Género: Escolar /Comedia.

Rating: T

Sinopsis: Elsa va a una fiesta y termina comiéndose por error unos brownies sospechosos.

Advertencia: Mención y consumo de drogas.

Ley de Murphy: Todas las cosas buenas de la vida son ilegales, inmorales o hacen engordar.

. . .

Happy brownies!

. . .

—¡Elsa, bájate de ahí! ¡Te vas a matar mujer! —Gritaba Hans preocupado con todas sus fuerzas viendo desde la planta baja, como Elsa se encontraba sentada muy alegre en la orilla de la barandilla del balcón de un sexto piso cantando despreocupadamente Let it go.

4 horas antes…

Ok, lo admitía abiertamente nunca en su vida había ido a una fiesta con personas de su edad ─17 años─, donde no hubiera supervisión paterna. Ella era del tipo estudiosa, introvertida, responsable y en pocas palabras: La chica buena.

Sí, exacto.

Elsa D´Arendelle una chica buena, del tipo que a todo el mundo le cae bien en la escuela, pero que nadie invita a una fiesta "loca" porque ella era aburrida, una pesada y que iba a ir acusarlos a todos por hacer cosas que no debían.

En cambio a su hermanita, si la invitaban a todos lados y siempre le preguntan por ella. Anna era alma de la fiesta y se codeaba con los chicos mayores, y todavía se sigue hablando de la gran parranda que "organizó" hace un par de meses en su cumpleaños de quince años.

¡Pues sorpresa mundo! Fue la hermana aburrida la que se hizo cargo de todos los preparativos y… ¿Alguien le da algo de crédito? Pues obvio que no.

Al principio no le importo que nadie fuera de Anna recosiera su ardua labor por organizar la mejor fiesta del año, al fin y al cabo lo hizo por que ama a su hermana y merece lo mejor. Hasta ahí todo estaba bien y en orden, resaltar y ser el centro de atención no era algo que quisiera.

Sin embargo, hace un par de días lo que escucho por casualidad en el baño de chicas, cuando fue hacer una parada "técnica" la hizo replantearse que tan mal parada estaba dentro de la escala social escolar. Podía aceptar que fuera la cerebrito, la nerd y demás etiquetas absurdas en su opinión, pero que fuera la rara entre los raros, la exiliada, la paria antisocial que se apartaba de todos y que fuera llamada a su espalda cubito de hielo gracias al cretino de Hans, no tenía perdón.

Y por eso estaba aquí en esta tonta fiesta, vestida con su mejor pantalón de mezclilla negro y una perfecta, planchada y almidonada blusa azul cielo abrochada hasta el último botón; parada en una esquita con una vaso de plástico rojo que contenía un liquido amargo mejor conocido como cerveza que le desagradaba bastante, pero que se tomaba a pequeños sorbos porque ese estúpido Westergard se atrevió a reírse en su cara y decir en voz alta para que todos en la habitación que: Elsa cubito de hielo es tan estirada y correcta que no se atrevía a beber alcohol.

Idiota, pensaba Elsa mientras lo veía coquetear con Jane y actuar como neandertal y casi, casi golpear su pecho con los puños y decir: Yo-rey-de-la-fiesta-tú-venir-conmigo-mujer-de-tetas-grandes.

¡Ja! Como si tuviera oportunidad con ella y se lo iba hacer saber.

—Ella preferiría casarse con el Rey de los monos antes de ir contigo algún lado —dijo Elsa con toda la obviedad del mundo, parada, a un lado de la mesa de bocados de forma casual a las espaldas de Hans y Jane, la cual le dio la razón al reírse del comentario de la rubia.

Hans volteo lento con el ceño fruncido y bastante molesto por arruinarle las cosas con la chica inglesa de intercambio, la cual sabiamente se escabullo en cuanto él, le quito la vista de encima.

—¿Y tú qué? —Contesto la "finísima" persona –nótese el sarcasmo, por favor─.

—Yo que, qué Westergard —se cruzo de brazos enojada alzando la ceja con forma de reto, estaba lista para la pelea.

—Estás molesta porque nadie te hace caso en la fiesta, te tengo noticias Elsa. Esto de aquí —alzo los brazos señalando toda la habitación y hablo lento como si Elsa fuera retrasada—, es una reunión social y se usa para convivir con otros seres humanos —de repente alzo la voz con sorpresa— ¡Pero claro que tonto soy, tú eres un cubito de hielo que no es capaz de relacionarse con nadie! —señalo golpeando su frente con la palma de su mano.

—Tienes toda la razón —convino asistiendo con la cabeza— esta reunión es para convivir con seres humanos, perdona mi error. Como bien has dicho, eres un ser de limitada inteligencia que no merece mi atención, después de todo soy un cubito de hielo— finalizo recalzando el odioso apodo como escudo para mirar los brownies de chocolate que tenían un letrero que decía: Happy brownies!

—Di todo lo que quieras Elsa, te morías por estar en mi fiesta y si te deje entrar fue porque me diste pena ajena al dejarte afuera, en la calle. Así de magnánimo soy —dijo solemne, dándose aires de grandeza, la cual ella ignoro por completo.

La concentración de la rubia estaba en el delicioso postre de chocolate frente a ella, y sin duda se comió un par de ellos de golpe e iba por el tercero cuando Hans la detuvo, quitándoselo de la boca.

—¡Oye! —reclamo Elsa enojada.

—Tranquila glotona, con comer uno es suficiente para tener un buen viaje. No quiero tener que suspender la fiesta por tener que mandarte al hospital por una pasada —el tono serio con el que dijo esas palabras alertaron a Elsa enseguida y miro con sospecha al postre.

—¡Ay por Dios! Esto tiene cannabi —dijo al tiempo que sentía como se le iba el alma del cuerpo y con los ojos de plato.

La sonora risa de Hans no se hizo esperar.

—Pues claro que tienen marihuana por eso se llaman Happy brownies. Tonta, en un par de horas vas a tener un súper viaje. Esto va a ser épico —se burlo Hans ingenuamente, sin saber cuántos dolores que cabeza iba a sacarle la Elsa parrandera después.

. . .

N/A: Antes que nada me disculpo y estoy que me quiero aventar de un puente por no subir, el trabajo me atrapo de nuevo ;A; ¡Extraño la escuela! *Drama-Queen activado*

Bueno ya que paso mi momento dramático y quiero decir que: No tomen drogas niños es malo, te mata las neuronas.

Trate de hacer una comedia y poner a Elsa y a Hans en una situación absurda, pensé mucho en: ¿Qué momento de la vida se hacen más estupideces? La respuesta es muy simple, en la adolescencia.

El resto salió solo, incluido la referencia a Tarzan *A*.

. . .

Gracias por leer y muchas más por comentar.