. Eso que siempre quise decirle .

De: PRISS.

Primera versión

17-OCT-02

19-JUN-06

Versión Bleach

27-DIC-13

18-JUL-14

Capítulo I: Odio bilateral.


Que te no te soporto, que te odio y que no te perdonaré… todo lo llegué a decirte. Pero aún hay algo más. . .


El hasta ahora constante sonido del caer del agua, parecía que duraría un poco más. Una joven llevaba más de diez minutos dentro de los sanitarios femeninos lavando sus suaves manos por una extraña razón. Demasiado cuidado que no tenía nada que ver con la higiene.

~ ¿Aun no terminas?. Ya deja eso, ¿quieres?.

La voz de otra chica se alcanzó a oír de pronto.

Hinamori Momo era una chica de diecisiete años, con un sentido de la responsabilidad casi insuperable; un verdadero cerebro.

~ Las manchas de este tipo no son fáciles de borrar.

Apenas dio esa respuesta, la chica se giró en dirección a su compañera al mismo tiempo en que le regalaba una de sus tan variadas expresiones de inocencia. Kuchiki Rukia, poseía apenas diecisiete años de edad y ya era una experta en fingir dulzura. Los pocos que la conocían realmente, decían que podría llegar a ser una buena actriz.

~ Nell insistió en saludarme. ¡No lo puedo creer!.

~ ¿Y por ello llevas tanto tiempo lavando tus manos?. La que no puede creerlo soy yo.

Rukia volvió a dirigirle la mirada.

¿Es que acaso no era razón suficiente para hacerlo?. Ella la detestaba, pero no podía demostrarlo abiertamente. Pocas eran las personas que le agradaban a la Kuchiki, especialmente en el colegio, pero ella era toda dulzura e inocencia con todos. Solo Momo conocía su verdadera forma de ser.

[][][][][][][][][][][][][][][][][][][][]

.

.

Las clases eran igual o peor cada día. Y desde que Renji se fue a vivir a otra ciudad, las cosas eran aún más aburridas. Esto no quería decir que la Kuchiki lo extrañara o algo por el estilo, pero ahora ya no había nada con que entretenerse después del instituto.

En fin; una clase más que terminaba, otras más que comienzan y volver a esperar al siguiente profesor. Como una rutina de las más aburridas, todos los alumnos salían un rato o hacían alguna otra cosa, excepto Rukia...

~ ¡Oye, tú. . . Debemos hablar ahora mismo!.

La morena se percató de que no estaba sola. Una voz masculina la buscaba y al parecer, el dueño no venía de muy buen humor.

De inmediato experimentó un frío en la columna... una sensación que realmente odiaba. Observó con atención al chico que la solicitaba; recordando que hacia un par de días tuvo la mala suerte de que le asignaran la elaboración de un proyecto escolar, todo, en colaboración con este joven.

Kurosaki Ichigo de diecisiete años, dueño de un extravagante cabello naranja. La Kuchiki se preguntaba si ese era su color natural de cabello. También se preguntaba por qué ese tipo le resultaba un tanto insoportable.

~ Lo siento, pero estoy tan ocupada. ¿Por qué no haces lo que mejor creas conveniente para el proyecto, Kurosaki-kun.

~ Ocupada, si claro. Como sea, no creas que me gusta la idea de trabajar en equipo contigo, pero lo que lleguemos a hacer no tendrá valor alguno si no lo hacemos juntos.

Hubo un tenso cruce de miradas entre ambos compañeros. No solo tenían que soportarse diariamente el uno al otro, sino que ahora hasta en conjunto debían trabajar.

Quizá el flujo del destino era más impredecible de lo que aparentaba.

Rukia se puso de pie dejando la cómoda posición en la que se encontraba; reunió toda la amabilidad que pudo y le dijo al pelinaranja que ella tenía una actividad extra después de las dos de la tarde, la cual obviamente no tenían los demás, o él. Si deseaba algo debía esperarla al menos dos horas después de las clases normales.

La mujer terminó retirándose sin intenciones de obtener una respuesta por parte de su compañero; es más, no tenía intención alguna de estar presente en la siguiente clase.

[][][][][][][][][][][][][][][][][][][][]

.

.

La joven de ojos violeta bajaba las escaleras mientras bostezaba de aburrimiento.

Las cuatro de la tarde; de verás era pesado estar todo el día en el instituto. Y peor, no le encontraba el gusto a una sola clase.

~ Maldición, ¿siempre sales a esta hora?.

Rukia develó un par de expresiones: la primera fue de desagrado ante la voz que definitivamente reconocía; y la segunda, demostrada después de dar media vuelta y corroborar la identidad de aquella persona, era de curiosidad.

¿En verdad la esperó por dos horas?; le era difícil creer que hiciera eso por un aburrido y más que indeseado proyecto.

De cualquier forma no era de su interés, no dedicó palabra alguna al pelinaranja. Por el contrario, inició la retirada pasando junto al chico y ni siquiera se molestó en decir algo.

Pocos pasos más allá del Kurosaki, la Kuchiki se detuvo y sin girarse a ver a su compañero, dijo:

~ Estoy exhausta; dejemos esto para mañana, ¿sí?.

Lejos de ser una petición, aquello parecía una orden, aun cuando la chica usó la voz dulce que Ichigo tanto odiaba. El pobre joven, que no se esperaba semejante atrevimiento por parte de la chica, solo pudo permanecer estático y mirarla alejarse sin aparente pena o remordimiento.

~ Nunca comprenderé a las mujeres. Pero esta en especial me saca de quicio... ¡es la peor de todas!.

.

.

.

.

. . . . Continuará .


He aquí mi primer adaptación… de uno de mis propios fics.

Quería que la trama de este fic, un original en su primer versión, viera la luz con los personajes de Bleach.

No quise solo cambiar nombres y descripciones físicas, por lo que tuve que cambiar algunos detalles, por ejemplo, el personaje principal venía de una relación yuri, cosa que Rukia no me inspira. Ella es de Ichigo.

Además, diez años después de escribir el fic, hay mucho que mejorar en la narración ¬¬'.

.

.

NOTAS de la primera versión.

Este fiction es un original que tengo planeado para varios capítulos.

Es algo así como la continuación de las historias cortas Yuri: Fan Fiction Yuri o FFY.

Pero con un giro fuerte en cuanto a los gustos y emociones de Koani, eso y que creé un nuevo personaje.


.