VIVIENDO CON UN GERMEN

Capítulo 2: Preparativos para comenzar la diversión.

No te odio, pero digamos que si estas en un incendio y tengo agua, me la tomo.

Antes de comenzar el episodio quiero aclarar que habrán algunas palabras en francés y otros términos los cuales tendrán unos* Estos serán explicados al final. También he preparado un Omake, dónde ustedes, mis bellas lectoras, son las protagonistas. (T/N) Será para introducir su nombre y (T/A) Será tu apellido.

Nos leemos más abajo.

Pov. Harumi

Soy una mujer con dignidad, soy una mujer con dignidad. No voy a llorar, no voy a llorar, no voy a llorar…

— Y-Yo no… — Sentía mis ojos con lágrimas.

Mi cerebro le demandaba a mi cuerpo moverse, pero este seguía sin responder. Mis ojos me escocían cada vez más, convirtiendo casi imposible la tarea de mantener las lágrimas bajo control, no podía estar sucediéndome esto…

Pov. Normal

Toda la clase había dejado de resolver su examen, prestando únicamente atención al show que había armado la chica nueva.

— Sinceramente maestro… — Comenzó a decir cierto peliceleste mientras se ponía de pie y observaba al educador — Ella no miente, realmente solo me pregunta por la fecha.

— Alexander, siéntese — Fueron las secas palabras del profesor.

— … — En el rostro del gemelo se observaba una seriedad inigualable — No es justo que la hecha de la clase — Prosiguió ignorando la orden del docente.

— Me parece haberte pedido tomar asiento.

— Pero, ¡Realmente ella no miente! Es su primer día en esta escuela, ¿Podría por favor ser un poco más condescendiente?

— No pienso repetirme una tercera vez — La voz del señor Dimitry se endurecía a cada palabra.

— Y yo no pienso sentarme sin hacer nada mientras usted echa del salón a una chica que no ha cometido ninguna falta relevante.

Repentinamente se creó un ambiente tenso en salón de clases, los alumnos aguantaron la respiración, nadie podía creer que Alexy estuviera discutiendo con el maestro. Su gemelo y su mejor amiga se habían quedado sin habla por la sorpresa; la chica al borde del colapso y el chico con un extraño tic en el ojo derecho, que le había aparecido al ver como su hermano defendía a una chica que acababa de conocer.

— Muy bien… — Contestó el maestro.

Tras esas palabras, todos los estudiantes recobraron el aliento y se relajaron maravillados de la respuesta del maestro, al parecer esos dos estaban de suerte, se habían salvado.

— …Quiero que ambos salgan de mi clase inmediatamente — Prosiguió mientras tomaba el examen de Alexy mientras que con un ademan los invitaba a retirarse del aula, una invitación que no podía ser declinada.

Todos los pupilos de esa clase observaron cómo ambos adolescentes abandonaban el aula de clases. Nuevamente, tensos, por lo sucedido.

— Que ni se le ocurra señorita — Advirtió el maestro ante la sorpresa de todos.

— Señor Dimity… — Intentó dialogar, la peliverde.

— Puedo leerla claramente señorita Amelia y la respuesta es: No. No pienso retractar mi palabra ni mucho menos permitirles el ingreso hasta finalizar mi hora de clases — El enojo del guapo hombre, era casi palpable.

— Entiendo… Pero, ¿No cree que ha sido muy duro? Alexy solo ha querido defender a mí… hermana; y como él bien mencionó es su primer día de clases en el instituto.

— Si no quiere unírseles, recomiendo guarde silencio y se concentre en su examen, sería un gran inconveniente que su perfecto promedio bajara, seguramente su madre la liaría por ello.

Pov. Ammy

¡Eso fue un golpe bajo! Él sabía respecto a mi situación, mas no tenía derecho alguno a divulgarla. Acababa de tenderme una retorcida treta en la cual terminaría en mi contra sin importar la decisión que tome. Deseaba ayudar a mi mejor amigo, quería, hasta cierto punto, ayudar a Harumi; pero esta situación es delicada, no puedo tentar a mi suerte y tener un resultado no satisfactorio para mi madre en esta prueba… o cualquier otra. Estoy entre la espada y la pared.

— Eso creía — Comentó el señor Dimitry mientras tomaba mi lapicero dispuesta a concluir mi examen — Muy buena decisión. Ahora, clase, apresúrense, les quedan ocho minutos — ¿Qué clase de mejor amiga soy?

Pov. Normal

La hora de salida había llegado después de unas muy estresantes horas de jornada estudiantil. Los alumnos acomodaban sus pertenencias con el fresco recuerdo del rudo acontecimiento de esa mañana, ciertamente el profesor Dimitry era alguien severo, pero esta vez había ido demasiado lejos, incluso había callado de una forma no muy sutil a su alumna favorita.

Los estudiantes caminaban por los pasillos, esperando ansiosamente poder salir del castigo diario impuesto no solo por sus padres, sino, también por la sociedad.

— Ame, ¿Vendrás a casa? — Cuestionó Castiel a su novia, Amelia.

— No, hoy tengo que cocinar — Respondió ella un tanto desanimada.

— ¿Acaso no lo haces todos los días? — El muchacho sonrió ante la intriga de su novia — En mi casa, claro.

— Idiota — Insultó esta divertida — Nathan pensó que realizar las tareas domésticas entre ambas mejoraría nuestra relación — Contó haciendo referencia al padre de Harumi y a esta respectivamente — Nos hablamos más tarde — Le pidió sonriéndole.

— ¿Eres tonta? Obviamente te acompaño, eres muy problemática, no puedo darme vuelta sin que ya te hayas metido en algún lio gordo.

La pareja comenzó a caminar tomada de la mano, ciertamente, Castiel estaba preocupado por su novia, se le veía ligeramente cabizbaja, su postura tampoco era tan erguida y perfecta como aquella mañana, ella estaba decaída desde que decidió callar y completar su examen de trigonometría, ya ni siquiera le habían dado ganas de reclamarle que el profesor le coquetease tan descaradamente y ella tuviese una actitud de "bien, gracias". Por otro lado, él sabía muy bien que Ammy debía estar pensando que no era una buena amiga, que no se entregaba completamente a su amistad con el gemelo de Armín, mientras que Alexy daba un cien por ciento de su parte. Lo sabía perfectamente, tanto, que le molestaba. Conocía la preferencia sexual del peliceste, pero eso no evitaba que fuera un dolor en el trasero cuando este quisiese, además de todo ese rollo de mierda que no lo aceptara como novio de "su estrellita" ¿Pero quién carajos se creía ese idiota?

— ¿Qué harás por la tarde? — Preguntó la chica.

— Ir a comprar cuerdas para mi guitarra — Respondió él con simpleza — ¿Vienes? No creo que te la paces de Ame-cienta* todo el día.

— Torpe, iré a visitar a mi alma gemela.

— Mándale mis saludos — Se mofó Castiel.

— Claro, cualquier cosa que venga de ti, hará que se recupere en un dos por tres.

Aunque le había costado aceptar aquella parte, no podía hacer nada al respecto, así que simplemente iba con la corriente, claro que igualmente eso no evitaba que le cueste digerirlo, ya que después de todo, que Amelia sea la mejor amiga de Ámber, no le causaba gracia, cada vez que lo pensaba, se le revolvían las tripas, sus dos mejores amigos eran basura; ambos fastidiosos de sus particulares modos. Y ciertamente, ella tampoco se llevaba bien con su mejor amigo. No se podría decir que mal, pero, tampoco se podía decir que se llevaran bien.

El resto del camino pasó tranquilo y sin contratiempos, al final el muchacho dejó a su novia en la entrada de su residencia y después de despedirse se encaminó a la propia.

Pov. Ammy

Al llegar a casa, no puedo dejar de sentirme desfamiliarizada con ella, es tan grande y distinta a lo que estoy acostumbrada que hasta cierto punto se vuelve absurda. Absurdamente espaciosa y absurdamente espectacular.

Después de asearme un poco me dirijo a la cocina mientras pienso que es lo que puedo preparar, no estoy familiarizada con la cocina francesa en un cien por ciento y que no sepa los gustos de Harumi tampoco ayuda mucho. No quiero darle muchas vueltas al asunto, luego podré preguntarle que le gusta, así que por hoy estará bien un poco de Coq au vin*, de pollo será perfecto, al cual le agregaré algunos vegetales; ella es francesa, no creo que le disguste el vino, tampoco creo que no le guste el pollo y si no quiere las verduras las deja un lado y ya está, es fácil y rápido de preparar.

Después de haber finalizado con los preparativos del almuerzo, tomo mi móvil y por última vez intento contactar con Alexy. Después de que mi amigo y Harumi se retiraran del aula de clases ninguno estuvo presente en las demás, el hermano de Armín no respondió a ninguna de mis miles de llamadas, es casi comprensible tratando de Alexy, después de todo, no me extrañaría que usara a mi hermanastra como perchero andante encargándole todo lo que le guste de alguna tienda, claro si es que fueron a una boutique, lo cual es más que obvio. Pero en fin, acaba de responder al tercer tono.

— Alexander — Me hago sonar enojada con un fuerte tono de reproche, aunque realmente no es así como me siento.

— Hola, estrellita — Su nerviosismo es evidente.

— ¿A dónde se supone que se fueron? Y más importante ¡¿Por qué te saltaste el resto de las clases?! Te hago recordar que tus notas no son exactamente agradables — En algún punto de esta conversación, mi falso enojo, se volvió real.

— Lo siento, bonita, solo estamos dando una vuelta por el Boulevard Haussmann*, no te enfades, corazón — Este chico me pone más apodos cariñosos que mi orgulloso novio, pero eso no disminuirá mi enojo.

— ¿64? ¿Printemps?* — Le interrogué suponiendo su paradero, él jamás perdería su oportunidad de comprar ropa cara, ropa súper cara, ridículamente cara.

— Sip.

— Al menos no fueron a Les Champs-Élysées*… ¿Cierto?

— Sí… — Mentira en todo su esplendor.

— Dime que no entraron a Louis Vuitton*.

— No… — Doble mentira, ni él mismo se la creería.

— Está bien. Por favor dile a Harumi que el almuerzo está preparado, claro si es que no fueron a Le Diane* antes, les queda en frente ¿cierto? En fin, hablamos luego, adiós.

Pov. Harumi

Retornar a mi casa, fue lo mejor que nunca jamás pensé desear con tanto afán. Este día comenzó gris, luego descendió a negro, y después torno de color ¿azulino?

Solté una pequeña risita por mis raros y acertados pensamientos.

Pero a pesar de haber recibido la ayuda de Alexy, no debo olvidar que él es parte del círculo de amigos de mi "hermanita", es más, se auto denomino "mejor amigo"; no puedo fiarme de él.

Suspiré perezosamente mientras abría la puerta de la casa, seguidamente el taxista me alcanzó el montón de paquetes que traía conmigo. Gasté en este día dos años del presupuesto establecido para ropa, pero bueno, "las compras siempre sirven para relajarse", él no sé equivocó con eso.

Mi estómago ruge vivazmente, muero de hambre, estuve a punto de pedirle a Merry que me preparase algo inmediatamente, pero debo recordar que mi "papi" le dio unas exquisitas vacaciones indefinidas. Hasta que él regrese de su flamante luna de miel. Lo peor es que el ridículo objetivo de mandar de "vacaciones" a todos los empleados de la casa, es que mi hermanita y yo convivamos más, ridículo.

Alexy dijo que ella cocinó ¿no? ¿Qué puede haber cocinado ella sin estropearse la manicura? Nada delicioso, seguramente. Tengo un gusto exquisito para la comida, así que si no me agrada, simplemente ordenaré comida italiana. Me dirijo a la cocina y observo la estufa sin ansias, el olor es llamativo, apetecible, es veneno.

Finalmente he terminado sirviéndome esta comida, Coq au vin, quién pensaría que ella cocinase, aunque claro, esto es lo más sencillo que se puede hacer, debería ser un crimen no saber cocinar algo como esto, al menos en Francia, claro está.

Es el momento, debo comer esto, mi estómago me lo suplica, mi cerebro lo rechaza.

Pov. Normal

En una espaciosa y elegante habitación se visualiza a un chico rubio realizando sus deberes. Las paredes de la habitación, tintadas de un celeste claro contrastan con los muebles de tonos oscuros de la misma gama.

Ensimismado en su tarea, sufrió un pequeño sobresalto al escuchar el tono de llamada personalizado de su teléfono celular. Después de maldecir mentalmente al aparato electrónico, lo tomó en sus manos dispuesto a contestar la llamada sin haberse percatado de quién se trataba.

— ¿Hola? — Contestó con desinterés.

— ¡Mou~! ¿Hola? ¡Qué frio! ¡Deberías ser más tierno Nath~! — La voz de aquella mujer, sonaba extremadamente melosa — Que tal un… "Hola amor".

— N-No… No deberías pedir ese tipo de cosas.

— ¿Ah? ¿Por qué no? Eres tan guapo, tan inteligente, tan tierno y frio cuando quieres… ¡Ah! sabes que me derrito de amor por ti.

— ¿No tienes un novio al qué serle fiel? — Una sonrisa se marcó en su rostro.

— ¿Yo? — Interrogó casi escandalizada — Sabes que eres el único para mí.

— ¡Que graciosa! Me gustaría que dijeras algo de eso en frente de él. Romperías su corazón en mil, sería divertido.

— ¡Eso es cruel Nathaniel! — La femenina voz, dejó de ser melosa en su totalidad.

— No, es divertido, para mí, obviamente.

— ¡Oh~! ¿Te gustan las cosas rudas? Puedo ser ruda — Y allí estaba nuevamente ese tono empalagoso.

— ¿Enserio? Me gustaría oír eso —Contestó mientras giraba en su silla.

— Abre la maldita puerta ahora mismo antes de que me meta por una ventana y te viole salvajemente con un palo.

— ¡Eh! ¡Tranquila! Eso es rudeza, no me gustaría ver que le haces al pobre idiota de Castiel cuando te disgusta.

— Unos cuantos azotes nunca están de más ¿cierto? Tengo que poner mano dura cuando mi Cassy se comporta mal, ya sabes, "Las cincuenta sombras de Amelia" *.

— Gracias por la imagen y me acabas de arruinar una buena novela, ya no podré leerla tranquilamente sin que horribles imágenes salten a mi mente — Se lamentó el chico mientras escuchaba la hermosa risa de la muchacha.

— Bueno, enserio, ábreme, ya casi llego a la puerta y muero de ganas de ver a mi alma gemela, hemos estado separadas todo el día de ayer y hoy compréndeme.

— Está bien, allí voy.

— ¡Okay~! ¿Eh? ¡No te atrevas a col-

— Ups, demasiado tarde — Se rio el chico para sí mismo sabiendo que aquella chica odiaba aquel gesto.

Pov. Ammy

Espero pacientemente que Nathaniel me permita la entrada de su casa, este tipo de conversaciones telefónicas son muy chistosas, primero comenzaron con Nath, él me sigue el juego porque es la única ocasión donde permito que insulte a Castiel; luego este juego se extendió a Armín, cuando hacemos esto, nos pasamos horas enteras hablando, incluso es el único al cual no le avergüenza jugarlo frente a frente; y por último con Kentín quien siempre termina gritando y cortando. Los tres son muy graciosos.

Mis pensamientos se ven interrumpidos cuando Nathaniel abrió la puerta.

— Algún día te grabaré y le haré escuchar la conversación a Castiel.

— ¿Hola? Vaya saludo, no quiero ni imaginarme la despedida.

— Tranquila, no voy a poner la hoja de un cuchillo cerca de tu cuello, no te preocupes — Contestó Nathaniel con una resplandeciente sonrisa.

— ¡Qué miedo! Nath yandere mode on —Dramaticé, como si estuviera aterrorizada.

— ¿Yandere? Sigues viendo anime ¿cierto? No dejaré que te sigas juntando con Armín si sigues diciendo esas cosas tan raras.

— ¡Es japonés! Y Armín es un gamer, no un otaku. Además… ¡Yo seré tan otaku, gamer, friki como se me dé la gana! — Le rebatí infantilmente.

— ¿Enserio? ¡Pues quizás Armín tenga un "accidente"!

— ¡Ahhh! ¡Nath yandere aún no se va!

Después de hablar-discutir-molestar un poco más me dirijo a la habitación de mi mejor amiga. Toco la puerta de su habitación un par de veces antes de escuchar un "¿Qué?"

— Oh, vamos ¿esa es la forma de recibirme? — Le pregunté mientras ingresaba en la habitación.

— Ya era hora que vinieras, ¿A qué hora pensabas llegar?

— No te agites Ámber, no quiero que tengas un ataque de histeria. Además, ¿Quién te dijo que iba a venir? — Le respondí mientras me tumbaba a un lado de ella en su cama.

— ¡Tonta! ¿Quién me dijo que ibas a venir? No preguntes lo obvio, sé que no puedes vivir sin mí — Me dijo mientras me daba una ligera palmada en la frente, antes de que tuviera tiempo de corresponderle el gesto continuó — ¿Qué tal te fue hoy? ¿Cómo se comportó esa hermanita tuya?

— Ni te imaginas…

Pov. Harumi

¡Maldita! ¡La odio! ¡Maldita, maldita, maldita! ¡MALDITA! ¡¿Cómo puede ser posible?! ¿Por qué me ocurre todo esto a mí? ¿Que hice para merecerlo? ¡¿Qué hice?! ¿Cómo esto siquiera puede ser posible?

Sin poder evitarlo, en tenedor que sujetaba en mano derecha se estrella contra el suelo ¿Por qué sucede esto? Sujeto mi estómago con la mano izquierda y me doblo un poco sobre mí misma mientras aprieto el agarre; mi estómago ruje mucho más que antes exigiendo… más.

— ¿Cómo puede ser posible? — Murmuré para mí misma — ¿Cómo puede ser posible que esa maldita condenada…? — No puedo conmigo misma, esto me supera — ¡¿Cómo puede ser posible que cocine tan jodidamente bien?! — No lo puedo creer, mi orgullo está destrozado.

Observo el plato vacío que está enfrente de mí, sigo sin querer creerlo, a menos que… ¡Claro! ¡Pero que tonta! Eso debe ser ¡Sin dudas! Qué vergüenza, ella logró engañarme por un momento. Y pensar que realmente llegué a creer que ella había cocinado ¡Por favor! ¡Qué ridícula! Muy seguramente, hasta el agua se le quema.

— En fin… ¿Eh? Una nota… —Dije mientras examinaba la hoja de papel con un mensaje — "Lava tu plato cuando termines…" ¡¿Pero quién se cree esta?! "… Saldré a la casa de mi amiga Ámber" Como si me importara a dónde te fueras "…no llegaré para la cena. Ammy." Y quién más podría haber dejado la nota si sólo estamos las dos, menuda idiota. Además, a mí que me importa a dónde te hayas ido — Le contesté a la nota casi inconsciente de que mi mensaje no sería recibido por Ammy.

Tiré la nota a la basura no muy delicadamente y me dispuse a lavar mi plato, no porque ella me lo halla mandado, sino, porque me gusta ver mi casa impecable.

Pov. Normal

— ¡No lo dices en serio! — Gritaba escandalizada una rubia — ¡Ese idiota! ¿Cómo se le ocurre? — Reclamaba mientras hacía mímicas de estar ahorcando a alguien.

— Eso pasó, ya sabes que no miento — Respondió la peliverde serenamente.

— ¿Es que el tinte de cabello le calcinó el cerebro? ¡¿Cómo pudo hacer eso?! — Ámber golpeó con ambos puños una indefensa almohada.

— Lo sé, ni yo misma lo creo y eso que lo vi — La incomodidad comenzó a notarse en su voz. No pasó desapercibida de su mejor amiga, de su hermana.

— Qué tontería, cuando lo vea mañana lo volveré hombre a la fuerza — Amenazó ámber enfadada, después miro a su amiga, continuó hablando — Y sé que te molesta que hable mal de él pero — La anfitriona sacó su teléfono celular a la velocidad de la luz dispuesta a buscar el número de Alexy en su agenda.

— Ya para, Ámber — Exigió la otra chica mientras le quitaba el móvil — Cambiando de tema… ¿Han venido Lee y Charlotte? — Preguntó mientras evitaba que su amiga volviera a coger aquel aparato.

— Sí, llegaron un poco antes que Nath, las recibí unos minutos en la puerta y se fueron, pensé que tú vendrías con ellas — Contestó dejando pasar el tema.

— Ya sabes… La decisión de Nathan.

— Al menos ya no estarás tanto tiempo con Castiel… ¡Y no pongas esa cara! Haces que me enoje. Tú sabes muy bien que estaba mal lo que hacías, podemos ser unas brujas, malas, hipócritas; pero no unas cualquieras — Le reprendió la dueña de casa.

— No hacíamos nada malo — Trató de justificarse la otra chica.

— Lo sé, pero no se ve bien que estuvieras de sol a sol en su casa.

— Hablas como si me quedase a dormir con él.

— Tienes razón, solo te faltaba eso.

— Es la envidia que te corroe — Comentó Amelia con un tono de voz burlón — Ya quisieras pasar tanto tiempo con mi Cassy~

— ¡Idiota! — Gritó la chica mientras tiraba la almohada al rostro de su sonriente amiga — Solo es cuestión de tiempo que Castiel vea que yo le convengo más — Aseguró la muchacha — Es decir, mírame, rubia, guapa, femenina; en cambio tú querida, cabello de color verde dudoso, guapa sin duda, aunque no tanto como yo, no me llegas ni a los talones — Enumeraba Ámber haciendo que ambas sonriesen ante lo último dicho, ambas sabían que no era verdad, luego prosiguió — y ¿femenina? No lo creo, un gay te hace los atuendos.

— ¡Ja! En tus sueños rubita. Es verdad, eres todo lo que dijiste y más, yo también soy todo lo que dijiste y más, pero querida, la novia del pelirrojo falso soy yo.

— ¡Ya verás! — Aseguró Ámber mientras tomaba una almohada entre sus manos.

— ¡Eso es lo que crees! — Respondió Amelia al mismo tiempo que se lanzaba sobre su amiga.

Ambas chichas comenzaron una pequeña guerra amistosa, lanzaban almohadas, peluches y cualquier cosa blanda que estuviese a su alcance, sus gritos se hacían cada vez más fuertes, simplemente eran dos mejores amigas jugando a jalarse los cabellos. Los comentarios "ofensivos" que se hicieron no eran más que un simple juego entre esas dos mejores amigas. Dos hermanas de padres diferentes, jugando a su particular modo. Ambas jugando un juego de brujas.

Unos pasos constantes y decididos, llegaron totalmente inadvertidos paras las escandalosas chicas, los pasos terminaron de escucharse al llegar a la puerta de la habitación de la rubia.

— Ámber, Amelia — Una voz severa hizo que ambas chicas se congelaran inmediatamente, una voz gruesa, severa y demandante.

Ambas chicas aun consternadas no se habían movido ni un milímetro, la rubia, totalmente despeinada y con la ropa alborotada, estaba sentada encima de la peliverde con una amenazante almohada en su mano derecha y un mechón de cabello de su amiga en la izquierda. Amelia estaba debajo de su amiga en las mismas condiciones, armada con una con una almohada y jalando los rubios cabellos de su amiga.

— Llego a casa y ¿Esto es lo encuentro? ¿Les parece que están comportándose bien? ¿Les parece que lo que hacen está bien? — El inflexible tono de aquel hombre impecablemente vestido, las hizo estremecer.

.

.

.

Omake

La vida fuera del estudio I

El cumpleaños de Kentín

— ¡Hola a todos, está es su reportera favorita (T/N) (T/A)! — Se presentó la risueña y muy bonita señorita a la cámara mientras el programa en vivo era transmitido — Hoy estamos fuera de las instalaciones de grabación de las compañías Beemoov y Sandrumi, dónde se graba el fenómeno televisivo "Viviendo con un germen" ¡Qué emoción! ¡Entremos!

Era un día especial, estabas muy contenta, tanto, que por un instante temiste por sufrir un paro cardiaco. Tu carrera te apasionaba. Nadie en tu familia quería que te dedicases a ciencias de la comunicación, "Se algo importante" Te dijeron "Se una cirujana o una abogada" Te ordenaron "Ya hay demasiados reporteros en este mundo, pagarás todo tú sola si eliges algo tan patético como eso" Te advirtieron. Aun así no te importaron sus comentarios ni su dinero y seguiste adelante. En este preciso momento, podías ver los frutos de tu gran esfuerzo.

— Ahora les contaré que hacemos hoy aquí —Proseguiste con lo tuyo — Las compañías Beemoov y Sandrumi, nos dejaron tener un reportaje exclusivo de sus artistas, así que podremos hacer algunas preguntas a los guapos chicos que nos encontremos. Sin embargo, hoy es un día muy especial, ¿Eh? ¿No lo saben? Hoy es… ¡El cumpleaños de Kentín! ¿Quién es Kentín? se preguntarán pues nada más y nada menos que uno de los guapos chicos que aparecerá en esta hermosa historia. Kentín aún no ha tenido su debut en este drama, pero, sé que muchas personas lo reconocerán por sus trabajos de modelaje para marcas deportivas como Nike, Adidas, Puma, entre otros; y también por sus apariciones en otros dramas como "Amour Sucré", "Corazón de Melón", "Candy Love" ¡Entre otros! ¡Este bombón ha trabajado en muchos dramas románticos! — Estabas tan emocionada. Estar allí… ¡Era un sueño hecho realidad!

Mientras que narrabas cosas importantes sobre ambas empresas, se iban adentrando en el estudio, ¡era tan grande! El set del noticiario para el programa que trabajaba era ridículo a comparación de aquello ¡Era una mini ciudad entera!

— …Y justo aquí, donde estamos ahora, es el lugar donde se grabó la pelea entre las hermanas, Ammy y Harumi, su primera pelea en esta historia, recordarán cuando la peliverde abofeteó a su imprudente hermanastra por insultar a su madre… — Estabas tan concentrada narrando que ni siquiera reparaste en las raras señas que te hacía el camarógrafo que te acompañaba, no te diste cuenta de nada hasta que chocaste con algo, o mejor dicho alguien.

— ¿Oh? Discúlpeme, señorita — Escuchaste una caballerosa voz, detrás de ti.

— ¿Eh? ¡Pero si es Lysandro! — Prácticamente gritaste extasiada — Discúlpame a mí, iba muy distraída, lo siento.

— No hay problema — Te sonrió el chico.

— Lysandro Ainsworth, es un placer conocerte, me llamo (T/N) (T/A) y vengo de la NH Media, por favor, saluda a todos tus admiradores y seguidores de tu trabajo — Le pediste al guapo actor mientras le pasabas el micrófono.

— Un placer conocerte (T/N) — Te dijo mientras te dedicaba una hermosísima sonrisa, en ese momento te sentías derretir — Muy buenas tardes mis hermosas damiselas y distinguidos caballeros, agradezco infinitamente su profunda preocupación por mi carrera actoral, la cual me he empeñado tanto en realizar correctamente, por favor, no dejen de ver este nuevo drama "Viviendo con un germen", les garantizo que pasarán por toda una gama de emociones que disfrutarán mucho — Le habló directamente a la cámara desenvueltamente, sin salirse de su personaje, era obvio que él era alguien que llevaba toda su vida en eso.

— ¡Oh~! ¡Lysandro! Espera… En esta serie, llevas tu nombre real ¿Cierto?

— Así es, a los productores les pareció ideal, de hecho, casi todos llevamos nuestros mismos nombres y apellidos — Te respondió muy tranquilamente, con esa aura tan envolvente, tan distinguida, tan victoriana.

— Ya veo ¡Y no sales del personaje! Dinos qué opinas de tu papel.

— Bueno, está vez me tocó ser todo un caballero — Comentó entre risitas dejando de lado aquel tono tan elegante — Mi personaje, es alguien muy singular sin lugar a dudas, es taciturno, completamente olvidadizo y tiene un raro gusto por todo lo victoriano, es decir, solo mírame — Te dijo mientras se señalaba cuerpo completo.

— Mmm… No lo sé, no te aprecio completamente ¿Qué tal una vuelta? ¡Tus fans te lo piden Lysandro! — Pediste eufórica. Él chico solo sonrió, cumplió con tus exigencias y mucho más, había dado la vuelta más sensual que jamás te abrías imaginado de alguien que iba vestido con traje tan recatado como ese… o con tanga, fue muy difícil para ti no caer desmayada en ese mismo momento.

— Bueno mis damiselas y caballeros, el deber llama — Dijo con aquel tono de voz tan hermoso — Tengo que ir a una prueba de vestuario — Prosiguió con una voz mucho más informal, su verdadera voz — Nos vemos, adiós — Se despidió de ti con un beso en la mejilla y un guapísimo gesto para la cámara. Cuando sus labios habían rosado tus mejillas, habías sentido con toda claridad, como tu alma había dejado tu cuerpo por esos escasos segundos.

— ¡Wow! Eso fue de lo más impresionante, les hablaré un poco de Lysandro Ainsworth, este gran actor tuvo su primea aparición en… — Comenzaste nuevamente con tu narración, sabías mucho de todos ellos, eras alguien completamente dedicada a tu trabajo — …Ahora nuevamente, prosigamos con nuestro recorrido por el set y búsqueda del cumpleañero…

Caminabas tranquilamente, la serie recién se había estrenado, pero había roto records de audiencia, eso era lo que pasaba cuando los chicos más deseados del momento se ponían a trabajar todos en el mismo drama. Tú simplemente, no cabías en tu propia emoción. Tus pasos te guiaron hasta la cafetería, inmediatamente pudiste distinguir una cabellera de raro color, junto a ella estaba una rubia y otra pelirroja.

— ¡Esto es enserio Nathaniel! — Escuchaste que la pelimorada le reprendía al rubio.

— Lo tomo enserio, es ese idiota de tu lado quien no lo hace y no lo haría aunque le pagaras.

— ¡Eh, eh, eh! Mucho cuidadito delegado.

No lo podías creer, estaban ensayando una escena ¡Que emocionante! Realmente adorabas ese día cada vez más.

— Buenas tardes — Saludaste con educación, logrando hacer que aquel trio fijara su atención en ti — Yo soy…

— ¡Espera, no lo digas! —Te pidió el pelirrojo con una bella sonrisa — Eres (T/N) ¿verdad? ¡Qué felicidad tenerte aquí entre nosotros! — Tu sonrojo no se hizo esperar ¿Cómo ese chico famoso sabía quién rayos eras tú?

— Lo siento si te ha parecido un acosador, usualmente nunca nos olvidamos de ponerle su correa — Te dijo Harumi con una sonrisa, reíste un poco por ese comentario.

— ¿Eh? ¡Intenta ser más educada! ¿Qué pensarán mis seguidores si vas por allí diciendo esas cosas? — Observaste la reacción de la pelimorada, al parecer, no entendía ese comentario, luego pudiste ver como Nathaniel, quién hasta el momento solo te había saludado con la mano, le susurraba algo en el oído. La chica se enrojeció inmediatamente. Al parecer, no sabía que estaban en vivo, sin poder editar el reportaje a sus anchas, seguramente, sentía que había metido la pata. Tenías que intervenir, rápido.

— ¡Oh! Pero que emoción, miren nada más, acabamos de encontrarnos con Castiel, Nathaniel y Harumi, chicos, por favor saluden a sus fans — Dijiste para luego pasarle el micrófono a Castiel.

— Muchas gracias (T/N) — Su brillante sonrisa te haría desmayar — Hola a todos, muchas gracias por vernos el día de hoy y también demasiadas gracias por toda la audiencia que ha tenido "Viviendo con un germen", les prometo esforzarme al máximo con mi papel de "Castiel"… Es raro hablar de sí en tercera persona — Dijo esto último entre risas.

— Ya lo creo, y dinos ¿Qué tan trabajoso es ser "Castiel" para ti? Tú, quien siempre ha sido conocido por tu hermosa personalidad, tus excelentes y amables tratos con la prensa y todo tu público en general. Realmente, cuando te vi en mi televisor, no lo pude creer, casi tuve un infarto de la conmoción de verte actuar tan rudo, rebelde, con esa aura tan peligrosa y una sonrisa cargada de tanta ironía.

— Jajaja — Todos rieron alegremente de tu exageración — Pues, sí, de hecho, es muy complicado para mí, esta es la primera vez que me toca interpretar un personaje con esos rasgos y es todo un reto, solo una vez he interpretado a un personaje malvado, y en esa ocasión, siempre actuaba como bueno, apenas si tenía un par de monólogos dónde se descubría mi verdadera personalidad.

— ¡Oh~! Ya veo ¡Por favor síguete esforzando mucho más! — Le pediste desbordante de emoción.

— Que linda, por supuesto que lo haré, daré todo de mí, así mis queridas ReddSsy's podrán estar orgullosas de mí. Las amo — Declaró Castiel ante cámaras mientras tú eras espectadora de todas esas expresiones tiernas y condenadamente sexys, que hacía para sus fans — Ahora, Harumi — Sonrió él mientras le pasaba el micrófono a la mencionada.

— ¿Eh? Ah… yo… — Ahora que la observabas, nunca la habías visto dar una entrevista sin Sandy a su lado ¿Estaría nerviosa? — Hola — Saludó aún muy nerviosamente, la viste inspirar profundamente y luego sonreír — Muchas gracias por estar aquí con nosotros, síganos apoyándonos en las redes sociales y por favor no se pierdan ningún capítulo de "Viviendo con un germen" Los adoro. Nath — Habla tranquilamente para luego despedirse con la mano mientras le pasaba el micrófono a Nathaniel.

El chico rechazó el micrófono con la mano, estabas sorprendida, ¿acaso era de esos engreídos? Y al parecer, sus compañeros también estaban sorprendidos, ambos se miraron muy indiscretamente dando a conocer que tampoco entendían el comportamiento del rubio, Nathaniel rodó los ojos, tomó su celular y te tecleó algo muy rápidamente, luego lo acercó a la cámara.

"Lo siento, no puedo hablar"

— ¡Oh! ¡Claro! Recién lo recuerdo — Habló para sí misma Harumi

— Sí, yo también — La secundó Castiel — Nathaniel no puede declarar — Te dijo mientras te miraba — Ha sido un poco indiscreto últimamente — Ahora que pensabas en eso, recordabas haber visto al rubio en varios canales, o cual te parecía extraño, solo salía él ante cámaras.

— Ah, ya veo, que pena, será para la próxima entonces — Dijiste con un tono triste a lo que él volvió a mostrar la pantalla de su iphone 6 — "Lo siento mucho, los quiero a todos, disculpen" — Leíste en voz alta — ¡Owwww! Yo sé que tus fans te perdonan Nathaniel — Le sonreíste consiguiendo que él te devolviera el gesto.

— ¡Oigan! ¡¿Saben qué hora es?! — Escuchaste una voz varonil, atrayente, con ese toque peligroso, la amabas. Se trataba de Alexy y no venía solo, estaba junto a su gemelo y Sandy.

— ¡Eh! Sé más cortés, ¿no ves que los están entrevistando?

— ¿Los apoyas? ¡Mi hermano tiene razón! ¡Se hace tarde! — Se quejó Armín, los hermanos tenían la fama de ser los más alocados, rebeldes y sensuales que pudieron haber aparecido en Hollywood.

— Cuida tu tonito conmigo, querido.

— Oh, vamos muñeca, no te pongas así — Le dijo Armín mientras pasaba su brazo por la cintura de la chica, provocando que su gemelo lo mirase enojado, él tenía su brazo alrededor de los hombros de la chica y ella se había zafado del agarre de ambos.

— Controla tus manos guapo, yo no controlaré las de mi novio cuando quiera golpearte — Le contestó la peliverde sonriendo.

No era cierto, acababas de hacer el hallazgo del siglo, ¡Y lo había dicho con el tono y la distancia prudente! ¡Imposible que alguien más la haya escuchado! si convencías a la chica de que te dijera algo sobre su novio… Ya podías saborear tu ascenso y el incremento de tu pago.

— ¡Hola! — Saludaste llamando la atención de los tres nuevos llegados, la peliverde se estaba burlando de los gemelos.

— ¡Hola!… Señorita reportera — Te saludó la chica.

— ¡Ah! Soy (T/N) (T/A), un gusto conocerlos, por favor saluden a sus fans… — Ibas a seguir hablando cunado el celular de la peliverde sonó, aparentemente se trataba de un Whatsapp por el singular sonido que este hizo "Disculpen" Dije la peliverde mientras se alejaba un poco.

Los gemelos hablaron, sonrieron, hicieron bromas, te molestaron e hicieron sonrojar varias veces, eran tan apuestos como atrevidos, sin que te dieras cuenta Ammy había vuelto y al parecer hablaba algo con los otros actores.

— Ha sido un placer conocerte — Te dijo la peliverde de repente — Ahora estamos contra el tiempo, tenemos una prueba de vestuario cielo, pero puedes ir al camerino de Kentín, seguramente quieres saludarle por su cumpleaños — Te dijo sonriendo, tú le devolviste el gesto, ese día no obtendrías ningún ascenso y casi te habías olvidado del objetivo principal: El cumpleaños de Kentín.

— ¿Algo que decirles a tus fans antes de que se vallan?

— Claro, mis Stardy's, lamento no poder decirles mucho pero saben que las amo con todo mi corazón, son mi todo, sigamos juntas siempre — Fue lo único que dijo la chica para luego lanzarle un beso volado a la cámara y partir junto a los demás.

Le agradeciste mentalmente por ello, ¡El tiempo había volado! Necesitabas encontrar ahora mismo a Kentín si al menos querías decirle "Feliz Cumpleaños" antes de que te sacaran del aire y tu jefe te diera la reprimenda de tu vida. Saliste disparada en dirección a los camerinos, al llegar tocaste la puerta un par de veces hasta que escuchaste un "Adelante" del otro lado. Ingresaste cantando Happy Birthday

— Happy Birthday to you~ Happy Birthday to you~ Happy Birthday Kentín~ Happy Birthday to you~ — Tu voz es era realmente hermosa, si hubieras tenido los medios y contactos, sin dudas, te hubieras podido dedicar al canto profesional.

— ¡Oh! Muchas gracias — Te agradeció Kentín un tanto sonrosado, tu entraste, le diste un beso en la mejilla, lo felicitaste por su cumpleaños y le diste un pequeño presente que el programa había comprado para él — Vaya, no me esperaba todo esto, muchas gracias —Admitió muy sincero lleno de felicidad.

— ¿Qué tal la vas pasando hasta ahora? ¿Algún plan para más tarde?

— Bueno… la verdad es que estaba un poco… eh… Jajaja, no importa, pero bueno, para más tarde, eh…. Creo que saldré con unos amigos.

— ¿Eh? ¿Sucede algo?

— Bueno… — Kentín iba a contarte su pesar, aunque tu gran suspicacia te había hecho notarlo antes y era sencillo: Habían olvidado su cumpleaños —La verdad es que… jajaja… creo que olvidaron un poco que hoy cumplo años.

— Oh… Ya veo, no te preocupes, ya verás que algo especial sucede, algo especial para una persona especial — Le respondiste sonriendo, ahora todo tenía sentido, por qué de repente todos tenían "prueba de vestuario", todos excepto Kentín.

— Eres muy amable, muchas gracias — Te respondió con una sonrisa sincera, sacó su iphone del bolsillo de su pantalón, tocó un poco la pantalla y luego te lo ofreció con una sonrisa — Mira lo que acaban de publicarme en Facebook.

Tomaste el celular en tus manos, nunca te habías sentido como en ese justo momento, Kentín te había dado el celular en "Un nuevo contacto" el que ya tenía tu nombre por cierto, solo esperando que se grabase tu número, sonreíste sonrojada, pensaste fugazmente si deberías o no dárselo, al final se lo diste y le regresaste su teléfono, no era momento para ponerte a pensar si hacía eso con todas las reporteras que se encontraba, si era un casanova, te estaba jugando una mala pasada o cualquier otra cosa. Después de entregar el móvil comentaste algo sobre lo muy afectuosas que eran sus fans de todas las partes del mundo, siguieron hablando más, de su carrera como actor, de su vida modela y por su puesto de su estilo de vida, después de todo una figura pública como él, no podía mantener una vida de todo normal como tú o cualquier otra persona.

— ¡Ah! Claro, casi lo olvidaba, por favor, vean nuestra nueva serie: "Sexo, drogas y Rock & Roll" Prometo que está lleno de sorpresas.

— ¡Con un título tan prometedor como ese debe ser estupenda! Por supues-

— ¡SORPRESAAA! — Entraron gritando al camerino sus compañeros de grabación, miembros del staff y chicas, las cuales supiste inmediatamente que eran del culb de fans de Kentín por sus camisetas "Team Kentín"

— ¡¿E-Eh?!

— No pensarás qué en verdad nos olvidamos de tu cumpleaños ¿verdad? — Pregunto la peliverde mientras la abrazaba.

Todos saludaron a Kentín, sus fans dieron un pequeño discurso y le obsequiaron un oso de peluche gigantesco junto a varias cajas de galletas y chocolates, sus compañeros actores también le dieron obsequios, la grabación tuvo su cierre con todos bailando y divirtiéndose. Después de todo, quizá si puedas pedir un ascenso o en todo caso, un aumento en tu sueldo. Tu camarógrafo y tú se quedaron un poco más luego se despidieron y marcharon del lugar.

Al llegar al canal tus amigos y compañeros de trabajo te felicitaron, tu jefe estaba más que feliz, incluso te había abrazado tan fuerte que jurarías haber escuchado tus huesos crujir. Pero valió la pena, pediste el aumento y lo conseguiste.

Mucho más que feliz y satisfecha volviste a casa, a la hora y media de tu legada te mandaron un mensaje de texto. "Hola, soy Kentín, sé que es apresurado pero ¿Te gustaría salir a cenar?" Sonreíste como nunca, te sentiste nuevamente como una adolescente, fue magnifico, escribiste la contestación inmediatamente pero no lo enviaste, si él quería realmente salir contigo, tendría que saber que no eres una chica fácil, te fuiste a dar un baño, al salir de tu sesión de limpieza y relajo tomaste tu celular entre tus manos, no había pasado mucho, solo treinta minutos, enviaste el mensaje que ya tenías preparado. Sin esperar ninguna respuesta empezaste a buscar en tu closet una vestimenta adecuada, escuchaste tu móvil sonar, era una llamada, era Kentín, al responderle estaba muy nervioso, te preguntó dónde vivías y acordaron verse en dos horas.

Ya lista eras más hermosa que cualquier larguirucha y anémica modelo de pasarela, con un poco de maquillaje natural, un hermoso vestido que realzaba todas tus estilizadas curvas, zapatos y accesorios al juego; simplemente despampanante.

Ese día fue mágico, la velada, la más romántica que podrías haber imaginado, especial. Se despidieron, él como todo un caballero te dejó en la puerta de tu casa y te obsequió un beso en la mejilla; incluso acordaron su próxima cita. Era oficial, te gustaba Kentín… y no sólo el personaje.

.

.

.

Muy bien corazones, eso fue todo por hoy, aquí van las aclaraciones (*)

· Ame-cienta: Juego de palabras, combinación de "Amelia" y "Cenicienta".

· Coq au vin: Literalmente traducido "Gallo al vino", es uno de los platos más conocidos de la cocina occitana, a través de Francia, como plato nacionalizado.

· Boulevard Haussmann: Es un bulevar parisino que cruza casi en su totalidad el octavo y el noveno distrito de la capital.

· Printemps, 64: Se refiere a la altura 64 del Boulevard Haussmann, donde se encuentra ubicado Printemps, donde se ofrecen las marcas de moda más lujosas del mundo. Es difícil encontrar artículos por debajo de los 300€.

· Les Champs-Élysées: Traducido como "Campos Elíseos". Es el boulevard más famoso de París, este es a su vez una de las calles comerciales más importantes. Es aquí donde se encuentra la tienda insignia de Louis Vuitton.

· Louis Vuitton: Es una empresa francesa de marroquinería de lujo especializada en artículos de viaje, también venden ropa, zapatos y otros accesorios. Desde la entrada de Marc Jacobs en la compañía, también posee colecciones de prêt-à-porter y complementos de lujo, actualmente es considerada como la marca de lujo más exclusiva del mundo.

· Le Diane: Restaurante parisino situado en el octavo distrito, en el centro del "Triángulo de Oro".

· "Las cincuenta sombras de Amelia": Hago referencia a la trilogía de libros "Las cincuenta sombras de Grey".

· ReddSsy's: Nombre del club de fans oficial de Castiel que yo he creado especialmente para el Omake. Red: Rojo, Ssy: Cassy (Por la forma en como lo llama su madre en el capítulo 21).

· Stardy's: Nombre del club oficial de Amelia/Sandy.

Okay, esas fueron todas las aclaraciones, disculpen por la tardanza de este capítulo, el tercero llegará más pronto, no se preocupen. Espero les haya gustado el "Omake".

Ahora les quiero dar unos agradecimientos especiales a:

LunaHermosa: ¡Muchas gracias meloncita! Eres mi primer comentario, ¿Sabes que te amo? X3 Aquí está la continuación. Así es, Amelia es una pilla, ya verán muchas más sorpresas más adelante. ¡Besos!

Fuckthehopes: Holaaaaaaaaaaaa! ¡Muchas gracias! Te adoro :') A mí tampoco me cae Harumi xD Okay no, es mi mejor amiga y siempre me da buenas ideas para el fic, pero ódiala libremente, no te cortes n.n Este capítulo está suuuuuuuper largo, aunque tiene Omake incluido, espero te guste. ¡Besos!

EphemeryMoments: ¡Reina! Muchísimas gracias, he leído tu fic y me has hecho llorar eh! Espero poder causar aquel efecto cuando llegue el momento, ¡te adoro! Gracias por comentar, aquí está la continuación. ¡Besos!

También les quería decir, que si desean pueden leer mi nuevo fic: Sexo, drogas y Rock & Roll dónde podrán participar con su OC.

Déjenme reviews~. Nos leemos pronto.

¡Besos!