volvieron a besarse, pero cuando ya Bulma se estaba levantando la blusa color rosa Vegeta la detuvo con sus manos y con una pequeña sonrisa un poco triste le hace señas de que no va a continuar.

Bulma impresionada por lo sucedido y un poco avergonzada se queda observándolo pero Vegeta simplemente pasaba sus manos sobre ella dibujando su silueta.

-Que pasa Vegeta?- decidió romper el silencio la peliazul mientras acariciaba el rostro del sayajin

-Esto no esta bien- dijo el casi sin poder hablar por la excitación

Vegeta bajo a Bulma de su cuerpo y se incorporo para ponerse los pantalones, ella solo lo observaba con curiosidad y a la vez atónita por que jamás se esperaba algo parecido de el

-Que sucede?- le recalco ella pero Vegeta jamás le respondió.

El pelinegro se puso unos jeans oscuros y una camisa azul oscuro que hacia contraste con su piel la miro una vez mas y se fue de la habitación.

Bulma no sabia si enojarse o que pues sabia que algo andaba mal

-Que demonios le pasa a Vegeta?- Se decía si misma mientras se arreglaba la blusa y salía se esa habitación ya vacía y empezó a analizar cualquier causa por la que Vegeta no quiso estar con ella.

Por otro lado Vegeta emprendió vuelo sin ningún rumbo fijo hasta llegar a una montaña, que al parecer estaba en una sabana desolada y comenzó a golpear las duras rocas que poseía esta montaña

-Maldita sea! Que me pasa! Acaso me estoy haciendo un hombre débil? Como pude pensar en proteger a esa humana, es algo absurdo - gruño para si mismo – No entiendo por que con ella actúo de una forma diferente! Esto no debería de estar sucediendo es solo una patética terrícola y si quisiera podría eliminarla, es mas! Lo are…- río un poco tratando de convencerse. – Soy el príncipe de los sayajins y nadie… absolutamente nadie me hace ser mas débil!- continuo golpeando las rocas incrementando su ki aun confundido por todo lo ocurrido con Bulma, Vegeta aun no tenia claros sus sentimientos hacia ella pero algo inesperado sucedió.

Una figura apareció de pronto en el mismo lugar Vegeta le lanzo una mirada enfurecida a aquella persona de pelos alborotados – Que haces aquí…. – Gruño Vegeta.

Notas del autor:

Disculpen si lo hice muy corto el capitulo pero si lo alargo no tendría sentido y seria muy aburrido, pero les prometo seguir subiendo material pronto saben que nunca les he fallado; Los demás capítulos serán mas largos.

*Un dato curioso es que las palabras que Vegeta le dice a Bulma en "su idioma natal" es decir, "inebriare odor est mihi a te non impetro ideo fortasse" significan "tu aroma es algo embriagante para mi, tal vez por eso no puedo alejarme de ti." En latin.