Género: Humor/Drama

Rating: K+

Sinopsis: Anna convenció al grupo de ir a la Comic-Con de San Diego disfrazados, y tanto Elsa como Hans sacarán provecho en su beneficio de la situación.

Ley de Murphy: Uno debería preferir siempre lo imposible probable que lo improbable posible.

. . .

Comic-Con.

. . .

Hace un par de meses atrás…

—Elsa, por favor. Anda ¿Sí? —Rogó Anna con sus grandes ojos de cachorro tierno a los cuales no podía negarse.

Lo que la humanidad hacia por amor era algo increíble, ahora entendía a Coraje el perro cobarde.

—Está bien Anna, lo haré.

Actualmente en la fila de la Comic-Con…

Desde que Anna había visto la película de Los Vengadores hace como un año (si andaba algo atrasada la niña), se había hecho aficionada Chris Evans, a los cómics de Marvel, a todo el universo cinematográfico de dicha franquicia y sobre todo al Capitan America.

La caja de Pandora se abrió para Anna y nada la detendría.

Y de alguna forma había convencido a todos de que debían ir a la Comic-Con de San Diego disfrazados de algún personaje de Marvel.

Anna fue como su amado Capitan America, su novio Kristoff fue de Thor, Elsa para hacer juego con su hermana fue de Winter Solder, Olaf de Spiderman y Hans de Loki.

—¿Repíteme de nuevo por qué hacemos esto? —pregunto discreto Kristoff a Elsa, cuando sintió la intensa mirada de un grupo de chicas que lo desnudaban con la mirada y le había pedido una foto.

—Por que la amamos mucho…mucho —repitió como mantra tanto a sí misma como a él.

—Ok, entiendo por qué estamos tú, Olaf y yo aquí con… disfraces…pero que hace él aquí —señalo a Hans con su traje de Loki posando para las cámaras encantado de la vida por ser el centro de atención.

—Por que su familia tiene un hotel cerca del centro de convenciones, y era traer a Hans o acampar aquí en la acera —contesto Elsa señalando primero el piso y luego al pelirrojo que saludó de mala gana y una sonrisa fingida cuando volteo a verla.

—Eres consciente de que le gustas mucho, ¿verdad Elsa? —sonrió Kristoff condescendiente, pensando que Elsa podía ser muy maquiavélica cuando se trataba de complacer a su amada hermanita.

Elsa decidió ignorar eso ultimo, sabía que Hans gustaba de ella y que tan vez le dio algunas cuantas falsas esperanza, para que les hiciera un espacio en el hotel de su familia y la verdad, es que no se sentía nada culpable.

La cosa con Hans era simple, ese hombre sacaba su peor lado siempre.

Como la vez que le había hecho creer que estaba tan enfermo de laringitis, que no era capaz de ni salir y le pidió de favor que se dejara caer a su apartamento a verlo; para que le pasara los apuntes de la escuela para no atrasarse, ya que los exámenes estaban a la vuelta de la esquina.

Como buena persona que era accedió a ir y le llevo un termo con agua caliente con miel y limón, una infusión de jengibre, sal para que hiciera gárgaras y hasta un humidificador.

Hans vivía solo en un departamento cerca de la Universidad y no tenía a nadie que pudiera cuidarlo. Le dio pena y como es su naturaleza noble, decidió ayudarlo en lo que pudiera.

Grave error.

Todo eso fue una treta suya para hacer que fuera a verlo en su cama, con pose seductora, vestido solo con su bóxer negro y con el tallo en la boca de una rosa roja.

El mensaje era muy claro: Tómame Elsa.

Los colores se le subieron a la cabeza, con solo recordar el bochornoso momento.

—Vamos Elsa, hay que posar para la foto —dijo Hans colocando su mano sobre su hombro y traerla a su lado.

De inmediato se puso tensa y volteo a ver a los niños disfrazados de Batman y Robin con la tablet en mano esperando su consentimiento.

—Claro niños —contesto dulce, mientras tomaba su rifle dándole un ligero codazo a Hans para alejarse de él.

Hans en respuesta sonrió de lado y les pregunto al mini dúo dinámico como querían su foto.

—¡Beso! —clamaron al mismo tiempo para sorpresa de Elsa.

—Bueno Elsa, hay que darle al público lo que pide —y sin más junto sus labios con los de ella, y discretamente deslizo un par de billetes en su mano, que los pequeños tomaron raudos.

Sabía que ella lo golpearía en un segundo más, pero había valido la pena.

No había accedido a ir a una boba convención con un tonto disfraz, por muy bien que se viera por nada.

Sacaría provecho de lo improbable, para hace posible sus deseos.

. . .

N/A: ¡Ja! Ese Hans loquillo siempre se sale con la suya, y vestido de Loki se ve bien sensual.

Y para que conste yo amo ir a las convenciones de comics *A*.

Por cierto Frozen no adivinaste la pista XD: Anthony=Ant-man=Marvel=Convención=Disfraces.

Mañana viene el final de esto y terminaré como comencé, con un crossover de una gran franquicia ¿Adivinan cual?