Buenass! Después de tanto, primer capitulo. Me siento muuuy mal por no haber actualizado rápido, pero es que tengo líos en la cabeza. Tengo exámenes, trabajos prácticos, y problemas, muchos problemas. Pero aquí está! Trataré de actualizar más seguido. Bye!

Desde lejos Alexa podía apreciar el establecimiento, era una mansión con grandes jardines que se extendían, y Alexa no podía saber donde terminaban. Pocos segundos después el auto estacionó frente a una gran puerta de madera.

—Bueno, llegamos – informó Xavier – John, Bobby, sean buenos compañeros y ayuden a la Srta. Gray a trasladar sus cosas a su nueva habitación.

Los dos chicos cumplieron con la orden del Profesor y se dirigieron a la que sería la nueva habitación de Alexa.

— Bueno… Bienvenida a la Escuela Mutante – dijo Bobby, cuando llegaron a la habitación — La habitación es también de Kitty Pryde, es una chica muy simpática; y la habitación a tu derecha es de Rogue, mi novia.

—Te daremos un tiempo para que te acomodes, a las 9:30pm comienza la cena, te esperaremos allí – agregó John.

El resto de la tarde Alexa estuvo acondicionando la habitación y desempacando todas sus pertenencias. Unos minutos antes de la hora de la cena, una chica atravesó (literalmente) la pared de la habitación.

— ¡Hola! – Saludó enérgicamente – Soy Kitty, Kitty Pryde. Tu debes ser Alexa, Bobby me habló de ti; me hubiera pasado antes, pero con las clases… Bueno, ya comienza la cena ¿Me acompañas?

Kitty habló tan rápido, que Alexa no tuvo tiempo para hablar hasta el final.

— Ehh, Claro.

Cuando llegaron al comedor, éste estaba lleno de estudiantes que cenaban entre ellos, cómodamente. En una esquina del lugar, Alexa divisó a Bobby junto a John, y una chica muy bonita. Alexa se acercó junto con Kitty.

— ¡Hey! – dijo Bobby cuando le vio – Rogue, ella es Alexa, mi mejor amiga.

Rogue alzó una mano enguantada en su dirección para estrechársela, Alexa correspondió el saludo alegremente.

— Encantada.

— Entonces… ¿Qué es lo que haces Alexa? – le preguntó Kitty.

— Controlo los átomos y moléculas de todo alrededor, excepto los humanos y animales. Es como la telekinesis pero puedo modificar la materia a mi antojo.

— ¿Nos puedes mostrar? – le pidió Rogue. Alexa se concentró en sentir las moléculas a su alrededor, comenzó a producir vibraciones con ellas hasta que… una abrupta exclamación de asombro se escuchó por toda la mesa. Dentro de un vaso de vidrio, una pequeña llamita se veía, Alexa agrupó las moléculas de hidrógeno del aire, hasta que el agua se hiso visible. Con el agua, apagó la llamita de fuego.

— Asombroso – dijo Kitty

—No es nada fabuloso en realidad – susurró Alexa sonrojada.

Unos minutos más tarde la cena terminó y todos se dirigieron a sus habitaciones. Luego de ponerse el pijama, Alexa y Kitty se saludaron y se acostaron en sus camas. Kitty se durmió en unos minutos, pero no Alexa.

Ella estaba muy nerviosa como para poder dormirse. Salió de su cama y se colocó una bata rosada junto con unas pantuflas para poder salir a recorrer la Mansión, como no había salido de la habitación durante la tarde, los únicos lugares que conocía eran ésta y el comedor.

Estuvo caminando un buen tiempo, hasta que llegó a la cocina. Cuando entró en ella, ya había alguien ocupando un lugar en la mesa. John estaba sentado en una de las sillas comiendo helado granizado tranquilamente, Alexa sonrió ante la ironía de la imagen que presenciaba El chico de fuego comiendo helado pensó. Se acercó a la mesa.

— ¿No puedes dormir? – le preguntó. John se sobresaltó, y al verla sonrió.

—No, tengo un lío en la cabeza como para dormir – Él no sabía por qué le estaba hablando sobre esto, pero se sentía cómodo junto a ella.

— ¿Qué es lo que sucede? – le preguntó preocupada.

—Es solo que... – El chico no sabía si decirle la verdad o callarse. Por alguna razón optó por lo primero – Nosotros estamos aquí ocultándonos de los humanos porque ellos nos desprecian, y hay veces que pienso que sería mejor exterminarlos y...

—Pero sabes que esa no es la mejor solución – dijo Alexa – Una parte de ti (aunque sea muy pequeña) sabe que los ataques solo empeorarían las cosas.

— ¿Y tú como estás tan segura de eso? – Pyro le preguntó algo brusco, pero ella ni se inmutó.

—Soy una caja llena de sorpresas – sonrió enigmática – Se que quieres demostrar tu regalo al mundo, y que crees que el Profesor no te deja liberar todo tu potencial; pero no es así. Él quiere que no seas dependiente de tu mutación, quiere que dejes de creer que eres solo destrucción, que eres solo fuego.

— ¿Cómo lo sabes? – le preguntó Pyro.

— Lo veo. Puedo ver las intensiones de las personas. Desde las más claras (las que están a simple vista), hasta que se ocultan en lo mas profundo del alma. Veo desde las intensiones más buenas, hasta las que son tan oscuras como la noche. Obviamente no digo este poder en mi tarjeta de presentación.

— Pero me lo acabas de decir – le recordó John.

— Porque se que tu no tienes intensiones más que puras, aunque no lo creas y estés confuso.

Se quedaron en silencio, pero un silencio cómodo, por uso minutos. De repente, John recordó algo:

— Tu dijiste que no se pueden crear moléculas de la nada (o algo así), pero lograste crear fuego hoy en la cena

— El fuego se produce a partir de las constantes vibraciones de las moléculas, cuando las moléculas llegan a cierto punto de vibraciones, producen calor, y ese calor logra producir el fuego. Yo le di un empujoncito a las vibraciones nada más.

— De todas formas, yo ni siquiera puedo hacer eso – dijo el chico.

— Tu poder no llegó a su evolución final, muchos de los alumnos aquí no están en desarrollo total – Alexa, ante la mirada que recibía de Pyro, siguió hablando – La mutación tiene distintos puntos de desarrollo, y es otra cosa que soy capaz de ver. Al principio, se presenta en pequeñas cosas, luego se muestra totalmente presente y uno está en el proceso de control. Cuando la mutación está lo suficientemente controlada, se produce el proceso de evolución, que es el final del recorrido. El poder da un último paso y crece. Rogue, por ejemplo, está en el proceso de muestra y algo bloquea el de presencia y control; por eso es que cuando tiene contacto piel a piel, absorbe la esencia vital, porque o puede controlarlo. Hay otros, como Colosso, que en su proceso de control, el poder evoluciona, así que no sobrelleva el paso de la evolución.

— ¿Cómo será conmigo? – le pregunto John.

— Te lo diré mañan... hoy… te lo diré luego. Nos vemos John.

Alexa salió de la cocina, dejando a John con un gran lío en la cabeza ¿Cómo sería su mutación al final? ¿Por qué le contaba sus sentimientos, sus ideales, a una chica que no conocía ni de un día; cuando nunca se lo había dicho a nadie? Lo único que él sabía era que cuando vio esos ojos color plata por primera vez, supo que su universo iba a ponerse al revés.

Nunca pensó que podría demostrarse natural, el verdadero John, con alguien; pero ella llega, y todo lo que creía ser él, dejaba de tener tanta validez. Tenía miedo de lo que le estaba sucediendo, se sentía débil, pero a la vez más fuerte que nunca; y tenía miedo, tenía miedo de que todo cambiara. TENÍA MIEDO, mucho miedo.