Hola mis querido lectores he resucitado entre los olvidados, disculpen la demora he vuelto después de tanto tiempo para traerles esta dulce actualización, gracias por todos sus comentarios y por seguir esta historia. Disculpen una que otra falta de ortografía

Disfruten este corto pero entretenido capitulo ;)


Capítulo 4 Piña colada

"Estas borracho de whisky y hermoso bailando por el fuego…Eres una visión tan real que me tienes atrapada"

[...]

Hinata despertó violentamente rodeando su cama bajando de un salto, se acercó al espejo para verificar su estado somnoliento notando así que se había dormido sin cambiarse de ropa.

¡Vaya sueño había tenido! Ni siquiera noto cuando había caído rendida ante Morfeo, pero era seguro que había disfrutado cada parte de esa fantasía nocturna que había recreado su pro-activa imaginación.

Lastimosamente todo lo bueno se acaba y lo peor del asunto es que se había quedado en la mejor parte en el beso sabor a chocolate que le había proporcionado su adorable Doctor.

Debía abrir la pastelería en unas dos horas, sentía que se olvidaba de algo importante pero su mente estaba tan nublada que ni recordaba cómo había llegado hasta su habitación.

—Hinata debes dejar de comer chocolate antes de dormir te producen alucinaciones demasiado realistas—Se regañó mientras recordaba la sensación de los labios carnosos y empapados de chocolate de Naruto.

Una ducha la ayudaría a despejarse de esos pensamientos que le producía ese hombre rubio que le hacía perder todos los sentidos.

Dando un gran bostezo fue dirigiéndose a grandes zancadas a su baño. De repente sus orejas se estremecieron cuando escucho el sonar de la radio en la cocina, quizás su prima ya había llegado y como era de costumbre colocaba música tempranera para animar las vibras de la pastelería.

Contoneo sus caderas siguiendo la canción proveniente de la cocina hasta llegar a su bañera, se movía al ritmo de la música mientras se iba despojando de cada una sus prendas. Posteriormente se fue internando rápidamente en la bañera a la cual le agrego un gel de espuma olor a piña colada.

—You're whisky-wasted and beautiful dancing through the fire, You're such a vision to see—canturreo satisfecha mientras tomaba la espuma que empezaba a formar una burbuja bailoteando a su alrededor.

Tan deslumbrada estaba en su propio mundo, que ni noto que una mirada azulada permanecía posada en ella devorándola discretamente.

Naruto se encontraba inerte frente a ella, hace más de unos minutos que había entrado silenciosamente a la habitación buscando con desesperación a la pastelera que lo había endulzado por completo, con su tierna y tímida personalidad.

Esa mujer encantadora ya le había robado hasta el alma, sonrió de oreja a oreja cuando noto que la puerta del baño estaba abierta de par en par.

Aléjate, no seas un pervertido.

Sigue camarada, sé que deseas verla aunque sea un poco.

Su conciencia quizás tuviera razón debía dar media vuelta y salir de allí corriendo hacia donde se encontraba la prima de Hinata e informarle que ya había despertado.

Pero la parte animal de su cerebro clamaba a gritos que diera un vistazo al objeto de su tentación. Se fue acercando a pasos lentos a la puerta y logro distinguir la figura femenina despojándose rítmicamente de sus prendas.

Gran elección había ganado esa parte de su ser que exclamaba a gritos por disfrutar tal espectáculo, Sus ojos estaban casi por salir de sus cuencas, al observar la espalda desnuda siguiendo su recorrido hasta llegar a la diminuta cintura, sus caderas prominentes, el voluminoso trasero y por últimos pero no menos importantes eran esas formadas piernas que se ocultaban mientras entraban de manera gloriosa a esa bañera.

Todo paso en cámara lenta, eso había sido demasiado para su imaginación cochambrosa.

Sonrió bobalicón cuando la escucho cantar mientras jugueteaba con la espuma, vaya visión divina estaba disfrutando. Fisgonear le iba pasar factura si alguien lo descubriese en el acto.

Se paralizo al percatarse que una bandeja de plata reposaba paralelamente entre el mentón y el bajar del cuello; Trago saliva fuertemente…lo habían pillado.

—Doc. Aquí algo para la baba que se te empieza a escurrir-profirió en voz alta la rubia a su lado, que por cierto había aparecido como por arte de magia.

Un grave error, la voz chillona de Ino había llamado brutalmente la atención de la diosa de la bañera, Él estaba rotundamente avergonzado de sus actos. Como anhelaba que se lo tragara la tierra y lo vomitara en Corea del norte.

La mirada perla asustada le recorrió de la cabeza a los pies como si estuviese viendo un espejismo. Como deseaba haber seguido los sabios consejos de ese angelical Naruto de su conciencia el cual debatía por un sano aléjate de esa maldita puerta.

—No es lo que piensas, puedo explicarlo- balbuceo el rubio arrastrando sus palabras.

Empujo la bandeja de su rostro y camino hasta la bañera donde se encontraba una pasmada Hinata que aún no decía palabra ni parpadeaba.

Se agacho a su altura algo sonrojado la espuma aun cubría parte de su cuerpo, pero ya había tenido una excelente visión panorámica de su parte trasera.

—Esto será una larga y entretenida explicación, Doc. Si logra hacer reaccionar a Hina será un milagro—con una sonrisa entre dientes, Ino salió casi carcajeando de la habitación. Su plan había resultado de una manera inesperadamente divertida como disfrutaría cuando su prima saliera del shock.


Hinata se encontraba en completo shock, observo una mano morena ondear cerca de su rostro escucho un chasquido y luego sintió el rozar de unos dedos callosos en su cuello.

—Hinata, por favor reacciona—suplico angustiado esa voz que reconocía a la perfección.

Por instinto movió sus manos por todo su cuerpo, sintió una liviana toalla que la recubría hasta las rodillas.

Entonces un estallido de recuerdos llego a su mente. Haciéndola reaccionar por completo.


-¿No te habías ido?-

-Respecto a eso, tengo una buena y mala noticia, ¿Cuál deseas saber primero?- escucho a Naruto mientras sentía como era acorralada entre el mesón y su cuerpo fornido.

-La mala

Sintió unos labios rozar los suyos, luego leve mordisco y posterior una lengua invasora que se movía buscando contacto con la suya. Aquello acabo en un dulce instante.

-La buena es que tus besos saben a chocolate, si los pruebo a menudo me puedo hacer adicto ¿No crees?- sintió sus piernas desfallecerse al escuchar esas dulces palabras de su amado rubio, se sintió mareada posteriormente perdiendo el conocimiento.

[…]

No es lo que piensas, puedo explicarlo- balbuceo el rubio arrastrando sus palabras. Lo observo borrosamente sintiendo como se acercó rápidamente hacia ella.


Todas las piezas del rompecabezas se encajaron a la perfección en su cabeza haciendo un clip. Naruto nunca se había ido, había permanecido ahí todo el tiempo con ella… eso significaba que todo había sido demasiado real desde el beso atrevido hasta que la había visto completamente desnuda.

—Naruto—pronuncio con voz temblorosa, haciendo que él girara su vista hacia ella, entonces se armó de valentía devolviendo la mirada hacia el. — ¿Me has cargado desnuda? — balbuceo un poco, mientras el color subía por sus mejillas.

El rubio parecía avergonzado pero decidido a la vez, sintió como él acercaba su mano para acariciar su cabello aun húmedo por el baño.

—Sí, además te he visto completamente desnuda y he disfrutado mucho con ello— profirió sin descaro alguno, entretanto una sonrisa escapaba de sus labios—Quizás no completamente pero he visto algo que me ha gustado bastante—Corrigió entretanto con las puntas de sus dedos enrollaba un mechón de cabello.

Ella se quedó estática, respiro profundamente para no caer en un desmayo que la dejara noqueada nuevamente.

Por todos los santos, aquello no podía estar pasando que había ocurrido con el dulce y recatado Doctor; Quizás la devoraría en ese mismo instaste pero el dilema era Dejarse comer o salir huyendo de aquel lobo vestido con una bata blanca listo para el banquete.

Continuara…


¿Reviews, Piñas, chocolate o tomates?

Nos estamos leyendo en el próximo capitulo.