Tabla Burn, para Notas oscuras:

8. No dejaré que se note que no siempre vuelo.


Debidas explicaciones


Capítulo 1: Qué es clóset


Los vio besarse. No era gran cosa. Han hecho mucho más pero nadie lo sabe. O quiere saber.

—¿Y qué más da?

—¿Y si dice algo? Si Mary se entera de esa manera. O Kido.

—…mira, Kousuke, tenemos miles de problemas. Cómo se sientan las chicas cuando sepan que te gusta darme por atrás, no es uno de ellos.

Seto lo mira con reproche, aunque no saca las manos de sus bolsillos y sigue dando vueltas por la habitación, pensativo. Kano sigue su wank por encima de unas revistas viejas que Mary ha desechado de su biblioteca, debido a los dossiers de historias eróticas.

—Mantenemos un noviazgo con ellas, Kano, —lo interrumpe Seto, encogiéndose de hombros, como si fuese sencillo.

Kano lo mira entonces con mucho escepticismo.

—¡No! Tenemos un juego de niñas. No es muy diferente de sentarnos a tomar el té con Mary en sus sillitas de plástico, —poniendo énfasis a sus palabras, Kano suelta las revistas, las arroja al suelo y se pone de pie, sacudiéndose el pantalón.

"Si realmente quisieran saberlo, ya se habrían dado cuenta. Somos adolescentes, Kousuke. Yo nunca he tocado a Kido. Ni siquiera la he besado. Si, flirteo con ella. Con ella, con todos. Soy así. No significa nada.

"Y tú tampoco le has puesto un dedo encima a Mary. Ni qué decir, adentro. Porque no te gusta, —se echa a reír con un dejo de desprecio. Seto suspira como si no hubiera escuchado la broma.

—Algún día podríamos intentar…—los ojos de Kano no dejan que termine la frase.

"Supongo que tienes razón. Pero deberíamos hablar de esto.

Seto se cruza de brazos, sentándose en su cama. Kano se deja caer a su lado.

—Si, es que no tenemos nada mejor de qué hablar.

Kano suspiró y se puso los auriculares de Seto, conectados a su celular. A todo volumen desde ellos se escuchaba: 99 Problems and a bitch ain't one.

—Te dañarás los oídos.

Kano se acostó, encogiéndose de hombros con indiferencia, poniéndose un brazo sobre los ojos.

—Hablaré con el idiota si es tan importante.

—¿Lo harás?

Probablemente los ojos de Seto brillaban al abrazar a Kano, besándole la mejilla.

—Si. Le explicaré a Konoha acerca de las aves, las abejas y los zánganos que sólo querían follar entre ellos.

—…y la parte de que es un secreto…

— "Qué es el clóset" en la segunda entrega.

—¡Kano!

—Lo que sea.