raphel

En la ventana de una enorme casa una joven de cabello largo pelirrojo observaba por todo el horizonte con un peculiar telescopio sondeándolo de una lado a otro buscando una señal que paso y de nuevo acomodo para ver con más claridad un gran galeón de velas blancas con el símbolo de su nación- es el estoy segura. Ya emocionada bajo apresuradamente por las escaleras estaba preparándose no había mucho tiempo era la más pequeña pero muy responsable.

Una sirviente vio un gran ajetreo en la bodega donde guardaban los vestidos de la joven estaba tratando de acomodarse un vestido singular pero parecía no tener éxito.

-por favor señorita sophie deje que le ayude le acomodo el moño del vestido

-gracias Alice por favor dile a Maurice que iremos a los muelles mi hermano está por llegar vi su barco

-tiene que ser más paciente su hermano primero ira a ver a la reina y después estará con usted

-si lo se Alice pero mi hermano espera que este sea su último viaje y yo también.

Los puertos de raphel estaban rodeados por dos acantilados un enorme galeón pasaba entre ellos en los acantilados estaban tallados en roca los antiguos reyes todos y cada uno habían regido con dignidad y justicia.

-señor Jack este su majestad espera en el palacio quiere saber

-ahora su señoría no tiene que preocuparse por los territorios bajos de arendelle ya fueron controlados, les rindiéramos homenaje a los caídos de nuestra armada entraremos a la catedral.

Con pasos pesados bajaron los marinos quienes habían sido recibidos por abrazos de sus familias Jack también esperaba que sophie estuviera entre ellos pero aguardaría hasta llegar al palacio tal y como él había dicho entrarían a la catedral cada uno encendió una veladora y saludaron

-raphel ha hecho un gran sacrificio honor a los compañeros caídos luego toda la población soltó farolillos purpuras no era un momento triste para ellos por que así era la vida en raphel con la idea de que los estarían protegiendo aun si no están.

Pero para Jack no era justo.

-bienvenido Jackson del clan frost en el palacio de las luces flanqueado por estandartes de color rojo caminaba al encuentro de la reina anastasia se inclinó con humildad bajando la cabeza, la reina una mujer madura de aguda inteligencia podía percibir lo que había en el joven enojo, impotencia, tristeza tanta que ni siquiera volteo a ver a su hermana que se encontraba entre la multitud noble

-señora weselton fue detenido y sometido

-ante la espada de raphel todos los territorios deben de someterse hacia arendelle

-joven general Jackson frost tomaras esta espada como símbolo de tus hazañas el clan frost es dichoso por tenerte.

-si su alteza anastasia me lo permite por un tiempo no quiero escuchar de guerras o conflictos en el parlamento solo quiero pasar más tiempo con mi hermana así que me retirare a mi finca y espero serle de ayuda en el momento en que lo necesite

La reina le tomo del hombro-nadie lo merece más que tu Jack ve y disfruta tu vida pero recuerda que me responderás cuando necesite de tu ayuda

-si así será su alteza

Acabado el recibimiento de la reina, sophie no espero más y se le colgó al cuello

-hermano bienvenido a casa, la emoción la había sacado de la idea de que había más gente a su alrededor así que trato de seguir el protocolo presentándose apropiadamente.

-no te preocupes nadie se dio cuenta él le sonrió

Al llegar a casa Jack dejo sus cosas en un largo sillón habían tantas condecoraciones que forraban la pared de la entrada de plata oro y listones pero para el solo había uno que mas le importaba era un retrato de su familia su padre madre y hermana casi extrañaba aquellos días pero eso era ya pasado así que no quería pensar mucho en ello solo en los recuerdos agradables como el dulce olor del pan y la mantequilla acompañados de un delicioso café.

-hoy no has traído a tu amigo como es que se llamaba…..sophie casi salta cuando Jack le había mencionado sobre su amigo especial –oh si jamie

-no es que, el bueno yo, que, el tenia, yo estoy, tu ash… Jack rio por los balbuceos de su hermana con el sonrojo que atacaba la cara de sophie

-ya tienes casi dieciséis es natural que pienses en el amor

-sí creo que si además tu que estas esperando Jack hay un montón de chicas en la corte que desearían estar a tu lado

-eso acaso no sería a causa de mi estatus? por supuesto que quieren estar conmigo para estirar su cuello más alto

-entonces qué tipo de chica te gustaría hermano no solo eres irritante sino que además eres algo

-impulsivo afirmo Jack

-no aburrido

-no te preocupes por eso a mí me da igual quien se interese en mi

-algún día encontraras a una chica que te saque de tus casillas hermano

-ya no peleen los dos ya es suficiente tengan, Alice traía unos cuantos bocadillos y un poco de café Jack como ansiaba el sabor del café su solo olor lo tentaba a tomar un enorme croasain y sumergirlo en él.

-Alice tu siempre tan oportuna

-espero ser así siempre señor, espero que el café sea de su agrado

-un poco dulce pero está bien, creo que hoy iré a ver a Maurice en esta época las manzanas deben ya de cortarse.

-puedo acompañarte hermano? pregunto a Jack

-está bien de todas formas iré a ver el poblado sophie caminaba tomada del brazo de Jack era raro que un joven distinguido como el atravesara el mercado pero todos conocían a sophie cuando se topaban con alguien la saludaban o algún mercader le ofrecía alguna fruta también era claro que Jack no era muy bien visto por qué cuando lo vieron sosteniendo el brazo de sophie tal cual más le dirigió una mueca especialmente los jóvenes.

-no les prestes atención ellos no saben que eres mi hermano

-lo sé y eso me pone aún más nervioso, creen que pueden acercarse a ti

-celoso?

-por mi hermanita por supuesto que no

-aha ;)

Pronto el clima cambio la flama de la veladora del porche comenzó a moverse frenéticamente hasta apagarse comenzando a caer la lluvia –solo esto me faltaba no puedo leer un libro sin que algo no me interrumpa se resignó a permanecer en la obscuridad de la media noche.

El silencio era total calma al fin la soledad era algo acogedora especialmente porque todo el mundo presiona a una vida cansada que tienes que llevar, un rechinido del piso de madera se escuchó en la antesala de la casa Jack por costumbre nunca se desapartaba de sus armas entro sigilosamente hasta que se topó con un ente que movía las puertecillas de la alacena

Se escuchó el tronido del percutidor de la pistola –no te muevas el ente se congelo

-por favor no lo hagas

-sophie? La voz le sonó familiar bajo su arma y prendió una veladora – lo siento sophie no crei que fueras tu perdóname la respiración de Jack estaba agitada

-te encuentras bien hermano no has descansado me preocupas la mano de Jack estaba temblorosa

-tranquilo Jack ya todo paso

-lo siento tanto yo no quería…..sonaron unos portazos

-abran la puerta ya….siguieron tocando

-sophie escóndete yo me encargo

-pero hermano

-solo hazlo quieres. Los golpes de la puerta cada vez eran más fuertes Jack se acercaba a pasos presurosos reviso de nuevo su arma, otra vez tocaron aún más fuerte exigiendo que abrieran el peliblanco solo abrió una rendija

-quien rayos eres? Dijo Jack el insistidor le mostro un papel que Jack interpreto enseguida, abrió la puerta y le pidió a sophie que despertara a Alice y Maurice para que estuviera listo el fuego de la chimenea y listos algunos bocadillos por que la reina había llegado a su casa.

Solo se escuchaba el sonido de las tazas Alice le servía te a su majestad –que linda decoración la reina rompió aquel solemne silencio –quien decoro su casa señor Jack fue acaso alguien de confianza

-si lo hizo mi hermana

-uhm lo note le falta experiencia los colores no deben de ser tan vivos

-su majestad no pretendo serle una molestia pero quiero saber por qué esta aquí

-se lo diré señor Jack pero debemos estar a solas basto solo un ademan todos los presentes sus guardaespaldas y los sirvientes se marcharon en un chasquido –bien dígame señor Jack es usted leal servidor.

-soy leal a su majestad hasta los huesos eso no lo dude

-tengo una propuesta para usted algo alto secreto y yo estoy dispuesta a aprobar lo que una vez me pidió abolir los coliseos donde se entrenan a nuestros muchachos, si lo sé son jóvenes que conocen la crueldad bla-bla-bla pero si usted cumple con lo que le pido no solo aprobare su ley si no que por fin tendremos un territorio vasto

-que es lo que me pide su majestad

-asesinar a Elsa de arendelle .