NOTA: Antes de empezar con esta historia, os quiero decir que es mi primera historia que constara de capítulos, ya que estoy acostumbrado a siempre escribir historias únicas, por no tener que estar viendo comentarios de: ¿cuando la sigues? ¿ espero el próximo con ansias? Eso puede llegar a molestar un poco y solo quiero comentarios como: "me a gustado", "podrías mejorarlo", "trata de alargarlo más" etc, etc, etc.

Sin más, les dejo el capítulo 1, disfrútenlo...

Capítulo 1: ¿El te gusta?

Nuestros amigos Ash, Serena, Clemont y Bonnie se encontraban en camino a la ciudad donde se encontraba el gimnasio de Corelia para que Ash pudiese volver a retarla después de haber perdido la última vez, pero ya se hacia de noche y todos deciden acampar y continuar mañana.

-¡Tengo sueño hermano!- le exclamaba Bonnie.

-Descuida Bonnie, acamparemos aquí- le decía Clemont.

-Por mi esta bien- decía Ash.

-Por mi igual- decía Serena.

-En ese caso...-sacándose su mochila-, comenzaré a armar las carpas- decía Clemont.

-Entonces yo iré a buscar un poco de madera...- dejando su mochila-, para prender la fogata- decía Ash.

-Me parece una buena idea Ash- le decía sonriendo Clemont a Ash.

-¡Ya me quiero dormir!- gritaba Bonnie con mucho cansancio.

-Ten un poco de paciencia Bonnie- le decía Clemont riendo.

-Jaja- se reía Ash-, iré por la leña antes de que se ponga más oscuro de lo que esta- decía Ash.

-¡Espera!- le gritaba Serena-, voy contigo- le decía Serena.

-Eh... ¿estás segura?- le cuestiono Ash.

-¿Por qué no lo estaría?- le cuestiono Serena algo sonrojada.

-Que yo recuerde, le tienes mucho miedo al bosque cuando esta oscuro- le decía Ash.

-Bueno...- ocultando su sonrojo-, se que no me pasara nada si estas tu a mi lado- le decía Serena.

-¡Entonces, vamos!- exclamaba Ash con una gran sonrisa.

-Ok- decía Serena, respondiendo la sonrisa de Ash de la misma manera- Ash no tiene idea de lo que le quise decir con eso- se decía Serena en sus pensamientos.

-¿Vienes amigo?- le cuestionaba a su compañero Pokemon.

-¡Pika-pika!- exclamaba Pikachu muy feliz.

-¡Ahora volvemos chicos!- exclamaba Ash desde lejos.

-¡Ok!- decía Clemont.

Clemont quedó armando las carpas, mientras Bonnie no dejaba de quejarse por ya querer descansar. Ash, Serena y Pikachu fueron en busca de la madera sin alejarse mucho para poder regresar rápido y que no se preocupen Clemont y Bonnie.

-Bien...- cogiendo la madera del piso-, esto bastará para la fogata- decía Ash.

-¿No necesitas ayuda?- le cuestionó Serena.

-No te preocupes Serena- decía Ash.

-Ash..., pero quiero ayudar, no quiero ser un estorbo- decía Serena algo triste.

-¿De qué hablas Serena?- cuestiono Ash-, tu no eres un estorbo- decía Ash bastante serio.

-Es que...- decía Serena aún triste.

-Ya no digas eso Serena, eres parte importante de nosotros así que ya no piense eso, ¿esta bien?- le decía Ash con una gran sonrisa.

-Esta bien- le decía Serena menos triste.

-¡Pika!- exclamaba Pikachu subiendo al hombro de Serena.

-Pikachu también piensa igual- decía Ash muy alegre.

-Gracias Pikachu- le decía Serena dejando su tristeza de lado.

-Volvamos con Clemont y Bonnie- decía Ash.

Los tres partieron de regreso a donde se encontraban Clemont y Bonnie. En el tiempo transcurrido, por fin Clemont pudo armar las tiendas y Bonnie ya estaba contenta y con mucho sueño a la vez.

-¿Ya terminaste con las tiendas hermano?- cuestionó Bonnie muy cansada.

-Ya están listas- respondía Clemont.

-Hasta que por fin hermano, tardaste mucho- le decía Bonnie con un poco de sarcasmo.

-No seas así Bonnie- decía Clemont riendo un poco por su comentario.

-¡Ya llegamos!- exclamaban Ash y Serena desde lejos.

-¡Pika-pikachu!- exclamaba Pikachu.

Ash dejó la leña y prendieron la fogata, Clemont empezó a preparar la comida y Serena le dio a cada pokemon un pastelillo especial para que pudieran comer. Clemont sirvió la comida y luego de un rato todos terminaron de comer y decidieron ir a sus tiendas para poder descansar.

-¡Estuvo delicioso Clemont!- exclamaba Ash muy feliz.

-¡Si!, estuvo bueno Clemont- decía Serena.

-No es nada Chicos- decía Clemont sonrojado.

-Ahora si a descansar- decía Ash dirigiéndose a la tienda-, ¡Mañana iré por mi victoria!- exclamaba muy emocionado.

-Terminare de lavar los platos y yo también iré- decía Clemont.

-Yo ya me voy a la tienda, tengo mucho sueño- decía Bonnie.

-Buenas noches a todos- decía Bonnie entrando a la tienda.

-Buenas noches- decían todos a Bonnie.

-Listo- decía Clemont guardando los platos-, ya me iré a dormir Serena- entrando a la tienda donde estaba Ash.

-Ok- decía Serena-, creó que yo también necesito descansar- entrando a la tienda con Bonnie.

Todos ya se encontraban en su tiendas descansando, pero al parecer Bonnie no tenía tanto sueño al parecer y decidió cuestionar a Serena.

-Oye Serena, ¿te puedo hacer una pregunta?- le cuestiono Bonnie.

-Eh...- se despertaba Serena- ¿No tenias sueño Bonnie?- le cuestiono Serena sobándose el ojo.

-Al parecer ya no- decía Bonnie sacando su lengua.

-¿Qué sucede Bonnie?- cuestiono Serena.

-¿Sientes algo por Ash?- le cuestiono Bonnie.

Serena quedó en completo shock, no sabía que responderle a Bonnie y se puso muy nerviosa.

-Eh... Serena, respondeme, Serena- decía Bonnie.

-¿Qué dijiste Bonnie?- cuestiono Serena muy nerviosa.

-¿Si sientes algo por Ash?- volvió a cuestionar a Serena.

-Bue-bue-bueno... y-yo-yo...- tartamudeaba Serena muy sonrojada.

-¡Eso quiere decir que sí!- gritaba Bonnie muy feliz.

-Bonnie, por favor no grites- susurraba Serena.

-¡A Serena le gusta Ash, a Serena le gusta Ash!- seguía gritando Bonnie.

-¡Cállate Bonnie, por favor!- susurraba fuerte Serena.

-Perdón, perdón- decía Bonnie.

Mientras en la otra tienda donde se encontraban Clemont y Ash...

-Eh...- despertaba Ash.

-¿Qué pasa Ash?- cuestionaba Clemont con sueño.

-Creí haber escuchado a Bonnie gritando mi nombre...- decía Ash algo confuso.

-Lo habrás soñado Ash- volviendo a recostarse.

-Tal vez...- decía Ash volviendo a recostarse-, pero estoy... seguro... de haberla escuchado- decía bostezando.

Gracias por leer :D