Advertencias: Mundo alterno Ninja en guerrera. Esta historia solo se basa en la técnica lanzada por Madara el Tsukuyomi infinito, pero no tiene nada que ver con el manga. Posibles OCC en Hinata y Naruto. Es una versión mía de cómo me hubiera gustado tratar esta ilusión de que tus sueños pueden hacerse realidad.

Los personajes de Naruto no me pertenecen. Yo simplemente sueño con ellos.

.

.

.

.

Un deseo, no deseado.

By

Aniyasha.

.

.

.

Universo ninja alterno en la guerra.

El Tsukuyomi infinito fue liberado, Madara había logrado su propósito de crear un nuevo mundo a través de esta técnica. En el campo de batalla aparecieron las raíces de un árbol y poco a poco fueron capturando a las personas en lo que parecían capullos.

Hinata pudo esquivar la primera raíz, activo el byakugan y vio que más de la mitad de la alianza shinobi estaba ya bajo la influencia del Jutsu. Esto la distrajo pensando que el fin estaba cerca y que ella debía de poder hacer algo y no caer también. Quería poder ayudar más a Naruto. Con ese pensamiento trato de avanzar sobre los capullos y poner distancia del peligro e impedir que las raíces la tocaran. Sabía que sería el final si ella también caía en el sueño profundo, no tenía mucha idea de cómo el Jutsu te afectaba, pero por lo que podía ver con su byakugan era que te consumían el chakra a una velocidad increíble pero que no te mataba. Te dejaban en un estado de inconsciencia y modificaban tu chakra.

Otra raíz salió de la nada y esta la atrapo de la rodilla, ella no pudo brincar y callo sobre tierra de un solo golpe seco. Se recuperó rápido de la impresión y abrió la palma de su mano tratando de utilizar el puño suave y liberarse. Pero en ese intento, al estar al pendiente de esa raíz otra la capturo del otro pie y comenzó a cubrirla.

El jutsu de Tsukuyomi infinito había logrado capturarla al igual que a sus compañeros y comenzaba a cubrirla en un capullo comenzando por sus pies.

Cuando su cuerpo estaba a la mitad de cubierto. Ella trato de moverse y mantener el control sobre su cuerpo para evitar que el capullo la cubriera por completo. Pero una voz en su cabeza comenzó a escucharse producto del jutsu.

¿Qué es lo que deseas?

Hinata abrió los ojos al escuchar esa voz siniestra y cruel, que insistentemente repetía esa pregunta en su cabeza causándole un gran dolor. No podía pensar con claridad, además de que comenzaba a perder sus sentidos. Ella trataba de mantenerse concentrada, talvez así evitaría que la técnica le afectara y de alguna forma poder romper el capullo. Sin embargó esté la seguía cubriendo pero había disminuido su velocidad.

Ella se percató, que si mantenía el control de sus pensamientos sobre si misma evitaba que el jutsu avanzara.

¿Qué es lo que deseas?

La Hyuuga apretó los ojos y trato de utilizar el byakugan pero la falta de chakra era evidente.

¿Qué es lo que deseas?

La raíz había logrado enrollar su cuerpo hasta sus hombros.

¿Qué es lo que deseas?

Preguntaba esa voz nuevamente insistentemente en su cabeza, la cual le martillaba causándole un gran dolor fuerte e impedía pensar con claridad. Se sentía exhausta, aun así no podía perder el conocimiento aun que su cuerpo y su mente deseaba abandonarse a la inconsciencia. ¿Pero qué sería de sus amigos?, ¿Qué seria del mundo shinobi?, ¿Qué sería de Naruto?.

Ella debía de tratar de ayudar, ella quería…

¿Qué es lo que deseas?

Hinata sabía que el enemigo quería apoderarse de sus pensamientos causando ilusiones, quería aprovecharse al parecer de sus sueños, de sus anhelos, de sus deseos y encerrarla en un propio mundo.

¿Qué es lo que deseas?

Esa voz, que se repetía no era otra cosa que el jutsu que los afectaba a todos, si ella contestaba el Tsukuyomi infinito la afectaría, pero le cumpliría su deseo, ella viviría en un mundo fabricado para ser feliz, y el precio a pagar era el mundo como se conocía.

¿Qué es lo que deseas?

Volvió a escuchar, comenzaba a cansarse. Mantener el control sobre su mente y lo poco que podía de su cuerpo le era difícil. Solo respirar le costaba trabajo, aun cuando su cara no estaba siendo envuelta por el jutsu aun. El cual demoraba al cubrirla porque ella a un no había sucumbido a responder la pregunta.

No luches, simplemente dime, ¿Qué es lo que deseas?

El dolor de su cabeza se intensifico a tal grado sintiendo que explotaría en cualquier momento. Apretó los ojos y volvió abrirlos, el byakugan no podía ser activado. Trato de calmar su respiración ante el cansancio y el esfuerzo de seguir tratando de mantener la conciencia en tales condiciones.

¿Qué es lo que deseas?

-Nada.- se atrevió a contestar mentalmente.

-Todos deseamos algo.

Fue la respuesta que obtuvo Hinata causándole un escalofrió al escuchar la voz burlona de su mente.

-¿Deseas ser una digna heredera para tu clan?

Hinata abrió los ojos y su respiración se acorto. La raíz aprovecho el titubeo para cubrirla un poco más al darse cuenta que había comenzado a deteriorarse su voluntad de luchar en contra de sus propios deseos.

La peli azul recobro el poco control sobre su mente nuevamente y respondió con la verdad.

-Soy una digna heredera, antes talvez no confiaba en poder serlo, pero ahora lo soy. – dijo segura de sí misma. Recordando todas las pruebas difíciles que había tenido que pasar en su vida para darse cuenta que ella no era una perdedora como todos creían y sobre todo como ella misma llego a sentirse. Ahora sabía que podía dirigir al clan Hyuuga, ahora sabía que a través de su esfuerzo había logrado llegar al nivel de Neji-nisan y compartir con su primo algo más que su sangre. Había logrado ser aceptada por él y tan unidos como para que Neji-nisan fuera capaz de dar su vida por ella y por Naruto. Incluso su padre al luchar a lado de ella le demostró que confiaba en sus habilidades por lo que había terminado por aceptarla y respetarla. Así que ya no era un deseo por el cual sucumbir a ilusión. Por lo contrario debía de seguir siendo firme. Para demostrar que había llegado avanzar y ahora era lo suficiente fuerte para derrotar a sus adversarios, aunque fueran sus propios deseos sobre los que tendría que luchar.

¿Deseas no estar sola nunca?

¿Deseas amigos?

¿Deseas una vida normal?

¿Deseas poder?

¿Deseas ser aceptada por todos?

¿Deseas evitar ser un estorbo?

Y así la voz siguió invadiéndola de preguntas, de deseos que tal vez en algún momento de su vida sintió ganas de pedir. Pero no ahora que había logrado conquistar la mayoría de sus sueños a través de esfuerzo, perseverancia y nunca rendirse. El camino que le había enseñado Naruto.

Y en su mente una imagen de esa sonrisa que la iluminaba cruzo, llenándola de ese sentimiento que siempre la consume cuando piensa en él.

Amor.

-Naruto.- dijo Hinata con voz rasposa, queriendo saber si él estaba bien. Y así lo sintió, algo en ella sentía esa conexión inexplicable, el corazón latió.

¿Deseas el amor de Naruto Uzumaki?

¿Deseas alcanzarlo y caminar junto a él?

¿Deseas poderle decir todo lo que nunca te has atrevido?

¿Deseas ser una chica normal a su lado, sin esa timidez?

¿Deseas poder llenarlo de ese amor que has guardado por tanto tiempo?

¿Deseas una vida a lado de él?

Y al escuchar esto la Hyuuga se tensó, la raíz pudo avanzar sobre ella al descubrir el gran deseo que sentía por el amor del rubio. Puede que él fuerza su gran fuerza, pero también su mayor debilidad.

-Naruto.- fue lo último que dijo al ser capturada por el capullo. La oscuridad comenzó a invadirla y sintió como su cuerpo comenzaba a caer como si ella se aventara a un precipicio.

.

.

.

.

-Hinata levántate.

-Hinata…

-Hinata…

La peli azul abrió los ojos y sintió los suaves rayos del sol sobre su cara. Además de que una suave voz la llamaba.

-Está muy floja. Levántate papa quiere que estés lista.

La peli azul frunció el ceño, por inercia se sentó sobre su cama y miro a su hermana con confusión.

Un gran dolor de cabeza le molestaba e impedía pensar.

Hanabi movió la cabeza en señal de negación y saco de la cómoda ropa para que su hermana se vistiera.

-El baño está listo Hinata, te lo recomiendo.- ella se cruzó de brazos.- estas aún muy dormida.- dicho esto se marchó.

Se sentía inactiva, su cuerpo comenzó a moverse, se levantó y se dirigió al baño acostumbrada a seguir su rutina diaria. Por inercia. No había pensamientos coherentes, la cabeza palpitaba.

Salió del baño de la misma forma como si se sintiera vacía, se vistió después salió de la habitación. Abrió la puerta del comedor.

-Buenos días.- ese saludo salió de ella de una forma automática. Tomo su lugar de costumbre aun ida por su dolor de cabeza.

Hiashi Hyuuga miro con desconfianza a su hija mayor, los ojos aperlados parecían vacíos.

-¿sucede algo Hinata?

La peli azul giro su cabeza y eso la molesto. Alzo sus manos y se agarró fuertemente la cien, en un desesperado intento de apaciguar el dolor. Todo volvió a nublarse.

.

.

.

.

-Ella está cansada eso es todo.- Sakura trato de tranquilizar a un desesperado Naruto.- Todo está bien, sus signos vitales son fuertes, su chakra se descompenso pero ya está solucionado.- la peli rosa alzo un puño y un tictac se marcó en su frente.- ¡CALLATE DE UNA BUENA VEZ NARUTO!

-Pe..ro, Sa..kura-chan.- dijo en tono lagrimeó .- estoy preocupado dattebayo.- de sus ojos azules salían pequeñas lágrimas.

La medico ninja se cruzó de brazos y miro a la pelinegra que estaba durmiendo tranquilamente en la camilla del hospital.

-Talvez ha pasado por muchas presiones últimamente. Algo que le haya provocado un estrés y colapso.- los ojos verdes se entrecerraron y voltearon a ver a su amigo.- dime Naruto.- vio como el dio un paso atrás y tragaba fuerte.- ¿has presionado a Hinata de algún modo?

Los ojos azules la miraron con horror y después se centraron en el bello rostro de su amada.

Sus manos se apretaron fuertemente.

¿Qué si la había presionado?

Se escuchó como Sakura se trono los dedos en señal de su molestia, aun así Naruto no dejo de mirar a su novia.

-¿Qué le has hecho?.- ella alzo su puño.- en serio que no sé por qué te aguanta Naruto, si ella se negara a casarse contigo yo la apoyaría, incluso se lo voy a proponer. – le reto.

Esto llamo la atención de él. ¿Qué ella iba hacer qué?

-Creo que no es de tu incumbencia saber nuestras cosas.- su voz sonó firme, ya había dejado de ser un mocoso para que Sakura siempre lo tratara mal. Ahora a sus casi veinte años tenía que comenzar a comportarse de una forma adulta.- es nuestro asunto como pareja, Sakura. – dijo Naruto con tal autoridad que hizo retroceder a la médico ninja.

La peli rosa bajo el puño aun así lo miraba con rencor.

-Es tu culpa si ella está así.

.

.

.

Desde que comenzó a escuchar los gritos en la habitación Hinata empezó a despertar, se sentía desorientada y el dolor de cabeza persistía, por lo que no abrió sus ojos sin embargo trato de orientarse y escucho perfectamente los reclamos. Ella sabía a quienes pertenecían esas voces, abrió lentamente los ojos para toparse con un techo blanco, el aroma en el habiente era inconfundible, por lo que en un reflejo se sentó rápidamente en la camilla. Pero tuvo que sujetarse la cabeza al sentirse en completo estado de debilidad. Sintió una calidez en el cuerpo cuando unos brazos la acomodaron nuevamente sobre la camilla.

.

.

.

.

Naruto casi muere del susto cuando Hinata se levantó y por el esfuerzo que hizo se cae de la camilla. Afortunadamente sus reflejos fueron rápidos y pudo ayudarla a recostarse nuevamente, se percató de que la inconciencia se apodero de ella y suspiro con frustración. Acaricio con ternura sus cabellos y trato de tranquilizarse. Odiaba sentirse estúpido, odiaba no poderla ayudar.

-Déjala descansar.- sugirió ya más calmada Sakura al ver la preocupación en el rostro de su amigo.- puede que sufra algunos efectos por la presión y descompensación de chakra, así que nada de presionarla. Dale su tiempo, despertara cuando tenga que hacerlo.- Sakura le toco el hombro y se retiró de la habitación dejando a un ojiazul algo triste.

.

.

.

.

La cabeza seguía doliéndole pero las caricias recibidas en su cabello la reconfortaban. La presencia que sentía le inspiraba confianza y además tenía tanto tiempo batallando que su cuerpo estaba cansado.

-Hinata-chan…

Al escuchar esa voz el cuerpo de Hinata se tensó, «esa voz era de….»

Su mente abrió un sinfín de imágenes, su cuerpo se llenó de sentimientos encontrados y los recuerdos comenzaron a bombardearla de una forma descomunal, no pudo evitar gritar y comenzar a zarandearse. Gritaba, chillaba, no podía controlar su reacción. El dolor de la cabeza quedo sustituido por el dolor de su cuerpo causado por el chakra que su cuerpo comenzaba a destilar debido a sus recuerdos.

-¡HINATA!.

-¡HINATA, TRANQUILIZATE DATTEBAYO!

-¡HINATA, SOY YO NARUTO!

-¡HINATA!

Naruto no pudo evitar darle una cachetada para que entrara en sentido y dejara de moverse como si fuera un gato montés y no quisiera ser cogido. Después de batallar con ella y abrazarla, llamándola muchas veces y a base de gritos fue cuando los ojos aperlados lo miraron entre lágrimas y con sufrimiento. Él sintió quebrarse por dentro, nunca la había visto de esa forma y no comprendía el porqué de ese ataque. La abrazo fuerte, la acuno y comenzó a acariciarle sus cabellos, le decía que todo estaba bien, que él la cuidaba, que nada le pasaría él la protegía. No supo cuánto tiempo estuvieron así, ella lloro entre sus brazos.

Hinata pudo tranquilizarse por fin, y al tener ya el control sobre sus emociones otras preguntas comenzaron a formularse en su cerebro.

«¿Cuándo termino la guerra?»

«¿Qué paso con sus amigos?»

«¿Cómo está su familia?»

«¿Neji?»

Naruto sintió nuevamente como el cuerpo de su novia comenzaba a tensarse por lo que muy tranquilamente se separó de ella y la miro con ternura que obtuvo un hermoso sonrojo en las mejillas. Le tendió una toalla que Sakura le había proporcionado. Y dejo que ella se limpiara los restos de sus lágrimas. No dejo de observarla intensamente, ella se veía tan indefensa y perdida, que sus instintos protectores se activaron en él.

Cuando Hinata termino de limpiarse se atrevió a mirar a su acompañante, pero esquivo nuevamente su mirada y comenzó a juguetear con sus dedos.

El nerviosismo en ella no podía ser controlado al menos por este momento.

-¿hace cuánto que yo estoy aquí?

Naruto sonrió ante el estado de timidez de ella.

-desde hace como diez horas, me tenías muy preocupado dattebayo.

-¿Diez horas?.- ella, intentó mirarlo.- ¿hace diez horas que termino la guerra?.- se atrevió a preguntar.

El rubio junto ambas cejas e hizo un puchero con los labios al no entender la pregunta.

-¿Qué guerra, Hina-chan?

Hinata entrecerró sus ojos esta vez con algo de enojo.

-La cuarta guerra ninja.- dijo en un susurro

El rubio rompió a reír abiertamente a grandes carcajadas, pero al sentir como ella se paraba y verla que casi se cae dejo de reír.

-Amor.- dijo con dulzura.- la guerra término hace más de dos años…-Ahora si lo vio con terror en su níveo rostro. Naruto no le dio importancia a su reacción.- estas muy débil, dice Sakura-chan que se debe a una descompensación de chakra normal…

Hinata no pudo escuchar con atención lo que decía el rubio. ¿Qué la guerra termino hace años? , eso no era posible, al mirarlo a él descubrió también los cambios físicos que tenía ese Naruto.

El cabello alborotado estaba recortado, la chaqueta negra con naranja había sido remplazada aun que mantenía sus colores, se veía más adulto, se veía más hombre… se veía increíblemente guapo…

-Es imposible.- fue todo lo que pudo decir, su mente comenzó a trabajar, cerró los ojos y aun que el dolor de cabeza regreso ella logro concentrarse, y por fin pudo recordar. Abrió sus ojos.- estoy en el Tsukuyomi infinito.- dijo con sobre salto.

Y Naruto al escucharla rompió nuevamente a reír a grandes carcajadas.

-por kami Hina-chan, que cosas dices dattebayo.- él la miro con ternura y le agarro las manos frías.- claro no estás en el Tsukuyomi.- dijo con una amplia sonrisa acariciando las manos de ella.- estas en Konoha, con tu galante novio sufriendo de una descompensación.

La peli azul frunció el ceño, lo que él decía no era posible. Por muchas cuestiones.

Ella no era tonta, ni mucho menos la débil ninja que todos creían. Estaba en el Tsukuyomi infinito y todo esto no era otra cosa más que un sueño producto de sus deseos. Él cual si no mal recordaba, era la persona que estaba justo enfrente de ella. No podía confiar en nadie y tenía que encontrar la forma de deshacer el jutsu. El dolor en su cabeza le recordó muchas cosas y reafirmo su teoría, ella había logrado permanecer despierta en su sueño y no había caído completamente presa de sus deseos.

Naruto no era tampoco un tonto, conocía a Hinata. Y sabía que ella creía que esto no era su realidad.

-por kami.- dijo angustiado, borro todo rastro de risa en sus labios y la miro con consternación.- ¿en verdad crees lo que dices?

Ella simplemente alzo una ceja. No podía confiar ni siquiera en él. Debía de alejarse de su deseo, debía poner distancia y concentrarse en su problema. Sabía que si pasaba tiempo con ese Naruto podía caer presa de un deseo no deseado.

Separo sus manos de él y trato de hablar tranquilamente.

-Me siento cansada y me gustaría ir a casa.

Naruto se cruzó de brazos.

-Lo que quieres es deshacerte de mi Hinata.- le reclamo herido.- y eso no sucederá. Tenemos que decirle a Sakura-chan de lo que te sucede.- se paró inmediatamente de la camilla.- voy a buscarla, tiene que verte.

Hinata lo miro irse con prisa y no pudo evitar que de sus labios se formara una triste sonrisa. Él se parecía tanto a Naruto. Ella se levantó y llego a la ventana de la habitación, el atardecer comenzaba a formarse. Suspiro con nostalgia pero a la vez determinación. Apretó sus manos en el barandal de la ventana y salto. Por un momento la libertad le produjo una sensación placentera. Cayo del segundo piso y comenzó a correr, debía de inspeccionar la aldea, debía de haber alguna forma de salir de este jutsu y sobre todo debía de poner distancia entre ella y Naruto.

Si él estaba cerca de ella…

Pudiera olvidarse de la verdadera realidad.

Se olvidaría de la guerra, se olvidaría de Madara, se olvidaría de todo lo que realmente importaba por un deseo no deseado. Aun cuando fuera lo que más añoraba.

Pero su mente la traiciono… por que recordó lo reconfortante de su abrazo, el aroma que desprendía, y lo feliz que se sintió al verlo.

Sabía que sería difícil mantenerse alejada de su mayor sueño y más cuando el Naruto de sus sueños la veía como si la amara.

Continuara…

.

.

.

Si lo se, me aquedado raro ¬¬

La culpa de mi imaginación.

Esta historia originalmente era para un reto entre Atadalove y yo. Pero por diversas circunstancias de la vida cotidiana no la subí a tiempo. Ahora que me dije termínala me di cuenta que tengo varios momentos que siento que sería injusto cortarlos y hacerlos en un one Stone. Así que mejor le regalare la historia de tres capítulos a mi querida nee-chan Atadalove, quien es mi cuarta hermanita naranja desde 2011.

Espero que te guste mi querida Nadia , gracias siempre por todo.

.

.

.

La continuación ya casi esta, pero dependerá de los inspiradores que sean sus comentarios XD.

Si lo sé, esto es un vil chantaje…

Pero un autor vive de los comentarios, así que depende de Ustedes la continuación. Porque aunque me gustan los favoritos, me gusta más cuando me escriben aunque sea un hola o un me gusto.

Gracias por leer.

Los quiere aniyasha.