Género: Drama medieval –o intento de ello–.

Rating: T

Sinopsis: Elsa debe luchar por recuperar la libertad que perdió al luchar, hace tres años con el líder de un grupo de mercenarios.

Ley de Murphy: Nada se va para siempre.

. . .

Lo que es tomado por la espada, debe ser recuperado por ella.

. . .

En una tarde invernal en el bosque oscuro del Este galopaba a toda velocidad una amazona, enfundada en su armadura de cuero y cubierta con su larga capa de lana azul cielo en su corcel blanco cortando la ventisca que venía hacia ella como un cuchillo. No podía permitir que él la alcanzara.

—Más rápido —mando al caballo inclinándose hacia el frente y golpeando ligeramente sus costados para que aumentara la velocidad.

Se negaba a volver al castillo en llamas que dejaba atrás, se negaba a seguir bajo el mando de un ser tan ruin.

El chillar de un halcón peregrino la alarmó e hizo que mirara al cielo nublado, para descubrir con horror que Hans había soltado a su mejor animal de caza para ir por ella y detenerla. Aquella ave iba directo en picada hacia ella a más de 300 kilómetros por hora.

No había escape de tal ataque, ese animal no iba a detenerse. Así que se preparo instintivamente para la caída.

Cerró los párpados con fuerza, mordió su labio inferior soltando las riendas de su caballo para poder protegerse con sus brazos del inminente golpe de las alas del halcón que golpeo duro contra su cabeza.

Cayó en menos de un segundo de lleno, golpeándose el costado derecho del cuerpo.

Trato de levantarse, sin embargo no podía moverse por el dolor punzante que sentía en su pecho, toco de inmediato su lateral para sentir sus costillas y el crepitar de sus huesos delato que por lo menos tenía un par rotas.

El chasquido de una fusta furiosa cortando el aire y el trotar de un conocido jinete, vestido con su coraza negra que se paraba a su lado, para mirarla con un semblante serio y frío desde su privilegiada posición la hicieron templar.

—Pensé que ya te había dicho que me perteneces, Elsa —hablo el hombre desde lo alto—. Te gané con esto —desenfundo su espada para apuntarla al cuello de ella—, tú vida, tú muerte, son mías.

—Entonces las volveré a ganar de la misma forma en la que las perdí, hace tres años —contesto valiente, sacando su acero para desviar el arma de su tráquea.

Lo que es tomado por la espada, debe ser recuperado por ella. Esa era la regla de los mercenarios, el código con que ambos se regían.

—Hemos ganado un reino, nuestro ejército peleo muy duro todos estos años para cumplir nuestro sueño y quieres traicionarme al huir de mí, de esa manera tan ruin —reclamo Hans, recodando como es que comenzó su ardua campaña para conseguir el lugar que siempre soñó con tener.

—Ese es un sueño construido con sangre y cadáveres de gente inocente, que masacraste. Caminando por encima de todo aquel que estorbara en tus planes.

—Lo hize por nosotros.

—No, lo hiciste por ti.

—¿Tanto así quieres salir de mi control, Elsa? —pregunto con decepción poco antes de bajarse del caballo.

—Lo nuestro comenzó con un duelo y se terminara de la misma forma —recalco Elsa con rudeza.

—Entonces no tendré piedad —afirmo severo, dejando que Elsa se parará para comenzar la batalla.

"No dejaré que te vayas de mi lado" pensó Hans a verla tragarse el dolor de sus heridas y ponerse en posición de ataque.

. . .

N/A: No me pregunte quien gano, dejo la pelea épica a su imaginación y en la ley de hoy. También quiero recalcar que esta versión del tipo medieval de Hans hace cetrería.

Así que desde ahora mi cannon-Hans-mercenario, es que tiene halcones para cazar y una dulce Elsa es lo quiere XD.

Este UA vino de la inspiración de una manga que sigo y se llama Berseck.

Mañana viene algo relacionado con una prisión o con un psiquiátrico. Depende de que tenga ganas de subir mañana, aun que ambas historias las verán por acá. Cada vez falta menos para terminar *A*.

. . .

F: Exacto, di no a las drogas. Digo, de por sí ya uno anda medio alucinado con el Helsa con alucinógenos más LOL.

. . .

Bolas de nieve, figuras de acción Elsa y Anna, princesos Hans y peluches de Olaf son bienvenidos en sus comentarios para jugar XD. Gracias por leer y muchas más por comentar, vamos dulces que no muerdo –mucho–.