Las soluciones a veces de tus problemas están enfrente de ti, burlándose, porque tú, miras a todas partes llenándote de angustia al no saber qué hacer, sin embargo esta en ti todas las soluciones. Pero es cuestión de que tú te decidas el camino a escoger, tus decisiones siempre serán difíciles, más aun cuando cumplieron tu mayor sueño. Ese deseo que te llena el corazón de tantos sentimientos que es imposible ponerle nombre a cada uno de ellos. Pero puedes tratar de redondearlo en la más simple palabra y es : amor.

Asi que la pregunta a hacerse es , ¿Qué tipo de persona eres tu Hinata?, se cuestionó ella, enfrente de un gran espejo. El reflejo mostraba a una hermosa joven vestida de blanco, era el vestido de novia más hermoso que hubiera contemplado alguna vez.

Todo estaba perfecto…

Era un dia encantador para celebrar una gran boda.

Era hora de ser la señora Uzumaki

.

.

.

Kakashi, Sexto Hokage de la aldea de la hoja comenzó a recitar las palabras tan antiguas como el tiempo, del pergamino sagrado que era usado para las bodas entre sinobis. Sus ojos oscuros se pasearon por los invitados deteniéndose en la hermosa figura de la novia y en la atolondrada de Naruto.

Prosiguió leyendo el enlace para llegar a la parte cumbre, casi al final.

-si alguien aquí presente conoce algún motivo para evitar esta boda.- paso de nuevo su mira oscura por todo el jardín Hyuuga, lugar donde se celebraba la más esplendorosa de las bodas.- que hable ahora o calle para siempre.- finalizo la oración con un tono dramático. Pensando que nadie podría encontrar algún motivo para impedir esta unión. Aun así, su mirada se paseaba entre los invitados.

Otorgo los cinco minutos de suspenso, donde el público en general contenía el aliento en espera de continuar y terminar pronto para poder disfrutar del banque nupcial que se veía muy apetecible en otra sección del jardín. Kakashi asintió con la cabeza de acuerdo con la súplica muda de las miradas de los invitados.

-si no existe impedimento alguno, yo…

-si existe...

El Hokage Levanto su mirada del pergamino sorprendido de escuchar tal afirmación. Miro al frente de él…

Hinata Hyuuga alzo su rostro con el byakugan activado.

-yo tengo un motivo.- dijo con voz cargada de tristeza pero firmeza, como anunciando su muerte.

La mandíbula de Kakashi tembló de desconcierto. Se escuchó un murmullo en general por parte de los invitados. Y un gemido por parte de Naruto.

La novia se oponía a casarse…

.

.

.

UN DESEO NO DESEADO

BY

ANIYASHA

.

.

.

CAPITULO 9

LA BODA

.

.

.

Pensamientos de Naruto-

Todo regreso a la normalidad. Hinata regreso a ser la Novia dulce, tierna, cálida y amorosa. Ambos pasaron un mes organizando la gran boda que el papá de Hinata deseaba para su hija primogénita. Había pensado que todo estaba bien. Ella dejo esas cosas absurdas de investigaciones y se dedicó a vivir su vida, olvidando los episodios donde ella decía que todo esto era un sueño. Dejo de ir con Sakura al médico, se mantuvo alejada del Uchiha, retomo su vida de princesa Hyuuga. Entrenaba con Neji, salía con sus amigas, molestaba a Hanabi y konohamaru, hacia comidas deliciosas.

Entonces… ¿Por qué lo miraba con el byakugan?, se veía triste pero firme. Él la conocía demasiado para saber que no le gustaba lo que estaba haciendo.

¡Demonios!, porque le tuvo que dar otro episodio de locura precisamente el día de su boda.

Paciencia, Naruto. Se repetía mentalmente, la boda no está arruinada, todo está listo, simplemente ella debía de entrar en razón. Tenía que encontrar las palabras precisas y salvar el día.

Respiro nuevamente y le dedico la más hermosa de sus sonrisas. Esa que sabía que la sonrojaba en todas partes de su cuerpo.

.

.

.

.

Pensamientos de Hinata

No pudo evitar dar un paso atrás al verlo sonreír, tampoco pudo evitar que su rostro reflejara un sonrojo. En este tiempo aprendió muchas facetas de este Naruto. Y ella reconoció esa sonrisa perversa donde trataría de convencerla de algo, la había ocupado para proponerle cosas inimaginables en la cama, o cuando quería algo de comer en especial, cuando quería ganar una discusión.

Pero desafortunadamente no podría ganar esta última batalla.

-Ha llegado el momento de regresar a mi mundo.- lo dijo con soltura, pero pesar a la vez. Aquí había sido tan feliz.

-Hinata.- su voz suave calmada, como un sedante.- desactiva el byukugan me pone de nervios eso, dattebayo.

-No.- le dolía la cabeza por tener el jutsu activado. Pero ero la primera vez que pudo mantenerlo desde que despertó en este mundo.- mis ojos me permitirán desvanecer el Jutsu, puedo verte y sé que no eres real.- sus ojos aperlados miraron el lugar, y casi no podía verse pero una energía rodeaba a todos los ahí presentes.

Naruto suspiro un poco más enojado, se pasó sus manos por sus cabellos cortos. Y la miro con alteración en su rostro.

-Amor…

-Mi mayor deseo, mi mayor anhelo.- comento la Hyuuga, mirando el lugar de la boda. Una triste sonrisa nació de sus labios rojos.- ¿Cómo luchar en contra de tus deseos?

Naruto no dijo nada se dedicó a escucharla, pero mantenía los puños apretados. No estaba ajusto con esta platica.

La Hyuuga miro su kimono, era realmente precioso, las flores eran diminutas y brillaban con el sol. Se había quitado la capa que cubría su rostro, revelando el tocado de alcatraces y lilas que adornaban su cabello. En la mañana quedo encantada con la imagen que el espejo le dio. Una hermosa novia feliz. Casi, casi cae más.

-No estoy feliz por lo que ago.- comenzó de nuevo hablar rompiendo el silencio. Los invitados se habían retirado del lugar y estaban en la sección de la comida. De esta forma estaban solos platicando en la tarima de la ceremonia.

-¿entonces por qué lo haces?.- se atrevió a reclamar él.- ¿en qué te estoy fallando?...

-tú no puedes fallar Naruto.- ahora centro su atención de nuevo en él.- y lo que hago, es lo correcto. Es lo que tú me enseñaste, es lo que aprendido a lo largo de mi vida.

-Hinata…

-No utilices ese tono de reprensión.

-¿Por qué?

La mirada aperlada frente a la azul. En una batalla donde el corazón no ganaría.

-Mi mayor deseo, eres tú, es todo esto.- dijo al señalar todo el lugar.- cuando llegue aquí trate de resistirme , trate de luchar, pero mi táctica no funcionaba, mientras más intentaba luchar en contra de mis deseos, mis deseos luchaban con mayor insistencia. Y entonces me di cuenta cuando te tuve entre mis brazos que en algunas ocasiones perder significaba ganar, ceder significaba jugar con fuego, sabia que al vivir mi mayor deseo corria el gran riesgo de perderme en mis propios sueños, alfinal soy una simple humana ….