Lo sé ya terminó Abril y muchos meses han vuelto a pasar y no hubo otro capítulo, pero el trabajo es agotador y desgastante en varios aspectos, pero ya decidí darme a diario un momento para escribir, pues de verdad me encanta escribir y sobre todo leer sus comentarios y ya sin más aquí el capitulo.

Los personajes de La Corda d'oro solo los utilizo para hacer una historia ficticia, no son de mi propiedad, la única de mi propiedad en Mitsu.

Capítulo 27: Creyendo en...

Después de aquel anuncio, todos tomamos nuestras cosas y nos dirigimos a la estación de tren para así poder regresar a casa.

El viaje de regreso fue igual de ameno que el de ida, pues la verdad al principio comentamos un poco sobre el tema de esta nueva etapa y después fue cambiando hasta que quedó en el olvido.

Puesto que Hihara-senpai y yo compartimos camino pues nos hicimos compañía, aunque en realidad el me acompaño hasta la entrada de mi casa.

Mitsu: -Muchas gracias Hihara-senpai pero no era necesario que me acompañaras hasta aquí, tu igual vienes cansado del viaje.

Hihara: -Claro que lo era, es tarde y además no estoy cansado para nada, siento que aún tengo bastante energía.

Mitsu: -Bueno la verdad se nota que aún tienes mucho que dar para este día, no se de donde sacas tanta energía.

Hihara: -De la vida.

Mitsu: -¿Cómo?

Hihara: -Siento que la vida es algo hermoso, cada aspecto en ella hay que disfrutarla y siento que eso me llena de energía.

Mitsu: -Eres sorprendente senpai... Cuando crezca quiero ser como tu.

Hihara-senpai comenzó a reír y después sonrió.

Hihara: -No... Es mejor que seas solo tu, y no digas eso que me haces sentir más grande y solo nos llevamos un año.

Mitsu: -Esta bien, bueno creo que será mejor que entre.

Hihara: -Claro, ve a descansar.

Mitsu: -Muchas gracias Hihara-senpai, por todo.

Hihara: -Nos vemos en la escuela.

Mitsu: -Nos vemos.

Hice una reverencia y entre a la casa, salude a mis padres y estuve un rato con ellos, la verdad se notaba que me habían extrañado pues en ese momento me sentí como niña consentida pues me daban más de lo que pedía para cenar y me recibieron con una gran cena, parecía día festivo, de esos que hacen de comer como si no hubiera mañana.

Al subir a mi cuarto solo me cambie de ropa, me acosté y me quedé perdida entre mis sueños hasta el día siguiente.

En la escuela todo parecía ir de lo más normal, ahora con un nuevo tema para el concurso, yo buscando acompañante y canción que interpretar, parecía que volvía al inicio.

Durante los primeros días llegaba temprano con el propósito de buscar una canción acorde al tema y pues teniendo la esperanza de encontrar un acompañante, lo cual sucedió en uno de esos días.

Con esto me refiero al último punto, era un chico de tercer año del departamento de música, su nombre es Maeno Wataru.

El otro día se me acercó con el pretexto de saludarme y felicitarme por mi actuación en el concurso, comenzamos a hablar y llegamos al tema de mi acompañante, claro que le dije que no tenía a nadie y pues él inmediatamente se ofreció, honestamente al principio dudé en aceptarlo por mi experiencia pasada, pero su argumento y mi necesidad de un acompañante me hicieron aceptar sin más.

Además si solo me enfocaba en mi experiencia pasada nunca iba a encontrar a nadie.

Y ahora un punto menos en mi lista, aunque aumentó un punto con ello, el ensayar con el.

Algo en que creer

Es tan simple de decir pero complicado en expresar, no sabía que realmente podía expresar ese tipo de cosas con la música, el asunto aquí es que no tengo idea de cómo transmitir eso.

Por así decirlo, creo en las personas, en que hay bondad en ellas aunque no lo suelen demostrar, en que se puede confiar en los demás a pesar de los errores que se lleguen a cometer, aunque igual siento que hay un límite para ello.

¿?: -Deja de soñar despierta.

Sentí un pequeño golpe en mi cabeza el que me hizo reaccionar.

Mitsu: -Tsuchiura ¿Qué haces aquí?

Tsuchiura: -Pues vine a buscar un libro ¿Y tu? No me digas que viniste a la biblioteca de la escuela a soñar despierta.

Mitsu: -No.

Mencioné seriamente.

Mitsu: -Vine a buscar un libro que me ayudara con mi elección para esta etapa, no tengo idea de que escoger.

Tsuchiura: -Ven, creo tengo el libro perfecto para ti.

Mitsu: -¿En serio?

Asintió en un simple movimiento de cabeza y después comenzó a caminar por la biblioteca, por lo que lo comencé a seguir.

Llegamos a un estante y el con su vista se veía que buscaba alguno de los tantos libros que tenía.

Tsuchiura: -Aquí está.

Extendió hacia mí un libro delgado, honestamente esperaba algo más ancho, pero puede que me ayude esto.

Mitsu: -Muchas gracias Tsuchiura-kun, voy a darle una ojeada, espero pueda servirme.

Tsuchiura: -Ya veras que si.

Mitsu:-¿Tu ya tienes la tuya?

Tsuchiura: -Claro, hace poco fue que me decidí, y ya comencé a practicar, es mejor que hagas lo mismo.

Mitsu: -Lo sé, no es necesario que me lo digas, voy a mi ritmo no te preocupes.

Respondí con una sonrisa, a lo que él la correspondió con otra sonrisa.

Tsuchiura: -Bueno, me tengo que ir, nos vemos después, suerte.

Mitsu: -Gracias, igual para ti.

Fui a una de las mesas cercanas a donde me encontraba y comencé a ojear aquel libro, había una que otra melodía que me llamaba la atención pero creo que era de sacarla y ver si era la correcta, pues el verla en papel a oírla era muy diferente, además igual quería la opinión de Maeno-senpai.

En la tarde fui a una sala de prácticas junto con Maeno-senpai para que pudiéramos ensayar y con el libro que me dio Tsuchiura-kun espero poder conseguir más el día de hoy.

Maeno: -Así que... ¿Qué es lo que vamos a ensayar el día de hoy?

Pregunto Maeno-senpai mientras se acercaba al piano y se sentaba en el banco frente a él.

Mitsu: -Pues bueno, un amigo me dio este libro para poder ensayar y me gustaría poder sacar algunas de estas melodías, pero igual no se si las sepas.

Le mostré el libro que Tsuchiura-kun me había dado y comenzó a verlo.

Maeno: -Así que ya has elegido unas cuantas.

Señalo el libro en una página con una pequeña etiqueta.

Mitsu: -Así es senpai, es que, no me decidí por una y pues quería igual intentar más de una.

Maeno: -Eso está bien, así estás abierta a más de una opción, así que creo que sería mejor comenzar.

Mitsu: -Muchas gracias senpai.

Maeno: -Comencemos con esta.

Abrió el libro en una pagina y me mostró cual era.

Fuimos pasando melodía por melodía, había melodías que repetíamos pero no nos acababa de convencer o en ocasiones tardábamos en sacarlas, he de aclarar que en estos casos era mi culpa, pues no recordaba como iba la melodía.

Pasamos así durante un largo rato aunque no pudimos terminar de practicar todas.

Maeno: -Lo siento mucho Kimura-san pero debo irme por el día de hoy, es que tengo unos pendientes durante esta semana, así que me estaré yendo temprano esta semana.

Mitsu: -No hay problema senpai, muchas gracias por este tiempo y tu esfuerzo y perdón por mis errores, creo que nos demore más de la cuenta.

Maeno: -No digas esas cosas, es normal errar, somos humanos y no somos perfectos, aprende de ellos y esfuérzate más hasta conseguir el resultado que quieres.

Asentí con un movimiento de cabeza, sus palabras habían llegado a mi corazón.

Mitsu: -Bueno senpai yo me quedaré un poco más a ensayar.

Maeno: -¿Segura?

Mitsu: -Quiero poder lograr el mejor resultado que pueda.

Maeno: -Esta bien no te quitaré esos ánimos, nos vemos.

Mitsu: -Nos vemos.

Tomó sus cosas y salió de la sala, yo me quedé durante un rato más ensayando, no quería que él pensara que me tomaba a la ligera tanto el concurso como los ensayos.

Durante mi ensayo pude avanzar un poco más pero la verdad sentía que ya no podía ensayar más sentía que el aire me comenzaba a faltar, creo que Kahoko tiene suerte al tener un instrumento de madera y no uno de aire como el mio, y más si una no tiene buena condición física.

Comencé a recoger mis cosas y de la nada oí que la puerta se abrió, pensé por un momento que era Maeno-senpai a quien talvez se le había olvidado algo en la sala, pero esa idea desapareció al ver quien se encontraba frente a mi… Era Tsukimori-kun.

Tsukimori: -¿Seguirás usando esta sala?

Preguntó de golpe.

Mitsu: -No, de hecho ya me iba ¿Tu la vas a ocupar?

Tsukimori: -Algo así… Ahora si me permites…

Abrió la puerta para que así pudiera yo salir, lo cual me molesto un poco, pues había entrado sin siquiera tocar la puerta y sin más ahora quiere sacarme como si nada.

Mitsu: -Sabes… Creo que ensayare un poco más… Así que si me disculpas, podrías salir tu.

El me miro sorprendido, honestamente nunca creí que le contestaría así y apuesto a que el pensó lo mismo, pero ya no quería ser tratada de esa manera por el, quería que sintiera lo que el hace.

¿? : -¿Tsukimori-kun?

Tsukimori: -Entonces guarda silencio.

Cerró rápidamente la puerta y me jalo hacia él, lo sentí tan cerca que sentí como mi corazón se aceleró sin más.

Mitsu: - Espera un…

Intente hablar y alejarme de él en ese momento, pero el de inmediato, cubrió mi boca con su mano y me abrazo llevándome hacia el, lo que me hizo quedar en blanco completamente, me quedé quieta y sin hacer ruido, lo que me hizo escuchar la voz de Amou-chan.

Intente volver a hablar pero no me dejo, después de eso se dejo de escuchar la voz de Amou-chan y el descubrió mi boca sin dejar de abrazarme.

Mitsu: -Sentía que iba a morir, Tsukimori-kun.

Poco a poco comencé a sentir su peso sobre mi.

Mitsu: -¿Tsukimori-kun?

Sin más sentí todo su peso sobre mi haciendo que ambos nos fuéramos hacia atrás, sentí que el topo con la pared y fuimos resbalando poco a poco.

Como pude me zafe de su abrazo y me puse frente a él, dejandome ver que el tenia sus ojos cerrados y de su rostro se observaban pequeñas gotas de sudor.

Mitsu: -¿Estás bien Tsukimori-kun?

Lleve mi mano hacia su frente y de inmediato supe que tenía fiebre.

Mitsu: -Iré por ayuda.

Sin poder pararme, pude sentir como agarraba de mi muñeca sin dejarme ir.

Mitsu: -Tsukimori-kun estas enfermo necesitas ayuda.

Tsukimori: -No, pronto se me pasará.

Mitsu: -Pero…

Tsukimori: -Por favor.

El no era de las personas que pedían las cosas con amabilidad, talvez era fiebre o algún otro detalle por el que no quería que nadie lo viera así.

En contacto tranquilo de mi voluntad me senté junto a él y con un pañuelo comencé a limpiar el sudor que había en su rostro, mire hacia abajo y vi que el aun seguía sosteniendo mi mano, me hizo sentir un poco avergonzada pero no tanto como hace un momento que me abrazo, siento un mar de emociones dentro de mi en este momento, que no puedo pensar en nada en este momento.

Veo como la luz del sol va siendo más tenue a cada instante, la melodia de una trompeta que se llega a escuchar desde afuera, estoy casi segura de que es Hihara-senpai, poco a poco comienzo a cabecear y por un momento dejó mis ojos cerrados.

Tengo el sentimiento de que alguien ha puesto algo sobre mi, diciéndome "¿Por qué eres así?"

Pensando que era un sueño dejo pasarlo, hasta que nuevamente vuelvo a abrir mis ojos y veo que la sala está completamente vacía, Tsukimori-kun ya se había ido.

Mitsu: -¿Pero qué?

Me levanto de golpe y noto que algo cae de mi, veo de que se trata y es de su saco.

Mitsu: -¿No fue solo un sueño?

Me pregunto al recordar aquel sentir de hace un momento y sobre todo aquella pregunta.

Mitsu: -Si fue real ¿Qué habrá querido decir con esa pregunta?

Tomó todas mis cosas y me dirijo hacia la salida, su saco lo pongo sobre mi brazo dejándolo por completo a vista de todos.

En mi camino a la salida oigo que alguien grita mi nombre a lo lejos, volteo a ver de quien se trata y veo a Tsuchiura-kun y a Hihara-senpai.

Mitsu: -Oh, ¿aún siguen aquí?

Tsuchiura: -Más bien, nosotros deberíamos harcete esa pregunta a ti.

Hihara: -¿Te has quedado más tiempo para ensayar Kimura-chan?

Mitsu: -Algo así…

Respondí a su pregunta mientras desviaba mi mirada hacia el cielo.

Tsuchiura: -¿Qué es lo que llevas ahí?

Mitsu: -¿Eh?

Baje mi mirada fijando la en el y vi que señalaba hacia mis brazos.

Hihara: -¿No es la chaqueta de un estudiante del departamento de música?

Mitsu: -Si… es que voy a ir a devolverla a su dueño.

Comente con un poco de nerviosismo, pues no quería que se hicieran ideas equivocadas de la situación.

Tsuchiura: -Te acompañamos a devolverla.

Mitsu: -No se preocupen no es necesario… Puedo ir yo sola…

Hihara: -Pero ya es muy peligroso para una chica ir sola por las calles, dejanos acompañarte.

Mitsu: -No me van a dejar decir que no ¿verdad?

Ambos asintieron en un movimiento de cabeza, a lo que yo solo suspire.

Mitsu: -Está bien, vamos.

Tsuchiura: -¿Y a dónde nos dirigimos precisamente?

Mitsu: -Emm… pues es… en la casa de Tsukimori-kun.

Tsuchiura al oír su nombre hizo una mueca de disgusto.

Tsuchiura: -Bueno, no tiene remedio…

Alcance a oír que dijo en voz baja

Mitsu: -De verdad no es necesario que me acompañen, puedo ir sola.

Tsuchiura: -Lo siento, no lo decía por ti… Olvidalo no es nada, vamos.

Señaló con un movimiento de cabeza a la salida de la escuela, en donde ya se encontraba Hihara-senpai, quien sin darnos ya se había adelantado, por lo que estoy segura que no sabe ni siquiera a dónde vamos, pero bueno creo no es tan importante, pues vamos todos juntos.

Durante nuestra travesía, tuvimos unos pequeños problemas, pues mi sentido de la orientación nos llevó a dar una vuelta por una calle opuesta a donde debíamos de ir, así que Tsuchiura tomó el mando de todo pues Hihara-senpai no sabía a donde ibamos e igual no sabía donde quedaba la calle a donde teníamos que ir.

Tsuchiura: -¿Cómo es posible que alguien se confunda de dirección? Si hace cinco cuadras no hemos visto ninguna de las calles que vienen mencionadas aquí.

Mitsu: -Pensé que aún faltaba para llegar a ello.

Hihara: -Pero íbamos en dirección contraria desde la intersección.

Mitsu: -Lo siento, no pensé que fuera la dirección equivocada.

Tsuchiura: -Tranquila, no tardaremos en llegar, lo malo es si hubieras venido sola, tal vez ya no te hubiéramos visto mañana en la escuela.

Mitsu: -Quisiera defenderme, pero esta vez si te doy la razón.

Tsuchiura solo sonrió triunfante.

Tsuchiura: -Llegamos.

Volteo a ver la casa y lo primero que veo es una gran casa que parece una mansión, nunca pensé que Tsukimori-kun fuera un joven rico.

¿?: -¿Qué hacen aquí?

Y pues hasta aquí este capitulo, se que es corto y que no fue la gran cosa pero ya ando viendo que melodía utilizar para la segunda etapa del concurso, no sé si ustedes igual tienen alguna sugerencia para ello, la verdad me gustaría escucharlas, bueno igual si es que alguien aun lee esto y lo recuerda.