Los personajes de Resident Evil son propiedad de Capcom esta historia

Fue escrita con fines de entretenimiento

CAPITULO 19

UNA MUERTE INESPERADA


Se dirigieron a la entrada para encontrarse con la peor escena, paredes destruidas, vidrios rotos, papeles dispersados por el suelo y aire y agentes, secretarias, superiores muertos en el suelo con sus cuerpos destrozados. El color carmesí estaba disperso por todo el piso de azulejo negro y las pocas paredes que quedaban en la entrada de la agencia de la D.S.O.

Se horrorizaron al ver esta escena, la sangre se podía oler haciendo que el pobre James vomitara, de lejos escucharon un rugido.

Un tipo de B.O.W nunca antes visto, una criatura desagradable y de apariencia horrible que estaba luchando con agentes que los devoraba a cada uno, culpable de esta masacre.

-Leon ¿Qué demonios es esto?- pregunto Sherry tapándose la nariz por el hedor

-No lo sé pero debo detenerlo aunque cueste mi vida, no permitiré que se escape y ande suelto por la ciudad. Si quieren vayan a esconderse, yo luchare- diciendo esto último corrió junto a Joseph y Erik hacia el patio en donde se encontraba el B.O.W.

-¡ALTO!- grito Sherry asustada

-Yo también luchare- dijo James, intento correr pero la rubia lo detuvo

-No, tú te vienes conmigo, llamaremos a la B.S.A.A y buscaremos equipamiento adecuado para exterminar con esta bestia.- dijo Sherry y comenzaron a correr, Sherry fue hacia una oficina a contactarse con Chris Redfield, es un último encuentro que tuvieron le dio su número y le dijo que cualquier ayuda que lo llame, siempre estaría disponible. Mientras James buscaba armas para entregarles a sus amigos.

El B.O.W era un tipo de humanoide encorvado en cuatro patas con una enorme joroba de donde le salía un par de tentáculo largos que los utilizaba para sujetar a los agente y tirarlo a metros de distancia. Sus piernas eran musculosas lo que permitía saltar lejos, con una fuerza terrible y desgarrar a cualquiera con sus cuatro garras afiladas, tenía la habilidad de caminar por las paredes y una velocidad intermedia a pesar de su tamaño medio tamaño.

Tenía unos colmillos filosos y una boca capaz de abrirse de manera exagerada como una serpiente lanzando un gruñido desgarrador. Tenía una cabeza como la de un ser humano, lo que lo hacía más desagradable y espeluznante, le colgaban cabellos color negro, su piel era grisácea y húmeda, en alguna partes del cuerpo tenían como unas placas de color amarronado oscuro parecidas a cicatrices gigantes.

Comenzaron a batallar, a disparar pero a pesar de ser que le daban a la cabeza o tentáculos no parecía dañarle, se comía a los agentes y destrozaba jugando con ellos, le sacaba una pierna, los brazos, los abría en dos mientras los demás disparaban.

Intento atacar a Leon, uno de sus tentáculos se dirigían hacia el pero gracias a sus reflejos los esquivó dando volteretas, siguieron de largo golpeando y esparciendo a todos los agentes, entre ellos Erik.

-Esta bestia es inmune- Grito Joseph, tomando una escopeta del cadáver de un agente muerto.

-No creo que tampoco le haga daño eso- le grito Leon.

- Joseph sus cicatrices.- le grito de nuevo refiriéndose a las placas que tenía el B.O.W en ciertas áreas del cuerpo, disparaba y esquivaba. El "padre" del equipo las divisó.

-Necesito que me cubras- le grito acercándose al animal.

Leon se acercó y apunto, con toda la precisión le dio en uno de esos enormes ojos que tenía, el monstruo le grito abriendo toda su boca posible dejando ver sus dientes parecido a los de un tiburón, un olor desagradable salió de aquella boca, lo sujeto por la cintura con sus patas de adelante que eran largar y delgadas con cuatro y dedos, en ellas unas garras terriblemente filosas lo que provoco que la ropa de Leon se rompiera en ciertos lugares.

El fin del agente Kennedy se dijo dentro de su mente. Cerró sus ojos y acepto su final, no pudo decirle adiós a su amada.

Escucho un gemido de dolor que emitió la bestia soltándolo en el acto, Joseph había logrado dispararla varias veces en esas "cicatrices" dejando en descubierto una piel de color rojiza un poco profunda, no tenía idea de que era pero le disparo un escopetazo, la bestia grito y su pierna tembló cayéndose por un momento. Se dio la vuelta y fue directo a comer al calvo pero este le dio otro escopetazo en el rostro.

-¡Muchachos!- Grito James entregándole armas de calibre pesado, detrás de él salieron más agentes armados. Se unió a la batalla junto a sus amigos

-James, debes de dispararle en esas cicatrices dile a los demás que lo hagan, parece ser su punto débil.- le informo a su amigo.

-Claro, hora de la fiesta- dijo en tono gracioso y fue corriendo disparándole y comunicándole a los demás el lugar donde debían disparar.

Cuanto más le disparaban más le hacía sufrir al animal debilitándose. Duro una o dos horas la lucha, los agentes ya no resistían más, golpeados y tirados desde alturas altas contra paredes y suelos, con huesos rotos y heridas graves al igual que Leon, Joseph, Erik y James.

Tirado James en el suelo tras ser lanzado contra la pared la bestia se le acercó para devorarlo y deleitar con su carne.

-Hijo de perra no voy a morir así, comido por un inmundo animal- dijo entre gemidos de dolor el colorado, saco una granada cegadora y cuando el animal se acercó lo demasiado, se la arrojo en su cara.

-Ahí tienes perra- le dijo con odio, la bestia se paró en dos patas dejando ver una enorme placa que cubría todo el abdomen.

Leon, escucho una voz de lejos -que se le hiso familiar.

-A ver si esto es de tu tamaño- le dijo con odio mirando tras la mirilla.

Un terrible misil impacto en aquella placa extraña, el animal chillo.

Leon se levantó y dirigió la mirada, era Sherry con un lanzamisiles. Detrás de ella Helena con otro similar

-¡Helena!- grito, corrió hacia ella.

Le disparo de nuevo y la bestia cayó en el suelo generando un gran temblor.

-¿Qué demonios haces aquí?- le dijo enojado cuando se acerco

-Luchando como todo agente, acabamos de derribar esa bestia asquerosa- le dijo enojada.

-James- le dijo preocupada Sherry.

-Por fin acabaron con esa cosa- dijo el colorado, estaba sostenido por Sherry, los demás se acercaron.

De lejos, la bestia volvía levantándose de nuevo dirigiéndose a donde estaban. Intentaron salir del lugar pero alcanzo a tirarlos de un manotazo de costado mandando a Sherry, James y Erik del otro lado dejándolo inconscientes y a Leon, Helena y Joseph del otro lado.

Volvió con mucha más furia, tomo a Joseph de la pierna.

-¡NO!- grito Leon, se levantó como pudo pero no llego a tiempo, lo sujeto de una mano y con la otra acerco una de sus garras clavándosela en el pecho.

-¡AHHHGGG!- Grito con todo el dolor del mundo, la sangre brotaba y caía en el suelo.

-¡JOSEPH!- grito Helena, se levantó con todas sus fuerzas, tomo un rifle y le disparo en la mano al monstruo que soltó al calvo dejándolo caer en el suelo. Gruño y tomo a Helena.

Los demás se levantaron con lo que tenían de energía, tomaron las metralletas y armas que estaban a su alcance y le dispararon. Estaba en juego la vida de su amiga Helena y su hijo que llevaba en su vientre que estaba siendo apretado por el monstruo. Saco sus tentáculos y los tomo a los agentes que quedaban.

-¡Suéltame!- le decía entre sollozos la castaña forcejeando. Comenzó a apretarlos lentamente como un sádico, sus vista se nublaron y perdían el aire volviéndolos débiles quedando sin fuerzas.

Escucho un sonido leve de disparos y el monstruo chillando, Leon dirigió la mirada de dónde venían esas balas, de un helicóptero. Autos a toda velocidad se veía a lo lejos, sus ojos se cerraron.

Veía imágenes borrosas, veía figuras de color verde militar corriendo, escuchaba como si estuviera bajo el agua, le dolía todo el cuerpo. Un hombre se le acerco y lo levanto de los hombros, algo le decía pero no podía oír muy bien-

-¡Vamos Leon debes levantarte! ¡No te des por vencidos!- le gritaban y sacudían, un cachetazo le estallo en la cara y le tiraron agua en el rostro. Se levantó tomándose la cabeza, la imagen se aclaraba un poco más, giro la mirada y estaba su amigo Chis Redfield sosteniéndolo.

-¿Chris?- pregunto exhausto.

-Leon, ya término, están a salvo- contesto con voz aliviada el capitán.

-¿Cómo es que llegaste aquí?- le pregunto confuso.

-Sherry me comunico y advirtió de que tipo de B.O.W se trataba, aunque nuca lo había visto- le dijo levantándose y ayudándolo a hacer lo mismo.

-¿Sherry? Creo que es la que más uso la cabeza en esta situación, al igual que James- le dijo recordando como llego con refuerzos y municiones.

-Espera, ¿¡Helena!?- dijo alarmado dirigiendo la mirada hacia donde estaba antes de que se quedara inconsciente. - ¿¡Dónde está!?- Dijo esto último gritando y tratando de caminar, pero un dolor en su costilla lo detuvo.

-Leon están todos en la enfermería de la B.S.A.A, apenas llegamos los enviamos allí sacándolos de la batalla, estaban todos inconsciente en el suelo pero con pulso, todo está bien.- dijo tratando de calmar a su viejo amigo.

-¿Ella está bien? ¿Y Sherry?- pregunto tomándolo de su chaleco antibalas.

-Está bien Leon, todos vivos y a salvo- le comento despacio

-¿Qué sucedió conmigo? La última imagen que tengo es de la bestia sosteniéndome con esos tentáculos-

-Primero vayamos a la base, ahí te contare mientras te curan las heridas y lesiones que tienes, además de eso podrás ver a tus amigos- le dijo tomándolo del brazo y llevándolo al helicóptero.

Ya en la base se dirigieron a la enfermería en donde se encontraban agentes heridos, sellados, con costuras en partes del cuerpo, internados…amputados.

Fue todo un desastre, nadie sabía cómo había llegado ese monstruo allí, en la tv decía que un "Hércules" había sido visto por los aires.

Mientras le vendaban la herida de la costilla a Leon, Chris se encontraba en un asiento en la esquina de la sala de enfermería.

-Dijeron los ciudadanos que habían visto un avión similar los que usábamos para transportar armamento por los aires, eso de las once de la mañana. Luego de varias horas, como a las doce de la tarde Sherry me llamo personalmente por mi teléfono, me comunico que había un B.O.W atacando en la agencia de D.S.O, junte a mi equipo lo más rápido posible y partí.- le dijo mirándolo como lo vendaban.

-Esa bestia era espantosa y además de eso era inmune a las balas- le decía con gruñidos.

-Sí, un colorado nos dijo donde debíamos disparar, ese tipo me agrado, a los soldados también, en todo el viaje hablaba tranquilamente como si no hubiese sucedido nada.- le conto Chris riendo.

-James, es un payaso.- dijo aliviado y riendo junto a su amigo, de repente Sherry apareció en el marco de la puerta.

-¡Leon!- dijo emocionada se acercó y continuo –Estoy tan feliz de que te encuentres a salvo- con una voz dulce y de alivio le comento a su amigo.

-Igual yo mi niña- le dijo esto último con una sonrisa, la enfermera termino de vendarlo, se acercaron y se abrazaron mutuamente.

-Todos se encuentran muy bien Leon pero…- se separaron y bajo su mirada hacia el suelo, cuando la levanto sus orbes celeste cielo estaban acuosos.

-Joseph…falleció- al terminar la oración rompió en llanto y lo abrazo con todas sus fuerzas.

Leon se había olvidado de todo, recordó en ese momento cuando vio como la garra filosa y punteada del animal atravesó el cuerpo entero de su amigo Joseph, como la sangre caída al suelo y sus ojos café abiertos como plato le dedicaban una mirada de ayuda y sufrimientos.

¿Qué le diría a su familia? ¿Qué le diría a su mujer? ¿Qué le diría a sus hijos?... a sus nietos. Hoy perdió un amigo que estuvo con él desde el principio, ayudándolo y aconsejándolo como el padre que nunca tuvo, el agente que es ahora es gracia a la sabiduría de aquel hombre que ahora se encontraba muerto en una camilla o peor aún, en el estómago de ese animal horrible.

-Discúlpame Leon por no llegar a tiempo- dijo con tristeza Chris levantándose del asiento.

-No es culpa tuya Chris- le sonrió, soltó a Sherry y le seco las lágrimas.

Escucharon unos ruidos y gente corriendo, desenfundaron sus pistolas, Sherry se corrió a un lado. No podía ser de nuevo, estaba seguro que lo había exterminado. La puerta se abre de un golpe y entra Jake cansado, detrás de él, soldados que se le tiraron encima sosteniéndolo de los brazos.

-¡Alto! ¡Suéltenlo!- dijo Chris asciendo un ademan de manos a lo que los soldados afirmaron, el hijo de Wesker se había infiltrado en la base y se encontraba arrodillado. De mala manera se levantó y les dedico una mirada fría a los soldados, miro a Sherry quien corrió y lo abrazo.

-Pueden retirarse, gracias- les dijo a los soldados. -¿Qué haces aquí?- pregunto Chris a Jake, el colorado y la rubia se separaron, dio unos pasos y dijo.

-Disculpe por el alboroto, no me dejaban entrar y quería saber cómo se encontraba Sherry- giro la cabeza hacia donde se encontraba la rubia, sonrió- Ahora que sé que se encuentra bien permítame irme- le dijo Jake mirándolo.

-Está bien, puedes quedarte- le dijo con una sonrisa al hijo de su ex enemigo. Agacho la cabeza y se retiraron junto a Sherry sin antes despedirse y disculparse por la muerte de Joseph.

-Mejor vamos a ver a tus amigos.- le dijo Chris dándole una palmada en la espalda a Leon.

Leon le dio el nombre de sus tres amigos que no había visto luego de quedar inconsciente por suerte estaban todo en la misma sala a salvo, se alivió. Entro y estaba Erik con su brazo que se había lastimado con anterioridad, vendado y par de curitas en su rostro, sus labios se encontraban lastimados. Jake con una venda en la cabeza y una costura pequeña en el brazo izquierdo, también con una cura en la nariz de color blanca. Helena se encontraba solamente con una venda en la mano derecha pero pudo ver debajo de la ropa blanca, una venda que cubría su cintura entera y seguía hacia su hombro.

-¡Ey, Kennedy!- dijo James alegremente con una sonrisa.

-James ¿Qué le paso a tu cabeza? ¿Cómo se encuentran?- le pregunto a todos pero mirando a Helena que miraba el piso.

-Tengo mi brazo, que por fin se había curado, lastimado, una costilla y mis labios todos rotos pero….estoy satisfecho, hubiese sido peor- dijo riéndose a lo último.

-Sí, debemos agradecerle a la vida de darnos otra oportunidad- dijo James caminando hasta Leon rengueando lo abrazo y le dijo:

-Estamos todos bien compañero ¿Tu?- le pregunto con una sonrisa.

-Bien, solo con dolor en el torso pero estoy bien.- le dijo sonriéndole de nuevo.

-Yo me encuentro bien, también con el dolor en el torso. Todos los tenemos ya que nos apretaron, por un momento creí que iba a explotar. – dijo Helena mirándolo al rubio.

-Si supongo ¿Pero él bebé está bien?- le pregunto preocupado y preguntando por su hijo, aunque no lo sea.

-Si- le sonrió mostrando sus dientes.

-¿Estas embarazada?- pregunto Chris alarmado.

-Ajajaja si lo estoy- dijo Helena con una sonrisa.

-Te felicito entonces- dijo con ternura acercándole y dándole un abrazo.

- Chris podrías dejarnos a solas. – dijo Leon seriamente dedicándole una mirada que al instante Chris entendió, se despidió y se fue de la sala.

Respiro hondo y se les acerco a su equipo.

-Gracias al llamado de Sherry a la B.S.A.A, a mi amigo el capitán Chris Redfield, el hombre que acabaron de ver, pudimos salir de esto. Nosotros, unos agentes ordinarios no hubiésemos logrado ganar a esa bestia, no teníamos el armamento adecuado. Hemos salido lastimados pero es mejor que al estar muerto.

No sé si sabrán, quizá ya les comunicaron pero yo…- no termino de decir que James lo interrumpió.

-Vamos amigo ¿Porque tantas vueltas?- le dijo histérico.

-Joseph no sobrevivió.- se lo dijo bruscamente

-Es broma…es broma el calvito sobrevivió a peor. ¡Con esto no se juega Leon!- dijo riendo y esto último gritando. No podía creerlo.

-Leon, dime que no es verdad- dijo Erik con los ojos llenos de lágrimas. No dijo nada, solo agacho la cabeza.

-No, NO¡ NOOOO!- grito con furia James golpeando la pared, se pegó a la pared y se deslizo por ella sentándose en la esquina de la sala, levanto sus rodillas y hundió su cabeza cubriéndola con sus brazos.

Hoy varios agentes habían caído en batalla pero Joseph, era más que un agente. Era un amigo, un instructor, un compañero, un esposo, un padre… para todos.

Quedo un silencio en la sala, solo escuchaba sus llantos.

El equipo estaba destruido.

.:•´¯`•.¸¸.•..:*´¨`*:. .•´¯`•.¸¸.•..:*´¨`*:. .•´¯`•.¸¸.•..:*´¨`*:. .•´¯`•.¸¸.•..:*´¨`*:. .•´¯`•.¸¸.•..:*´¨`*:. .•´¯`•.¸¸.•..:*´¨`*:.. .•´¯`•.¸¸.•..:*´¨`*:.

¡Hi!

Les avisare que comenzare a escribir a los capítulos mas cortos para que no se les haga aburrido tener que leer demasiado U.U (Me sucedió con varias historias)

También para subir con mas rapidez así no queda abandonada.

¡Adios! ღ