Disclaimer: Naruto, todos sus personajes y lo referente al mundo shinobi es propiedad intelectual de Masashi Kishimoto. Sólo la historia es invención conjunta de mi persona y del Rol jejee

Este fic es continuación del participante en el reto "Vive Konoha High School" del foro "La Aldea Oculta entre las Hojas."

Advertencias: Presencia de OOc en ciertos personajes y Universo Alterno. Narrado desde la perspectiva de Naruko. Fic Desdoblado en Tres capítulos para cumplir con las reglas del Reto. Capítulo Final.


Un Verano Diferente


Capítulo Final


Había llegado a mi habitación. Me encerré en ella y recordaba lo que hizo el Baka de Shisui...

"Me tomó por el brazo, y me besó... ¡En los labios!"

Había quedado shockeada por el momento y reaccioné cuando estaba ya lejos. Me recosté en la puerta mientras llevaba mi mano a mis labios. Recordando los suyos...

Enseguida hice uno de mis berrinches.

— ¡Joooooo Konogakiiiii! ¡Ya verá ese B-baka inu pervertido aventado y oportunista! ¡Le daré tan duro en sus cositas que tendrá que adoptar a sus hijos! — decía sin dejar de patalear en el suelo.

Luego me tumbé en el suelo y volteé acostada boca arriba. Recordé de nuevo cómo se portó conmigo. Y sólo miraba al techo...

— Shisui... — susurré.

Suspiraba en el suelo. Aún pensaba en todo lo que pasaba y en todo lo que había sucedido este verano.

También pensé en él...

— Shisui... ¿Que estará haciendo este idiota en este instante...? Joder parezco una fangirl ya… — dije y de repente mordí mi lengua.

Abrí la boca de repente sacando la lengua.

— ¡Itaiiii! Dueleeee... ¡¿Por qué me pasa esto sólo por pensar en ese estúpido?! — decía mientras echaba aire con mi mano en mi lengua que ardía del machucón.


Los días pasaban, y a pesar de estar en el mismo sitio, no había visto a shisui en los mismos. Y el ambiente ya me parecía de…

— Aburrimiento...

También esa era la palabra que definía mi estado en este instante. Estaba tan aburrida. Llevaba unos días que no veía a ninguno de los chicos y pues empezaba a aburrirme.

"Tampoco he visto a Shisui... ¿Estará bien? Bah, de seguro está enamorando a alguna alma indefensa por ahí..." — bufé con mi propio pensamiento.

Me levanté y me miré al espejo, desaté mi cola de caballo que uso para dormir y lo dejé caer como acostumbro.

— Quizás salga a divertirme un poco... — me puse un dedo en los labios — ¿Será que este resort tiene canchas de tenis? Supongo que tendré que salir a averiguarlo — sonreí con la idea de jugar un poco y distraerme.

Fui hasta el ropero y saqué un conjunto blanco deportivo para ir a jugar, tomé un pequeño bolso con mis cosas, además de una toalla y bañador, tal vez me anime a nadar en la piscina más tarde.

Con eso en mente salí de mi habitación. Llegué a las canchas gracias a las indicaciones de un amable señor. El cual luego de decir que me vería linda a su lado terminó con sendo dolor de estómago.

"En serio porqué atraigo tanto a los viejos babosos... Aarggh"

Una vez allí me dirigí a las máquinas, como estaba sola, supuse que sería mejor practicar con las máquinas de lanzamiento.

Llegué a la cancha, coloqué mi bolsa en el suelo y tomé mi raqueta... Encendí la máquina y fui a colocarme en mi lugar.

— ¡Iosh! Aquí vamos... — dije mientras tomaba la raqueta con ambas manos y comenzaban a salir las pelotas.

Después de pasar la tarde en la máquina de entrenamientos de Tenis, y bufando por lo bajo porque nadie vino a jugar, salí de la cancha rumbo a mi habitación.

Necesitaba una ducha urgente, había sudado como loca y estaba que no me aguantaba yo misma. Con eso en mente me dirigí a mi habitación. Aquel día pasaba, y ni señales de él…


Muchos días después…


Y llegó el día…

Aburrimiento total. Ya rebasó el límite. Desde que he estado aquí no he estado a gusto, no están mis compañeros y conocidos a los que puedo joderles la existencia. Es cierto que bochinche bastante y le jodí la existencia a muchos. Pero ya extraño mi camita.

"Y bueno, no niego que también me gustó el tiempo que pasé con Shisui... Ese Baka..." — suspiré...

— Joo, me aburro... — miré por la ventana, tal vez en mi casa me la pase mejor. — ¡Me largo de este lugar!

Comencé a recoger mis cosas para meterlas en la maleta, me iría de este lugar. Una vez terminé las maletas y las recogí, las tomé y salí de la habitación rumbo al estacionamiento a por mí McLaren MP4-12C Spyder.

En lo que me acercaba a la playa de estacionamiento, escuché su estridente voz.

— ¿Como estas preciosa Naruko? ¿Te marchas?

Me detuve en seco, y volteé a verlo con una sonrisa cínica.

— Pero miren quién se digno a aparecer... Uchiha Shisui... ¿Donde andabas? ¿Revolcándote con alguna lagartona? — dije en un tono que reflejaba furia y también…

Celos...

Camine hasta llegar al Spyder y desactivé la alarma.

— Si.. Me largo, me cansé de esta pocilga... — decía mientas abría el maletero del McLaren.

— Tranquila princesa, tu sabes que mi corazón es tuyo, si me pides que me quede a tu lado lo haré…

— Hmpf, no te creo Uchiha... — dije y cerré de golpe la maleta — Adiós...

Me giré en dirección al coche para subirme en él. No quería verlo, algo en mi se resquebrajaba con la sola idea de no volver a verlo. Una pequeña lágrima salió de mi ojo derecho.

Me toma por sorpresa. Justo al voltearme veo confundida sus ojos. Al sentir sus manos en mi cintura tenía la necesidad imperiosa de zafarme de su agarre. De pronto estaba muy nerviosa, y sentía mis mejillas arder con su cercanía. Lo miraba absorta hasta que lo hizo.

Sentí sus labios en los míos. Abrí ampliamente los ojos con aquella acción. Intentaba liberarme de su agarre, incluso le golpeaba pero al final...

Sucumbí a su beso...

Mis manos cayeron solas en el aire y cerré los ojos. Poco a poco me acostumbré a sus movimientos suaves y sencillos. Tímidamente y por mero instinto coloqué mis manos en su cintura también. Dejándome llevar por aquel sentimiento extraño para mí que comenzaba a instalarse en mi pecho.

No sé que era. Pero realmente me hacía pensar en él, necesitar su compañía, su presencia, su atención.

No tengo idea de que estoy haciendo, pero tampoco quiero detenerme.

Él colocó mi frente contra la suya y con su mano libre acarició mi mejilla, allí lo vi cerrar los ojos.

— Naruko, Naruko ¿qué me haces? — susurró con mi frente aún pegada a la suya.

— Esto... N-no lo sé Shisui... — decía con la respiración entrecortada.

Enseguida de sólo pensar que jamás lo volvería a ver, comencé a sollozar. Comencé a golpearle sin ánimos en el pecho mientras sollozaba.

— Shisui... ¡Shisui b-baka! ¡Es tu culpa!, ¡Te odio te odio te odio baka! — decía sollozando.

Se separó solo un poco y colocó un dedo en mis labios.

— Shh, no llores, te ves más hermosa cuando sonríes — me susurraba — Me destroza verte llorando.

Yo sólo quería seguir golpeándolo.

No quería decir esto, no logro contenerme pero ya no sé qué decir ni que pensar.

Solo esto es lo que explica a lo que me sucede, sólo esto me haría sentir como una idiota cuando le miro y solo esto es lo que siento por este imbécil…

"Amor..."

Aquella palabra que define un sentimiento al que le he temido tanto. La que siempre esquivé de una y mil formas y de la que traté de esconderme.

Pero aquí y justo ahora. Mi corazón no ha podido más retenerlo, y ya estoy cansada de luchar contra mí misma negándome lo que sucede.

— Porque no he de llorar Shisui... Soy una estúpida y tu un idiota... — decía entre lágrimas — Tengo que ser la persona más estúpida del mundo y tú el ser más despreciable... Te odio Shisui te odio tanto... ¡Te odio porque te amo! — le grité mirando sus ojos — ¡Y me odio por haberme enamorado de ti! — dije y lo golpeé, solté el llanto nuevamente mientras me dejaba caer en su pecho.

Me abrazó fuertemente contra su pecho ahogando mi llanto y luego se separó un poco mientras limpiaba mis lágrimas con sus pulgares.

— Mírame cariño, tú eres luz, un alma puro e inocente, amar a una persona como yo es un error, eso solo nos traerá sufrimiento, yo ya estoy forjado, en la pudrición de una familia maldita pero tú puedes salvarte, aun estas a tiempo, eres demasiado joven para asegurar algo así — decía visiblemente afectado. Pero eso a mi poco me importó.

"Esto, ¿Es todo? Le abro mi corazón y recibo... ¿Desprecio?"

Sentí algo resquebrajarse en mi interior. Realmente dolía, era otro sentimiento que una vez recordé y sufrí.

Dolor, angustia, desdicha, ilusiones rotas. Todas se conjugaban en una sola palabra...

Rechazo...

— Así que... — me separé de él y me limpié la nariz con el antebrazo — Esa es tu respuesta... — las lágrimas no tardaron en volver a salir — Sabes siquiera todo lo que me duele haber reunido el valor y el ímpetu para poder vencer a mi orgullo y decirte esto, ¿Tienes la más mínima idea del dolor que en este momento me estás causando? Shisui me duele, me duele como no tienes idea... — esta vez tenía no lágrimas, tenía todo un caudal bajando por mis mejillas — ¡Shisui realmente eres un maldito bastardo! — grité — Porque dios mío, porqué tuve yo que volver a caer en la misma situación de la cual tanto me protegí... — decía entre sollozos — ¡Eres un maldito desgraciado Shisui Uchiha! — le grité y me valía madres que se haya reunido toda una multitud y nos viese alrededor en el estacionamiento.

Lloré como nunca. Nuevamente me destrozaban el corazón, el mismo día que me daba cuenta de mis sentimientos.

Gimoteé cuando me tomó de los hombros.

— Mírame preciosa, no llores, por lo que más quieras no llores que no tienes idea de lo que eso me hace… Lamento lastimarte, en verdad que si, intenté mantenerme alejado de ti pero tu sola presencia me llamaba aún así no me esperaba esto, golpéame, ódiame, maldíceme, pero es mejor eso a que me ames, yo sé porque te lo digo, si conocieras una ínfima parte de mi pasado saldrías huyendo despavorida, con temor de mi y prefiero que me odies antes que me temas…

No sé que es peor. Si sufrir un desprecio en silencio. O que la persona de la cual te recién das cuenta que te has enamorado, sea quien te rechace de frente y sin pudor.

Y este es el momento en que te das cuenta. Que del amor al odio, hay un sólo paso.

— Basta... No digas más nada Shisui... — le dije y me zafé de su agarré — ¿Que no te das cuenta de que cada palabra que sale de tu boca me desgracia más el alma? ¿Que con cada palabra que pronuncias me hieres y me rompes más y más el corazón? Tantas palabras bonitas, tantos juramentos y tantos "Estaré contigo siempre" ¿Que eran para ti Shisui? ¿Palabras vacías al viento? ¿Asquerosas mentiras...? Estaba segura, no quería confiar en ti, sabía que esto me pasaría, y yo, de estúpida, fui derechito a caer en tus palabras... ¡Te odio bastardo! ¡Te odio te odio te odio te odio! — hacía berrinches frente a él, furiosa, impotente, destruida, infeliz, desamparada…

Sola...

— Me duele verte en ese estado — susurró ausente, con el ánimo por los suelos — Cuando me ofrecí para ti lo decían en serio pero jamás, ni en mis mas locos sueños imaginé que llegaras a profundizar algo mas por mi — musitaba mientras yo hipaba en medio de mi berrinche.

No soportaba más estar allí. Si hace minutos quería largarme de ese lugar, con esto ahora me quería morir.

Tenía un dolor indescriptible en mi pecho y no sabía, mejor dicho, no tenía idea el muy idiota de cuanto estaba sufriendo.

— Te lo dije Shisui... Te fuí clara cuando te acercaste que no confiaba en ti... Y tú, en tu insistencia me mostraste otro camino, otra manera de ver la realidad... Por un minuto llegué a creer que de verdad tus palabras eran sinceras, que en toda esa fachada de verdad existía alguien de buen corazón, alguien distinto al resto... Alguien que de verdad valía la pena... — me limpié las lágrimas y lo miré — Fue mi error, y lo asumiré con la poca dignidad que me queda... Recogeré lo poco que me queda de orgullo y en este instante saldré de tu vida... Para siempre...

Me di vuelta en dirección a la portezuela del McLaren y apreté los puños, mientras el fleco de mi cabello ensombrecía mi mirada, las lágrimas volvieron a salir descontroladas y yo sólo me mordía el labio en un intento de no romper a llorar nuevamente.

— Lo lamento — dijo con amargura. Pero si con eso cree que le perdonaré, está muy equivocado. Se acercó por detrás abrazando mi espalda, aferrándose a mi mientras emitía una y mil disculpas, para luego separarse.

Sentí su abrazo. Y poco o nada hice para impedirlo.

Tal vez sería la última vez que lo hiciera, así que disfruté de su contacto guardando para mí su aroma, aquel que jamás podría volver a disfrutar. Lo escuchaba lamentarse. Y eso a mí más me dolía.

Al sentir que se separó de mí y dio un paso para retirarse, volteé rápidamente. Las lágrimas brillaban en el aire a medida que caían de mi rostro cuando corrí tras él.

— ¡Shisui! — salté de golpe en sus brazos y atraje a mí su boca con mis manos en sus mejillas.

Lo besé, lo besé como jamás lo había hecho mientras mis lágrimas se fundían entre nuestros rostros.

Aunque me estuviese haciendo daño a mí misma, aunque luego no me lo perdone, tenía que llevarme el mejor recuerdo de él...

Sus labios...

Ambos sabíamos que esto no estaba bien pero no pude resistirme, él me correspondió al tomarme de la cintura con una mano y con la otra por la nuca para hacer del beso algo más profundo y cargado de ¿sentimientos...? Sentimientos que no serían expresados mas, sentimientos que herían el alma, pero al fin y al cabo sentimientos.

Cuando hizo falta el aliento, sentí como se separó de mi.

Era el final, él lo sabía, yo lo sabía…

Me separé de él. Era momento de marchar. Me limpié las mejillas que estaban ardiendo en carmín y sonreí.

Al menos me iría con buenos recuerdos. Me dolía, pero si él no estaba dispuesto a aceptarme, no podía hacer nada.

— Lo siento Shisui... Ya no habrá una próxima vez... — le dije cabizbaja y triste.

Volteé para irme, pero luego regresé y sonreí en mi tristeza confundiéndolo, y en medio de su confusión lancé una patada directo a sus cositas con todas mis fuerzas.

Enseguida cayó al suelo agarrándose del dolor, aunque con una sonrisa boba y triste.

— Adiós, Shisui... — solté con una sonrisa triste mientras mis lágrimas volvieron a caer descontroladas y quedaban en el aire mientras corrí hasta el McLaren, subí al coche y lo encendí, coloque reversa y arranqué.

Lo miré por última vez por el retrovisor y le enseñe el dedo medio, y en medio de una humareda dejada por la quemada de llantas, y un río de lágrimas bajando por mi cara, salí del estacionamiento.

"Adios... Mi amado Shisui..."


Fin


Y así termina este Three Shot… Esperen, *observa que le hacen señas* ¿Qué cosa? *elevan un cartel que dice, "Aún hay más" * ¿Cómo que más? ¡A los lectores les duele los ojos! * Se marchan y proyectan lo que sigue* Nooo, esperen…


Bonus Track


Pasaron los años… Naruko se graduó con honores y aunque tenía muy buenas calificaciones que aseguraban su pase a una Universidad de renombre en Londres, desistió de ir. Muy poco quedaba de aquella niña que de todo y de todos se burlaba.

Ya no era la chica vivaz y enérgica que alguna vez conocimos. Incluso yo una vez tuve que ir a sacarla de su cuarto para que pudiese acompañarnos a comer o cosas así, pero no salió nunca. Ella bajaba de madrugada a la cocina, y si la interceptábamos, ella no nos hablaba. Sí, yo seguí asistiendo en vacaciones a Hawai después del accidente, recobré la memoria y con ella todos mis recuerdos bonitos, mi tío me perdonó y me relató que ella se sintió muy mal esos días, hasta dijo que mi accidente era su culpa. Cómo quisiera decirle que no es así.

Aún me pregunto el porqué de su cambio tan radical. No entiendo porque esa actitud tan extremista y alejada de todos. No salía con nadie y nunca sabíamos de ella. Cuando no estaba en casa, era porque se había marchado antes del amanecer quién sabe a dónde.

Ni siquiera en mi Boda con Matsuri se presentó. Al tiempo supe de ella cuando el tío Mishida me contó que había pedido su parte de herencia, con ello compró una casa en los suburbios de O'ahu y se trasladó allí.

Cuando nació mi pequeña hija, Lisanna, Matsuri y yo planeamos ir a visitarla, pero se nos hizo imposible verla. No se encontraba en el lugar, y para colmo, parecía que me evitaba, pues miles de veces dejé mensajes en su contestador, pero era como hablar con la pared.

Está sola, lo sé… Y sufriendo… Quién sabe porque…

Ojalá pudiera saberlo…


Ahora sí, este es el final. Gracias a los que leyeron y que comentaron, mis más sinceros agradecimientos ya que son los que apoyaron a esta loca y descabellada pareja, de la cual sólo 5 fics existen. Y hablando de Fics, los invito a que lean la genial continuación –yo diría más bien que un epílogo- de esta historia de manos de mi querida amiga y compañera del Rol, Blacklady Hyuuga, la cual realizó con todo su corazón un final feliz para esta explosiva pareja. El nombre es:

"Las Dos Caras"

El mismo se encuentra en su perfil de Fanfiction. Sólo busquen por autor a "Blacklady Hyuuga" y lo encontrarán. De obligatoria lectura si son amantes de los finales felices.

Y yo pues, con esto quiero decir que me encantó rolear a Naruto y a Naruko en el Rol "Konoha High School"

Si bien la pasé de maravilla roleando como Naruto Uzumaki, sus desvaríos, sus locuras y sus niñadas, además de su meloso amor con Hinata Hyuga, un suceso hizo que odiara para siempre esa etapa de roleo, y la odie, lo admito, y la sigo odiando. Pero fuera de ello hubieron situaciones que en verdad disfruté –como los juegos de Fútbol, por ejemplo o cierta escena prohibida con cierta peliroja hehee- pero sin duda a pesar de que Naruto muy por encima de todo el sufrimiento que pasó tuvo su Happy Ending, -y eso lo dejaré en fé aquí- me divertí mucho más roleando como Naruko Uzumaki.

Al principio no creí que pudiera rolear a una niña, incluso cuando hubo el primer relleno Gender Bender estaba dudoso de participar, pero por impulsos de varias personas al final tomé la decisión de hacerlo, y me enamoré del personaje. Realmente me salía "De la patada" como me decían, y esa era la idea puesto que para tener una idea de cómo rolearla, tomé de apoyo y molde a una chibi que adoro con toda mi alma: Taiga Aisaka de "Toradora!"

Por eso es que ustedes ven acá a una Naruko Tsundere, bastante peculiar con su personalidad, bipolar, melosa, fastidiosa, arrogante, cariñosa, pedante, juguetona, molesta, graciosa, y por sobre todo, dulce y a la vez agria. Un Ángel y a la vez un Demonio, jejee. Así era como yo la roleaba en el Rol "Konoha High School"

Disfruté sus momentos de locura y de berrinches, además de que con ella hice que más de uno se molestase y hasta tuvo repercusiones. Molesté hasta el cansancio y eché varilla como no tienen idea. Hice que se jalase de las greñas realizando una brutal pelea y hasta hice que por su culpa drogasen al presidente estudiantil –si Neji, yo disfruté eso jajajajaja-

Y de verdad me encantaron los momentos que rolee con ella en Hawai, en el Resort. Esa fue la mejor época del Rol para mí, la que más me gustó. Gracias Alexa, por darme esos únicos y grandiosos momentos que ambos disfrutamos en el Rol, y que si algún día el Foro llega a ser borrado o desaparecer, tendremos estos fics para recordarlos.

Sin más que agregar, me despido de ustedes, prometiendo que volveré pronto para actualizar mis otras historias. –Las tengo en cuenta, y todas serán terminadas, lo prometo-


Nos leemos pronto, ¡Dattebayoo!

De Pie, Reverencia, ¡Aye Sir!