Género: Drama estudiantil.

Rating: T

Sinopsis: Hans es el profesor de Elsa en la universidad y le está cargando la mano tanto como puede.

Ley de Murphy: No se enoje; desquítese

. . .

Entre rencor y deseo.

. . .

Elsa se encontraba sentada y con la cabeza recargada sobre sus brazos cruzados de forma muy cómoda en la superficie de madera de su viejo escritorio lleno de libros.

Se hallaba dormida, se había desvelado casi toda la noche estudiando para su ronda exámenes en la universidad, de pronto el celular comenzó a sonar con la ruidosa obertura del Fantasma de la Opera que la hizo saltar del su asiento.

Alarmada busco su teléfono tanteado entre sus textos de estudio, lo tomo con velocidad y miro la hora alarmada, abrió los ojos como platos y vio con terror lo tarde que era.

—¡Las siete! —clamó levantándose en el acto, ya iba una hora tarde.

Tomo sus libros y lapicera que metió aprisa en su mochila que colgada de su silla, para luego salir corriendo de su departamento, bajo las escaleras saltando de dos en dos los escalones y sorteando los obstáculos mientras se quitaba las lagañas, se desasía la trenza enmarañada y se hacia una cola de caballo peinándose con sus largos dedos.

Si le metía prisa a la bicicleta llegaría en diez minutos a la escuela y con suerte el maestro la dejaría pasar hacer su examen.

—¡Diablos! No creo tener tanta suerte —decía dándole duro al los pedales de la bici, para ir a toda velocidad.

Su profesor la detestaba, la tenía en la mira desde que lo había corregido en una clase y primer día de escuela. No era su intención dejarlo en evidencia, solo rectificar su error. De ninguna manera quería hacer que quedara en ridículo.

El maestro Westergard era un hombre muy rencoroso, desde ese día una guerra fría entre ellos había comenzado. Él buscaba cualquier detalle para meterse con ella, y no le pasaba nada por alto. Llegar tarde al examen iba hacer que se la comiera viva, estaba segura.

Llego corriendo, sin aliento a la puerta del salón y ¿Cuál fue su enorme sorpresa al entrar?

¡Que no había nadie! ¡Nadie!

"¡No, todos acabaron su examen y se han ido!" pensó Elsa asustada llevándose las manos a la cabeza.

—Señorita Arendelle ¿Qué horas son esta de llegar? —escucho a su espalda, la terrible voz del profesor que miraba su reloj negando con la cabeza y sonriendo de lado disfrutando el momento.

Elsa trago grueso y muy lenta volteo a verlo, sabía que estaba en graves problemas.

—L-lo siento, me quede dormida —explico insegura, esperando tener algo de indulgencia. Ella siempre había cumplido con sus tareas, trabajos extras y en sus pruebas siempre salía con muy buenas calificaciones. Pero la terrible carga de trabajo en la que Hans la estaba ahogando para fastidiarla era inhumana.

—Claro —contesto sarcástico, disfrutando el momento de verla caer por dentro. Su plan había tenido éxito, era momento de atacar— Elsa y ¿qué vamos hace con tu examen? El tiempo de la prueba concluyo hace —miro la hora en su muñeca— diez minutos.

—El horario de clase aún no termina, si me da ahora mismo la prueba la terminaré a tiempo —dijo esperanzada, aferrándose a la punta del abismo antes de que Hans la arrojara sin piedad.

—No —fue rápido al responder para ver como Elsa que quebraba por dentro.

—Pero…

—Nada de pero —interrumpió a Elsa y se acerco a ella lento, como un depredador asechando a su presa justo antes de saltar a la yugular—. El tiempo de examen se acabo.

—Eso no es justo, soy a la única que le carga la mano con un sinfín de investigación y trabajos extra. Trabajos que me obliga a entregar y me dejan sin tiempo como para hacer cosas básicas como ¡Dormir! —exclamo dando un par de pasos hacia atrás, de pronto el hombre frente a ella se encontraba muy cerca y casi invadía su valioso espacio personal.

—Es cierto, no es justo pero la vida no es justa —volvió acercarse a ella, era hora de atacar antes de que ella huyera de él—, y como la vida no es justa, si quieres que te haga la prueba que vale el 60% de la calificación final, vas a tener que quedarse después de clases conmigo lo que resta del semestre.

—No puedo, saliendo de clases tengo que ir a mi trabajo —objeto, tratando de explicarse.

—Renunciaras —poco le importaba lo que hiciera, quería que ella estuviera con él la mayor cantidad de tiempo posible—. O es que quieres reprobar esta materia.

Elsa frunció el ceño, resignada. Todo le había salido mal desde que cruzo la puerta de este salón y Hans posó sus ojos en ella, porque se había fijado en ella y la deseaba para él.

—Está bien —término aceptando renuente.

Hans sonrió de buena gana, le entrego su examen viendo con deseo a su alumna y pensando en lo mucho se iba a divertir enredando a Elsa en su juego de seducción, que ella ni sospechaba que estaba a punto de comenzar.

. . .

N/A: Hans es un maestro malvado que se desquita con Elsa *A* y ahora la desea para él D:

Bueno ya saben cómo es él, malo y por eso nos gusta.

. . .

F: Gracias por la comprensión, Hans sicario tiene mucho potencial y me gusto mucho la idea.

. . .

Gracias por leer y comentarios, sugerencias y demás en la caja por favor.