La Nueva Era

Por Marce-chan

Capítulo 37

Sakura despertó sobresaltada, todo estaba oscuro a su alrededor y olía ligeramente a salitre, se hallaba en un futón mullido y suave en una casa desconocida, intentó levantarse pero se sentía débil y un punzante dolor en el brazo izquierdo, estaba siendo hidratada vía intravenosa, giró la cabeza y vio a Sasuke sentado junto a la cabecera del futón, sosteniendo su espada con su única mano y con la cabeza colgándole del cuello, estaba dormido. Estiró la mano hacia él, pero en un súbito movimiento, él le agarró la mano antes de que llegara a tocarlo, esa reacción era tan común que Sakura sonrió.

-Sasuke-kun...

Él se sobresaltó al verla.

-Sakura…

-¿Qué ocurre?-preguntó Sakura al notar que la mano de Sasuke temblaba ligeramente.

-¿Estás bien?-preguntó Sasuke a su vez.

Sakura asintió con una sonrisa, Sasuke suspiró con tal alivio que resbaló por la pared hasta quedar acostado en el suelo.

-¿Qué tienes?-exclamó Sakura asustada.

Sasuke no respondió, se acercó a ella y la estrechó en un abrazo ansioso.

-¿Sasuke-kun?-murmuró Sakura.

Él se separó ligeramente y unió su frente a la de ella.

-Me asustaste, tonta-se quejó con los ojos cerrados.

-Estoy bien-sonrió Sakura acariciándole la mejilla con la mano.

-Nunca te había visto así… Creí que…

-Te aseguro que estoy bien-replicó Sakura-¿Qué me pasó?

-Te desmayaste-respondió Sasuke-Estabas severamente deshidratada, te revisó un médico y te tomó algunas muestras de sangre para examinarlas.

-¿De veras? ¿Cuánto tiempo ha pasado?

-Casi dos días-murmuró Sasuke-Creí que quizás te habían envenenado…

Exhaló con el rostro crispado por el dolor.

-Sasuke-kun-replicó Sakura estrechándolo.

-Por cosas como estas es que no quería que me acompañaras… Conmigo siempre estarás en riesgo…

Sakura lo interrumpió besándolo.

-Te amo, Sasuke-kun-susurró al separarse.

-Y yo a ti…

Sakura lo jaló hacia el futón y lo cubrió con la manta. Sasuke no replicó ni se resistió.

-¿Qué lugar es este? ¿Dónde estamos?-preguntó Sakura mirando alrededor.

-En el país de la Ola-respondió Sasuke-Estamos en la casa de Tazuna-san.

-¿Tazuna-san?-exclamó Sakura sorprendida.

-Sí, Tsunami-san nos encontró cuando pasábamos por el pueblo y nos trajo aquí sin que nadie nos viera-explicó Sasuke-Ella trajo a su doctor de confianza para evitar ir a un hospital y mantener el perfil bajo.

-¿Tsunami-san?-repitió Sakura.

-La madre de Inari-explicó Sasuke.

-Claro-sonrió Sakura-¿Inari y Tazuna-san también están aquí?

-No, están trabajando en una aldea cercana-respondió Sasuke.

-Ya veo-sonrió Sakura mirando al oscuro techo-Me hubiera gustado volver a verlos.

Sasuke no respondió, también miraba al techo jugando distraídamente con los dedos de Sakura.

-Bueno, creo que me sentiré mucho mejor por la mañana-murmuró Sakura un rato de silencio después-Podemos partir cuando quieras.

-¿Partir?-repitió Sasuke mirándola.

-Claro, retomar la misión-respondió Sakura sin retirar la mirada del techo.

Sasuke iba a responder pero resopló con irritación, soltó la mano de Sakura y volvió a mirar al techo.

-¿Qué?-preguntó Sakura a la defensiva al ver su actitud.

Sasuke volvió a resoplar, mordiéndose la lengua para no responderle de mala manera.

-Sasuke-kun-se quejó ella incorporándose para mirarlo, pero él no le devolvió la mirada.

Sakura lo tomó del mentón y le giró la cara, pero Sasuke seguía con la mirada fija en el techo, evitándola a toda costa.

-Mírame-insistió ella.

-No quiero-respondió Sasuke.

-Estás molesto-intuyó Sakura.

-Claro que estoy molesto-respondió Sasuke.

-Te estoy diciendo que mañana mismo podemos retomar la misión-replicó Sakura-Lamento que hayamos perdido tanto tiempo, pero…

-Cierra la boca-la interrumpió Sasuke.

Sakura se quedó callada, mirándolo profundamente ofendida.

-Tú no entiendes nada-murmuró Sasuke.

-¿De qué estás hablando?-murmuró Sakura conteniendo su rabia.

-¿Por qué siempre eres así?-preguntó él en voz más alta de lo que pretendía.

Sakura se sobresaltó, no era común que Sasuke le alzara la voz.

-¿Tan poco te importa tu propia seguridad?-se quejó Sasuke mirándola al fin-¿Por qué es que siempre pones todo por encima de ti misma?

-Yo…-titubeó Sakura completamente desconcertada.

-Estoy molesto, estoy molesto porque piensas que me importa más la misión que tú-dijo Sasuke-Y porque a ti te importa más la misión que tu propio bienestar.

-Pero…-titubeó Sakura apenada-Yo te prometí que no sería una carga…

-Nunca te pedí que prometieras eso-replicó Sasuke.

-Pero es una misión importante…-murmuró Sakura desviando la mirada avergonzada.

-¿Y qué más da?-replicó Sasuke-Para mí no hay nada más importante que tú, tonta.

Sakura no supo responder, siempre se quedaba sin palabras cuando Sasuke se expresaba abiertamente, él la miraba ceñudo, le recordaba mucho al Sasuke de antaño.

-Lo siento-murmuró cubriéndose la cara con las manos-Creo que aún no me acostumbro…

-¿A qué?-preguntó Sasuke.

-A ser importante para alguien-murmuró Sakura con la cara oculta-A que me ames...

Sasuke dio un respingo, Sakura entreabrió los dedos para mirarlo, él se agarraba firmemente el lado izquierdo del pecho, adolorido.

-¿Qué…?

-Es mi culpa-dijo Sasuke incapaz de mirarla-Que te sientas así es toda mi culpa.

-¡No, Sasuke-kun!-exclamó Sakura abrazándolo-Te juro que no era eso lo que quería decir.

-Sé que no, pero sé que es mi culpa-respondió Sasuke en sus brazos-Pero tengo el resto de mi vida para cambiarlo.

Sakura se separó ligeramente para mirarlo.

-Te lo voy a demostrar-murmuró Sasuke-No importa el tiempo que tome.

-Sasuke-kun-sonrió Sakura besándolo.

Sasuke se recostó con Sakura sobre su pecho y la estrechó.

• •

Sakura despertó, hacía calor y se sentía mucho mejor, se giró esperando ver a Sasuke a su lado, pero estaba sola, se levantó, mirando alrededor.

-¿Sasuke-kun?-preguntó al aire.

-¿Sakura-chan?

Tsunami se asomó desde la cocina.

-Tsunami-san-saludó Sakura-Buenos días.

-Buenos días-sonrió ella-¿Cómo te sientes?

-Mucho mejor-sonrió Sakura-Muchas gracias por acogernos.

-No fue nada-sonrió Tsunami-¿Quieres desayunar?

Sakura asintió levantándose.

-¿Dónde está Sasuke-kun?

-Salió muy temprano-respondió Tsunami-Dijo que haría un reconocimiento del terreno, pero que no tardaría.

Sakura no respondió, se quedó ensimismada observando por la ventana, mientras Tsunami le servía el desayuno.

-Por cierto-sonrió Tsunami-Felicidades.

-¿Eh?-murmuró Sakura sin entender.

-Por tu matrimonio-sonrió Tsunami.

-¡Ah!-exclamó Sakura sonrojándose-¿Sasuke-kun te contó?

-Me mostró sus argollas-sonrió ella-Me dio mucho gusto, desde que los conocí tenía la certeza…

-¿De qué?-preguntó Sakura.

-De que se amaban-respondió Tsunami como si fuera obvio.

-¿De veras?-preguntó Sakura-Pero Sasuke-kun ni siquiera me miraba entonces.

-Claro que te miraba-sonrió Tsunami enigmáticamente-¿Cómo crees que me di cuenta de lo que sentía por ti?

Sakura se sonrojó y comenzó a desayunar, aun le costaba creer que Sasuke siempre la hubiera visto como ella a él, a pesar de que él mismo se lo había confirmado. "Siempre fuiste tú" le había dicho, pero tal como se había dado cuenta la noche anterior en su discusión, se había acostumbrado tanto a ser rechazada que la sensación, no solo de ser correspondida, sino intensamente amada era algo que le costaba mucho asumir. Tsunami notó su predicamento por lo que, a pesar de su creciente curiosidad, no hizo más preguntas. Cuando terminaban de desayunar tocaron la puerta, Sakura se incorporó.

-¿Debería ocultarme?-preguntó.

-No, Sasuke-kun sugirió que ocultáramos todo lo que pueda identificarlos como ninjas, así que no debería haber problema-respondió Tsunami-Además creo que es el doctor.

-¿Doctor?-murmuró Sakura.

-Sí, es el doctor de la familia-explicó Tsunami yendo hacia la puerta-Seguro trae los resultados de los exámenes.

• •

Era casi mediodía, Sasuke se había levantado muy temprano y tras dejar a Sakura bajo el cuidado de Tsunami había salido a hacer un reconocimiento al pueblo y los alrededores, el que un ANBU de la Niebla los encontrara tan pronto lo había dejado inquieto, pero no había encontrado ningún indicio extraño, estaba pensando en regresar a ver a Sakura cuando pasó por un bosque que lo puso nostálgico, era aquel bosque donde el Equipo 7 había entrenado control de chakra por primera vez, recorrió los árboles buscando aquellos donde había entrenado trepando junto a Naruto y Sakura. Encontró su propio árbol, las marcas que él mismo había hecho con su kunai eran apenas visibles por el tiempo y el crecimiento del árbol, al igual que las del árbol de Naruto, sonrió recordando que Sakura les había ganado impresionantemente en ese entrenamiento, había escalado el árbol sin ningún problema controlando el chakra en minutos cuando a ellos les había llevado días, alzó la mirada recordando verla sentada en lo más alto de su árbol y se sobresaltó, había una figura sentada justo en ese lugar. Su instinto le hizo esgrimir su espada inmediatamente, al escuchar el silbido del metal la figura se giró.

Los dos se sobresaltaron a la vez cuando sus miradas se encontraron.

-¿Sakura?-exclamó Sasuke al reconocerla.

Ella dio tal respingo que casi se cae del árbol, Sasuke desapareció y reapareció junto a ella, sosteniéndola.

-¿Qué haces aquí arriba?-se quejó-Te dije que descansaras.

-Ya me siento mucho mejor-sonrió ella-Y como no regresabas decidí salir a dar un paseo, de alguna manera terminé aquí, este lugar me trae muchos recuerdos.

-También a mí-respondió Sasuke.

-Naruto y tú pasaron muchos problemas con ese entrenamiento-sonrió Sakura con nostalgia.

-Y a ti no te costó nada-respondió Sasuke también sonriendo-Nos dejaste impresionados.

-Mentira-replicó Sakura-Tú ni siquiera te inmutaste.

-Que no lo demostrara no significa que no lo sintiera-replicó Sasuke-Esa vez me dejaste con la boca abierta.

Sakura se rio con cierta satisfacción.

-Aquella vez-sonrió ella recordando-Naruto me pidió consejos para controlar la técnica…

-Lo recuerdo-murmuró Sasuke con cierta irritación.

-¿Por qué tú no hiciste lo mismo?-preguntó Sakura-Sabes que te hubiera ayudado.

-Nunca fui capaz de pedirte ayuda-murmuró Sasuke sin mirarla-Me hacía sentir débil… Y yo tenía que hacerlo solo, pedirle ayuda a la chica que me gustaba no era opción.

Sakura se cubrió la boca con las manos, sonrojada. Sasuke la miró y también se sonrojó.

-Esa manía tuya de querer hacer todo solo-sonrió ella divertida.

-Y pensar que-susurró Sasuke-Nunca lo estuve.

-Y nunca más lo estarás-sonrió Sakura inclinándose sobre su hombro.

Sasuke posó su cabeza sobre la de ella.

-Nunca-repitió Sakura y le tomó la mano suavemente llevándola hacia su vientre y apoyándola ahí-Nunca más, Sasuke-kun.

Sasuke se sobresaltó sobremanera, al mirar su propia mano en el vientre de Sakura, su Rinnegan había percibido una energía en su interior, un chakra diferente al de ella, era muy pequeño, apenas perceptible pero estaba ahí.

-¿Qué…?—balbuceó Sasuke.

Sakura lo observó expectante.

-¿Sientes algo?

-Un chakra pequeñito y muy cálido-respondió Sasuke.

-Que hermosa forma de definirlo-sonrió ella conmovida.

-Sakura… ¿Qué… Es esto?-preguntó Sasuke sin dejar de escudriñar su vientre.

-El doctor estuvo en la casa… Llevó los resultados de los exámenes…-respondió ella.

Sasuke alzó la mirada hacia ella, sus ojos se encontraron. La pregunta estaba implícita, Sakura asintió con la cabeza sonriendo y con los ojos llenos de lágrimas. Sasuke pasaba la mirada de sus ojos a su vientre una y otra vez, una enorme sonrisa se formó en su rostro y también comenzaron a caerle lágrimas por las mejillas.

-Un… Bebé…-murmuró él.

-Nuestro bebé, Sasuke-kun-sonrió Sakura.