Summary: Fairy Tail se disuelve, como lo tomaron las hadas, cuáles fueron los caminos que eligieron. – Bueno después de todo las hadas están volviendo.– Mavis sonrió.

Personaje: Lucy Heartfilia.

Palabras: 1.288

Disclaimer: Fairy Tail y sus personajes no me pertenecen, son propiedad de Hiro Mashima.

Aclaración: MI VERSION de la separación del gremio y el lapso de un año para que se reunieran.


No tengo tiempo para llorar.


Se dio la vuelta, una vez más sobre su cama, cubrió su rostro con su sabana, solo se podían ver pequeños mechones rubios desarreglados, volteo una vez más, y se puso en posición fetal, cubriéndose enteramente esta vez. Debajo de su sabana suspiro agotada, no importaba que hiciera no iba a dormir, y los rayos del sol ya estaban sobresaliendo en su ventana. Volvió a suspirar y se sentó sobre su cama, la sabana cubriéndole las piernas que ahora las tenía cruzadas, su blusa de tiritas estaba arrugada y un poco más bajo, dejando ver gran parte de su pecho, lo arreglo apenas con sus manos temblorosas, bajo primero un pie y luego el otro para sentir de apoco el frio del piso, se levantó delicadamente, se arregló el short de color rosa que se había subido demasiado sobre sus muslos dejándolo solo como una ropa interior más, lo alargo y quedo tapando lo necesario. Llevo su mano con un símbolo rosa sobre su cabeza y peino su cabello con sus dedos.

Bajo la misma mano y la, paso por sus ojos, seguro estaban hinchados y rojos, por la tarde de ayer y noche que pasó, no recordaba cuanto había pasado desde que había llorado tanto y sin parar, en que demonios estaban pensando esos dos cuando la dejaron de lado.

Escucho unos toques en su puerta y se sorprendió un poco arrastro un poco los pies y se fijó en su reloj que colgaba de la pared, eran las seis y media, era normal que entraran a su casa a esa hora pero nunca tocaban así que se le hizo extraño, arrostro sus pies un poco más y abrió la puerta, pudo divisar más o menos a la persona ya que sus ojos ardían, Erza la miraba con desconcierto en sus ojos, y no le quedó más que sonreír.

– ¿Mala noche?

– He tenido mejores.

– ¿Qué sucedió?

Suspiro, sintiendo su cuerpo temblar y sus ojos volvieron a arder, sus mejillas se humedecieron y callo de rodillas delante de la hada más fuerte, Erza tembló en su lugar, rápidamente de arrodillo frente a ella y la abrazo, sus manos temblorosas cubrían aun su rostro, dio una bocanada amarga, y sintió la mucosidad hacerse presente una vez más.

– Se fueron…

– ¿Quiénes?

– Natsu y Happy.

Erza la apretó mas a su cuerpo extrañamente ella no llevaba su armadura, pudo sentir la calidez de su cuerpo y la suavidad de su pecho, la abrazo también y lloro un largo rato antes de que ella volverá a hablar.

– Lucy… yo no sé qué decir exactamente. – negué levemente con mi cabeza, en realidad el abrazo era suficiente. – Erm, vine porque el maestro nos está llamando a todos. – alce la mirada con mis ojos completamente rojos, Erza me sonrió y me dio un beso en la frente. – Todo estará bien. – pero aunque la gran Titania haya dicho eso yo no lo sentía así, algo me decía que todo iba a cambiar. Y así fue. Ese fue el día.

En que Fairy Tail se disolvió oficialmente.

Todos estábamos sentados en los escombros del gremio formando una ronda alrededor del maestro, nadie faltaba en realidad más que Natsu, Happy, Juvia y Gray, Laxus y los demás habían asistido aunque apenas se habían recuperado.

– No puedo esperar más a Juvia y Gray, les diré a ellos dos luego, en cuanto a Natsu y Happy, no sé exactamente que pasara. – trague un poco de saliva. Note que todos estaban nerviosos y supe que al igual que yo ellos ya presentían lo que se venía. – Estoy agradecido con todos ustedes, mocosos, Fairy Tail fue el gremio más fuerte gracias a ustedes. – me incomode cuando lo escuche hablar en pasado e inmediatamente me di cuenta de lo que iba a decir. – Actualmente todos ustedes han decidido un camino, cada uno, se dirigen al futuro. – vi como el maestro alzo su mano haciendo la señal de Fairy Tail. – Desde hoy les anuncio, mis mocosos, que Fairy Tail queda disuelto. – crash, lo sentí y lo escuche mi corazón se rompió. Y pensé que iba a reclamar pero mi boca no se movió y ningún ruido o palabra salió de ella.

Entonces vi como Laxus se levantó, lo mire insistente, que dijera algo que se opusiera pero no fue así, simplemente empezó a retirarse junto a Freed, Evergreen, Bickslow, pero se detuvo y sin mirarnos, manteniendo su espalda quieta y fuerte. Nos dio una pequeña esperanza, mientras el maestro sonreía.

– Natsu y Happy regresaran en un año ¿no? Lucy. – trague duro antes de contestar un leve Si al igual que el maestro, hizo la señal de Fairy Tail. – ¡Bien! Entonces… un año, nos reuniremos aquí dentro de un año y decidiremos que hacer respecto a la decisión del Maestro. – y eso fue suficiente para que cada uno de nosotros soltara una pequeña sonrisa y nos dispusiéramos a hacer la señal del gremio una última vez.

– Solo unas tres últimas cosas. – hablo una vez más el maestro.

En realidad recibí invitaciones de varios miembros para viajar con ellos y encontrar nuestro camino juntos pero rechace a cada uno de ellos, varios partieron en equipos y muy pocos fueron solitarios, mientras que un pequeño grupo se quedó en Magnolia, en el gremio viejo, el que usaron en nuestros siete años de ausencia, pero ahora solo era una casa normal sin insignias del gremio. Romeo, Macao, Wakaba, Max, Nab, Reedus, Kinana, Laki y Warren, fueron los que se quedaron ahí, mencionando que no había otro lugar al que pudieran ir, y otros porque su familia estaba en magnolia, por supuesto Bisca, Alzack y la pequeña Azuka se quedaron también en magnolia.

Fue difícil decirles adiós, y por supuesto fue difícil ver desaparecer la marca del gremio de mi mano, pero tuve que enfrentarlo, tomar una decisión y dirigirme lejos de mis amigos para madurar, fue difícil decidirme en irme, fui la última de ellos en partir, pero lo hice estando segura de mi decisión, un mes después de que Natsu y Happy me dejaron esa carta, encontré un objetivo que debía cumplir a como diera lugar.

Yo había perdido a una amiga muy importante, en mi última batalla, y debía traerla de vuelta, con su llave destruida en realidad no sé si podre, pero agotare todas las posibilidades viajando e investigando no solo por Fiore sino por todos los lugares que el periodo de un año me lo permita. Y cuando finalmente me convierta en una persona completamente distinta, volveré para reunirme con mis amigos. Actualmente no tenía tiempo de llorar o de sentirse triste ella debía cambiar y hacerse más fuerte, cada día, cada noche ella debía esforzarse para alcanzar a todos, no podía quedarse atrás.

Después de todo ella era Lucy Heartfilia, maga estelar del gremio más fuerte Fairy Tail.

Y un año y cuatro meses después, bajo del tren con una sutil sonrisa en sus labios coloreados de color coral, un escalofrió le recorrió la espalda, cuando dio un paso fuera de la estación de trenes. Dejo que el viento moviera su cabello y refrescara su rostro, después de tanto; una vez más, se sentía en casa.

– ¿Lucy, eres tú?


.

.

.


Primer capítulo. Dios sé que esto no va ni al caso del manga es más este comentario lo he actualizado jajaja, pero bueno…

Lucy Conejita.