¿Qué puedo decir? En verdad me siento totalmente conmovida, emocionada, un poco triste pero a la vez muy, pero muy agradecida con todos ustedes.

Agradezco primero a todos aquellos que estuvieron a mi lado durante todo este fic.

Al final me llevo (o hasta el momento) 711 reviews, 234 favoritos y 204 seguidores.

Uhh, me seria imposible agradecer a todos y a cada uno de ustedes de forma personas, pero lo digo de todo corazón:

GRACIAS POR SU APOYO INCONDICIONAL.

Antes que nada como les dije en el mensaje de actualización: Aun faltaba el epilogo en el cual se verían algunas cosas, que son demasiado importantes y que a su vez servirían como prologo de la segunda parte de este fic.

No les quito más su tiempo.

No me queda más que decir que nos leemos luego.

Pasen y lean:

EPILOGO

PARTE 1.- PECADO DE AMOR

-¿Cuánto tiempo ha trascurrido?...

¿Cuántas lunas llenas ha habido?...

¿Dónde estoy?...

El tiempo ha trascurrido tan lenta y agónicamente que a veces olvido el por qué estoy aquí…

Pero… lo más cruel es que cuando olvido eso, el dolor en mi corazón se intensifica tan intensamente que me sofoca con tal fuerza que deseo morir…

¿Mi pecado?...

¿Qué cosa habre hecho para estar aquí?...

No lo sé…

No lo recuerdo…

No… más bien no me gusta recordarlo…

Mi mente se nubla y mis ojos se cierran muy a mi pesar…

Mí pecado…

Si… ahora lo recuerdo…

El pecado que me ha atormentado durante todo este calvario…

Pero solo lo hice por amor…

¿No se supone que una mujer enamorada haría cualquier cosa para proteger al hombre que ama?...

Tal vez haya estado mal…

No… eso que hice fue demasiado… cruce la línea del tiempo natural…

Pero todo fue por amor…

Yo solo quería que él no muriera y tenerlo a mi lado…

Jamás debí de jugar con lo prohibido…

Jamás debí de haberlo pedido…

Pero, el arrepentirse no es suficiente…

Mi castigo ahora es emendar mis errores y ser la vigilante del tiempo…

Solo puedo arreglar lo que otros hagan por causa mía…

Lo siento…

Si solo no hubiera sido tan egoísta…

Nada de esto hubiera pasado…

Lo siento… en verdad lo siento…- Se lamento una mujer rubia, cabello castaño claro y ojos azules claros, postrada en lo que parecía ser una enorme cama cubierta con sabanas de seda color morada, la cual se encontraba en medio de una habitación iluminada por solo un rayo de luz que reflejaba en la pared a donde la mujer tenía la mirada; el cuarto no tenia puertas ni ventanas, más bien parecía ser una prisión que una habitación.

-Amira…-

La mujer levanto levemente su rostro y miro hacia donde venia el rayo de luz.

-Amira…-

La voz se hizo más intensa, pero a la mujer pareció no importarle.

-Amira… es hora de que hagas tu trabajo… el reloj ha vuelto a ser usado… ve y repara ese Desastre temporal…-

-¿En qué época estamos? Ha pasado tanto tiempo que mi mente empieza a fallar…-

-No es necesario que lo sepas, solo ve y has tu trabajo…-

-¿Quién ha sido el que utilizo el reloj? ¿No se supone que estarían bien vigilados?-

-Fue un accidente… pero por fortuna acabo en buenas manos…-

-… ¿Qué quieres decir? Cuéntamelo todo por favor… tiene mucho que no hablo con nadie…-

La voz tras la luz hizo una pausa momentánea y tras un momento de pensar detenidamente decidió continuar.

-Todo empezó hace unos días en las inmediaciones del bosque de una aldea de shinobis situado en las tierras del país de fuego…-

Tras tomar interés en el relato, Amira se levanto de sus aposentos y de forma delicada se sentó al borde de la cama.

-Cuéntame más…- Rogo mientras se peinaba el cabello.

Al hombre le tomo más de dos horas contarle la versión resumida de todo lo que Naruto y los demás habían pasado detrás de sus aventuras en el pasado, y lo había hecho tan bien que Amira no pudo evitar sentirse conmovida.

-Es maravilloso como esos jóvenes pelearon para proteger su futuro… no solo lo hicieron por ellos… lo hicieron por los demás… aun cuando pudieron haber hecho lo que yo intente…-

-Si Amira… esos jóvenes son admirables… pudieron haber tratado de salvar a sus amigos y familiares…-

-Aun así morirían de todos modos y tu bien lo sabes…- Le contesto el hombre con su voz llena de seriedad y dureza –Amira… en ese entonces… cuando alteraste el tiempo, fui yo quien arreglo todo… pero fue gracias a la intervención de nuestros dioses que decidieron que tu castigo seria el remediar cualquier accidente que pudiera ocurrir gracias a tu imprudencia…-

-Lo sé… no tienes que repetir mi martirio…- Contesto arrepentida de haber hablado- ¿Cuántas veces ha pasado lo mismo?-

-Cuatro veces, las primeras tres fueron terribles, pero en la segunda ese hombre del país de la lluvia casi lo logra…-

-No hubiera pasado nada si me hubieran mandado antes de que ese hombre terminara su trabajo…-

-Amira… ese no es tu trabajo, tu solo debes reparar todo cuando el viajero haya regresado a su tiempo, antes no porque se vería todo involucrado en el proceso, incluso tu misma presencia en el mismo tiempo alteraría todo…-

-…- La mujer quedo en silencio mientras analizaba detenidamente las palabras del hombre –Tal vez sea verdad, pero… ahora solo quiero ayudar a esos jóvenes… ese jutsu que utilizaron es inadecuado e imperfecto… aun cuando el nivel de maestría de esas dos mujeres sea totalmente alto… un jutsu de borrado de memoria tiene sus huecos y cualquier persona que lo detecte puede destruirlo… además… tengo que borrar todas las huellas que dejaron, todo debe de quedar de la forma en que debió de haber transcurrido… o de lo contrario puede haber un bucle temporal…-

-No tienes que repetir lo que ya se… ve y limpia todo eso… y hazlo rápido, en el mundo humano del pasado solo quedan un par de horas hasta el amanecer… ¿Entendiste mi orden?-

-Si señor…-

Para Amira y el hombre el tiempo era solo un término, ellos podían ir a cualquier lugar en cualquier tiempo y poder observar cual fuere el momento que ellos quisieran, siempre y cuando fuera para proteger el libre flujo del destino.

Al escuchar la respuesta positiva de Amira, abrió una puerta a lado de donde se reflejaba la luz del cuarto.

-No cometas errores… o sino tendrás que hacerlo de nuevo y eso te costara más que la ultima vez…-

-Lo sé…- Contesto la mujer desapareciendo al salir fuera de la habitación.

...

-…-

La mujer observaba el bosque de Konoha en donde se había desarrollado las diferentes batallas entre Naruto y sus compañeros contra Orochimaru y los Akatsuki; el estado en que se encontraba el área estaba totalmente devastado, claro ejemplo de que se había librado una fuerte batalla en ella.

Decenas de árboles estaban arrancados de raíz y dispersos por todos lados, e incluso había grandes boquetes y hundimientos de tierra hechos por los jutsus de Pain, Gaara y Jiraiya que a simple vista se sabía que jamás se recuperarían debido al gran daño provocado.

-Que desastre…- Susurro la mujer flotando en medio del aire gracias a una especia de círculo brillante que tenia diferentes símbolos de color morado en ella.

-¿Qué tan fuertes eran esos jóvenes?... esto será más difícil de lo que pensé…- Se dijo para sí misma mientras avanzaba en el aire al centro del área devastada.

Amira giro 360 grados para tener una mejor perspectiva del lugar y tras haber trazado una mejor imagen del lugar extendió sus dos manos a los costados al mismo tiempo que miraba la luna frente a ella.

-Por favor bríndame la fuerza para reparar todo el daño que se ha provocado a causa de mi pecado- Imploro la mujer a la luna.

Al terminar su ruego, una ligera brisa comenzó a agitar el viento alrededor de la mujer haciendo que su cabello bailara al ritmo de la fuerza del aire; Amira volvió a mirar a la luna y tras un par de segundos sus pupilas se alargaron como las de un gato y su color azul cambio a un morado intenso y brillante.

-Jikan to kūkan no hanpatsu (Restitución de tiempo y espacio)- Pronuncio en un suave canto mientras chasqueaba los dedos y un círculo se formaba alrededor de ella a la altura de su torso, el cual tenía dibujado un pentagrama con los cinco elementos naturales que brillaban y giraban de derecha a izquierda.

-Funciona…- Susurro la mujer al ver como el suelo comenzaba a regenerarse y todo volvía a su estado original, parecía como si jamás hubiera pasado nada en dicho lugar, incluso los nidos cercanos de los animales que habían sido destruidos habían sido regenerados.

-Tengo que ir a los demás lugares…- Dijo tras ir al lugar donde Orochimaru y los Akatsuki habían tenido su base temporal en donde el Sannin había lavado el cerebro de Naruto.

Después de haber hecho lo mismo en ese lugar, la mujer recorrió todos y cada uno de los lugares alterados por la presencia de los visitantes del futuro:

El laboratorio de Orochimaru, las zonas donde se enfrentaron el Sasuke del pasado y los hombres del Raikage así como el lugar del enfrentamiento en Suna.

-Eso es todo lo que restaurare… pero… tengo que borrar la memoria a todos… incluso a los subordinados del chico Kazekage que saben sobre su salida…- Dijo para sí misma la mujer posicionándose en la entrada principal de la aldea de la arena.

Con sus ojos mirando toda la extensión de la aldea, la mujer localizo a los ayudantes de Gaara usando la habilidad de sus ojos que se semejaba a las habilidades de los Hyuga, solo que ella podía ver el rostro de quien veía con una gran perfección.

-Son cinco…- Dijo Amira mientras aparecían cinco esferas enfrente de ella en las cuales se reflejaban en rostro de los hombres -¿Habrán dicho algo?- Pregunto mientras se adentraba en las mentes de los hombres los cuales se reflejaban directamente en las cinco esferas, era tan real que si se tocaban las esferas se creería que se podría entrar en la mente de esos tipos.

-No… No han dicho nada… es increíble su lealtad… aun así, es demasiada la cantidad de personas involucradas en esto…- Dijo antes de extender la punta de sus dedos sobre la primera esfera y extraer un hilillo color verde brillante del hombre que descansaba en su cama. –Interesante… este hombre ha vivido tantas cosas… tiene una hermosa familia…- Finalizo introduciendo una su dedo anular para sellar la mente del hombre- Jamás recordara lo que paso… sus mente ha sido reescrita como todo debió de haber pasado…-

Amira realizo el mismo procedimiento con los otros cuatro hasta que finalizo su trabajo, pero antes de partir de suna dio un último vistazo a la aldea.

-Vendrá una gran tormenta… pero… no puedo hacer nada…- Se lamento viendo el ataque de Akatsuki que realizaría para atrapar a Gaara y extraerle su biju.

La mujer volvió a flotar gracias al círculo que tenia bajo sus pies y en medio del horizonte desapareció hasta aparecer en el palacio del Daimio.

-Que bello lugar… ha pasado mucho tiempo desde que estuve aquí…- Dijo con nostalgia la mujer mientras se dirigía a los aposentos del señor feudal.

-Se parece tanto a su abuelo…- Susurro mientras realizaba el borrado de memoria.

-Creí que jamás la volvería a ver, Amira-sama…-

La mujer volteo hacia atrás y vio a un pequeño anciano de ojos verdes que permanecía estático en la puerta de la habitación del Daimio.

-Kimimaru… has envejecido…-

-Mi señora… para los mortales el tiempo pasa rápidamente…-

-Te envidio… quisiera haber vivido como una humana normal… pero…-

-Su pecado es demasiado para no haber tenido un castigo de esa magnitud…-

-Supongo que es verdad… Kimimaru… gracias por haber ayudado a esos jóvenes…-

-Era mi obligación como hijo del hombre que creó el reloj…-

-Por mi culpa el hizo esa aberración… yo lo obligue a hacer esa cosa… lamento haberte arrebatado a tu padre…-

-Mi padre lo hizo por voluntad propia… además… yo ni siquiera había nacido cuando él lo creo…-

-Si, pero después de que tu padre creo el reloj y de haber experimentado todos esos fracasos creo otros dos, por los cuales comenzamos a ser perseguidos por algunos bandidos…-

-Eso quedo en el pasado… ahora… Amira-sama ¿Qué debo de hacer? Según lo que dijo ese joven Uchiha, el reloj en el futuro, el joven Uzumaki y sus compañeros estarán custodiando una caravana del señor Feudal que será transportada de Konoha a este lugar…-

-Eso será fácil… reconstruiré el reloj que los trajo aquí y… cuando llegue el momento… tu pondrás el reloj en esa caravana, eres el único que podrá hacerlo…-

-Sera un honor realizar una petición de usted-

La mujer creó una nueva esfera la cual se transporto al mismo lugar donde Naruto y los demás habían llegado.

-Aquí esta- Dijo la mujer creando de nuevo el reloj desde cero.

-¿Cómo es eso posible?-

-Solo uní las partículas, no es difícil, ahora tienes que esperar la fecha exacta para hacerlo y meter el reloj para que todo transcurra con éxito… de lo contrario se crearía un bucle temporal…-

-¿No sería mejor hacer que esto jamás ocurriera?- Pregunto el hombre recargándose en el marco de la puerta.

-No… las cosas suceden por capricho del destino, todo tiene un propósito en este mundo, aun los viajes en el tiempo, y, tu padre y yo quisimos jugar con eso y por eso causamos un desastre temporal en el cual tuvieron que intervenir los dioses de este mundo para arreglar y dejar fluir el tiempo con normalidad… es por eso que a mí me designaron para intervenir en estos casos… Kimimuru… hay muchas formas de viajar al pasado pero son demasiado peligrosas… ahora Kimimaru, debes de escribir los principios del viaje temporal usando la fuerza de cuatro entes poderosos para viajar en el tiempo, como lo hicieron ese joven Uchiha…-

-Entendido… delo por hecho Amira-sama… sé el lugar exacto en donde esconderlos…-

-Bien, lo dejo en tus manos, guarda bien el reloj, eres al único al cual no cambiare sus recuerdos ya que eres una pieza importante en esto… cuida bien de ti Kimimaru, iré a terminar mi trabajo… aun faltan personas en este castillo que debo de atender… espero volver a vernos en un futuro-

-Gracias por la confianza Amira-sama- Dijo el hombre antes de ver desaparecer a la mujer.

-Esos hombres no se merecen mi atención…- Se lamento Amira tras haber desaparecido todas las heridas y borrado la memoria de los Akatsuki y de Orochimaru.

La mujer, al utilizar su transportación solo le basto escaños treinta minutos en encontrar a todos los sujetos y hacer el procedimiento.

Minutos atrás de haber intervenido con ellos, fue directamente con Itachi, Sasuke y Karin; en primer momento Amira sintió lastima al ver el odio y el rencor que debía de volver hacer sentir a Sasuke, antes de proceder sobre él, la mujer se dio cuenta que el alma del Uchiha la oscuridad había sido borrada, aunque el proceso de borrado de memoria de Sakura y Tsunade había comenzado a hacer su trabajo, pero el hecho de que ella borrara de raíz los recuerdos del Uchiha y que su alma fuera mancharla de nuevo le fue demasiado difícil para ella.

Incluso al ver como Karin comenzaba a sentir confianza en sí misma le dolió de igual forma, de nueva cuenta la pelirroja volvería a ser dependiente y su autoestima se vería afectada.

-Y pensar que el ataque del joven Hyuga hubiera tenido un efecto casi igual al del sallo del dios de la muerte, pero… ese hombre se hubiera dado cuenta- Dijo la mujer tras haber restituido el sellado de chakra de Orochimaru hecho por el tercer Hokage.

-Este hombre es peligroso… demasiado… pero solo los del futuro se podrán encargar de él…- Se dijo mirando con asco al Sannin quien dormía plácidamente en una de las sillas de uno de los tantos laboratorios que tenia.

-Ahora a Konoha, son casi las cuatro de la mañana… debo apresurarme…-

La mujer volviendo a desvanecerse en el aire se trasporto a la aldea de la hoja donde miro con curiosidad la pasión que transmitía el lugar.

-Esto será más difícil, tendré que rescribir los recuerdos de muchas personas, son demasiados, alrededor de 50 personas… una hora será suficiente… se dijo la mujer comenzando su proceso, comenzando primeramente con la Hokage.

Amira siguió su procedimiento hasta llegar con los tres jinchurikis.

-Umm… ¿Qué hare?... sellar los recuerdos de los Jinchurikis no es problema… el problema serán los Bijuus… tendré que entrar directamente en sus mentes…- Dijo antes de enlazar los subconscientes y almas de los tres jinchurikis.

-¿Quién eres tú?- Pregunto el Shukaku al sentir la presencia de Amira.

-Soy una persona encargada de reparar el desastre de tiempo que esos jóvenes provocaron con su visita…-

-Así que no servirá lo que ellos hicieron… lo supuse desde el principio…- Contesto el Hachibi sin rapear en ningún momento.

-El borrado de memoria no podía ser efectivo en nosotros… o solo los bloquearía, al menos lo seria por poco tiempo- Supuso el Shukaku.

-No soporto que ningún ser inferior interrumpa mi paz- Gruño Kurama preparándose para atacar.

-Disculpen mi interrupción, pero… tendré que sellar sus mentes… ya que no puedo borrar sus recuerdos, los bijuus tendrán un rol importante en el futuro por lo que borrar sus recuerdos traerían grandes efectos negativos en ustedes… recuperaran sus recuerdos en el futuro… solo después de que la guerra que se avecina termine, solo a excepción de ustedes Kurama, usted solo desbloqueara sus recuerdos después de haber regresado al futuro… para no afectar la línea temporal… no puede contar nada de mi hasta que el tiempo recupere su forma original…- Exclamo la mujer sabiendo que su decisión era la correcta y al saber cuál es el futuro que se avecinaba.

-¿Cómo puedes estar tan segura de eso mujer?- La cuestiono Kurama dudando de la palabra de Amira.

-Por que se cual es su pasado, presente y futuro… lo supe después de que se me cedió este trabajo…-

-Ts… maldito destino- Refunfuño Kurama.

-No tendremos otra opción que aceptar la realidad…- Finalizo el Shukaku rindiéndose ante la mujer.

Kurama estaba renuente a aceptar que la mujer manipulara su mente, pero su futuro era demasiado bueno como para arriesgarse a que no se hiciera realidad.

-Hazlo rápido o te devorare- Le advirtió sintiéndose nervioso.

Amira formo una estrella de seis puntas frente a ellos y tras recitar una frase inentendible hizo que los tres Bijuus quedaran profundamente dormidos.

-Fukai omoide o fūin (Sello de recuerdos profundos)- Susurro encerrando en lo más hondo de la mente de los tres Bijuus los recuerdos que después serian desbloqueados –Recuperen todo aquello que experimentaron cuando sea el día indicado, no antes ni después… este sello no será removido por nadie ni por nada que ponga en peligro el futuro ni el pasado- Ordeno la mujer terminando de poner el sello.

Al ver su trabajo hecho con total éxito, Amira desligo las almas de los tres jinchurikis dando paso a la extracción de recuerdos del trió de shinobis.

-El destino de este chico Uzumaki ha sido demasiado cruel… sus padres, su maestro… varios de sus más cercanos amigos morirán… pero los sacrificios se hacen por algo…- Susurro Amira terminando con el rubio.

La mujer se retiro del cuarto del Uzumaki y camino a los cuarteles de los Anbu, donde finalizaría con su intervención, donde se encargaría de aquellos que vigilaron la torre Hokage en la ausencia de Tsunade y que a su vez se habían encargado de velar que nadie entrara en el lugar para evitar que alguien más se involucrara y supiera la verdad tras el extraño comportamiento de la Hokage y los demás shinobis.

-Bien, todo está hecho, un momento…- Volteo a ver al sector Uchiha donde algo le había llamado la atención.

-¿Una carta?- Se pregunto viendo a través de un cuadro de la sala principal de la casa de Sasuke.

-Vaya… esto podría traer problemas… pero… sé lo que puedo hacer… esos hombres se merecen una recompensa…- Dijo imaginando los rostros de Jiraiya, Neji e Itachi.

La mujer tomo la carta y se dirigió a la sala de entrenamiento de la casa y tras remover una teja metió el sobre con sumo cuidado.

-Permanecerás aquí hasta que el día indicado llegue- Dijo poniendo un sello protector que evitaría que el Uchiha pusiera interés en examinar la teja.

-Mi trabajo aquí está a punto de terminar… solo falta poner las cosas en orden…- Susurro dirigiéndose al centro de Konoha.

-Que las cosas que jamás debieron cambiar regresen a su posición Jikan to kūkan no hanpatsu-

La oficina de Tsunade, los registros de Konoha, la enfermería, la prisión y los cuartos de descanso regresaron a como lucían antes de que los visitantes del futuro llegaran a ella, borrando todo indicio de haber llegado o estado ahí.

-Todo regreso a su camino, ahora el destino fluirá con normalidad… el destino es invencible… jamás nadie podrá intervenir en él… por eso existimos aquellos que reparan y cuidan de preservar su lindero… ni siquiera aquellos que se crean lo suficientemente sabios o poderosos para hacerlo… el sacrificio es grande y aun más cuando hagas tu pasado jamás podrás cambiar…-

-Aun cuando los que han logrado viajar en el tiempo hayan podido cambiar ciertas cosas los resultados serán los mismos, el destino se encargara de jamás cambiar por capricho de nadie… ni siquiera nosotros podemos cambiar ese hecho, nosotros solo somos una herramienta que los dioses de este mundo han instrumentado a intervenir…- Completo la frase el mismo hombre que había mandado a Amira a reparar el desastre. –Ni siquiera los dioses tienen la capacidad de cambiar el rumbo de este mundo…-

-Masahiro-sama…-

-Vamos Amira… tu trabajo está hecho… aun abra más personas que por accidente o por ambición viajen al pasado y nosotros estaremos ahí para hacer la limpieza…-

-…- La mujer se desvaneció de nuevo en el aire siguiendo la orden del hombre que yacía parado delante de un vórtice de luz.

-Hasta luego jóvenes shinobis… su destino es cruel pero es necesario para llevar este mundo a la senda de la paz…- Dijo el hombre contemplando la aldea.

….

EPILOGO

PARTE 2.- RECUERDOS

-Naruto… oi despierta dobe-

-¿Hmm? ¿Teme? ¿Qué hora es?- Son casi las cinco… deberías de ir a descansar a tu casa, tu cara se ve terrible…-

-Solo esperare a que llegue Shikamaru… apenas y logre terminar el trabajo…-

-No debes sobre esforzarte… puedes enfermarte…-

-¿Estás preocupado por mi?- Pregunto con su típica sonrisa zorruna en la cara.

-Hmp… ¿De qué sirve un Hokage enfermo?-

-Ya, ya, no me sermonees… por cierto ¿Sabes qué fecha es hoy?-

-Umm, no lo sé…-

-Hoy hace trece años fue cuando regresamos del pasado…-

-¿Enserio? Ha pasado demasiado tiempo…-

-Ni que lo digas… además… jajajaja… ahh solo de recordar el sermón de la madre de Sakura-chan me recuerda lo idiota que eres…-

-Ts… ni lo menciones… nunca supuse que Sakura había sacado el carácter de su madre…-

-En verdad Sakura-chan da miedo cuando se enoja… pareciera como si la abuela Tsunade nunca se hubiera ido de Konoha…-

El Uchiha sonrió ligeramente negando con la cabeza.

-Es demasiado fuerte…-

-Sí, por cierto teme… ¿Sabes porque te recordé lo de esta fecha?-

El pelinegro alzo una ceja sin saber a lo que Naruto se refería.

-…-

-Hace unos días, revisando unos documentos en el registro, encontré algo raro…-

-¿Qué cosa?-

-No hay nada que indique sobre las peleas que tuvimos en el pasado… ni siquiera el lugar en el que peleamos… Sasuke… ese lugar quedo devastado… al menos debió de haber un reporte sobre un desastre en el terreno, pero no hay nada… así que fui yo mismo a revisar el lugar y… parece como sino hubiese ocurrido nada… todo esta idéntico a como estaba antes de la pelea…-

-…-

-¿No me crees?-

-No es eso… solo que… ¿No te abras equivocado de terreno? ¿Cómo pudo haber pasado eso si dejamos el lugar totalmente devastado? Ni siquiera usuarios expertos en jutsus de tierra podrían restaurar ese lugar a su estado original…-

-Sasuke… incluso aun estaba el gran árbol que estaba cerca del lugar del ritual… ese árbol fue destruido en la pelea…-

-Um… no lo sé… tal vez alguien intervino…-

-Umm ¿Pero quién? Todos perdieron la memoria…-

-No lo sé… tu sabes que después de haber llegado investigamos muchas cosas sobre el incidente pero pareciera que jamás hubiéramos viajado al pasado… ni siquiera hubo un registro…-Contesto Sasuke caminando a la ventana de la oficina de Naruto- A pesar de eso nunca pensamos en revisar ese lugar… ¿No te parece algo raro?-

-Si… pero…-

-Deja de pensar en eso Naruto… no le des vueltas al asunto… nada se altero… o al menos no nada importante…-

-Hmmm tal vez tengas razón… pero…-

-Naruto… Sasuke…- Saludo Shikamaru entrando al despacho del Hokage. –Acaban de llegar los documentos que encontramos debajo de lo que eran la biblioteca secreta de los antiguos ancianos del consejo anterior… hay cosas muy interesantes…-

Los dos amigos se miraron el uno al otro pensando en lo que podría contener los archivos y más si Shikamaru decía que era algo interesante, se suponía que no sería algo normal.

-¿Qué cosas?- Pregunto Naruto levantándose de su asiento-

-Pergaminos que contienen jutsus de espacio y tiempo… son demasiado peligrosos…-

-¿Bromeas?-

-No… además… encontré registro de una persona de la aldea de la lluvia que utilizo el reloj dorado para trasportarse al pasado… ese hombre uso a dos bijus… Son Goku y el Matatabi… por lo que dice Danzo estaba investigando acerca del reloj pero afortunadamente no llego tan lejos… pero… aun así tiene más jutsus de transporte temporal…-

-Ese maldito… ¿Qué tan loco estaba para realizar sus cometidos?- Pregunto Sasuke con furia.

-Demasiado… creo que si no lo hubieses asesinado… Danzo hubiera podido lograr su cometido… eso es lo que indican algunas de sus investigaciones…-

-Shikamaru, trae a este lugar esos pergaminos y pon vigilancia, esos archivos no tienen que salir de aquí, los estudiaremos y luego los pondremos en un lugar seguro donde nadie los use…-

-Entendido…-

-Hey viejo… regresamos- Dijo Boruto entrando a la oficina junto con Sarada y Mitsuki.

-Konohamaru-sensei vendrá después… paso a la enfermería a que le revisaran una herida de Kunai…-

-¿Cómo les fue en la misión?- Pregunto Naruto al ver a su hijo y a Sarada un poco distanciados.

-Aburrido… deberías de darnos mejores misiones… las de rango c son demasiado tontas…-

Sasuke rio de lado al recordar que esa misma conversación había tenido Naruto con el tercer Hokage.

-Son idénticos- Le susurro Shikamaru al Uchiha.

-Demasiado… solo que Boruto no es tonto…- Contesto el pelinegro sonriendo mientras se acercaba a su hija- Vamos, tu madre nos espera-

-Hmp… Hasta mañana Hokage-sama-

Naruto alzo una mano a manera de despedida al tiempo que guardaba todos sus archivos.

-Pongan esas cajas cerca de la pared, mañana los revisaremos- Ordeno Naruto sintiéndose cansado.

-Hokage-sama, aquí está el reporte…- Le dijo Mitsuki entregándole una carpeta.

-Oh si gracias…-

Mientras tanto Boruto, observaba con curiosidad lo que pudiera contener las decenas de cajas que los shinobis metían a la oficina de su padre.

-¿Qué es eso?- Pregunto acercándose peligrosamente a las cajas.

-Son solo documentos, nada de importancia…- Contesto Shikamaru deteniendo el avance del rubio.

-Ummm… ya veo- Contesto con Sarcasmo -Si no fueran importantes no las hubieran traído aquí- Se dijo para sí mismo. -¿Jutsus de tiempo y espacio? ¿Cómo los del abuelo? No… son diferentes…- Supuso Boruto al ver un símbolo diferente en el pergamino que se veía encima de una de las cajas

-Mitsuki, Shikamaru, pueden retirarse, hoy ha sido un largo día-

-Con su permiso Hokage-sama… Boruto ¿Vienes?-

-No, iré con el viejo… estoy cansado- Mintió para investigar un poco más.

-Dame solo un minuto- Pidió Naruto abriendo la habitación donde guardaba los archivos importantes.

Sin desaprovechar el momento el joven rubio se fijo que nadie estuviera mirando y sin pensarlo dos veces tomo el pergamino que antes había observado.

-¿Viajes en el tiempo? ¿No es un mito? Ummm… pero… sería una buena forma de recorrer grandes distancias sin usar complicados jutsus… Interesante… muy interesante…- Dijo para sí mismo guardando el pergamino debajo de su chaqueta.

-Vamos Boruto, tu madre y Hima-chan nos esperan…-

-Oh si…-

-Pareces algo feliz ¿Ocurrio algo?-

-No, solo que creo que tendre una gran aventura…-

Naruto lo miro de lado con la ceja alzada sin entender lo que su hijo queria decir.

-Solo no hagas alguna travesura…-

-¿Travesura? No, ya soy grande…-

Naruto suspiro con pesar mientras revolvía el cabello rebelde de su hijo.

-Es imposible que un Uzumaki no haga locuras hijo…- Respondió recordando su niñez.

-Si tu lo dices- Contesto Boruto pensando en su próxima gran aventura en compañía de Mitsuki –Solo espero que Sarada no se entrometa-

Fin