Notas de la autora:

¡OH DIOS MÍO, lo he hecho! Esta historia ha sido una travesía por muchísimas razones pero por fin hemos llegado al final. Muchas, muchas gracias a todos los que permanecían con ella y conmigo :)

Nota de la traductora:

Sólo les diré que comparto totalmente el sentimiento de la autora. ¡Qué lo disfruten! ¡OH DIOS MÍO, lo he hecho!


Finding T'hy'la de CMM

(Traducción autorizada)

Capítulo cuarenta y uno: No me gusta perder

-"Muy bien"- dijo Jim con firmeza mirando a todos en el puente- "Tenemos que intentar detener a Nero y si es posible también quisiera quitarle de las manos a Chris Pike."

-"El Capitán Pike puede haber fallecido"-dijo tranquilamente Spock.

-"Tal vez" -Jim reconoció severo- "pero nosotros al menos debemos intentarlo y averiguarlo con certeza. Sé que Chris haría eso por cualquiera de nosotros, y si hay una mínima posibilidad nosotros necesitamos salvarlo."

-"Coincido"- Selik respondió prontamente- "No conozco bien a este Christopher Pike, pero no estaría dispuesto a dejar a ninguna encarnación de ese individuo en las manos de Nero."

Jim observó a su nuevo Spock con afecto- "¿Así que piensas unirte a la pandilla? Bien, probablemente debería decirte que no debido a tu edad, pero ya que conoces a este jodido loco mejor que cualquiera de nosotros, puedes considerarte incluido."

-"Capitán…"- Spock comenzó a protestar hasta captar la mirada de Jim, una que claramente le decía 'sí, ashaya; sé que estas celoso como el infierno, y lo entiendo. Pero ésta es mi decisión, y no vamos a dejar a esta vieja y genial versión de ti apartada en una esquina' -"Como diga, señor"- Spock consiguió terminar- "Intentaremos rescatar al Capitán Pike, y necesitaremos todos los recursos disponibles para hacerlo."

-"Bien; ya que todos estamos en armonía aquí"- Jim miró al grupo a su alrededor- "Sólo nos resta pensar en que es lo que vamos a hacer, quisiera que esto tenga éxito"- le dio a Selik una sonrisa que estrujo el corazón del viejo Vulcano- "No me gusta perder, tengo la sensación de que puedes haber escuchado eso antes."

-"Así es"- Selik contestó mientras arqueaba una ceja- "Esa frase me es familiar."


El Capitán Christopher Pike se encontraba en la mesa donde Nero y sus matones lo tenían sujeto con cadenas. Por un rato lo habían estado torturado, aunque Chris no sabía cuánto tiempo había pasado, el tiempo tenía una manera divertida de extenderse y de acortarse cuando uno se encuentra atado y tu cuerpo ha sido sometido a varias vejaciones por parte de un grupo de sádicos musculosos y tatuados. Chris estaba muy seguro de que su columna había sido quebrada en más de un lugar, ya que en algún punto uno de los compañeros de Nero lo había arrancado de la mesa y lanzado contra un tabique. Cuando salieron de la sala, dejándolo solo, Chris había intentado mover las piernas pero no consiguió mayor respuesta que una peculiar contracción nerviosa en un pie y una ola de dolor que lo hizo perder el conocimiento. Por ello, estaba bastante seguro que cualquiera que fuese el daño no le permitiría salir de allí caminando. Por supuesto, las posibilidades de que él pudiera salir de esta nave eran pequeñas, hasta que en medio de la diversión a su costa, Nero había sido interrumpido por uno de sus subordinados quien sudaba profusamente. El tipo había agarrado la manga de Nero y murmurado algunas frases que Pike asumió eran romulanas, pero la palabra "Kirk" ciertamente no era una palabra romulana, a menos que fuese un término recientemente acuñado para 'el miserable humano que está intentando joder nuestros nefastos planes'."

Con un rugido, Nero se giró hacia el mensajero y lo estrangulo, para después marcharse furioso a la cubierta con varios de sus matones a remolque, dejando a Chris indefenso y a la espera de que ocurriera cualquier cosa. Él solo podía esperar que lo que fuese que Jim Kirk estaba tramando funcionara. Incluso si Pike debía morir aquí, valdría la pena si tan solo pudiera escupir la cara de Nero justo antes de que la nave explotara.


El plan estaba en marcha. Viajarían a velocidad warp hasta alcanzar el Sistema Solar terrestre, donde Chekov podría sacarlos de warp en la cara oculta del planeta Saturno, donde los anillos los mantendrían escondidos de los sensores de Nero. Una vez dentro del rango, Jim y Spock podrían teletransportarse a bordo de la nave de Nero, donde intentarían encontrar a Pike e inhabilitar o destruir el sistema de armas, ya que Selik creía que Nero probablemente tendría la capacidad de lanzar la materia roja en la atmósfera de la tierra, incluso sin utilizar un taladro, lo cual no sería tan perjudicial como dejar caer esa cosa en el centro de la tierra, pero aun así podría causar un daño significativo. Por supuesto, había buenas posibilidades de que Jim y Spock no fuesen capaces de vencer, superar o incluso sobrevivir a la gente de Nero, por lo cual tenían como plan B la nave de Selik, la cual también contenía materia roja a bordo. Selik le había asegurado a Jim que si esta fuese estrellada contra la nave de Nero, la reacción en cadena resultante crearía un agujero negro que enviaría a Nero, a su nave y a su tripulación directamente al infierno, desafortunadamente también se llevarían a Jim, Spock, Pike, y a todos los espectadores presentes. Era por eso que ese era el plan B.

Jim no estaba para nada feliz de llevar a Spock a bordo de la nave de Nero, pero su compañero se había plantado rotundamente, aunque de manera totalmente lógica.

-"Los Vulcanos y los Romulanos son muy similares en aspecto y fisiología"- le había dicho- "Viéndome, un Romulano naturalmente vacilará por apenas un milisegundo, creyendo que ve a un posible aliado. No podemos permitirnos perder ningún tipo de ventaja, Capitán. Además, soy 2.5 veces más fuerte que tú y 1.8 veces más rápido. Por lo tanto, es más lógico que sea yo el que se encargue de combatir a los hombres de Nero…."

-"Está bien, basta"- Jim levantó ambas manos derrotado- "Lo he entendido. Eres Superman y yo Jimmy Olsen. Puedes ir, pero yo también iré. No vas a ir allá solo, tengo una cuenta que saldar, ese bastardo mató a mi padre y es momento de que pague por ello."

Así lo habían acordado, Jim dio las últimas instrucciones (las cuales podían ser literalmente las últimas) a la tripulación del puente.

-"Uhura, supervisa todas las frecuencias e intenta mantener el contacto con nosotros en todo momento. Estaremos en movimiento y si encontramos a Chris necesitaremos que nos saquen de allí inmediatamente. Sé que hay un montón de interferencia y estática, pero eres un genio cuando se trata de ese tablero; así que intenta pasar sobre ella tanto como sea posible. Es probable que necesitemos enviar un mensaje de auxilio en cualquier momento"-luego se giró hacia Sulu.

-"Te estoy dejando al mando"- dijo Jim en voz baja -"Esta es una orden directa, si tienes una oportunidad clara para destruir esa nave y a su tripulación, tienes que tomar esa oportunidad, sin importar quién este abordo. La tierra es más importante que cualquiera de nosotros, y si Nero no es detenido, sólo Dios sabe que será lo próximo que haga. Esto debe terminar aquí."

-"Sí, señor" –respondió Sulu respetuoso, Jim le dio una sonrisa.

-"Por otra parte, si podemos patear su culo y conservar el nuestro intacto, seria incluso mejor"- luego miró a Chekov- "Alférez, hiciste un trabajo fabuloso al evitar que terminará como una mancha de aceite en alguna roca de Vulcano. Quédate en la sala del transportador y céntrate en nuestros signos vitales, veamos si puedes sacar otro conejo de tu sombrero."

-"Sí, keptin"-contestó el niño.

-"Okay"- Jim se giró hacia Selik -"Si podemos intentaremos salvar tu nave de exploración" –le dijo en voz baja- "pero si no podemos…"

-"Jim"- respondió el viejo Vulcano con su rostro sereno -"Estoy de acuerdo contigo; la detención de Nero vale cualquier precio."

-"Tal vez, pero me habría gustado tener más tiempo para conocerte."

-"Estoy de acuerdo"- Selik le dijo en voz baja- "Sé cuidadoso Jim"- para después fijar sus ojos en Spock- "protégelo como solo tú puedes hacerlo."

-"Lo haré"-contestó Spock, y Jim no podía decir si fue una promesa o un desafío, pero estaba dispuesto a aceptar lo que pudiera recibir.

-"Bien"-respondió decidido -"Tenemos nuestras asignaciones. Probémosle a la Flota Estelar que todo ese entrenamiento en realidad valió la pena. Vamos a solucionar este problema."


Al final, por supuesto, no había sido tan sencillo. Jim recibió una paliza cortesía de varios matones de Nero, pero había resistido por el simple hecho de reusarse a perder. De alguna forma, solo Dios sabía cómo, encontraron a Chris y lo llevaron a un lugar seguro. De algún modo Selik se las arregló para embestir su pequeña nave de exploración contra uno de los costados de esa maldita y gigantesca máquina del fin del mundo que era la nave de Nero. Lo más milagroso de todo, fue que Chekov y Scotty habían conseguido sacarlos a todos y llevarlos de nuevo a la relativa seguridad de la Enterprise

Jim corrió hasta el puente, de acuerdo cojeo ¿pero quién tenía tiempo para ir a la bahía medica?, Spock iba justo detrás de él. Menos de un minuto después, también llegó Selik. Jim se dejó caer en la silla central y se giró para ver a Uhura.

-Alférez, establezca comunicación con todas las frecuencias de la nave de Nero- ordeno, mientras observaba en la pantalla como el fuego se extendía rápidamente desde el punto donde la pequeña nave de Selik había impactado.

-"Sí, señor" –la pantalla se encendió y la imagen se tambaleo, antes de mostrar el rostro distorsionado de Nero bañado en sangre y sudor.

-"Les habla el Capitán James T. Kirk de la USS Enterprise" –dijo Jim ¡Joder, amó cómo suena eso!- "Su nave se encuentra comprometida"- continuo- "su destrucción es inminente, permítanos ayudarlos y salvas sus vidas"- Spock se encontraba de pie justo detrás del hombro derecho de Jim, aun así la visión periférica de Jim pudo captar un pequeño estremecimiento en él.

"¿Qué estás haciendo?"- le pregunto Spock mentalmente.

"Ofreciéndole misericordia y compasión"- Jim contesto silenciosamente- "Es lógico, ashaya. Es lo que tu padre esperaría. Pensé que tú también lo esperarías."

"No" – contestó Spock, su voz mental era dura- "No a él. No hoy."

Jim se encogió de hombros mentalmente. Bueno, el ofrecimiento ya había sido hecho, así que regreso su atención a la pantalla, donde se reflejaba el rosto lleno de odio de Nero.

-"¿Cuál es tu respuesta?" –preguntó Jim, pero Nero escupió a la pantalla.

-"Preferiría morir un millón de veces antes que aceptar tu misericordia, Terrícola"-siseo.

Jim no le dio mucha importancia a la respuesta- "Me parece bien, si eso es lo que quieres, me sentiré feliz de complacerte"- le hizo una señal a Uhura para que cortara la transmisión.

-"¡Capitán!"- llamo Sulu -"la nave está implosionando, se ha formado un agujero negro que esta succionando la nave de Nero hacia su interior. Nosotros estamos corriendo el mismo riesgo si…."

-"Sácanos de aquí"- pidió Jim- "Usemos toda la potencia de nuestros motores" -las alarma comenzaron a sonar fuertemente y la nave se sacudió en el momento en que Sulu intentó utilizar la velocidad warp, el agujero negro comenzaba a tirar de ellos hacia su interior. Jim golpeo el intercomunicador de la silla.

-"Kirk a ingeniería"- gritó por encima del ruido- "¡Scotty, sácanos de aquí ahora!"

-"¡Estoy contraviniendo las leyes de la física!"- la voz de Scotty se escuchó distorsionada a través del altavoz –"He intentado todo lo que sé…"

-"¡Entonces intenta algo que no sepas, pero consigue sacarnos de aquí!" -Jim colgó la conexión y espero mirando la pantalla, viendo como la nave de Nero desaparecía, mientras que el agujero negro seguía expandiendo su tamaño…"

Y entonces, con un impulso que fácilmente podía haber arrancado los dientes de Jim, estaban a salvo. La Enterprise se alejó a gran velocidad, justo cuando Nero y sus hombres desaparecieron totalmente.

-"Estamos a salvo, señor"-dijo Sulu con evidente alivio en su voz- "Estamos a salvo."

-"Todos han hecho un buen trabajo"- contestó Jim, hundiéndose en el respaldo acolchado del asiento- "Uhura, establezca contacto con el Cuartel General de la Flota, y hágale saber al Comando que la amenaza ha sido neutralizada. Señor Sulu, fije el curso a casa."

Un coro de "Si Señor" se escuchó a través del puente, mientras que todo el mundo retomaba sus actividades cotidianas.

-"Bien hecho"- una voz calmada hablo cerca del oído de Jim, quien giró para ver a Selik de pie a su lado –"Muy bien hecho"- repitió el viejo Vulcano- "Definitivamente eres James T. Kirk."

-"Nunca pensaste que no lo fuera"- Jim sonrió.


Cuando todo hubo concluido excepto las alabanzas, como decía el refrán, la Enterprise se encontraba en el puerto espacial para reparar los daños sufridos durante el enfrentamiento contra Nero. La tripulación estaba de permiso después de pasar varias semanas de interrogatorios. El Capitán Christopher Pike estaba en el área médica de la Flota Estelar, recibiendo tratamiento y terapia avanzada para su espalda, que había sido destrozada en cuatro lugares. Era probable que nunca volviera a caminar, a menos que tuviera cierta ayuda mecánica, sin embargo estaría bien y gracias a sus acciones durante lo que ahora era llamado el incidente de la Narada, había sido promovido al grado de Almirante, y asignado a la Sede Principal del Comando.

El núcleo del planeta Vulcano había sido gravemente dañado por el taladro de Nero y algunos estaban preocupados ante la perspectiva de tener que evacuar el planeta para colonizar un nuevo mundo. De momento, la Federación había enviado un pequeño ejército de geólogos, ingenieros y otros científicos para evaluar los daños y el plan de acción en ese caso. Más de un millón de Vulcanos habían muerto ese día, pero el resto de la población, aproximadamente seis mil millones, eran conscientes de que la situación podía haber sido peor. También sabían a quienes tenían que agradecer su salvación, y habían hecho saber a la Flota Estelar que aun cuando los héroes eran ilógicos, James T. Kirk había sido un héroe.

Sin embrago, desde el momento en que Jim regreso a su casa en San Francisco se había sentido algo perdido, de hecho, así había sido desde que regresaron a la tierra. Tan pronto como desembarcaron, Spock solicitó y recibió permiso para acompañar a Sarek y Amanda de regreso a Vulcano con el fin de ayudar a coordinar las labores de asistencia y examinar el daño geológico, en pocas palabras para comportarse como un nerd, según los pensamientos de Jim. Él y Spock apenas tuvieron tiempo suficiente para despedirse, y ya habían pasado cuatro semanas desde que Spock se marchara, en todo ese tiempo, Jim sólo había recibido mensajes breves e insatisfactorios, e informes sobre los progresos y los desafíos que presentaba la condición del planeta para los rescatistas y los residentes. No era que Jim no estuviese interesado en ello, porque si lo estaba. Pero se sentía como si un abismo se hubiese abierto entre Spock y él, y no sabía cómo podría acortarlo, y no estaba pensando en la maldito espacio que literalmente los separaba.

Jim se sentía apesadumbrado, mientras se pasaba buena parte del tiempo escondiéndose en su casa para evitar a la prensa, preocupado por Spock y por su futuro juntos. Quizás… quizás ese día en el puente había hecho enojar tanto a Spock, que su compañero nunca se lo perdonaría, tal vez su ofrecimiento de ayuda a Nero había enfadado tanto a Spock que nunca le perdonaría. Quizás Spock no quería tener a un héroe interestelar como esposo y Jim realmente no podía culparlo, de cierta forma toda la situación apestaba, ya no tenía privacidad, todo el mundo buscaba un pedazo de Jim Kirk, el chico dorado. Y Jim no se sentía de esa manera sobre lo que había hecho, él simplemente había hecho lo que parecía obvio en ese momento. Pero al parecer todo el mundo había visto la experiencia en conjunto como un milagro a la par de la multiplicación de los panes y los peces. Jim sólo quería su vida de vuelta, quería que su pareja regresara. Tampoco le ayudaba que Huesos estuviese en Georgia visitando a su hija, así que ni siquiera lo tenía como su paño de lágrimas. Jim miró por la ventana, para encontrar a un par de paparazis colgando de los árboles.

-"Sip, soy el jodido héroe de la galaxia, y estoy sentado aquí hablando conmigo mismo"- Jim suspiró y corrió la cortina. Bien, era mejor ir a la cama, no había nada que pudiera hacer.


Jim se removió y se sentó de golpe en la cama, despertando de un sueño incierto. Había escuchado algo, si no supiera que era imposible habría apostado a que un gato estaba merodeando en el piso inferior. Allí estaba otra vez, el sonido era apenas un audible, como de pies sobre la alfombra. ¿Qué mierda? Tenía uno de los mejores sistemas de seguridad, pensó Jim disgustado, mientras apartaba las mantas y se levantaba de la cama lo más sigilosamente posible. Realmente no sintió miedo, cualquier persona que hubiese hecho frente a un psicópata Romulano y a su pandilla no tenía ningún motivo para tenerle miedo a un ladrón, a un fanático, o a un fotógrafo. Pero sólo para estar seguros, Jim tomo el aturdidor de bolsillo de la mesita de noche y salió de la habitación para tropezar con Spock, que estaba sentado en el suelo justo delante de su puerta.

Jim gritó, y los fuertes brazos del Vulcano lo agarraron para dejarlo suavemente sobre la alfombra. Jim se sentó de golpe.

-"¿Spock? Qué demonios… luces al 20 por ciento"-pidió Jim, y la computadora de la casa lo hizo.

-"Lo siento…"–dijo Spock suavemente- "Estabas dormido… así que no quería molestarte…"

-"¿Molestarme? ¡Eres un completo idiota!"- Jim se lanzó sobre su compañero, para envolver sus brazos alrededor del cuerpo musculoso, mientras enterraba su rostro en el cuello de Spock -"Oh, dios, t'hy'la, te he extrañado tanto, no llamabas ni escribías nada a excepción de esos malditos informes geológicos y comencé a pensar que ya no me amabas, ¿y por qué mierda estas sentado en el piso en lugar de llevar tu culo a nuestra cama donde debe estar?"- Jim calló de golpe para abrazar a Spock aún más fuerte, sintiendo como su conexión resurgía, sintiendo como el pequeño Spock que vivía dentro de él se incorporaba para ver a su alrededor con una sonrisa de felicidad al descubrir que estaban juntos otra vez. Jim se movió lo suficiente para tomar la cabeza de Spock entre sus manos y besarlo con todo el amor, la preocupación y la ansiedad que había acumulado durante el último mes, rompiendo el beso sólo cuando la falta de oxígeno lo hizo ver pequeños puntos negros.-"Hey"- dijo suavemente mientras se alejaba un poco, su pulgar se deslizo sobre el hueso de a mejilla de Spock- "Te ves exhausto, Ashaya. Lo siento, ni siquiera pensé en eso, vamos"- Jim se puso de pie, tomando las manos de Spock entre las suyas y tirando de él hasta que también se puso de pie.

-"Vamos"- Jim repitió suavemente y deslizo un brazo alrededor de la cintura de Spock- "vayamos a la cama"- camino con su vulcano al dormitorio, lo hizo sentarse al borde de la cama y se arrodilló para sacarle los zapatos y los calcetines, acariciando a Spock mientras lo ayudaba a desvestirse rápidamente, luego guio a su compañero al centro de la cama donde se enrollo a su cuerpo como una enredadera a un árbol. Sintiendo a su amado estremecerse ante el contacto con su piel desnuda –"Ahora"- dijo Jim suavemente, mientras colocaba el edredón sobre ambos- "no voy a hacerte preguntas esta noche, descansa un poco Ashaya, estas en casa ahora, eso es lo único que importa" –coloco su cabeza en el hombro de Spock, sintiendo como el Vulcano recostaba su mejilla contra su cabello.

-"Gracias, t'hy'la"- susurró Spock antes de quedarse dormido inmediatamente. Jim permaneció consciente lo suficiente para deleitarse con la sensación de tener a su compañero entre sus brazos, antes de quedarse dormido; por primera vez en semanas durmió profundamente.


-"Entonces"- comenzó Jim la mañana siguiente, después de que Spock y él comieron un sustancioso desayuno capaz de saciar a un maratonista- "¿Quieres decirme que está pasando? - estaban sentados juntos en el sofá, con los brazos envueltos alrededor del otro, prácticamente no habían roto el contacto desde la noche anterior; de hecho, Jim se había sentado en el regazo de Spock y le había dado el desayuno en la boca –"¿Por qué no he tenido noticias tuyas?"– Preguntó suavemente –"¿Qué ocurre Ashaya?

-"¿Cómo puedes preguntarme eso después de cómo me comporte en la Enterprise?"-preguntó Spock.

-"¿Cómo te comportaste?" -Jim frunció el ceño, desconcertado- "Pero Spock, yo fui el único que… oh dios, esas cosas terribles que te dije en el puente…" –se interrumpió, sus palabras malintencionadas hicieron eco en su cabeza una vez más.

-"Hiciste lo que era necesario"- contesto Spock -"Lo sé, y tenías razón. Pero te ataqué; te golpeé. Aun cuando mi contraparte me informó que él había hecho lo mismo a su Jim…"

-"¡No! ¿De verdad?"- preguntó Jim con una sonrisa complacida –"bien, me alegra no ser el único Jim Kirk que ha sido capaz de enfurecer a un vulcano"- lo abrazó más estrechamente, mientras recostaba su cabeza contra su hombro, frotándose suavemente- "¿Así que todo este tiempo te has estado escondiendo en Vulcano porque te avergonzaba haberme golpeado?"- preguntó Jim.

-"En parte, y en parte porque no sabía que camino tomaría"- contestó Spock suavemente- "Mi gente T'hy'la… ellos han sido heridos en el corazón por lo que hizo Nero. Muchos han perdido a sus parejas, niños y hogares. El planeta es todavía inestable; mi padre se reunirá con el Consejo de la Federación hoy; es casi seguro que tengamos que abandonar Vulcano y colonizar otro planeta. Hay tanto que hacer; cada mente y cada par de manos son necesarias. Yo… comencé a preguntarme si debía dejar la Flota Estelar e ir con mi gente y ayudarlos en la reconstrucción, pero no puedo alejarte de tu destino, de…"

-"¿Mi destino?"- Jim se enderezó, tomando la mano de Spock entre la suya, mientras entrelazaba sus dedos- "Ashaya, hace mucho te dije que eras mi sueño"- dijo suavemente- "Y eso no va a cambiar nunca. Si quieres ir con tu gente a construir ese nuevo mundo que necesitan, yo iría contigo, sin preguntar y sin dudar."

Spock lo miró asombrado –"estoy seguro que lo harías"- respondió negando con la cabeza –"No soy digno de ti Ashaya"

-"Oh, no digas eso"- Jim se acomodó entre sus brazos- "Así que, ¿a dónde iremos?"

-"De regreso a la Flota Estelar"- Spock contestó, acariciando suavemente el cuello de Jim -"Estaba listo para regresar a casa y pedirte que fueses conmigo, cuando cierto individuo que crees soy yo vino a visitarme. Me indicó que su intención es establecer su hogar entre nuestra gente, y que puede hacer todo lo que yo podría hacer por ellos. Mientras tanto sería mejor que permaneciera en la flota estelar, donde podamos seguir protegiéndonos mutuamente."

Jim miró profundamente esos ojos que amaba- "¿Eso significa que tú de verdad quieres que nos quedemos en la Flota Estelar?"-preguntó.

-"Me han informado que ese es tu 'primer, y mejor destino' T'hy'la" – respondió Spock mientras lo observaba con amor- "y si eso es cierto, entonces tendré que ayudarte a cumplir con tu destino"

-"Oh, Spock"- Jim envolvió sus brazos alrededor del cuello de su compañero, abrazándolo ferozmente- "Estoy tan feliz de escucharte decir eso, que de verdad pienses eso y creas en mí, en especial hoy."

Spock besó suavemente la sien de Jim, sintiendo su felicidad a través de su enlace, considerando que había hecho lo correcto con su decisión –"¿Por qué hoy?"- murmuró.

-"Porque"- Jim susurró besando un oído puntiagudo- "Hoy me están promoviendo a Capitán de la Enterprise, y necesitaré un primer oficial ¿Interesado?"

Spock se alejó un poco para ver la sonrisa de Jim.

-"En efecto"- dijo- "podría presentar referencias de carácter."

Jim rio de felicidad y besó a su primer oficial, a su compañero, a su t'hy'la. Por ahora y para siempre su t'hy'la.

Fin


Nota de la Traductora:

¡Oh por Dios, lo he logrado! Wow no me lo puedo creer, de verdad lamento que tuvieran que esperar tanto para el final, pero los párrafos eran muy largos y muchas palabras no encajaban muy bien en el contexto, tanto así que como medida de presión me propuse ver "Startrek beyond" sólo cuando subiera el último capítulo, y aquí está…

Gracias a todos los que han dejado sus comentarios, los que han dado me gusta, los que agregaron a sus favoritos y a los lectores fantasmas (yo suelo ser una de ustedes, pero nunca está de más dejar un mensajito, aunque sea corto al final de la historia) Como les he dicho, al iniciar esto no sabía muy bien inglés y me ha causado algunas complicaciones en el intermedio pero ha sido una experiencia genial (Más de 125.000 palabras y 360 páginas de Word).

Me gustaría que me dijeran si quieren que le pida autorización a la autora para traducir otra de sus maravillosas obras, tengo tres en mente (que están culminadas), si me dicen que si les pondré las reseñas para que elijan.

Gracias a todos.