-El Diario De Una Helada Aventura-

-Capítulo 6-

-Cuando Cae el Telón-

(...)

Mumble, Gloria y el pequeño Erik estaban preocupados por no saber dónde estaba RC, no se le veía por ningún lado. Ya el viento no soplaba más.

Mumble: ¿Dónde está?... ¡¿Dónde estás, RC?!

Mumble camino a lo que era el borde del iceberg, esperanzado de que RC estuviera cerca, pero no hubo suerte.

Gloria: RC… Debe estar por aquí, Mumble, calma…

Gloria se intentaba calmar lo que más podía, le era difícil pero aun así intentaba lo que más podía.

Erik no decía nada, en su mente los pensamientos eran confusos, no sabía que pasaba en todo este momento. La felicidad porque al fin su madre había salido se esfumaba al saber que RC Estaba perdido especialmente por su condición y además por tal pasada catástrofe.

Mientras tanto Samantha caminaba con la nación, pero en un momento se dio cuenta de que RC y su familia no estaba cerca, se detuvo y miró a su alrededor, para luego ser interrogada por su padre.

Padre S.: Hija, ¿Qué sucede?

Samantha: RC y su familia no están…

Padre S.: Bueno, quizás están un poco atrás, han estado lejos mucho tiempo, deben estar hablando de muchas cosas

Samantha: Si, eso debe ser…

Se preocupaba, no quería pensar lo peor, los pensamientos no eran más que vagos y teorías de lo que pudo pasar, así que se dio media vuelta y comenzó a caminar con su familia y la nación nuevamente

Mientras que Mumble seguía sin detenerse buscando a RC por donde más podía, incluso bajo por los restos del Iceberg roto aún adolorido de su pata.

Mumble: ¡RC! ¡Sal de donde estés! ¡Vamos!

Mumble no quería aceptarlo, ni siquiera quería pensar lo que le pudo haber ocurrido. Su familia simplemente se quedaba atrás de él, sin nada que decir, sin nada que poder hacer, más que esperar.

Gloria abrazaba a Erik, para que no le diera miedo los gritos de su padre que buscaban a su hermano perdido.

Mumble dio un fuerte y largo respiro, se pasó la aleta por los ojos secando sus lágrimas y se dio vuelta hacia su familia caminando lento y mirando al suelo.

Mumble: Vámonos… Hay que ir con los demás…

Gloria dio un llanto en silencio para que su hijo no se diera cuenta, mientras que Erik lloraba confuso por su hermano desaparecido.

Los tres caminaban unos cuantos metros lejos de lo que antes podían llamar "Hogar".

(...)

"18 de Febrero 2015"

… Una voz me llama… Dije… Una voz muy pequeña…

"¿Quién eres?"

"Soy RC…"

Le respondía pero muy débil por mis heridas… Me dolía todo…

"Mi nombre es Will"

Su voz era muy pequeña, pero se notaba que algo tenía que decir…

"Will, es un gusto conocerte"

"¿Qué haces aquí, RC?"

No supe cómo responder, sentía que estaba flotando en la nada, no podía abrir mis ojos, oscuridad es lo que veía, pero no estaba muerto, sentía mi cuerpo, y mis heridas que aún ardían y dolían.

"Yo… No lo sé… Yo… Vi a mi familia, a mis amigos, a mi nación… Todos… Intentando algo que no iba a funcionar… Y sabía que si seguían terminarían simplemente dejándolo… Y yo… Yo…"

No podía seguir, no sabía cómo seguir hablando solo me quedé en silencio

"Yo también hice lo mismo"

"¿De qué hablas, Will?"

"Yo me separé de todos aquellos que sabía que existían, por mi propio instinto, mi propio deseo de saber cómo era ese mundo que yo soñaba, y ahora estoy solo, ahora no sé qué hacer, no sé qué creer ni ver"

"Heh, entonces estamos en las mismas"

"Hay algo que nos diferencia, RC"

"Tu sabías lo que hacías, tú sabías que si hacías eso acabarías aquí, en la nada, como yo. Yo no tenía idea de nada, sólo era yo, y mi amigo, pero ahora estoy solo…"

"No lo estás, Will, aquí estoy yo, estamos juntos amigo"

"Creo que tienes razón, pero es mejor que vuelvas a donde perteneces, RC"

"¿Crees que pueda?"

"No pierdes nada con intentarlo, ¿Verdad?"

Con mucho esfuerzo, abrí mis ojos y miraba a mi alrededor, estaban los pedazos de hielo de quizás el iceberg que había roto, yo estaba flotando sobre el agua hablando solo, miraba arriba y estaba encerrado por otros pedazos más de Iceberg, al parecer cuando yo hice la fuerza contra las paredes y se rompieron mi cuerpo cayó a este vacío que se había abierto y eso me llevó al agua que antes estaba aquí, antes de que llegara el Iceberg, y los demás pedazos cayeron a mi alrededor. Entonces me empecé a preguntar quién era esa voz que me hablaba… Después de eso empecé a escalar el iceberg roto y las dos paredes que se les separaba y salía por un hueco que había ahí, era donde mismo había estado toda la nación de pingüinos Adeli con las focas elefante de Bryan, y mire que a lo lejos se iban Mumble, Gloria y el pequeño Erik. Con un fuerte grito les llame.

RC: ¡Hey!

Mumble, Gloria y Erik se dieron la vuelta estupefactos por verme salir de ese hueco del Iceberg, camine cogiendo hacia ellos feliz de verlos mientras que ellos corría y al llegar hacia mí me abrazaban con fuerza y como estaba mal de mi pierna me hicieron caer y podía notar sus caras de emoción y felicidad, sus ojos llorosos por su preocupación, mientras yo también me emocionaba por verlos juntos conmigo en el frío hielo.

RC: ¡Los amo! ¡Los amo mucho!

Mumble: ¡No vuelvas a hacer eso!

Gloria: ¡Me alegra tanto verte bien!

Erik: ¡Hermano!

Lloramos y nos reíamos juntos revolcándonos en la nieve. Nos levantamos y comenzamos a caminar a la Nación, cuando llegamos vimos a todos detenidos y mirábamos a Noah, parado en un pedazo pequeño de hielo como si fuera a decir algo importante a todos.

Pingüino: ¡Noah! ¡¿Dónde iremos ahora?!

Pingüino: ¡No podemos quedarnos aquí, las gaviotas están cerca, las paredes nos cuidaban!

Pingüino: ¡¿Qué pasará con la cercanía al agua para pescar?!

Todos se alborotaban, no sabíamos qué hacer, Noah intentaba calmar a la nación pero casi le era imposible. Mire a un lado, miraba a la nación mientras levantaba una mano.

RC: Disculpen… Uhm…

Los pingüinos me ponían atención.

RC: Escuchen, si algo sé sobre las Gaviotas es que siempre están cerca de las costas, si hacemos nuestro territorio cerca de la misma, nos atacaran a nosotros y a nuestros polluelos, también como otros depredadores marinos.

Pingüino: Pero necesitamos estar cerca de la costa por la pesca, y para que los demás no nos tomen nuestra comida o será poca

RC: Hace un tiempo atrás, fui a un lugar cerca de aquí, estaba deshabitado, además no estaba ni tan cerca ni tan lejos de la costa, las Gaviotas no pasarían ni cerca de ahí por qué no vuelan en esa dirección jamás, las conozco lo suficiente para estar seguro de eso, y también es uno de mis lugares preferidos para pescar porque está cerrado para que las demás criaturas marinas como Focas Leopardos, o incluso Focas Elefantes, son demasiado grandes para pasar por esos pilares y lo saben, e incluso con su fuerza monstruosa no pueden romperlas, pero los peces y los pingüinos si pueden, y también hay una costa conectada directa al océano, y el territorio del que les hablo está inclinado, es decir que hay una pared gigante y una enorme colina que no puede ser cerrada. Les puedo enseñar el camino si eso quieren, solo estoy haciendo una proposición.

Los pingüinos lo pensaron por muchos minutos, hasta que Noah dijo:

Noah: Quienes quieran ir con RC, levanten la aleta.

Muchos levantaron la aleta, incluyendo mi familia y el mismo Noah.

Noah: Está decidido. RC guíanos, por favor.

Asentí y comencé a caminar mientras la nación iba detrás de mí. Caminamos bastante mucho más de lo que esperaba, cuando llegamos ya era de noche y les enseñe cómo era el lugar, era gigantesco, y como les había dicho era inclinado, había una subida gigantesca que llevaba a lo que podía decirse "Superficie" y a la bajada había una pared que no cubría todo por la subida que había también, pero en la pared había múltiples agujeros que podrían usarse como cuevas para toda la nación. Dije que mañana les enseñaría a todos donde se encontraba esa costa donde se podía pescar y donde estaba la que conectaba al mar completo. Pero ahora estoy cansado y bastante herido, estoy seguro de que las cosas que tenía en mi mochila que deje en mi hogar antiguo me servirán para aliviarse, pero ahora sólo quiero dormir. Mumble, Gloria, Erik y yo fuimos a una cueva vacía, que tampoco era muy grande pero era suficiente para nosotros cuatro, me recosté en el suelo de nieve y suspire.

Mumble: Haz vuelto a salvarnos

RC: No te acostumbres, Papá

Mumble y yo nos reímos y luego llegó Gloria y Erik para que durmamos, yo ahora te estoy escribiendo luego de todo lo que pasó mientras que Mumble, Gloria y Erik duermen tranquilos, también puedo ver al frente y notar como se ve el paisaje en la oscura noche, las estrellas brillan fuertemente y corre un viento fresco en mi rostro, todos duermen excepto tu y yo. Además aún sigues algo mojado por la caída que tuve al agua en el Iceberg, pero noto como te secas o mejor dicho te congelas por el aire que hay, Erik. ¿Sabes? He vivido muchas cosas con mi familia, con la nación, todo empezó como un desastre pero, a fin de todo, se siente como si fuera más apacible todo… Como que todo vale la pena, el vivir, el proteger, el ver cómo esas estrellas brillan, el escribirte aunque nadie te lea más que yo, se siente… Bien. Y creo que puedo vivir con eso el resto de mis días… Pero ahora, sólo quiero cerrar mis ojos, y descansar… ¿Quién sabe hasta cuándo? Pero por ahora… Me despido. Buenas noches, Erik. Buenas noches, Mi Helado Diario.

Atte. RC.

-Fin.-