Holi mis queridos lectores, debo decir que he vuelto con un fic un poco loco xD, estaba viendo esta inusual saga de vocaloid y se me ocurrio esta genial idea, no he terminado mi fic con temática m-preg, pero quería compartirlos esto.

en mi historia anterior comente que estábamos en época de dia de muertos, sin embargo en donde yo vivo, ya que vivo en pueblo y no en ciudad, han llegado rumores de que un extraño mono con aspecto demoniaco se esta apareciendo en una casa abandonada a 2 esquinas de la mia, eso casi me da un infarto, y como si no tuviera suficiente, ahora me salen con que la muerte anda vagando por las calles, y que un taxista ya lo vio, y que se hizo del susto (no miento Dx)

Asi que ando medio aterrada, con eso de que todos los espiritus salen, si bien estoy feliz con mis abuelos, también salen los espiritus malos que solo quieren vernos sufrir, por eso no salgo de mi casa después de las 7

en fin si no me da un paro cardiaco, podre continuar con la historia.

kuroko no basket no me pertence.


SOBERBIA

~KISE RYOUTA~

"Hay personas que se consideran perfectas, solo por exigir más de sí mismas"

Hoy era un día caluroso, pero aun así habías decidido salir a caminar. Desde que saliste de casa, sentiste varios ojos sobre ti, pero no le diste demasiada importancia.

Ese fue tu error.

Suspiraste con cansancio por decimoquinta vez, después de escapar de esas locas admiradoras; si, ellas eran aquellos ojos que sentiste antes, y que tal vez, no debiste haber ignorado. Sin embargo, formaste una mueca, parecida a una sonrisa.

Era normal que todos te conociéramos, a ti, el famosísimo modelo Kise Ryouta; iniciaste en esa carrera desde muy temprana edad, y sabias de sobra lo atractivo que eras; Muchos comentaban que eras la clase de chico que todas las chicas deseaban; que nadie era más perfecto que tu.

Esos comentarios alimentaban tu ego, mientras repetías mentalmente lo increíblemente atractivo que eras hasta aburrirte. Sin embargo, luego recordabas tu genialidad cuando, te dabas cuenta de cuál talentoso eras en el deporte, con la habilidad de copiar cada estilo que observabas.

Pero, estabas consciente de que existía un deporte en el cual, para muy a tu pesar, no podías ser el mejor: El Baloncesto.

Y eso era exactamente por 2 razones, las cuales constaban de nombre y apellido. La primera: Aomine Daiki.

Un oponente que tenías desde tus años de secundaria en la escuela Teikou, aquel que te impulso a practicar ese deporte con su forma de jugar. Intentaste vencerle, muchas veces lo intentaste, pero siempre acababas en derrota. Se separaron una vez terminada la secundaria; pero el destino los unió de nuevo, reencontrándose en el Inter-high en el partido de Kaijo vs Touou, imitaste su estilo, el cual, había mejorado mucho, y aun así, no fuiste capaz de vencerle.

La segunda razon no era tan diferente: Kagami Taiga.

Un rival formidable y quien te hizo probar el amargo sabor de la derrota; si bien te lamentaste y lloraste con todas tus fuerzas por haber perdido, el daño ya se estaba hecho; y mentirías si dijeras que te encontrabas bien, porque ahogar a Kagami con el balón se te hacía muy tentador. No aceptabas el haber perdido, y por si fuera poco, el pelirrojo también fue la primera derrota del moreno. Algo que tú, sin duda, no pudiste lograr.

Los odiabas a ambos por ser, aunque jamás lo admitirías en voz alta, mejores que tu. Y eso era algo imperdonable, ya que, según tú, eras la perfección. Entonces no podía existir alguien mejor ¿O no? Tenían que desaparecer, a como diera lugar.

Tomaste tu teléfono en tu mano derecha, mientras marcabas el número de Kagami. Esperaste a que contestara, lo cual no tardo mucho, 2 tonos habían sido suficientes para escuchar como el pelirrojo descolgaba el móvil. Oíste la voz cansada del Kagami, mientras que la de Aomine de fondo, lo cual significaba que ellos habían tenido uno de sus famosos "uno contra uno".

"Aominecchi, Kagamicchi, ¿Les gustaría acompañarme a la construcción del puente de la ciudad? Si, el que se encuentra cerca del Magi Burgers, justo a un costado del barranco…"

Colgaste el celular, después de que ambos dieran su respuesta afirmativa. Era triste creer eso de ti, ¿no te parece? Pensar que desear quitar la vida a dos seres que no tenían ni la más mínima culpa de tu demencia, pero ya no se podía hacer nada; Aquel sentimiento te había consumido por completo, y lo más decepcionante era que, lo sabías.

Y tu mi lector, ¿Has visto esa moneda de 2 caras? Si, ¿la que se encuentra frente a ti todo el tiempo? ¿Mostrando de un lado un dulce pecado capital, mientras el otro paz y armonía? ¿Te atreverías a arriesgarte lanzándola al aire? Dirás que no, ¿Verdad? Pero dime, ¿Qué se siente saber que la soberbia ya te ha alcanzado?


eso es todo, ¿criticas?¿sugerencias?¿Aplausos?¿Tomatazos?¿Insultos?¿alabanzas?

acepto de todo xD

Reviews? :3