Cuando Thea y sus amigas llegaron de clase, Roy estaba cruzado de brazos en el sofá con cara de pocos amigos. Thea miró a Roy, estaba en el sofá sin ver la televisión, solo ahí sentado todo enfurruñado.

- ¿Y Oli? (preguntó Thea)

- En el despacho. Pero no lo molestes está de un mal humor que no hay quien lo aguante.

- ¿Qué has hecho?

- No he hecho nada (dijo echándole una mirada de profundo desprecio).

- Vaaale (dijo rodando los ojos) lo que tú digas. Solo dime si va a haber jaleo esta tarde, porque si va a haber fuegos artificiales, nos vamos a casa de Claire (dijo Thea molestando a Roy, mientras sus amigas se reían de la situación, cosa que hizo enojar aún más a Roy y su única respuesta fue enseñarle su dedo del medio. Y en ese mismo momento Oliver entró en el salón con en ceño fruncido).

- Nadie va a ninguna parte esta tarde. Y tú (señalando a Roy) ¿Qué te dije de esos gestos tan groseros? (Roy rodó los ojos pero no dijo nada, no quería que Oliver le sacara los colores delante de las amigas de Thea).

- ¿Yo? (dijo sorprendida Thea) ¿Qué he hecho yo?

- Despídete de tus amigas, Thea (dijo tan serio que parecía que estuviera leyendo una esquela). Ya os veréis mañana en clase. Chicas (las saludó educadamente pero sin ninguna emoción, algo muy extraño en Oliver. Las chicas decidieron que con las malas vibraciones que habían en esa casa lo mejor era poner pies en polvorosa y se fueron).

- ¡Íbamos a discutir sobre que iba a ir este año la fiesta de Halloween, Oli!

- ¡Oh dios, Oli, Cómo te atreves! (dijo Roy mofándose de Thea. Oliver le dio un pescozón y le apuntó con el dedo índice dejándole claro que no quería bromitas).

- Vosotros dos ahí sentaditos y vais a estar muy calladitos y atentos hasta que yo os diga que podéis hablar (y miró primero a Roy que resopló pero asintió y después miró a su hermana que seguía con cara de no entender nada. Thea se sentó en el sofá con Roy pero justo en el lado opuesto). Muy bien, voy a hacer una pregunta y quiero una respuesta corta y clara (ambos chicos se miraron y se encogieron de hombros) ¿Quién de vosotros dos ha agarrado el dinero de las emergencias? (y entonces Oliver escuchó como ambos tragaban saliva. Oliver abrió mucho los ojos, esperaba que fuera Thea para comprarse más ropa o Roy para gastárselo en algún juguete electrónico tonto, ¿pero los dos?). Esto si que es bueno (dijo sentándose desalentado en el brazo de uno de los sillones).

- Mira, Oli, te lo puedo explicar (empezó Thea). ¿Te acuerdas de cuando madre y yo fuimos a los Hamptons? Bueno, pues no iba ir con una mano delante y otra detrás. Además no contaba con esa salida (Thea estaba hablando muy deprisa como hacía cuando era pequeña y la pillaban en una mentira) y había un par de fiestas y claro estaban Megan y…

- Ibas con madre ¿Porque no le pediste dinero a madre? estoy seguro que ella encantada te hubiera dado el dinero para todas esas cosas que dices (Oliver la miraba muy serio, no le hacía gracia que su hermana pensara que era idiota y menos le gustaba aún que le mintiera a la car con ese desparpajo). Bueno si fue para eso, supongo que madre confirmará que no sufragó ninguno de esos gastos de los que estás hablando ¿no? (Thea sabía que su hermano no se lo había tragado y ahora no sabía que decir para salvar el pellejo).

- Oh, venga Oliver, no es como si fuéramos pobres, tenemos ese dinero y mucho más. Solo fueron 700 dólares.

- ¡Solo 700! (dijo furioso Oli, su hermanita era una niña rica consentida eso lo sabía muy bien pero tomar el dinero así sin decir nada eso no estaba bien y si su madre estaba dispuesto a consentírselo él si que no lo iba a hacer) ¿Sabes toda la comida que se puede comprar con 700 dólares? Además eran MIS 700 dólares. Era el dinero para las emergencias (Oliver intentó calmarse, primero tenía que esclarecer en que se había gastado realmente su hermanita el dinero). En que te lo gastaste Thea, y no me vengas con más mentiras que no estoy de humor para aguantártelas (Thea bajó la cabeza y empezó a mover el píe nerviosamente. Se lo había gastado todo en una noche, estaba aburrida él y Roy habían salido y sus nuevas amigas estaban ocupadas con cosas aburridas del instituto, así que decidió llamar a laguna de sus antiguas amigas de fiesta y salir. No había tomado nada. Pero sabía que si le decía que se lo había gastado de fiesta Oliver no la iba a creer. Así que tragó saliva y esperó que la tierra se abriera y se la tragara, eso sería su salvación).Theaaaa (dijo ya irritado al ver que su hermana no le contestaba).

- Es que no me vas a creer (protestó como si tuviera 6 años en vez de 16).

- Posiblemente. Eso es lo que les pasa a los mentirosos, que la gente acaba por no creérselos (los ojos de Thea se humedecieron pero aún se las apañaba bastante bien para mantener a rayas las lágrimas). Pero prueba, prometo escucharte con mi mejor actitud (Oliver suavizó el tono al ver que Thea estaba a punto de llorar).

- Me lo gasté en Nick's y en el Transilvanian (el nombre de un restaurante muy pijo y de una discoteca de moda). Pero no tomé nada, lo juro, solo unas cuantas copas, nada de drogas, lo juro (se apresuró a aclararle casi desesperada).

- ¿Tomaste ese dinero para irte de fiesta? (dijo sorprendido pero no era nada que no hubiera hecho él mismo a su edad. Thea asintió con la cabeza) ¿Y la asignación que madre te da cada mes para tus gastos? (Thea lo miró con miedo, Ron cerró los ojos y contó hasta 100 sabía que no le iba a gustar la respuesta).

- Voló (dijo en un murmullo Thea)

- ¿Cómo qué voló? (Y Thea sacó de su bolsillo un precioso teléfono personalizado de última generación) ¿No te regalamos un teléfono nuevo en Navidades?

- Si, bueno, es que este es más bonito, mira (y Oli se contuvo por no estrangular a su hermana).

- ¿ME ESTÁS DICIENDO QUE TE HAS GASTADO TODA TU PAGA EN UN TELÉFONO NUEVO, CUANDO NO LO NECESITABAS PORQUE JUSTO HACE DOS MESES QUE TE COMPRAMOS UNO? (Oliver alzó mucho la voz haciendo que los dos críos se echaran hacia atrás en el sofá)

- OLIVER todas mis amigas tienen éste modelo, si no lo tenía iba a quedar fuera del grupo (dijo a la defensiva Thea. Oliver no sabía como responder a tremenda estupidez).

- Me parece mentira que una chica tan inteligente como tú no sepa ver el valor de las cosas. Que seamos ricos no significa que podamos ir despilfarrando el dinero de esa manera. Y ese dinero era par urgencias Thea y ni una fiesta ni un teléfono nuevo son urgencias, y estoy 100x100 seguro que lo sabes (Thea estaba a punto de protestar cuando Oliver casi la fulmina con la mirada). Y un teléfono no es una emergencia. Ya hemos tenido está discusión muchas veces, Thea.

- Si, es por el maldito dinero, no te preocupes mañana mismo le digo a Roberts (uno de los contables de la parte de la herencia de Thea) que te haga una transferencia (dijo Thea con bastante desprecio) .

- No necesito esos 700 dólares, Thea, no es por eso que estoy enfadado contigo y lo sabes, no te hagas la tonta. Estoy enfadado contigo porque esta es la millonésima vez que te tengo que reñir porque no sabes adminístrate. Está claro que aún no tienes la madurez suficiente para manejar dinero.

- ¡Oli! No puedes estar hablando en serio. Tengo 16 años, claro

- ¡Ni claro que, ni mierdas! (Thea se quedó boquiabierta al oír a su hermano hablarle de esa manera). A partir de ahora y hasta nuevo aviso, no hay dinero para ti, si quieres algo, nos lo pides a madre o a mí y nosotros te lo compraremos si creemos oportuno.

- ¡Eso es denigrante! Además con mi dinero puedo comprar lo que me venga en gana NO NECESITO NI PEDIRTE PERMISO NI DARTE EXPLICACIONES (Oliver ya tuvo suficiente de la actitud de su hermanita y se levantó y fue hacia ella la levantó y le propinó unas buenas nalgadas ahí delante de Roy).

- PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS PLASS NIÑITA no te consiento que me hables así, ve a tu habitación ahora mismo, ahora también estás castigada 2 semanas sin salir ni comunicaciones.

- Nooooo, tú no puedes (le gritó roja de rabia)

- Sí que puedo, pero igualmente hablaré con madre, pero ambos sabemos que en esto, precisamente, me apoya al 100x100 (Oliver se puso las manos en las caderas como hacía su padre cuando lo reñía de pequeño). Ahora sube a tu cuarto y me esperas (pero Thea se quedó de píe mirando cara a cara a su hermano con puro odio) a menso que quieras que acabemos de tratar este asunto aquí mismo (Thea sabía perfectamente que Oliver era capaz de eso, seguía viéndola como una niña de 6 años con coletas. Así que no le importaría lo más mínimo bajarle los pantalones y las bragas delante de Roy. Oliver solo tuvo que moverse ligeramente para que Thea saliera corriendo escaleras arriba. En cuanto escuchó el portazo de la habitación de Thea Oliver respiró y entonces dirigió toda su intención hacía su otro quebradero de cabeza, Roy).

- ¡Vaya! ¿No te parece increíble? toda esa paste en otro teléfono nch nch nch (dijo Roy inocentemente, negando con la cabeza, mientras se levantaba del sofá para irse),

- No tan a prisa jovencito, en la caja había 1000 dólares (y con el dedo le indicó que se volviera a sentar. Roy se sentó de nuevo resignado. Ya se había dado cuenta que Oliver estaba muy cabreado con lo de la pasta. Y que Thea fuera tan consentida no ayudaba, pero eso de "jovencito" no auguraba nada bueno par él). Si Thea solo tomó 700 eso significa que hay 300 dólares que aún faltan (y Oliver volvió a sentarse en el brazo del sillón).

- Te juro que no me los he pateado en un tonto teléfono pijo (dijo con una sonrisita, que se borró en el mismo momento en que Oliver le echó una mirada letal)

- Roy, antes que digas nada y como ya estoy cansado de tantas mentiras, tanto de mi hermanita como de ti, te avanzo que mañana los dos iréis a haceros pruebas al hospital (ahora fue Roy quien le lanzó una mirada letal a Oliver)

- Dejé todo eso atrás (dijo entre dientes). Sigo limpio, Oliver. (Roy estaba herido porque sabía que aunque Oliver le había vuelto abrir las puertas de su casa y volvía a ser su compañero no había la misma confianza que antes de que descubrieran sus problemas con las drogas). Puedes hacerme todas las pruebas que quieras (y volvió a levantarse muy enojado dispuesto a irse a su habitación donde se dedicaría a odiar a Oliver, a así mismo y a toda la humanidad hasta que se le pasara el enfado).

- Roy William Harper, siéntate, no hemos acabado aún. No hemos ni empezado (pero Roy no se sentó estaba manteniendo un pulso con Oliver). O te sientas ahí tu solito o te pongo, yo mismo, sobre mis rodillas pero no va a ser para que me digas tus regalos de Navidad, precisamente (Roy viendo que Oliver no lo había dudado mucho en darle unas buenas nalgadas a su hermana hacía unos instantes decidió sentarse. Pero eso si lo hizo dejando patente su disconformidad, se cruzó de brazos y puso cara de estar apunto de matar a alguien. Oliver respiró hondo y conto hasta 100 antes de volver a empezar). ¿Para que agarraste ese dinero Roy? Cada mes se te asigna una paga. Y creo que es más que suficiente para un chico de tu edad, aún así, sabes que si necesitas dinero, solo tienes que decírmelo. Cuando te abrí las puertas de esta casa te dije que todo lo que necesitarás solo tenias que pedirlo, que yo me hacía cargo de todo, y tu a cambio dejarías esa vida a tras, y te comprometerías a acabar tus estudios y a mantenerte en este lado de la ley ¿no es así?

- Pensaba devolvértelo, en cuanto cobrar la paga del mes que viene.

- Pero que os pasa a vosotros dos, con el dinero, de mi hermana me lo puedo esperar, siempre le ha consentido todo, pero de ti…¡Maldita sea, Roy! ¿En que demonios se te ha ido el dinero de tu asignación para que tuviera que echar mano del dinero de las emergencias?

- No te va a gustar (dijo Roy mirando de reojo la reacción de Oliver).

- Mira de eso estoy seguro (Oliver rodó los ojos). ¿En qué?

- Impresionar a una chica, unos cuantos partidos, un par de regalos, quizás la llevará a Le Bernardin a cenar.

- ¡Le Bernardin! ¡Por dios, ni yo llevo a Dinah a sitios tan caros! No puedo creerme que un mocoso que hace dos días aún celebraba los cumpleaños en las hamburgueserías con payasos, tenga que llevar a una chica a un restaurante tan caro. No sé si la impresionaste, pero a mí me has dejado de piedra, lo juro (dijo Oliver pasándose la mano por la cara, estaba atónito) Espera, ese restaurante está en New York (Roy tragó saliva). Roy (dijo con un tono que le puso los pelos de punta la chico) dime como te lo hiciste para llevar a cenar a esa chica a new York y estar de vuelta en casa antes de las once (Roy bajó la cabeza). Dime que no cogisteis mi avioneta (Roy se quedó muy calladito y muy quietecito, y eso solo podía significar una cosa CULPABLE) ROOOOY

- Sí, la pillé prestada, lo siento, pero es culpa tuya sino hubieras puesto ese estúpido toque de queda, habríamos venido en…

- ¿En qué? ¿En tu moto? (alzó la voz Oliver) pero tu estás idiota o qué ¿Sabes cuántas millas son eso? ¿Me estás diciendo que la ibas a llevar a un restaurante donde el tenedor vale bastante más que el salario medio de un americano en tu moto? (vale eso era ridículo, y Roy tuvo que reconocer que jamás se había planteado ir en moto, la idea des del principio era llevarla en la avioneta privada de los Queen)

- Dijiste que todo lo tuyo era mío, qué podía disponer de…

- Roy, no me tomes el pelo ¿Vale? Ya te he avisado antes, estoy muy enfadado contigo como para que lo mejores con mentiras. No sé quien es esa chica a la que intentas impresionar, pero si no es capaz de darse cuenta de cuanto vales sin todos esos despilfarros, es que no vale la pena, créeme he crecido rodeado de buitres y gente superficial.

- Lo que tú digas (dijo Roy con desprecio).

- Roy, no te pases, sabes que a mi toda esa actitud no me gusta lo más mínimo. Te digo lo mismo que le he dicho a Thea, como parece que ninguno de los dos tiene la madurez suficiente para manejar dinero. A partir de ahora y hasta nuevo aviso, no hay más dinero para ti, jovencito. Si necesitas o quieres algo, me lo pides, y sino no es ninguna estupidez no dudes, que te lo daré,

- Venga Oliiiii es bochornoso tener que decirte para que quiero cada céntimo que necesite.

- ¿Qué es eso que te da tanta vergüenza que no puedas pedirme? ¿gomas?

- Oh por dios Oli, par, para, no pienso tener este tipo de charlas contigo. Si quieres zurrarme por lo de la pasta vale, pero no sigas por ahí, por favor (dijo rojo de vergüenza y casi en pánico. Oliver no pudo evitar reírse).

- Jajaja vale, vale, pero soy un tío muy abierto de mente y si tienes que hablar con

- ¡OLI! Noooo por lo que más quieras déjalo (y Roy se tapó las orejas como lo haría un niño que no quiere escuchar)

- Bueno, vale (y le hizo una seña para que dejara de taparse los oídos) sube a tu cuarto, en cuanto haya tenido unas palabritas con "mi hermanita del corazón" iré a tenerlas contigo (Roy puso una mueca de dolor y Oliver asintió con malicia) . Y Roy hay preservativos en el botiquín de mi lavabo, solo lo digo por

- Nooooo (y el chico corrió como alma que huye del diablo escaleras hacia arriba para su cuarto)

- Jajajaja (Oliver no podía parar de reír, era tan fácil sacarles los colores a ese chico duro)