Ni Evangelion ni Star Wars me pertenecen. Pertenecen a sus respectivos autores. ¡Una alabanza a George Lucas por favor!

Este fic contiene/contendrá violencia, palabrotas y demás. Leedlo bajo vuestra responsabilidad, que yo ya lo he puesto en categoría T.

Yo hago esto por simple diversión, sin ánimo de lucro.

-comentarios

-"pensamientos"

-*conversaciones por teléfono, comunicador, etc.*

-Habilidades de la Fuerza

Aviso importante antes de leer:

Esta historia (en el universo Star Wars) empezara DESPUES de SW: la amenaza fantasma y terminara ANTES de SW: la venganza de los Sith. Los elegidos (Evangelion) tendrán 17 años en vez de 14, por lo que los ataques empezaran en el 2018 en vez de en el 2015.

Gracias por leer.


Os invito a leer mis demás historias. Buscadlas en mi perfil.


Prologo:

CASUALIDAD O DESTINO


La Tierra - año 2004

Era de noche. Un pequeño niño de cuatro años se encontraba llorando desconsolado. Su padre lo había dejado con una maleta y se había ido. Lo había abandonado. Al tener tan solo cuatro años el niño no entendía lo que pasaba. Su madre no estaba y su padre se había ido sin él, dejándolo solo. El futuro que le esperaba a ese niño no parecía para nada bueno, pero hay algo en este Universo a lo que algunos llaman casualidad, y otros lo llaman destino.

En el cielo apareció una extraña esfera en la cual se podía apreciar unas extrañas formas, puntos y colores que recordaban a las galaxias, pero deformadas por la propia esfera. Como cualquier niño curioso, el pequeño castaño dejo de llorar para mirar a ese fenómeno tan extraño que estaba ocurriendo. La cosa fue aún más extraña cuando vio una especie de vehículo volador salir de dicha esfera y aterrizar a unos pocos metros suyos. Era una nave extraña. Nunca había visto nada parecido. Cuando la pequeña nave aterrizo, vio que se habría una compuerta en uno de los lados. De ella salió un hombre que gritaba como loco.

-¡Si! ¡Lo conseguí! ¡Soy un puto genio!

El hombre tenía una apariencia de un hombre de cuarenta años. Era pelirrojo y de ojos verdes. Vestía una ropa extraña. El extraño hombre saltaba alegre, contento. Entonces el pequeño castaño vio que de la nave salía otro hombre, rubio, y un extraño robot.

-Parece que si lo has conseguido. – le sonrió el hombre rubio al pelirrojo.

-¡Por supuesto que sí! ¡He conseguido viajar a través de un agujero de gusano hasta otra galaxia! ¡Soy genial!

-¿Y sabes dónde estamos?

-¡Ni jodida idea!

-Deja de decir palabrotas.

El robot se posiciono hasta estar al lado del pelirrojo. Ambos hombres empezaron a observar a su alrededor para encontrarse con el pequeño castaño.

-Oye niño, ¿sabes dónde estamos?

El castaño se encogió debido a que aquel extraño hombre le hablaba en un idioma que no conocía para nada.

-No creo que te entienda Vin. – le dijo tranquilo el rubio.

-Cierto. Será mejor que vea si puedo conseguir información.

El pelirrojo, llamado Vin, se acercó hasta un poste que llevaba cables de electricidad.

-Veamos.

Mientras el pelirrojo buscaba información el hombre rubio se quedó en frente del pequeño castaño mientras lo examinaba con la mirada. Shinji miraba curioso al robot. Era pequeño y redondo, de color blanco y amarillo. Hacia extraños sonidos y su cabeza giraba hacia todos lados. Con cuidado el pequeño se acercó y lo toco. El droide hizo un sonido ante el contacto, el cual provoco que el pequeño castaño se cayera de culo. El rubio soltó una carcajada al ver la escena. Con una sonrisa amable levanto al niño, dejándolo de pie. Mientras el castaño y el rubio estaban con el droide, Vin buscaba información. Lo hacia conectando un extraño aparato a la red eléctrica. El extraño aparato funcionaba como un ordenador, pero MUCHISIMO más avanzado.

-"Al menos han descubierto la electricidad. Y parece que han llegado hasta la energía atómica. Están bastante atrasados." – pensaba Vin mientras miraba la información que salía en su "ordenador".

Su cara era curiosa para volverse más seria con el paso de los minutos. Cuando acabo su cara era una mezcla de tristeza y furia. Desconecto su máquina de la red y volvió con los otros. Cuando llego el rubio lo miraba serio.

-¿Qué pasa?

Vin empezó a contarle todo lo que había descubierto. Al ser un genio, había podido meterse en los archivos de todo el mundo, hasta los más secretos. Con ayuda de su propia maquina e Internet pudo traducir sin mucha dificultad toda la información que había obtenido. Al terminar el rubio tenía una mirada triste dirigida al castaño.

-Ya veo. – murmuró el rubio cruzándose de brazos.

-¿Qué haremos Torn? – pregunto Vin.

-Me gustaría comprobar algo.

El castaño miraba atento a los dos hombres. No entendía nada de lo que decían, pero tenía mucha curiosidad. Torn se acercó al castaño y puso una mano en la cabeza del infante. Al instante, el pequeño castaño se sintió muy tranquilo mientras que el rubio tenía los ojos cerrados. Un minuto después Torn quito su mano de la cabeza del niño.

-¿Y? ¿Algo bueno, malo… neutro? - pregunto curioso Vin.

-Algo horrible. Quiero poder comunicarme con él. Quiero hacerle una proposición. – dijo muy serio su amigo rubio.

Vin estaba extrañado ante las palabras del rubio. Tecleo algo en su ordenador y lo puso delante del pequeño castaño. Este vio que en habían palabras escritas en su idioma.

-*¿Sabes leer esto?* - decía la pantalla.

-Si. – contesto el pequeño.

Vin volvió a teclear.

-*¿Cómo te llamas?*

-Shinji Ikari. – la máquina de Vin traducía lo que decía el niño a una legua que entendieran los dos hombres.

-*¿Sabes que te ha pasado?*

-Mi papa… mi papa… - el pequeño castaño empezó a sollozar ante el recuerdo de lo que paso.

Torn volvió a poner su mano en la cabeza del niño diciendo la palabra "tranquilízate". El niño se tranquilizó y entonces Vin escribió lo que le decía Torn.

-*Yo me llamo Torn y el que está escribiendo esto se llama Vin.* - el castaño estaba atento a lo que ponía la máquina - *Me gustaría saber si vendrías con nosotros.*

-Pero… - Shinji no sabía qué hacer. Su padre lo había abandonado, pero esas personas no parecían malas.

-*Tienes una tarea muy importante en el futuro Shinji. Me gustaría ayudarte a poder cumplirlo. Además, te enseñare a hacer esto, si quieres.*

Torn se acercó hasta el pequeño niño, se agacho hasta su altura y puso la palma da su mano hacia el suelo. Shinji pudo ver como una piedra empezaba a levitar hasta ponerse en la mano del rubio.

-¿Cómo lo has hecho? – pregunto asombrado.

-*He usado la Fuerza.*

Shinji miraba la piedra asombrado. La cogió y la puso en su manita, pero no se movía.

-*Si vienes conmigo te enseñare a usarla. Te convertirás en mi Padawan y te entrenare para convertirte en un Jedi, si aceptas por supuesto.*

-¿Un Jedi?

-*Exacto.*

-¿Eso qué es?

-*Somos guardianes de la paz.*

Shinji volvió a mirar la piedra en su mano. Quería aprender a hacer lo que Torn había hecho. Además, su padre lo había abandonado. A pesar de ser un niño pequeño, Shinji tomo la decisión que le cambio la vida como nunca antes se lo hubiera imaginado.

-Quiero aprender.

-*Entonces, ¿vendrás con nosotros?*

-Si.

El rubio sonrió mucho para luego mirar a su amigo pelirrojo.

-Vin, recoge toda la información que puedas. Y quiero que crees algo que permita a Shinji hablar nuestro idioma.

-Vale.

Durante un cuarto de hora, Vin estuvo recopilando información en su máquina. Cuando termino, ambos jóvenes, robot y niño subieron a la nave. Esa sería la última vez en muchos años que Shinji vería su planeta natal. Ahora se embargaba en una nueva aventura hasta que volviera a su planeta a cumplir su misión.


¿Qué os ha parecido? Puede que parezca una fumada pero ¡OYE! ¡En este anime salen robot mitad maquina mitad orgánicos luchando contra ángeles! ¡Todo es posible!