Género: Drama/Crimen

Rating: T

Sinopsis: Hans es un asesino contratado para matar a Elsa, y está considerando la idea de no terminar con el trabajo.

Ley de Murphy: El infierno son los demás.

. . .

Disparo furtivo.

. . .

Hans miro una vez más la foto que le dio su cliente con mucha atención, grabando cada detalle de ella en su mente.

Mujer de veinte, delgada, rubia platina, blanca, grandes y fríos ojos azules que llamaron su tención de forma poderosa. Si, ella era muy guapa, justo su tipo de mujer.

Era una verdadera lástima que lo hayan contratado para asesinarla, si no fuera por eso la habría invitado a salir.

Guardo la fotografía en el bolsillo de su pantalón mientras terminaba de poner el silenciador a su Colt.

Hace un par de meses lo habían contactado para asesinar a la señorita, que estaba por cumplir la mayoría de edad e iba a heredar una de las compañías mineras más poderosas y ricas del mundo, por eso había estado siguiendo los movimientos de su presa paso a paso.

Tenía que planear como deshacerse de ella.

Así fue como aprendió que Elsa era chica muy tímida, adicta al chocolate, leía uno o dos libros a la semana, gustaba de los lugares fríos, correr en las mañanas, que mordía con frecuencia su labio inferior cuando estaba nerviosa y que sobreprotegía a su hermana menor.

Si, había aprendido mucho de ella, su rutina era muy simple y lineal. Iba de su casa a la escuela y de la escuela a su casa.

No tenía mucha vida social, no gustaba de salir, buscaba la soledad y eso a él le intrigaba mucho. Elsa era una mujer inteligente, bonita y con mucho dinero. Tenía todo lo que cualquiera soñaría con tener y eso lo incluía a él.

—¿Por qué alejas a las personas de ti Elsa? —pregunto al aire, mientras esperaba en el auto negro estacionado enfrente de su casa.

No podía quitarse la cabeza ese par de ojos azules.

Se había hecho adicto sin que se diera cuenta, había encontrado una extraña calma para su alma cada vez que pensaba en ellos.

¿Qué iba hacer una vez que le arrancara la vida a Elsa?

¿Era patético decir que esos meses que paso siguiéndola fueron los mejores momentos de su vida?

¿Qué iba a hacer después?

La preguntas asaltaban su mente y la duda lo hacía querer echarse para atrás en el trabajo.

Hoy era su cumpleaños, el último.

Negó con la cabeza cerrando los ojos, visualizando un mundo sin Elsa.

¡Basta de dudas! Sabía lo que tenía que hacer, tenía una reputación como sicario profesional que cuidar.

La vio venir por la calle con un helado de chocolate en mano, vio sus labios pintados de carmín con vestigios del postre y deseo probarlos.

Respiro profundo y apunto su arma directo hacia ella.

La calle se encontraba vacía, tenía un tiro limpio y apretó el gatillo.

En cuanto la bala atravesó su pecho comenzó a salir sangre, Elsa solo miro desconcertada la mancha roja y la toco antes de caer.

Todo se volvió oscuro.

Hans salió de su vehículo corriendo y la tomo entre sus brazos presionando la lesión mientras la cargaba de regreso a su auto.

Elsa no iba a morir el día de hoy para él, por su cuenta corría que ella iba a sobrevivir. Ese tiro no le dio en ningún punto vital, fue un riesgo calculado por qué Hans no podía permitir que lo vieran fallar el disparo. Se encontraban vigilando sus movimientos a la distancia, tenía que protegerla y hacer que muriera para el mundo o, enviarían alguien más terminar el trabajo.

El infierno se desataría sobre ella y si quería logras salir de este, iba a tener que confiar en él para mantenerse con vida.

Desde ahora él cuidaría de ella.

. . .

N/A: ¡Por fin salió el Hans sicario! Y si le disparo a Elsa D:, pero fue para salvarla de futuros atentados.

Les tengo dos noticias, la buena: Ya voy por la mitad de este proyecto *fiesta helsa mafia en mi casa* ¡Todos están invitados! Y la mala es que muy probablemente no vaya a publicar en un par de días –haré el intento de hacerlo, no lo prometo–, tengo que salir. Eso sí, para el jueves regreso a mi horario normal, así que ese día publico si o si.

. . .

F: Ay qué más quisiera continuar historias querida, pero el tiempo no me lo permite D: Tengo que terminar mis otros proyectos.

. . .

Gracias por leer, deja tus comentarios, bailes, pastel, bolas de nieves y osos polares en la caja mágica de abajo.