Disclaimer: Los personajes no me pertenecen.

"Dicen que al amor no le importa la edad, los años que pasen, las distancias, los riesgos ni los géneros… ¿Es cierto? Espero que sea así, porque siento que el hecho de solo saberlo yo, ya no es suficiente"

"No me basta sólo con quererte"

Capitulo Uno

A veces tengo sueños…

Donde corresponde estos extraños sentimientos.

A veces pienso en ello, pero no quiero darle más importancia de la que tendría cualquier cosa en el mundo… Porque esos sueños me dan esperanza, una esperanza que destruye mi alma y corroe mi corazón.

Porque la vida no es como yo quería que fuera, porque es doloroso pensar en los sueños rotos que a veces duelen más de lo que deberían.

Durante gran parte de mi adolescencia me pregunte si esto que sentía no era una aberración, una mala suerte del destino. Pero mi madre me enseño que el amor es un sentimiento hermoso, cosa que a veces creo que no es cierto.

Y aun cuando me duela todo este sentimiento secreto, no puedo evitarlo. Y sé que mi amor es algo que trasciende cualquier cosa. Porque dentro de mí sé que yo nací con este sentimiento…

Un sentimiento que estuvo dormido toda mi vida, pero que exploto en cuanto lo vi, y sentí que todo cambiaria en ese mismo instante.

A veces me arrepiento, pero luego recuerdo que también me hace inmensamente feliz, porque con solo verlo todo mi día se alegra y no me importa que todas las cosas malas aun existan.

El automóvil frena frente a la entrada de la secundaria Moshicaya, el lugar donde curso el penúltimo año.

Y él… el ultimo.

Es raro, ni siquiera somos compañeros.

No he sido capaz de decírselo a nadie, ni siquiera a mis dos mejores amigos…

Tengo miedo…

Cualquiera lo tendría pero yo soy un cobarde.

—Hemos llegado señorito.

Con rapidez salgó del vehículo y camino hacia la entrada, un gran número de estudiantes que no me toma atención, cosa de la que estoy muy feliz, ser el centro de atención me provoca terror.

Es el primer día de clases y no estoy seguro de si llegare a verlo. Incluso cuando sé que tiene práctica a las últimas horas es difícil estar seguro con su volátil personalidad. Todo el objetivo de venir es solo con la esperanza de verlo. Las vacaciones fueron un gran suplicio sin saber nada de él.

A veces me desconozco, soy un obsesivo cuando de él se trata.

Lo sé casi todo. Su rutina, las cosas que le gustan, lo que prefiere mantener en secreto, sus mejores amigos.

¿Soy un acosador?

Considerando que lo he estado mirando desde hace cuatro años, y este es el quinto no me sorprendo.

La primera vez que lo vi fue la cosa más asombrosa que me ha ocurrido en toda la vida.

Era el primer día de en la secundaria, y me sentía extremadamente nervioso. Incluso mi padre se había tomado la molestia de dejarme en la entrada, pero no era tan valiente como para cruzar la puerta y enfrentarme al lugar donde permanecería durante seis años.

Un sonido estridente y un gritó, todo paso tan rápido que el suelo bajo mi espalda fue lo último que sentí.

Me estrelle contra la acera, y por unos segundos todo fue negro. Algo debajo de mi cabeza era suave, demasiado suave y cómodo que fue difícil pensar que estaba acostado en el pavimento del suelo—. ¿Estás bien amigo? —pregunto una fuerte y profunda voz cercana a mí.

Abrí los ojos frenéticamente, alguien me sostenía bajo su cuerpo y el terror fue lo primero que se apodero de mi cuerpo.

Un cumulo de personas se arremolinaron a nuestro alrededor para luego mirar preocupadamente.

— ¿Estará bien? —logre escuchar.

La persona que me tenía prácticamente abrazado a su cuerpo, levanto la mitad de su cuerpo para luego sonreír de forma tranquilizadora.

Su cabello rubio, enmarañado y desordenado le caía sobre los ojos, haciéndolo lucir misterioso, cosa que contrastaba bastante con su enorme sonrisa. Era alto y delgado.

Sentí como mi corazón comenzó a acelerarse, mis mejillas se sonrojaban y alguna extraña sensación se extendía desde mi pecho hasta alcanzar cada rincón de mi cuerpo.

—Por poco y esa moto te arrolla niño. —mencionó.

Un adolescente se abrió paso entre la multitud mientras se quitaba el casco—. Lo siento, lo siento, te grite que salieras del camino pero estabas como ido. —se disculpó.

El muchacho se levantó y note que su mano estaba debajo de mi cabeza.

— ¿Estas bien? —repitió.

—S-sí, g-gracias. —respondí de forma bastante idiota.

Con cuidado me ayudo a ponerme de pie—. ¿Quieres ir a la enfermería?

—N-no, estoy bien.

No fue hasta que quitó la mano tras mi cabeza que me di cuenta que está, estaba sangrando.

La coloco debajo de mi cabeza, para evitar alguna conmoción, pero recibió todo el impacto y estaba visiblemente raspada.

—C-creo que el que debe ir a la enfermería es otro. —señale su mano.

—Uh… —observo sorprendido la sangre que botaba dela misma. —Hum, creo que me has salvado de llegar a la primera clase. —sonrío divertido—. Gracias.

Y esa sonrisa tan sincera jamás podría olvidarla.

Eso fue hace tanto, y también la única vez que hablamos porque luego nunca más nos volvimos a ver.

No directamente. Yo si lo he visto muchas veces más…

— ¡Hey! ¡Hinata!

TenTen llega corriendo a mi lado con las mejillas sonrojadas. De seguro ha vuelto a quedarse dormida.

— ¿Por qué no paraste la primera vez que te llamé?

—Lo siento TenTen. —mis mejillas arden, odio que suceda a cada segundo. Mi piel es tan blanca que es difícil ocultarlo.

—Nah, no seas tan formal, somos amigos. —me da un codazo amistoso.

TenTen es hermosa, si me enamorara de ella todo sería mucho más sencillo. Es linda y agradable.

—Oh ¿Y Kiba? Siempre vienen juntos. —giró la cabeza buscándolo pero no veo por ninguna parte.

TenTen desvió la mirada.

—Ese idiota, no me lo menciones.

—¿Por qué? ¿Qué hizo? —pregunté, algo raro pasaba y no es que los sean los mejores amigos, porque los dos acostumbraban a pelearse por cualquier cosa, sino que ellos siempre venían juntos, pues eran vecinos.

Des pues de unos minutos se dignó a contestarme.

—Me engaño…

Me quede helado, el engaño significaría que ellos dos eran…

—Se suponía que me conseguiría el número de su compañero de laboratorio pero luego quiso que yo le pagara por hacerlo, pues según él, sería demasiado raro que un hombre le esté pidiendo números a otro hombre.

No me molestaría que los dos comenzaran a salir, pero siento que sería muy raro… casi antinatural. Pero creo que si los dos deciden ser novios yo los apoyaría.

—Este año te conseguiré una novia Hinata.

—¡¿Pero de qué cosas hablas?! —grite sorprendido.

TenTen comenzó a reir bajito de mí.

Cruzamos la puerta y nos dirigimos a los casilleros donde guardamos nuestras pertenencias. Estoy atento a la aglomeración de estudiantes en el pasillo.

Desde que avanzamos al último ciclo nos transfirieron a los casilleros del lado oeste donde se encuentran los cursos superiores.

Él tiene el suyo a tres metros de mío.

— ¡Naruto! ¡Las prácticas son a las tres!

Un escalofrío recorre todo mi cuerpo.

—!Oe! Pensé que serían a las cuatro.

—El entrenador lo adelantó.

Oh Diablos, él está a unos metros de mí, pero el miedo de verlo directamente me paraliza. No sé ni siquiera como actuar cuando está cerca. La única manera que tengo de observarlo es de lejos cuando no se puede dar cuenta de mi obsesiva y penetrante mirada sobre la suya.

—¡Hinata! ¡Te estoy hablando! —TenTen grita a unos centímetros de mi oreja.

Todos se giran a mirarnos, incluso él ¡Qué vergüenza! Mis mejillas vuelven a su color rosa habitual.

Miró de reojo como Naruto ladea el rostro divertido antes de retirarse.

Siento tanta vergüenza que quiero que la tierra se abra y me trague de una vez.

—Hinata, que mal amigo, no me escuchas.

—Lo siento TenTen, estaba distraído.

La campana que anuncia el inicio de las actividades escolares retumba en el lugar y todos caminan más rápido.

—¡Corre Hinata! —incluso antes de que me dé cuenta, ya estoy siendo arrastrado por TenTen a nuestro salón.

El primer día nunca tenemos clases, solo son las típicas presentaciones de inicio. TenTen se la ha pasado babeando por unos cuantos muchachos de nuestra clase.

Mi lugar se encuentra cerca de la ventana, de esa manera puedo mirar al patio y la zona de entrenamiento. Tal vez con suerte llegue a verlo.

TenTen me señala —para nada discreta— el trasero del compañero de enfrente. Niego con la cabeza antes de volver mi vista hacia el patio.

Cuando era más joven me di cuenta que yo era el único que tenía una complexión delicada entre el resto de compañeros. No me gustaban las mujeres y decidí que cuando crezca elegiría una esposa que si me gustara. Pero al crecer mi indiferencia seguía siendo la misma.

Cuando vi a Naruto por primera vez y lo vi, supe que él era mi primer amor.

Por lo tanto yo era homosexual, eso explicaría que las mujeres no me gustaran.

Pero…

Los hombres tampoco llamaban mi atención.

Es por ese motivo es que pienso que la única persona con la que podría llegar a estar, sería con él. Cosa difícil.

No aspiro ni siquiera a ser su amigo.

Para empezar; soy tímido y al solo verlo de lejos me paralizo por lo nervios.

—Hinata, las clases ya se acabaron hace un rato. —TenTen me mira confundida.

— ¡Ah! ¡Lo siento! Estaba distraído.

TenTen rodó los ojos. —Nunca lo dude ¿quieres ir a la cafetería?

—Voy a ir primero a la biblioteca.

— ¿Biblioteca?

—Sera solo unos momentos. Lo prometo.

Tome mi mochila rápido antes de correr al edificio al lado del colegio.

Conozco a Naruto, siempre va a la biblioteca diez minutos en cuanto comienza el descanso, luego vuelve a la cafetería.

Es uno de los momentos en los que me permito que todo este enfermizo sentimiento florezca en el aire y acosarlo con mi mirada obsesiva a través de los estantes.

Normalmente espero a que se vaya para luego revisar qué libro lee, para leerlos también. Sé que suena demasiado estúpido, pero es una forma en la siento que estamos más cerca…

Soy un idiota.

La secretaria que atiende en la biblioteca me mira con desdén, como siempre. No la culpo, es raro que un chico este siempre vigilando a otro.

No estoy seguro de ser gay, porque los hombres no me gustan, pero Naruto lo hace. Así que acepto mi homosexualidad.

Naruto toma prestado dos libros antes de retirarse rápidamente. No puedo evitar sentirme decepcionado, no estuvo más de tres minutos.

Me pregunto que lo trae tan apurado.

¡No Hinata! ¡Deja de acosarlo!

Olvida esta obsesión y concéntrate en los estudios, a tus padres no les agradara saber que pierdes el tiempo suspirando por otro chico.

Para empezar es imposible…

A él le gusta la novia de su amigo, si no fuera un amigo fiel estoy segura que ya se hubiera confesado.

Y lo iba a hacer, pero ellos le contaron primero que empezaron a salir.

Siento empatía con él por esa razón, yo también amo a un imposible.

Y lo acepto.

Es amor.

Soy un hombre enamorado de otro.

¿Qué tan enfermo suena eso?

Si alguien lo supiera me encerraría. Estoy completamente seguro que no es natural, pero no puedo evitarlo.

Si alguien vendiera alguna receta para olvidarlo, no lo compraría.

Este amor que siento… le da un sentido a mi vida…

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

No iba a subir esta historia porque ya tengo varias sin actualizar, pero esta idea me gustó tanto y además está dedicada al Grupo de Facebook Mundo NaruHina Fanfiction por sus más de quinientos miembros. Espero que les guste chicas/as.

Aclaraciones: Sí, Hinata es nombre de hombre también en Japón (Lo vi en un anime) Es yaoi porque Hinata es hombre…

Si no les gusta este género, NO LO LEAN.

Espero sus review…