Nota de la autora: Hello! How are you?, hahaha xD ya me volví gringa .-. Hola... ¿Como estas? espero que bien. Hace mas de un mes que no subo el cuarto capitulo de esta historia. Déjenme decirles que esta historia es un proyecto, con el cual le estoy prestando mucho empeño. Siempre me alegro cuando me dejan reviews. A si que, a continuarlo. Prometí que este capitulo sera un especial de Halloween, pero hice una historia aparte. Disfruten :)

Disclaimer: Demashitaa! PowerPuffGirls Z no es de mi pertenencia. Solo la trama.

¡Advertencia !: Romance, drama. AU, OTP.


~Detrás De Tu Sombra~

:::::::::::: ... ::::::::::

: ...:

:: ... ::


Kaoru se despierta, no despierta en su casa, si no, en un lugar extraño. Una habitación que no reconocía sus ojos. Al abrir estos lentamente, el cual el reflejo de la luz hace que brillen, se da cuenta de algo: El escritor esta a su diestra, durmiendo. Dormía tranquilamente, su respiración era tan lenta, e hipnotizarte. Se incorpora lentamente, y decide ir al baño. Al salir de este, decide sentarse en aquel sofá del lugar. Descubre que el escritor se estaba despertando. Butch ve la dulce mirada de la joven matsubara, y este solo se limita a sonreír. Kaoru se sonroja al ver como el joven la observa de aquella forma curiosa.

— ¿Ya despertaste? —pregunta tiernamente Butch, estira sus brazos. Ella se sonroja.

— ¿Qué hago aquí? …¿En dónde estoy? —pregunta mirando a todos lados, sin reconocer la recamara. Se frota la cabeza, mientras Butch solo suspira tiernamente.

—Estas en mi habitación—dice el joven. La chica abre los ojos como si estos fuesen platos, un sonrojo recorre desde la frente de su cabeza, hasta la barbilla de la misma. Y un escalofrió gobernó todo su cuerpo.

—Y… ¿Por qué estoy aquí? —pregunta asustada por lo que pudo haber pasado. Ella se para de aquel sillón. Mientras le da la cara al escritor, el solo sonríe. Butch se para de la cama y camina hacia donde esta la chica. Estando el atrás de la joven. Un silencio gobernó a ambos, este silencio duro varios minutos, y escasos segundos.

— ¡¿Qué no me responderás?! —pregunta de nuevo la chica enfurecida. El chico sonríe, estando en las mismas posiciones.

—Te quedaste dormida en el cine y pues…llegaron unos asaltantes, y después de que se fueron te lleve a mi casa, pues no sabía donde era la tuya…—dice tranquilamente, mientras ella se voltea para verlo a los ojos.

—Mientes.

—No te estoy mintiendo—dice el seriamente, comenzando a enojarse de la terquedad de la joven. El ser paciente no es una virtud del joven.

— ¿Entonces por qué no me despertaste? Pude irme sola a mi casa—dice Kaoru enojada. El chico la mira y solo suspira.

—No te quería despertar—le hablo Butch en un tono enojado. Ella se sorprende, ya que esa fase de aquel chico jamás se la había mostrado. Le hablo enfurecido y en un tono gruñón se podía apreciar. Pero jamás le mostro aquella sorpresa de parte de ella.

—Pues no te creo.

La chica salió de aquella habitación, bajo las escaleras rápidamente y sentía como el chico escritor la seguía, pues escuchaba sus pasos contra los escalones, y hasta podía sentir su presencia. Visualizo en la cocina, sus cosas. Estaban en una mesa, y al ir a esta, aquellos pasos eran mas rápidos, y el sonido que producían estos era más notorio que antes. Recoge sus cosas, sin prestar la atención de Butch. Al estar a punto de abrir la puerta que conducía a la ciudad, unas manos frías la agarran de la cintura de la chica y le impiden el paso detrás de la puerta. Al parecer, el joven logro alcanzar a la chica. A pesar de tener puesto su ropa, la joven de ojos esmeraldas podía sentir el frió de su piel de aquellas manos. Y un susurro hizo que le sacara un profundo escalofrió y un tono carmesí en sus mejillas.

No te vayas.

— ¿¡Que-que haces?! —pregunto la chica tartamudeando al sentir como el chico la carga entre sus brazos estilo nupcial, y camina hasta llegar a la sala. La deja reposando en el sofá de la estancia. Butch se sienta al lado de ella. Sin dejarla de ver.

— ¿Quieres desayunar? —pregunta Butch con una sonrisa burlona, tratando de cambiar el tema, o más bien el momento. Ella solo lo mira con repulsión.

— ¿No piensas dejarme ir a mi casa? —pregunta enojada Kaoru. Butch asiente.

—Mi madre ha de estar preocupada—dice Kaoru como pretexto para que aquel escritor le dejara marcharse. Este sonríe sínicamente.

—Ya me hice cargo de eso—dice mirándola fijamente hacia sus ojos verdes, ella frunce el ceño. Y como reacción por parte de Butch, solo se limita a no quitar aquella sonrisa tentadora.

—No te creo.

—Mira—dice el joven y este le enseña una conversación que él y su madre tuvieron. Esa conversación era hecha en el celular de Kaoru. Estos mensajes decían:

¡Kaoru! ¡Kaoru!, ¿En donde estas? ¿Por qué no viniste a la casa?

Estoy bien.

¿Estas en la casa de Miyako?

Sí, no te preocupes, estoy bien. Me quedare a dormir con ella.

Menos mal, cuídate. ¿A qué hora piensas llegar mañana?

En la tarde.

Bueno…cuídate, pórtate bien.

Kaoru se quedo con la boca abierta, por aquella sorpresa. ¿Acaso el escritor quería que se quedara con ella? ¿Quería que estuviera a su lado? Un sonrojo inundo sus mejillas. No se molesto, no se enojo por que le mintiera, no se enojo por agarrar su celular, no se enojo por que ella se quedara a dormir con Butch sin su consentimiento. Jamás sintió eso. Sintió una sensación tan cálida, y delicada, que provoco que se cuestionara lo siguiente:

- ¿Me ... pero?

Es imposible que el la amara. Apenas y se conocieron hace tres días. Es imposible, ante el pensamiento de la joven. Ella lo ama. Pero una chica se enamora más fácil, que un hombre. Por lo que ella creía.

Mejor no me hago esperanzas…él es diferente a mí.

— ¿Qué pasa? —le pregunta Butch, analizando el lapso de tiempo que duro la joven en silencio. Ella sacude rápidamente su cabeza, y solo sonríe.

—Nada… ¿Por qué lo hiciste? —pregunta tranquilamente la joven matsubara, tratando de ocultar aquel pensamiento sin sentido y volviendo al tema. El sonríe burlonamente. Ella se sonroja.

—Porque si.


Una joven de hermosos ojos rosas, se encontraba sentada, pensando a las afueras de la escuela. Había terminado la dicha jornada, y piensa, preocupada, por su mejor amiga de cabello azabache y ojos esmeraldas. Pues falto a la escuela. Y de igual forma Miyako. Más a parte, en la clase de repostería hizo un desastre al tratar de hacer un pastel.

¿Por qué soy tan torpe?

Siente como una presencia se sienta a su diestra de aquella banca, y capto su atención, si eso era lo que estaba buscando aquella persona, lo logro. Era alto, cabello pelirrojo, como la joven, y sus ojos estaban ocultos por los lentes de sol que poseía.

— ¿Te puedo ayudar? —pregunta la chica de forma grosera, mirándole de reojo.

—No es necesario. ¿Y a ti?

Momoko se sorprendió ante la pregunta del joven. El sonríe viéndola. No podía casi ver el reflejo de sus ojos en aquellos lentes, pero sabía que él la veía.

—No es necesario.

—Pero…te veo triste—pregunta el joven preocupado. Ella solo se queda callada. — ¿Cómo te llamas? —pregunta el joven alegre. Ella se sonroja.

—Momoko—le dice, volviendo a bajar la mirada— ¿Y tú?

—Brick…—dice el joven. Ella internamente sonríe, pues, este joven, tenía la misma apariencia y nombre, que su compositor favorito. Ella sonríe. Sorprendiendo al chico por cambiar de estado tan repentino. — ¿Dije algo que te diera gracia?

—No—dice la joven pelirroja deteniendo sus palabras, y luego continua—Te llamas igual que mi compositor favorito, es todo.


Eran las 5:30 de la tarde. Kaoru y Butch se encontraban viendo una película. Ambos en la cama en la habitación del joven. Aquella chica ojos esmeraldas abrazada al abdomen del chico, con su cabeza ocultada contra las prendas del joven azabache. El sonríe, pues sentir como ella temblaba era una sensación de protección que el emergía. La película que ven es "Sinester" una película de suspenso y terror. Y la joven matsubara era vulnerable ante eso. Ama ese género, pero, también le causa escalofríos por todo su cuerpo.

— ¿Tienes miedo? —pregunta Butch burlonamente. Ella lo mira enojada.

— ¡No te burles de mi! —dice Kaoru agarrando una almohada y golpeándole en la cabeza con esta. Él, la mira desafiante, y también le golpea con otra almohada a la chica. Y entre ambos comenzaron a realizar una pelea de almohadas. Corrían por todas partes de la habitación, como si ellos fuesen niños pequeños, riendo a carcajadas, y, sin duda alguna, divirtiéndose como nunca.

— ¡Gane! ¡Gane! —grita a todo pulmón Kaoru. Presumiendo su victoria contra el joven azabache. Este frunce el ceño, y rápidamente la abraza por la cintura, pero ambos no mantuvieron el equilibrio, y se tropezaron, cayendo uno encima de otro. Kaoru se sonroja. Después, por el sonrojo de Kaoru, Butch también. Cara a cara, sin dejar de observarse entre los dos. Abundo el silencio en ambos.

—Te-Te podrías quitar de mi—dice sonrojada empujando aquel cuerpo encima de ella. El no dijo nada, no hacia ni el más severo esfuerzo por quitarse. Solo tenia tiempo para ver y admirar a la joven que es estaba debajo de él, sin importarle el mundo, solo él y ella. Observaba aquellos ojos vivos de color verde, aquellos cabellos azabaches y esos jugosos y carnosos labios rosados. El sonríe.

Simplemente hermosa.

—Butch…—dice Kaoru seriamente. El chico de cabellos de color negro reacciona, y se quita de la chica. Al pararse el, ayuda a la chica a pararse. Ambos seguían un poco incómodos por lo que paso hace unos escasos segundos. Y aun, con aquel tono sangre en sus mejillas.

—Perdona…si no me fije—se disculpa Butch frotándose la cabeza con su mano derecha. Ella le dice un poco apenada, sin verle al rostro.

—No importa…—dice la joven matsubara sonrojada—Me tengo que ir…ya es tarde—dice observando el reloj digital que posaba en aquella mesa de madera de la estancia. El chico solo le regala una tierna y delicada sonrisa.

—Yo te llevo.

Al cabo de unos minutos, bajaron hasta la cochera, donde estaba la motocicleta, Butch se sube a ella, la prende, y luego se sube la joven, salen de aquella casa, y se dirigen a la casa de la joven matsubara. Tras el camino, ambos estaban pensando en lo anterior sucedido, les importaba tanto que, aquel momento no se lo quitaban de su mente. El trayecto del viaje estuvo gobernado con un silencio abrumador.

Al llegar a su hogar. La chica se baja de la motocicleta. Solo le observa sonreír al joven.

— ¿Crees que pueda haber más días como este? —le pregunta Butch a Kaoru. Ella sonríe.

—Claro—dice ella, sabía a lo que se refería con aquella pregunta, se despide del joven. A Kaoru le dolió el simple hecho de ya no estar con él, al escuchar cómo se marchaba lejos, solo podía pensar en el hermoso encuentro que tuvieron.

¿Le habrá gustado este día como a mí?

Entro a su hogar, viendo como todo parecía estar normal, y que no les afecto casi nada su ausencia. Directamente se fue a su habitación, sin antes saludarle a sus familiares, los cuales estaban muy ocupados que casi no le dieron tanta importancia. Acepción de su madre, Mitzuko.

Al cerrar la puerta de su cuarto, con su espalda empujando esta, escucho un zumbido que pertenecía al bolsillo del pantalón, y al poco tiempo de escucharlo, lo saco con sus manos, para después, leer aquel mensaje que le envió el joven escritor.

Me encanto este día…fue una experiencia inolvidable.

Butch.

Inconscientemente, aquella joven le provoco un sonrojo inmenso en sus mejillas. Se quedo con la boca abierta, y al parecer, aquella pregunta de hace unos instantes era al final, cierta. El si se había divertido con ella.

—Aquel tropiezo, hizo que mi corazón palpitara, aquel mensaje hace que no me deje de sonrojar, y a la vez no me dejo de cuestionar: ¿Me amara?, esta es la segunda vez que me lo pregunto, pero esta vez, la respuesta que busco, esta cada vez más cerca.

Gobernó la noche al pasar el tiempo. Ella, al poco rato, se durmió. Pero durmió con algo característico; esta vez dormía con una enorme sonrisa en su rostro, por la culpa del escritor. Hace mucho que no dormía con aquella hermosa sensación, y extrañaba dormir así.


xDD Dejen reviews...me hacen falta :333