Disclaimer: Todo lo que reconozcan pertenece a J. K. Rowling

N/T: AkashaTheKitty es la autora de este fic. Yo, Moon Dahee, soy la traductora


Epílogo

Dos años después…

—¡Espera! ¡Hermione… espera, por el amor de Merlín! —Draco alcanzó a Hermione y la agarró del brazo, pero ella solo se deshizo con violencia de su agarre—. Vamos —intentó aplacarla—. No fue tan malo.

Ella le señaló con un dedo tembloroso a la cara.

—¡No voy a volver aquí nunca más! —Entonces se volvió y siguió con sus enfadadas zancadas por el jardín de la Mansión Malfoy, sin duda dirigiéndose a la puerta de entrada.

—Siempre dices eso —dijo Draco, siguiéndola y agarrándola de los hombros y, esta vez, se negó a soltarla—. Sé que mi madre puede ser… un reto, pero…

—¿Un reto? ¡¿Un reto?! —Hermione empujó a Draco en vano para liberarse—. ¡Esta vez es en serio! Estoy harta de intentar apaciguar a esa arpía por ti. Si es un ultimátum, entonces… bueno… —Miró a otro lado, dejando que la amenaza flotara en el aire entre ellos.

Draco la soltó como si quemara.

—¿Por qué ibas a decir eso?

—¡Oh, venga! —resopló Hermione—. Cada vez está más claro que el futuro de esta relación depende de lo bien que me lleve con tu madre y no me llevo bien con ella y nunca lo haré. Estoy harta, Draco. No voy a seguir viniendo aquí a sentarme y aceptar sus pequeñas puñaladas venenosas. Habría estado bien si hubieras intervenido a mi favor, pero no, eso nunca pasa, ¿verdad?

Draco evitó la acusadora mirada de Hermione.

—Quizás si no la provocaras tanto…

—¿Provocarla? Eso es… es genial. —Hermione se dio la vuelta y empezó a caminar de nuevo.

—¡No, espera! —Draco le agarró la mano y la empujó hasta un banco recargado que daba a un pequeño lago. Después de hacer que se sentara, dijo con más calma—: Sabes lo furiosa que la pone verte con ese brazalete. Si insistes en llevarlo de todas maneras, no debería sorprenderte su reacción.

—Es solo que no quiere aceptar que ahora es mío y que estamos juntos —respondió Hermione, poniendo morros—. Además, no es como si te dejara llevar el anillo.

—Qué pena.

Hermione le frunció el ceño.

—¡Es invasivo! ¡Si quieres saber cómo me siento, puedes preguntarme!

Draco no necesitaba hacerlo ahora mismo. Sabía cómo se sentía y no era una buena noticia. Hacer que se llevara bien con su familia no era solo difícil; a veces parecía directamente imposible. Parecía que él era el único interesado en hacer que funcionara. Suspiró.

Hermione repitió el suspiro.

—No veo el problema, Draco. Es decir, no es como si- —Hermione se calló.

—¿No es como qué?

—No es como si yo estuviera haciendo algo para ensuciar el linaje de sangre. —Su voz estaba llena de amargura.

La verdad es que Draco no quería hablar de eso tan directamente. No aún.

—No, no ahora, pero sí estás parando el linaje.

Hermione lo miró.

—¿Yo? ¿Yo sola? ¿Si eso es lo que sientes, entonces por qué no le envías una lechuza a Astoria Greengrass otra vez?

Draco gruñó.

—No empieces. —Habían hablado de eso millones de veces; ¿por qué no veía lo tonto que era todo?

—¿Por qué no? Estás más que dispuesto a defenderla. —Hermione apretó la mandíbula y eligió mirar hacia el lago fijamente en lugar de mirarle a él.

—¡Eso es diferente! ¡Sabes que estaban acusando a menores!

—¡Y ella era culpable, así que debería haber sido acusada!

—¡La coaccionaron! La amenazaron con herir a su familia y… tú sabes por qué no podía dejar que la castigaran. Yo sabía cómo se sentía. Pensaba que tú lo entenderías.

—No amenazaron a su familia; la amenazaron con herirte a ti porque está enamorada de ti. ¡Deberías haber dejado que su familia, sus amigos y la Ley Mágica se encargaran!

Draco suspiró.

—Nunca pensé que pudieras ser tan mezquina.

—¿Mezquina? —Hermione estaba elevando la voz. Eso no era nunca una buena señal—. Entonces cuando tu madre abusa de mí es porque yo la estoy provocando y cuando tengo problemas con que corras a ayudar a tu ex es porque soy mezquina. ¿Algo más que quieras añadir a la lista? ¿Alguna otra razón por la cual no debemos estar juntos?

De nuevo, ahí estaba. La Amenaza.

—¿Por qué tienes tantas ganas de deshacerte de mí? —preguntó Draco, incapaz de impedir que su propia voz se elevara mientras los nervios se iban convirtiendo en pánico rápidamente. ¡No podía dejarle!

—¡No tengo! ¡Tú eres el que no deja de quitarle importancia a mis sentimientos!

Oh, entonces todo era culpa suya, ¿no? ¡Por supuesto! No era posible que ella se estuviera poniendo demasiado a la defensiva y que no estuviera dispuesta a llegar a un acuerdo. Draco sintió su propio miedo convertirse en enfado y sus labios retrocedieron en una mueca.

—Si así es como te sientes, ¿por qué no vas a contarle a Theo tus sentimientos? Apuesto a que lo apreciaría. ¡Llórale en el hombro y lo tendrás contento todo el año, estoy seguro!

Hermione pestañeó.

—¿Qué estás diciendo?

—¡Digo que es muy conveniente que sigas viéndolo!

Hermione le lanzó una de esas miradas que normalmente hacía que se sintiera idiota, pero hoy no funcionó. Hoy estaba demasiado ocupado teniendo razón.

—Theo es mi amigo —dijo con calma—. Yo veo a mis amigos. También veo a Ron y a Harry.

Drao frunció el ceño cuando nombró a Weasley. ¡Como si fuera a sentirse mejor porque les mencionara a él y a Potter!

—Theo aún está enamorado de ti.

—No lo está.

—¡Sí lo está! ¿Cuándo fue la última vez que tuvo novia?

—A Theo no le va socializar con la gente.

—Excepto contigo.

—¿Vas a dejarlo? Esto me cansa. —Hermione se cruzó de brazos y lo miró con el ceño fruncido.

—¡Insistió en echarme un maleficio por hacértelo pasar mal incluso si al final estamos juntos! —Draco puso morros al recordarlo. Aquel maleficio en particular no había sido solo doloroso, sito también vergonzoso y había hecho que Draco no hubiera podido tener contacto íntimo durante semanas. Y había sido fácil saber, por la sonrisa en la cara de Theo, que lo había hecho completamente a propósito.

Hermione sonrió también al recordarlo. La bruja la tenía cogida con él hoy.

—Te lo medio merecías. Theo solo se estaba preocupando por mi —dijo ella.

¡Pero ese era el punto!

—¡Theo no tiene derecho a preocuparse por ti! ¡Él no es tu novio! —Draco se encogió. Había caído directamente en la trampa—. Es diferente.

—No… no lo es… —Hermione frunció el ceño y, como si acabara de darse cuenta, luego dijo—: No lo es, ¿verdad?

Entonces Hermione se mordió el labio, pensativa. Era un gesto adorable, pero Draco temía que eso significara que tenía que aceptar su amistad con Theo si quería que ella aceptara su amistad con Astoria. No le gustaba nada Theo y especialmente no le gustaba Theo si estaba cerca de Hermione.

—¡Es que no entiendo qué ha ocurrido! Has estado así desde- —Draco se calló—. Oh. —Parecía que quizás tendrían que tener una conversación en particular antes de lo previsto. Draco no estaba muy feliz por ello porque no estaba preparado, pero si había aprendido algo era que necesitaban hablar de cosas que los molestaban.

—No, no lo hagas. ¡No lo enlaces con otro tema! —dijo Hermione cuando se dio cuenta de que él estaba pensando en algo—. Esto no tiene nada que ver con otra cosa. Te juro que tu madre de verdad es como un grano en el-

—Esto se remonta más atrás de lo que pensaba, ¿verdad? —preguntó con calma, ignorándola—. No estabas muy feliz en la boda de Blaise y Tracey.

—Fuiste un capullo ese día, si lo recuerdas bien. Estabas tan ocupado asegurándole a todo el mundo que nosotros no íbamos a tirar por el mismo camino que terminó siendo una situación muy vergonzosa para mí. Yo estaba muy bien cuando Harry y Ginny se casaron, ¿recuerdas?

Draco sacudió la cabeza.

—¿Cómo podría recordarlo? ¡Me prohibiste ir!

—Exacto. —Hermione tenía una expresión demasiado petulante. Vale, bien. Él no podía saber cómo ella lo había manejado porque no había estado ahí.

—Probablemente te pasaste todo el tiempo bailando con Weasley —murmuró Draco.

—Sí que bailé con él, pero dudo que a su novia le hubiera gustado que bailáramos durante toda la noche. Por cierto, Pansy parecía encantadora sin esa expresión de desagrado en la cara. Qué pena que no duraran juntos.

Draco frunció el ceño. ¡Nunca habría aceptado que Pansy le diera a Ron Weasley ni la hora! Incluso si habían durado relativamente poco y habían terminado con una explosión que literalmente había sonado por todo el mundo mágico y una interesante primera página en El Profeta. Solo podía esperar que Hermione hubiera aprendido la lección sobre perdedores pecosos y no estuviera planeando repetir el error.

—Y yo nunca le aseguré a nadie que no fuéramos a tirar por ese camino —discutió Draco, dirigiendo la conversación hacia cosas más importantes—. Solo dije que aún no estábamos en esa fase.

—Oh, por favor. Había un «nunca» insinuado. Lo cual está bien; es lo que siempre esperé, pero decirlo así por ahí en una boda es una mala manera. Especialmente cuando todos asumen que yo no estoy de acuerdo y me miran con pena.

—Eso lo explica mejor —dijo Draco, mirando hacia ella, quien obviamente cada vez se molestaba más al recordar ese día.

—¿Explica qué? —soltó.

Draco se apoyó en el banco e intentó actuar con despreocupación, incluso si odiaba con todo su ser aquel giro en la relación de ambos.

—Tus malhumorados intentos de hacer que rompa contigo.

Hermione resopló.

—Eso es absurdo. Si quisiera romper contigo, lo haría.

—¿Quizás en realidad no quieres y por eso intentas que lo haga yo? —sugirió él.

—Cada vez dices cosas con menos sentido.

Draco sacudió la cabeza.

—Incluso si te hubieran parecido bien las bodas, lo cual aún no creo, ciertamente has estado de malhumor y poco comunicativa desde que Blaise y Tracey anunciaron que iban a tener un bebé.

Hermione giró la cabeza a un lado y se le quedó mirando.

—¿Crees que eso me importa?

—Sí. —¿Y por qué no iba a importarle? A la mayoría de las brujas les preocupaba si podían tener hijos. Joder, a la mayoría de los magos también. Era natural

—¡No me importa! —anunció—. A ellos les funciona. Están enamorados y no tienen nada de qué preocuparse. Si quieren tener un bebé para que sus vidas sean perfectas, entonces están en su derecho.

—Y uno que tú no crees tener.

—No quiero esas cosas ahora. Las cosas acaban de asentarse en el Ministerio y hay mucho que hacer. Si de repente suelto que necesito un permiso de maternidad, cuando vuelva ¿quién sabe lo que habrá pasado? Ciertamente habría perdido la mayoría de la influencia por la que he luchado.

—Lo has pensado mucho, ¿no? —preguntó, un poco sorprendido.

—Yo- —Hermione se quedó muda momentáneamente—. No, es solo sentido común, ¿no? Mi puesto en el Ministerio es demasiado precario. Y está la parte de la financiación. No estoy segura de poder mantener a un niño. Pero, por supuesto, eso dependería de quién es el padre y si habría más familiares que ayudaran. De hecho, los Weasley tienen a Molly para que cuide a los niños cuando-

—¡No me importa lo que hagan los Weasley! —interrumpió Draco, molesto de que «dependiera de quién era el padre». ¡No! ¡No habría otro que no fuera él! —¡No puedo creer que hayas considerado a Weasley antes que a mí!

Ya estaba harto. Tendría que persuadir a Blaise para que le diera lo que quedaba de las pociones de su madre para poder acabar con el bastardo pelirrojo. También acabaría con Theo de paso. Solo para asegurarse.

—N- no seas absurdo —dijo Hermione, confusa—. Sé que no podría pasar contigo. Por eso esto es hipotético y no pasará nunca. Sabes que Ron y yo somos solo amigos.

—Y aún así parece que has pensado en tener bebés con él —gruñó Draco, poco dispuesto a dejarlo pasar.

—¡Por el amor de Dios! Admito que he pensado en cómo sería tener una familia y quizás hasta ser parte de una familia amorosa que ya existe y que no es parte de otro mundo, ¿pero no es eso normal cuando has renunciado a algo?

—¡Pensaba que habías dicho que no querías eso!

Hermione sacudió la cabeza.

—No lo quiero ahora, pero suponiendo que no estamos juntos solo ahora, entonces… tengo que aceptar lo que nunca va a pasar para no darme cuenta de repente, en diez o veinte años, de que me he perdido algo que no sabía que quería. Solo estoy haciéndome a la idea.

Draco suspiró con pesadez.

—Pensaba que al menos pasarían unos años más antes de que esto se convirtiera en un problema.

—¿Qué quieres decir? ¡No es un problema! —insistió Hermione y luego frunció el ceño—. ¿Y qué quieres decir con «unos años más»? ¿No tenías la intención de que estuviéramos juntos más tiempo?

—¡Por supuesto que sí! ¡Sí quiero! Pero esperaba conseguir la aprobación de mi madre primero. Una de verdad, quiero decir.

—No lo pillas —dijo ella, con la voz de repente triste y calmada—. Lo siento, Draco, pero tus padres no aceptarán que una nacida de muggles esté con su hijo. No van a cambiar.

—¡No lo estás haciendo más fácil! Quizás si fueras más amable con mi ma-

—¡Oh, otra vez con eso! —Hermione se levantó despacio—. No importa cómo me comporte. Ni tu padre ni tu madre van a darme la bienvenida a la familia nunca. Y si alguna vez vas a considerar casarte conmigo, no lo hagas. Te retirarán desde su dinero hasta su amor para que no pase y tú dependes demasiado de esas dos cosas para vivir sin ellas.

Draco también se puso de pie.

—Me subestimas.

Hermione sonrió, un poco triste.

—Sé que lo intentarías si te obligaran, pero serías muy desgraciado. ¿Qué tipo de relación saldría de eso?

—Y ahora la desgraciada eres tú —señaló él. ¡Qué tozuda! ¿No entendía que ella no tenía que ser la que lo diera todo? No había nada en el mundo que Draco no quisiera más que a ella. Ciertamente no dinero.

—No, eso no es verdad —dijo Hermione, sacudiendo la cabeza—. No soy desgraciada.

—No me mientas.

—No es tan importante para mí.

—Mentirosa.

Draco se acercó un paso para ponerse por encima de ella y Hermione se vio obligada a levantar la vista para mirarle a los ojos o a parecer débil. A su Hermione nunca le gustaba parecer débil.

Hermione apretó las manos y lo miró con odio a los ojos.

—Vale. ¿Quieres sinceridad? Duele un poco, sí, pero lo peor es el dolor de que yo nunca significaré tanto para ti como para hacer que valga la pena el sacrificio. Intento entender por qué quieres a esa bruja prejuiciosa a la que llamas madre más que a mí, de verdad, e intento mucho respetar que ella es tu madre y que debería significar más… pero duele hacer todos estos sacrificios y ser la segunda en tu vida y solo para que me digas que es solo culpa mía por provocarla.

Draco estaba asombrado con la repentina retahíla.

—No la quiero más que a ti.

Hermione solo resopló y empezó a caminar otra vez.

Draco se apresuró a cortarle el paso antes de que hubiera dado más de un par de pasos.

—La quiero de manera diferente a como te quiero a ti. Es mi madre. Es mi infancia. Me dio la vida y luego sacrificó todo lo que tenía para salvarme. Pero… si no se hace a la idea, tendré que elegir mi futuro por encima de ella.

—Eso no es lo que ella parece pensar.

—Solo intenta asustarte. Ella debería saber mis intenciones. He estado… pidiéndole cosas.

—¿Qué cosas?

Draco se encogió de hombros, un poco incómodo. No podía contarle. Aún no. No estaba mentalmente preparado para hacerlo hoy.

—Solo unas cuantas cosas que me gustaría tener. Y he estado preguntando por trabajo. Por ahora, todo lo que he encontrado son unas prácticas en el Ministerio en Objetos Muggles —hizo una mueca— y unas prácticas para un posible empleo en San Mungo. Por esto también quería que pasaran unos años más. No quiero aceptar ninguna de estas supuestas ofertas…

—Los Malfoy no empiezan con prácticas —dijo Hermione con cuidado.

—Lo sé. Pero cuando mis padres renieguen de mí, ya no podré apoyarme en mi nombre, ¿no? Después de todo, yo no soy el que tiene el dinero y la influencia. Es mi padre.

—¿Renegar de ti? Entonces tú… —Hermione pareció darse cuenta y, por una vez, parecía no saber qué decir.

—Sí.

—Oh.

—¿No estás contenta?

—Avergonzada, sobre todo. —Sus mejillas ardientes y la forma en la que evitaba los ojos de Draco verificaban lo que había dicho.

—Nunca tuve la intención de hacer esto a medias —dijo Draco con tranquilidad—. Es solo que… quería preservarlo todo lo que pudiera. Pero si voy a perderte, no merece la pena. Sinceramente nunca habría empezado nada contigo ni no hubiera estado preparado para llevarlo hasta el final. Por eso me llevó tanto tiempo decidirme.

—Oh. —Las mejillas de Hermione se volvieron incluso más rojas.

—¿Eso es todo lo que tienes que decir?

—Bueno, podrías habérmelo dicho antes de que lo soltara todo y me hiciera parecer una gilipollas total —murmuró, avergonzada.

—Considéralo una venganza por no estar «de humor» durante semanas —dijo Draco, incapaz de esconder una sonrisa. La verdad es que necesitaba vengarse.

—Oh, qué penita —dijo ella, poniendo los ojos en blanco y con una sonrisa tirando de sus labios—. ¡He tenido otras cosas en las que pensar!

—Hubo una época en la que me despertabas porque habías leído sobre una postura y querías ver si era físicamente posible.

—¡Lo recuerdo! —Hermione arrugó el ceño—. Sigo considerándolo no concluyente.

—Oye, cuando quieras intentarlo otra vez, házmelo saber y me acordaré de hacer estiramientos.

Hermione se rió un poco y luego miró hacia abajo.

—Siento si mi comportamiento irracional.

—Oh, lo ha sido —dijo Draco con delicadeza, asintiendo. Hermione debería haberle contado sus preocupaciones en lugar de ponerse a la defensiva y alejarle. ¿De qué iba a servir eso?

—Bueno —murmuró Hermione, rodeándole el cuello con los brazos—. Si vuelvo a ser irracional, solo pégame.

—Oh, cariño… —dijo Draco con un todo exageradamente condescendiente mientras deslizaba los brazos alrededor de su cintura y le daba un cachete en el trasero—. Lo serás.

—Tonto del culo.

—Arpía.

Hermione sonrió.

—Yo también te quiero.

Estarían, después de todo, muy aburridos el uno sin el otro.


¡FIN!

N/T: ¡Sí, chicas, hemos llegado al final después de más de un año! Es la primera vez que traduzco un fic en tan poco tiempo, pero es el más largo. Estoy orgullosa de mí y muy agradecida a todas vosotras que me habéis apoyado durante todo el trayecto. Os mencionaría una por una, pero sois demasiadas y, si me olvido de alguna me sentiría mal.

Estamos de acuerdo en que la historia tiene sus más y sus menos: bastante OoC, personajes a lo que nos gustaría tirar por la ventana, se hace pesada, etc. Pero, al fin y al cabo, es una historia que engancha xD

Como os he dicho, mi intención es seguir traduciendo. Aún no me ha contestado Bex-chan para Hunted y no sé si lo hará ni cuándo. Si lo hace, tened por seguro que la traduciré. Mientras tanto, me tomaré un descanso (pueden ser un par de días o meses, no sé xD) y cuando tenga fuerzas volveré con otra historia, ya sea Hunted o no. Igualmente espero que me sigáis apoyando y, para ello, lo mejor es darle a Follow a través del perfil. Así os avisarán por correo cuando suba algo nuevo.

Con respecto a la nueva posible traducción, quiero poner una encuesta (poll) porque me hace ilusión y eso xD y porque quiero saber qué tipo de fic os gustaría que tradujese en caso de que Hunted no pueda ser. Las opciones son: Después de Hogwarts, Después de Hogwarts con guerra, En Hogwarts, En Hogwarts con guerra y otros (fics más alternativos, diferentes). También hay tres opciones de género. Podéis elegir un máximo de dos opciones; esto es para que elijáis una situación y un género. Id a mi perfil y, por favor, participad. Me interesa mucho esto porque no tengo ni idea de qué traducir. Hay demasiadas opciones xD Personalmente, me inclinaría por alguno que no fuera en Hogwarts, de ellos un pelín más mayores y trabajando o algo así xD Si tenéis otras sugerencias, por PM :)

Contesto ahora a los reviews y, en la medida de lo posible, os seguiré contestando por PM :) También podéis contactar conmigo por PM siempre que queráis y para lo que sea :)

Marye Sellory: Yo creo que todas nos sentimos aliviadas de que por fin estén juntos Y QUE SE DEJEN DE TONTERÍAS, que estábamos hartas xD Muchas gracias por todo. Nos vemos :)

Liz. Cipriano: De nada. Ha sido un placer :) Yo creo que el epílogo está bastante bien, ¿verdad? Creo que por una vez no odio a ninguno de los dos. Cuídate.

KimiAI: No pasa nada. Al fin y al cabo, te has tomado el tiempo de dejar un comentario y eso siempre se agradece :) Yo pienso igual que tú, aunque aquí, en el epílogo, creo que no los odio tanto a ninguno :) Jajaja Las telenovelas son terribles, pero a mí me encantan y me río con ellas xD Mi favorita será siempre Pasión de Gavilanes :)

Sam Wallflower: Sí, te entiendo. Se nota sobre todo al final. Toda la culpa se la echan a Draco y encima él está conforme… Yo también veo lógica la reacción de Draco, pero Theo y Hermione se comportan como si no lo fuera o como si fuera tonto por no ver lo que para ellos es obvio… Pero es que desde la perspectiva de Draco no lo es. Y sí, Nott es demasiado retorcido, aunque no del todo malo… No hay por donde cogerlo xD A mí el epílogo me ha gustado, pero es cierto que no redime al resto del fic… Vaya, muchísimas gracias :) Estoy super contenta y me he sentido muy apoyada por ti durante todo el proceso. Seguiré trayéndote traducciones :) Muchos besos, bonita.

Maria: jaja Todo lo bueno se termina (y todo lo malo también ;D).

TsukihimePrincess: No, santa no es aunque quiera parecerlo xD

Mssweasley: No llores, no llores :) ¡Tienes que estar contenta de haber disfrutado tanto! Además, hay muchísimos fics y mi próxima traducción, así que no se ha acabado :)

Sorcieres de la Neige: Cierto, nunca había pensado en que revolver mucho las cosas terminara en una escena que no pega con los personjes. Aunque los personajes en general ya estaban bastante OoC u.u Entiendo que estés contenta de que por fin se hayan entendido, pero sí que no terminas de sentirte bien… Esta es ese tipo de historia, supongo xD

Carlys. Love: Sí, todo a terminado bien ;)

Bliu Liz: Si el fic hubeira sido un poco más sencillo, habría estado mejor, creo. Pero por fin han llegado a un "acuerdo-relación", como tú dices :)

SrtaPoetry: Ahora descansa. Tú eres como yo xD ¿Pansy y Theo? Pues podría haber pasado; habría sido interesante. Sí, de hecho se ve en el epílogo que lo de Pansy y Ron no funcionó y me parece bastante realista. ¿A Blaise y Ginny? xD Yo lo dejaría con Tracey, más que nada por el drama de la sangre pura-sangre sucia xD No te preocupes por no comentar; espero verte en el futuro :)