—Capítulo 1—

¡Bienvenido, Thumper!


¿Tesis? ¿Qué es eso? ¿Un nuevo sufrimiento universitario? Tengo entendido por colegas ya graduados que es un trabajo monstruoso que te piden a puertas de salir de universidad. Corrección, es un pase para que puedas salir de la universidad con tu cartón de bachiller. Sin la tesis técnicamente no soy psicólogo. Soy intento de psicólogo.

Vaya mierda…Una tesis ¿Eh?

Hace poco me asignaron un asesor de tesis. Incluso nos dan un asesor para asegurarse que no hagamos tonterías. Los entiendo. Antes pensaba que eran unos exagerados, pero ahora los comprendo a la perfección.

He leído la lista de tesis y puedo decir que me he partido de la risa con algunas investigaciones. Uno hizo sobre ¿Por qué preferimos productos con alto índice de grasa? Es evidente, porque somos unos puercos que nos gusta la fritura. Es rico ¿Qué otra explicación podemos darle? Una tesis de más de 50 páginas para explicar por qué caemos en la tentación de las papas fritas.

Risible nivel crónico

Me estoy desviando del tema, todo por la culpa de las papas fritas. Ellas son las responsables de la destrucción del mundo. Quizás hasta haya una tesis sobre eso ¡Lo apuesto!

A lo mío

Busqué en internet varios temas psicológicos para ver cuál podría abarcar mi humanidad. Me llamaron la atención unos cuantos. Desórdenes mentales en la infancia, hay infinidad de subtemas dentro que parecen ser interesantes. Por ejemplo, pueden ser transferidos por genética.

Seguro mi amigo Izuki-san debe estar metido en ese cajón. Es un retrasado mental, al igual que toda su familia. Me sigo preguntando cómo coña me voy a graduar si sigo siendo tan infantil.

También había otro tema curioso, los desórdenes mentales en la adolescencia. Quizás ese soy, me dejé guiar por el amorfo de mi compañero, ahora soy este tipo de subespecie humana. Fuera de bromas, el tema que me causó más intriga fue la desintegración de la personalidad. Una palabra me llevó a la otra, internet es grande y me quedé con cuatro frases que por motivos están conectadas.

Desintegración de la personalidad

Mecanismos emocionales

Alter egos

Personalidad sumisa

Me detuve a pensar un momento en el último enunciado. Alguna vez por revistas pornográficas vi el término BDSM. Para ser sincero, no sabía qué caracoles significaba. Así que recurrí a la gran red ¿Dónde? Wikipedia. Ahí encuentras de todo. Lo señaló como: BDSM es un término creado para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas. Se trata de una sigla formada con las iniciales de las siguientes palabras: Bondage; Disciplina y Dominación; Sumisión y Sadismo; y Masoquismo. Abarca, por tanto, a una serie de prácticas y aficiones sexuales relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidades no convencionales o alternativas.

El que escribió eso debió ser un erudito. Estoy exagerando, pero tiene un buen dominio de los conectores lógicos. Le daría su estrellita si lo conociera. También agradecerle por su brillante definición, está bastante clara.

Entonces, a mis palabras sencillas y mundanas. El BDSM es una manera de sexo violento, donde hay un sádico queriendo cumplir todas sus fantasías eróticas y una sumisa dispuesta a complacer a cualquier deseo trastornado con tal de ganar su aprobación.

¿Pero qué clase de persona puede quererse tan poco?

¿Eso cuenta como un trastorno?

¡Tiene que!

Incluso me tomé la dedicación de ver videos que me dejaron boquiabierto. Podía hacer palomitas de maíz, porque parecía una película llena de sadismo donde la chica quedaba con la piel reventada después de toda la tunda de latigazos que le dieron, lo comúnmente llamado en ese mundo, amo.

Peor aún, investigando más a fondo. Disculpen mi inocencia, no soy tan sexualmente activo y eso que tengo una novia. Encontré que a veces los roles pueden cambiar. El sumiso es el hombre, la mujer toma un papel de dominante. Con un látigo, pintada como una mandamás. Excitante en cierto sentido.

Seguí viendo todos los videos, solo las imágenes donde se congelaba. También cliqueé varias veces en la lista que salía al lado de la página pornográfica, donde entrabas a una y a otra ventana sin fin.

Sexo violento

BDSM lésbico

BDSM gay: Ahí detuve el cursor de mi ratón.

¿Un hombre se subleva por un hombre?

¿Una mujer gusta que otra mujer le meta cosas?

¿En qué clase de mundo enfermo estoy cayendo? ¡Todo sea por la tesis! Aunque ya no estoy tan seguro que sea por ese trabajo. Más bien diría que he caído en el estado de insatisfacción de información. Mataré mi curiosidad, realmente me intriga saber qué es lo que pasa por la mente de este tipo de personas. Mucho más que andar escuchando problemas cotidianos y decir: ¿Y usted cómo se siente? —Inserte un aire español—.

Solo bromeaba~.

De nuevo al punto.

Hay psicólogos clínicos para eso, realmente uno debe tener vocación y no los juzgo. Yo de adolescente pasé por unos cinco o seis. Perdí la cuenta.

Con el tema en mente salí de mi cueva a cenar, mi familia puede ser bastante estricta con los horarios alimenticios. A las ocho en punto de la noche se come. Si quiero salir antes, me hacen un sándwich rico en proteínas que tengo que comérmelo a la hora indicada.

Un poco raros ¿No?

Me senté en la parte larga de la mesa junto a mi hermana. Es una púber de 15 años. Creo que ya tiene un novio de su sección. No estoy tan seguro, pero entre nosotros hay una buena relación. Ella es tan despreocupada como yo.

Probé un poco de los fideos, la sopa todavía estaba caliente.

Dejé los palitos sobre la mesa y les comenté a mis padres que ya había elegido un tema para mi tesis de psicología. Mi madre me felicitó por estar tomándomelo en serio. Mi hermana me hizo mini porras. Mi padre es otro caso digno de hacer un experimento. Solo bajó el periódico que estaba leyendo para poder verme. Esos ojos filosos que me inspeccionan cada vez que piensa que voy a hacer algo estúpido.

¿No se supone que los padres deben reforzar el autoestima?

He llegado a creer que mi padre lo único que piensa de mí es que soy un imbécil que le hace gastar su dinero. Por eso, me metí a trabajar desde mis quince años. No quería que me siga recriminando que todo curso jalado le dolía a su bolsillo.

Estupidez

Mal padre

Basura

Voy a ser psicólogo, debería entender este tipo de comportamientos. Saber que algunos padres actúan de manera recta para que sus hijos no desvíen el camino. Pero tanta rigidez en la vida puede ser la propia perdición de una persona. Para todo hay una rama de estudio en la psicología, el cerebro humano siempre dándonos una cachetada de realidad cuando pensamos que ya lo sabemos todo.

En vista que quería producir un poco de acción en la mesa solté al aire mi tema.

—Haré mi investigación de la sumisión homosexual/lésbica en el BDSM —dije gustoso de ver la cara descolocada de mi progenitor—. Interesante ¿No?

—Hermano… ¿Estás seguro que eso puede ser un tema? —escuché.

Mi madre es experta en disimular en público. Se sirvió una taza más de té y me sonrió.

—Haz un excelente trabajo, hijo.

Unas palabras cálidas de apoyo, digna de una madre que poco se quiere inmiscuir en las locuras de su hijo mayor, es decir, yo.

—Nada bueno saldrá de saber sobre un par de enfermos mentales, que aparte de ir en contra de su naturaleza, dejan maltratarse. Es masoquismo. Fin a tu investigación.

Hice sonar mis labios al oír a mi padre.

—Lo sé. Toda tesis tiene una respuesta simple para los mortales ignorantes como tú. Gracias por la comida, ya me llené.

Fin de la plática

Gritó mi nombre un par de veces ¡Kazunari! ¡Kazunari! Pero no hice caso, podía hablar con los microbios que había dejado en los palillos a través de mi saliva, si quería.

Subí las escaleras de dos en dos y volví a cerrar con llave la puerta de mi habitación. No azoté la puerta. Mi nivel de inmadurez ya había bajado un escalón. Entré de nuevo a internet. Redes sociales y veinte pestañas abiertas sobre blogs de amos buscando sumisos dispuestos a experimentar hasta el más bajo de los placeres carnales. Muchos ofrecían servicios completos.

Vivienda fija

Comida

Ropa

Salud

Técnicamente el señor se hace cargo del sumiso, como si se tratara de una mascota. De su propiedad, como lo dio entender un bloguero que enseñaba las bases de la sumisión. Posteaba reglas simples que un sumiso podía practicar para ver si en su alma se encontraba ese pedazo de querer satisfacer los deseos del otro siendo también de su propio goce.

Ejemplo: Antes de acostarte, desnúdate lentamente frente a un espejo de cuerpo completo y piensa: ¿Qué debo mejorar por mi amo? Practícalo por siete días.

¡Pero qué diablos significa eso!

Si me desnudo y veo mi reflejo solo voy a pensar que debo comprar esas pastillas mágicas para hacer crecer mi pene cinco centímetros más.

Ni hablar, no lo haría. Menos para un hombre. Si fuera una mujer mi perspectiva cambiaría. Por ejemplo: ¿Qué puedo mejorar por mi novia? Tal vez visitarla una vez por semana, hace un mes que no sé de ella. Probablemente ya ni me considere su novio. Soy un desconsiderado de lo peor. Lo admito y me doy dos cachetadas imaginarias. Pero es que esa chica es odiosa, ni siquiera sé por qué le pedí ser mi novia.

Mentira~

Dos buenos pecho

Esa es mi razón por la cual decidí empezar con ella. Tiene buen cuerpo y una cara bonita. Momoi Satsuki. De cabello largo color rosa con ojos del mismo tono. Piel blanca. Inteligencia: Estándar. Lo único malo es su personalidad de niña fresa. Si yo soy inmaduro, ella está en el nivel huevo de Pokémon Diamante.

Mucha palabrería

De nuevo al tema

Otra tarea: Átate una cinta del color negro en la pierna izquierda y siempre llévala en todas tus mudas de ropa, por encima, que se note. Practícalo también por una semana.

Eso se ve fácil. Incluso yo lo podría hacer sin ser sumiso. Aunque aquí el juego es ver si se puede obedecer órdenes simples, pasando las semanas se vuelven más complejos los pedidos ¿Por qué no probar? Es online, nadie va a saber. Una cinta de color negro tengo dentro de mi ropero, debe estar refundida en mi cajón de ropa sin sentido.

Chat abierto

Amigo de la universidad

Nueve y media

Fui a la pestaña de mi red social, olvidé que mi compañero se iba a conectar a esta hora para contarme cómo le fue en su clase. Tengo entendido que si jala una nota más, llevará el curso a cargo por cuarta vez lo que significaba su suspensión por un semestre

Miyaji Kiyoshi: No tienes idea de qué mierda tuve que hacer para poder pasar. Siento que mi hombría se fue por el tacho... Se la tuve que chupar al profesor…

Takao Kazunari: Y justo yo que buscaba sumisos.

Takao Kazunari: ¿Y qué tal? ¿Sabe bien?

Miyaji Kiyoshi: Sí genial, su semen me lo tomé.

Miyaji Kiyoshi: ¡No seas imbécil! Fue lo peor, maricón tenía que ser el viejo verde ese. Me he lavado la boca hasta con jabón de ropa y sigo sintiendo asco.

Takao Kazunari: Mis condolencias, Miyaji-san. Pero eso pasa cuando eres un burro.

Miyaji Kiyoshi: Calla, pejelagarto. Tú solo apruebas porque tienes las tutorías de tu querido. Si no estarías abriéndote de piernas para todos los enfermos de aquí.

Takao Kazunari: Mi querido~ ¿Te dije que Shin-chan es médico graduado? Ahora está estudiando para su maestría en neurología.

Miyaji Kiyoshi: Cabro

Takao Kazunari: Pero no de tu establo.

Miyaji Kiyoshi: En vez de estar buscando porno gay, ¿ya elegiste el tema de tu tesis?

Takao Kazunari: Por supuesto, señor repitente. He aquí tu ejemplo.

Takao Kazunari: Como estudiante modelo de la facultad de psicología de la universidad de Tokio he decidido hacer mi investigación sobre la sumisión en el BDSM. El trastorno de personalidad sumisa que presentan los homosexuales.

Takao Kazunari: aplausos-

Takao Kazunari: Gracias, gracias. No es necesario el Nobel.

Miyaji Kiyoshi: Te daría con un mazo por tu tesis de mierda.

Takao Kazunari: La envidia cala por tus huesos, Miyaji-san. Admite que es un tema comercial y controversial. No hay profesor que no vaya a leer mi tesis, te lo aseguro.

Miyaji Kiyoshi: Hasta yo la leería, solo la parte de experimentación ¿Tienes algún prospecto en mente? ¿Conoces a gente de esa cloaca?

Takao Kazunari: No~ Solo he leído algunos blogs, definiciones y cortas explicaciones psicológicas sobre la sumisión. Supongo que debo entrevistar a un grupo de sumisos y a otro de amos.

Takao Kazunari: Quizás el viejo rabo verde de tu profesor sepa algo. Pregúntale~.

Miyaji Kiyoshi: Ni muerto.

Miyaji Kiyoshi: Busca por internet y contacta uno. Creo que si le explicas que es para un trabajo de universidad no se opondría. Alguno te ligará.

Takao Kazunari: Eso estaba pensando… Es muy probable que lo haga. Ya te avisaré.

Miyaji Kiyoshi: Bien, nos vemos. Iré a comer.

Se desconectó.

Por el momento probaré esas estúpidas reglas, me vacila y quizás encuentre cosas mucho más interesantes y elaboradas. La cinta hasta me da gracia.

Para empezar el tutorial de sumisión debo crearme una cuenta ¿Y por qué no puedo ser amo? Creo que es mucho trabajo, ni siquiera sé muy bien de qué va esto. Por internet no puede pasar nada, a menos que salga por mi pantalla como la niña del Aro.

Ficción

Broma de mal gusto

Risas

Crear una nueva cuenta

La elección del nombre es importante, muchos usuarios sumisos tienen el nombre Gato. Es bastante popular llamarse así. Así que elegiré otro animal, de esa manera es posible que llame la atención del bloguero este. Un felino estaría bien ¿León? ¿Pantera? ¿Tigre? ¿Leopardo? ¿Otorongo? ¿Lince?

Ninguno me convence.

Podría elegir otro ¿Los peces? Un delfín o una orca asesina. Una marmota. Nada que ver con los peces. Solo suena chistoso. Pero no busco causarle gracia sino interés. Un topo, zorrillo, conejo. El conejo es lo mismo que el gato. Todos con sus alias de Conejito20, PequeñoRabito032, Gatito-Nya221, Minino093.

¿No tienen imaginación? ¿Ser pasivo te deja con una neurona? Con el zorro es la misma historia: Foxy8854, Zorrito001, ZorroPasivo0934. Debe haber un animal que no sea tan popular entre los sumisos.

Thumper: Está disponible.

Thumper es el nombre en inglés de un personaje de Bambi. Películas de mi infancia. Aunque en mi idioma se le conoce como Tambor. Es el conejo que siempre iba detrás del siervo marica ese. Es bonito en gráficos de dibujo, gracioso, pequeño, esponjoso y se sobrentiende que es un conejo sin necesidad de poner la palabra conejo. No creo que el bloguero este no haya visto Bambi. Sería un subnormal, más de lo que ya es.

Con ese mote me quedo. Es sencillo de recordar y no tengo la necesidad de ponerle un número. Nunca me gustó eso de estar agregándole más dígitos solo porque en la página no está disponible el nombre como tú lo quieres.

Sonrisa extendida

Registrarse: Thumper, bienvenido a tu adiestramiento.

Nueva ventana.

Elige entre estás tres tareas: Cinta color negro, Gancho de ropa, Inspección personal.

No quiero saber qué puede salir en un gancho de ropa. No me arriesgaré a ponerme algo que me aplaste el pezón. Me duele solo de pensarlo.

Cinta color negro: A las ocho de la mañana, átate una cinta del color negro en la pierna izquierda a mitad de tu entrepierna, Thumper. Dos vueltas y un nudo de moño para la parte externa. Siempre llévala en todas tus mudas de ropa, por encima de esta. Practícalo sin fallos por una semana, siete días completos. Empiezas mañana, martes 20 a las 8:00.

El amo cree que yo no duermo. A las ocho de la mañana que se levante su… ¿A quién engaño? Mañana tengo taller a las nueve, así no quiera tendré que hacerlo. Además si no pongo de mi parte… ¡Espera! ¿Hay forma de que se entere de que no uso una cinta? Por supuesto que no, ya estoy cayendo en su psicología.

Todo está en base a tu sinceridad.

Una persona normal no se metería a hacer este tipo de cosas ni por curiosidad ¿O sí? No lo sabré, nunca he visto a alguien en la universidad con una cinta. Aunque recuerdo haber visto a un chico de la facultad de Economía con un gancho de ropa en los sujetadores de la correa.

Llamativo

Sumiso

Preguntas al aire

Lo buscaré de nuevo, estoy seguro que Miyaji lo conoce. Está en su misma facultad, eso debe ser de gran ayuda. Aunque no le puedo decir por qué lo estoy buscando.

Ventana de chat

Takao Kazunari: Amor~ ¿ya terminaste de embutirte?

Miyaji Kiyoshi: Hace rato

Miyaji Kiyoshi: Pero no molestes, estoy haciendo una monografía. Y deja tus mariconadas.

Takao Kazunari: Solo una duda ¿Te acuerdas de un chico de talla mediana, cabello naranja y de ojos claros? Está en tu facu.

Miyaji Kiyoshi: Creo que llevé un par de cursos en común, pero no me acuerdo su nombre.

Takao Kazunari: ¡Usa tus neuronas!

Takao Kazunari: Necesito saber su nombre para buscar su perfil ¿Lo tienes de amigo?

Miyaji Kiyoshi: No, ese enano era más raro que tú. Inquieto, pero cuando le decías algo se iba con el rabo entre las patas. Además creo que es gay.

Takao Kazunari: Me vale su condición sexual, quiero saber su nombre. Supe que él me puede ayudar en mi taller de cerámica.

Miyaji Kiyoshi: Dame un minuto.

Miyaji Kiyoshi: Hayama Kotarō. Una promoción antes de la mía. Tiene 24 años y mañana va al club de oratoria ¿Qué imbécil te ha dicho que va al taller de cerámica?

Takao Kazunari: ¿De dónde sacaste todo eso?

Miyaji Kiyoshi: Amigos en común, no me has respondido, tarado.

Takao Kazunari: Momoi-chan… Debí suponer que lo dijo solo por quedar bien conmigo. En fin, gracias. Ya me voy a dormir, sino mañana no me levanto. Nos vemos.

Miyaji Kiyoshi: Asfíxiate con la almohada.

Takao Kazunari: Besos~

Miyaji Kiyoshi: Largo, marica.

Cerré la laptop, desconecté el enchufe. Mucha investigación en mi cabeza, una semana suena a una eternidad para saber el siguiente escalón.

Saqué de mi cajón la cinta color negro, las indicaciones han sido rigurosamente detalladas ¿Y qué excusa daré en la universidad cuando me vean con este lazo? En estas cosas puedo usar a mi pequeña hermana: ¿Me la dio y no quise hacerle el desplante?; Suena convincente. Además tengo que encontrar a ese chico o por lo menos, espiarlo. No puedo dejar que me vea, si él tuvo el gancho… Si me ve con esto pensará que soy un sumiso trastornado.

Confusión

Desgaste

Nuevo plan

Si piensa que soy uno de ellos, podría presentarme a más chicos. Incluso conocer más a fondo. De lo único que me tengo que asegurar es que no se lo diga a nadie. A simple vista se ve confiable. Mañana lo buscaré en el club de oratoria. Entre más rápido hable con él, más rápido acabaré con mi bendita curiosidad.


Gracias por leer~