Género: Crossover Grandes Héroes, parodia, comedia.

Rating: K

Sinopsis: Hans está muy feliz porque su estatua será revelada en la Universidad Tecnológica de San Fransokyo, hasta que un inesperado accidente lo arruina todo.

Ley de Murphy: Un juguete irrompible es útil para romper otros juguetes.

. . .

Escultura de princeso.

. . .

Ay estaba tan feliz y una sonrisa bobalicona adornaba la cara de Hans, haciendo que en apariencia se viera como un joven guapo, agradable y amistoso, porque por fin la estatua de su inmaculada presencia se iba a revelar al público mudando, que asistía a esta pedestre Universidad de nerds.

"¡Por fin va a tener algo de estilo este lugar!" Señalo su maliciosa mente, visualizando a su homologo de roca debajo de la sabana roja de terciopelo que lo cubría.

Su ilustre padre antes de morir había donado una obscena cantidad de dinero a esta aburrida institución, apoyando siempre a las nuevas promesas de la ciencia, tecnología y más bla, bla, bla…

"¿A quién le importaba eso?"

Su viejo había muerto hace más de una década y su hermano mayor le encargo (le ordenó), hacer algo para conmemorar el aniversario del laboratorio que su padre donó, y no se le ocurrió mejor forma de hacerlo que con una obra de arte.

Si, era una verdadera maravilla de idea.

Su figura a tamaño natural esculpida en el más puro mármol que se pudiera hallar en la Tierra, con porte principesco y noble adornando la entrada del laboratorio más gran del país, con su nombre: Hans Westergard , grabado en una placa de oro.

Una verdadera belleza para los ojos mortales.

Y lo mejor de todo era que ya no tendría que dejarla en casa de Fred.

Aún no comprendía por qué el chico había abandonado la carrera de ciencias políticas donde ambos asistían, para cumplir uno de sus sueños y ser la mascota de esta Universidad de ñoños.

"¡La ciencia es genial!" Le decía constantemente con entusiasmo, cada vez que se encontraban.

Y hablando del diablo, le vio venir desde lejos con su ridícula botarga de dinosaurio.

Miró alterado ambos lados girando la cabeza con velocidad, tratando de encontrar un buen lugar para esconderse y fingir que no lo conocía.

Tenía una reputación que mantener y aun que Fred-fanboy-obsesivo-de-los-cómics, fuera muy divertido y un chico con el mismo estatus socioeconómico que él, no podía dejar que los vieran juntos demasiado tiempo.

Luego dirían que eran amigos y eso no podía ser, sus hermanos mayores se burlarían de él por meses.

"Hansi es el amigo del Dinosaurio Barney de la Universidad de Tecnológica de San Fransokio." Se le fue el color solo de imaginaba las burlas de sus hermanos.

"Rapido, rápido. Piensa Hans, piensa —miro los arbustos a un lado—. No, son demasiado enanos para mí. Aún que tal vez si sostengo un par de ramas me confunda con un árbol, Fred no es muy listo —negó su idea para después voltear al otro lado donde vio a un enorme robot blanco a un par de metros, que parecía el hombre malvavisco de los cazafantasmas—. Perfecto me esconderé detrás de él y evitare a Fred."

—¡Hola Hans! ¡Soy tu amigo Fred, no me reconoces! —saludaba acercándose con entusiasmo.

Camino a paso veloz con las mejillas sonrojadas por la pena, ignorando los insistentes saludos a todo volumen de la mascota de la escuela a su espalda.

Una vez escondido, se relajo un poco.

—Bien Baymax, vamos a probar el nuevo sistema de vuelo que Tadashi te puso —oyó decir a una guapa rubia platinada a unos cuantos pasos de él.

—De acuerdo —contesto el robot con su voz suave y robótica, colocándose un mini pack en la espalda como si fuera una mochila.

La chica apretó el botón rojo de un pequeño control que tenía entre sus finas manos, de inmediato un par de alas se desplegaron y el robot comenzó a flotar un par de centímetros.

—Ahora probaremos los motores —dijo ella mientras Hans miraba con asombro. Esa era la mujer más bonita que había visto en toda su vida, con todo y su estúpida playera de power ranger azul.

—Mis sensores indican que estoy preparado para esta maniobra, Elsa —indico el robot amable.

Ella afirmo con la cabeza y movió con lentitud la palanca.

Todo paso tan rápido, fue menos de un segundo en que Baymax se estrello directo contra su estatua aun sin revelar. Solo se escucho un broom, a su espalda.

Se negó a volver a ver el desastre, tenía miedo de comprobar la cruel realidad.

Su figura a tamaño natural que estaba destinada a ser un patrimonio para esta escuela, para la humanidad que se encontraba a unas escasas dos horas de ser mostrada al mundo, de la que sentía tan orgullo había sido… des-des-despedazada.

"Tranquilo Hans, no pierdas la compostura —se repitió como un mantra para evitar soltar alguna lagrimita, en tanto se concentro en respirar lento—. Estas en público y no puedes hacer una rabieta. Actúa con madurez y aprovecha esta oportunidad para mostrarte benevolente ante esa sensual rubia, de ojos azules y cuerpo de infarto. Así ella se sentirá en deuda contigo y se verá obligada a "recompensarte" de alguna forma."

Esa idea lo calmo casi de inmediato y una sonrisa ladina reflejo el momento exacto, en que su cerebro iba ideando como iba a pagarle esa mujer.

O sí iba a disfrutar eso.

. . .

N/A: Hola mafia Helsa, hoy les traigo mi intento de parodia-comedia de Hans princeso. Porque para mí, siempre va a ser un princeso malvado.

Y también invite a Fred a jugar, porque él es mi personaje favorito de la película junto con Honey Lemon. Si ya sé que todo el mundo ama a Tadashi-son-tan-perfecto-que-tenía-que-morir y a Baymax, no digan más.

En fin, les informo que si gustan pueden pasarse a mi blog de fics –el enlace están en mi perfil– porque subí nuevas cosas de las leyes. Vídeos que me inspiraron a escribir, algunas imágenes y ediciones que hice.

. . .

Gracias por leer y muchas más por comentar.