Género: Comedia.

Rating: K

Sinopsis: Hans quiere salir con Elsa y para eso busca la ayuda de Anna, solo que ella no está dispuesta ayudarlo de buena gana.

Ley de Murphy: Siempre que las cosas parecen fáciles es porque no oímos todas las instrucciones.

. . .

Baños y perritos, muy fácil ¿no?

. . .

Hans miro al pequeño perrito blanco con grandes ojos negros, que parecía que le sonreía con su lengüita rosada de fuera. Era un bichón maltes muy simpático.

—Bien, entonces es un trato —dijo Hans en el patio de su casa mientras llenaba son la manguera del jardín una tina pequeña con agua acorde al tamaño del canino— si baño al perro de Elsa, me ayudaras a que tenga una cita con ella.

—Claro, claro yo me encargo de que eso —respondió Anna con una amplia sonrisa y casi en tono burlón, como si estuviera supiera algo que Hans no.

A Hans se le hizo sospechosa la forma en cómo la hermana de Elsa había accedido ayudarlo, miro al novio de Anna que solo lo veía con pesar y negaba con la cabeza mientras acariciaba la cabeza a su perro Sven.

—Ok, deja al perro —respondió ansioso, optando por ignorar sus sospechas por lo que se traía entre manos Anna. Porque desde que vio a Elsa por primera vez hace tres meses haciendo ejerció en el parque se había prendado de ella, pero ella era tan hermética y difícil de tratar que no le quedo más remedio que pedir ayuda a su hermana, con la cual por cierto hace un par de años atrás había salido y su relación no termino del todo bien gracias a que él tenía "cierta" reputación con las chicas.

Se decía que era un casanova y bueno, ¿a quién engañaba? Era guapo, la chicas venían solas y quien era él para negarse a ellas y más si eran bonitas.

—De acuerdo, Kristoff amor ¿la puedes bajar de auto? —habló Anna pidiendo amable con una pequeña sonrisa. Le encantaba molestar a Hans, desde que había dejado de salir con él por coquetear con otras chicas había encontrado el morboso placer de meterse con él. Además si quería que le ayudara a salir con su hermana iba hacer que le costara.

No estaba muy a favor de Hans que digamos, sin embargo quería que Elsa comenzara a salir con alguien, su vida social era nula y Hans había insistido por tres largos meses y había dejado de salir y flirtear con otras chicas.

Eso le decía a Anna que él iba enserio con Elsa, así que finalmente decidió darle una oportunidad.

—Eres cruel Anna —dijo su novio dejándole en mano la correa de Sven y miro con pena a Hans en tanto iba a su auto para bajar al animal.

—Espera, ¿qué no es ese el perro de Elsa? —pregunto Hans confundió señalando al perrito, pues pensaba que el pequeño que traía Anna entre sus brazos era la mascota de Elsa.

—No, este es Olaf y es mío. Elsa me lo regalo, pero gusta de llevarlo a pasear todas las mañanas cuando sale a correr al parque —dijo acariciando la cabeza peluda del pequeño y después señalar a espaldas de Hans al gran perro melenudo que su novio traía casi, casi arrastrando por el suelo usando toda su fuerza por que se resistía— esa, es la princesita de Elsa, Marshmallow.

Hans abrió los ojos como plato al ver a semejante bestia tan grande y de interminables matas de pelaje blanco llenos de lodo con mala cara que se negaba a caminar.

Suerte le dijo Kristoff dándole la correa a Hans y pasándole un papel doblado sin que Anna lo notara.

—Toma, son instrucciones para bañarla —dijo discreto el rubio porque su buen corazón le decía que aún que Hans no le cayera bien, no se merecía el castigo que Anna le imponía. Conocía muy bien a la samoyedo y sabía lo brutalmente terca que se ponía cuando Elsa no estaba cerca.

Bien recordaba el día que Elsa la trajo a su casa y que fue a comprarle comida dejándolos a cargo de Marshmallow. Todo parecía bien con ella hasta que Elsa se fue y los correteo a Anna y a él por toda la cuadra donde se vieron obligados a subirse a un árbol hasta que Elsa lo encontró gracias al poderoso ladrido de su mascota. Elsa asegura que ella solo quería jugar, él todavía no está del todo convencido.

Hans rodo los ojos arrogante, torciendo su boca en tanto hacia bolita el papel y lo metía a la bolsa de su pantalón. Él no necesitaba instrucciones para bañar a un perro. Tenía amplia experiencia con el suyo, Sitron un hermoso pastor alemán de raza pura.

Despidió a la pareja, después miro a la criatura que apestaba a rayos y lo miraba con mala cara.

—Así que somos tú y yo Marshmallow. Te daré un buen baño para poder tener una cita con tu dueña.

Grave error cometió al pronunciar esas palabras, por que en cuanto la canina escucho la palabra con b se levanto y comenzó a correr por todo el patio de Hans arrastrándolo sin que pudiera pararla.

¡Para, para! Gritaba Hans con todas su fuerzas y tomando la correa de la perra que lo tenía con la cara sobre el pasto del jardín tragando tierra.

—¡Sobre el rosal no, sobre el rosal no! —clamó en tanto como pudo se paro y anclo sus pies al suelo con todas su fuerzas para detener al animal.

Respiro aliviado con todo el cuerpo lleno de tierra y algunas rapaduras en la cara, cuando por fin pudo detener ese mastodonte que Elsa tenía de mascota.

Marshmallow por su parte se tiro al suelo extendiéndose a lo largo enseñándole la pancita a Hans mientras movía su cola.

—¿Quieres que te rasque la barriga? —pregunto en tono juguetón al ver la cara rogona de la samoyedo.

Ella por su parte soltó un fuerte ladrido sacando su lengua.

Hans se agacho y comenzó a frotar a la perra haciendo que esta moviera la pata de arriba abajo con mucho vigor.

—Te gusta esto ¿verdad? —ella se lo confirmo lamiéndole la mano.

Bañar a la mascota de Elsa no iba a ser tan fácil como imagino, así que tragándose su orgullo saco el papel que Kristoff le había dado.

1.- Ráscale detrás de las orejas o en la panza, eso le gusta mucho y la tranquiza.

2.- El agua debe de estar a temperatura ambiente o no se meterá a la bañera.

3.- En todo momento le debes hablar con cariño, porque si le hablas mal o en tono agresivo te morderá.

4.- Hagas lo que hagas no menciones la palabra con B o se echara a correr como loca.

Después de terminar de leer solo comenzó a reírse, estas eran instrucciones muy simples y se habría ahorrado la arrastrada que la perra le dio si no hubiera sido orgulloso.

Ahora solo tenía que terminar de bañar a Marshmallow para poder tener una cita con Elsa.

. . .

N/A: Algo relajado y lleno de perritos adorables para salir del drama de ayer, donde casi todas quisieron linchar a Hans, acéptenlo chicas él es un chico malo y no funciona muy bien de allá arriba UñU.

Esa Marshmallow siempre dándole problemas a todo el mundo menos a su amada madre Elsa XD. Y Kristoff como siempre un amor lleno de nobleza que ayuda hasta a las personas que no le agradan.

. . .

F: Si ese par necesita ayuda profesional con urgencia D:

Guest: Me alegra que te gusten mis pequeñas historias. Hans es todo un galán por eso y por villano lo queremos, pero no llores que hoy fue un buen día para él…bueno casi, Marshmallow lo hizo sufrir un poco pero al final se hicieron amigos.

Lassy: Toma tu princeso Hans, toda niña debe tener su princeso para jugar junto con su figura de acción Elsa que lanza hielo y una Anna que da puñetazos.

. . .

Gracias por leer, juegos, mafia Helsa y demás en la caja de abajo.