6-. Como Romeo y Julieta (Este capitulo es una copia de mi primer fic pero mejor arreglado y acorde a la historia)

Han pasado diez años desde que Harry, Ron y Hermione dejaron Hogwarts, Harry se convirtió en Auror mientras que Ron y Hermione se convirtieron en profesores, Ron de Encantamientos y Hermione de Transformaciones. Ron y Hermione se habian casado hacia apenas un año y ambos trabajaban en Hogwarts, algunos de los antiguos profesores, como Lupin, Hootch, Snape y Binns seguían haciendo clases en el colegio pero Mcgonagal, Sprout, etc se habian retirado, solo Dumbledore se mantenia como siempre como si no hubiera transcurrido un año desde que Harry, Ron y Hermione ingresaran a Hogwarts. En esos tiempos la cantidad de mortifagos habia aumentado y con el paso de los años se fueron acercando mas a Hogwarts tratando de completar una venganza hacia Dumbledore nunca realizada. Una tarde de Abril cuando todavía habian clases en Hogwarts Ron y Hermione salieron en La noche a dar un paseo a la luz de la luna por el campo de Quidditch, lejos de la vista de todo aquel que mirara desde el castillo, mientras se besaban Hermione escucho una maldición, al separarse de Ron para ver que había sido vio como una luz verde le llegaba a Ron por la espalda, y el, lo ultimo que vio fue lo que mas amaba, a Hermione. Mientras caía al suelo Hermione trato de levantarlo, pero al no poder se arrodillo junto a el, y abrazo su cuerpo ya muerto. Mientras las lagrimas le caían sin cesar y la desesperación se apoderaba de ellas una segunda luz verde, una segunda maldición se dirigió a ella. Y así ella también pudo, antes de morir, ver lo que mas amaba a Ron. Así yacieron sus cuerpos, abrazados sobre el campo de Quidditch, así los encontró Hagrid a la mañana siguiente, y así los enterraron.

Numerosas e incontables fueron las lagrimas que se derramaron por ellos. Harry nunca se recupero del vacío que le dejo la perdida de sus dos mejores amigos, y el mismo mato al Mortifago que los había asesinado, ya que en ese tiempo era Auror. A veces, en las escasas calmas que las noches le proporcionaba, pensaba en ellos y sonreía ya que:

"Donde quiera que mis amigos esten se siguen amando de las misma manera"