Bueno, he aquí un drabble que he escrito hoy en uno de mis momentos de aburrimiento (Nótese que soy la cosa más cursi de la existencia). Evidentemente, Toumaki otra vez. Espero que no se note demasiado lo obsesionado que estoy con esos dos...

Pido perdón de antemano por las posibles faltas garrafales que haya. Problemas de no tener beta y eso... ¡Anyway! Disfrutad del drabble.

Los personajes de Yowapeda no me pertenecen.


Makishima Yuusuke es una de esas personas que lo tienen todo en la vida. Tiene más incluso de lo que necesita. Y no se queja, no. ¿Por qué iba a quejarse? Pero a veces se siente un poco abrumado por todo aquello por lo que ha sido "premiado" en la vida sin necesitarlo o merecerlo siquiera.

Un poco demasiado.

Bueno, vale, mucho.

Sobre todo se siente abrumado por la presencia de ese tal Toudou Jinpachi en su vida. Toudou es todo lo que necesitan sus nervios para crisparse de manera alarmante. Pero por encima de todo, Toudou es lo que necesita Makishima para ser feliz.

Y es que el moreno es de esas personas que pueden resultar excesivamente agobiantes, pero que darían su vida por ti sin pensarlo dos veces. De esas personas que te adoran y se encargan de hacértelo saber. De hacerte saber que eres adorado y que mereces ser adorado. Toudou Jinpachi nunca le juzga, le quiere un poco más cada día y le protege siempre. ¿Qué más podría pedir?

Makishima Yuusuke es una de esas personas que lo tienen todo en la vida. Tiene más incluso de lo que necesita. Tiene una pareja que lo adora más allá de los límites de lo posible y que lo protege a toda costa. Makishima no necesita que le protejan, ni muchísimo menos. No es una persona frágil ni ha sufrido demasiado en la vida, así que no necesita que Toudou le proteja.

Pero le deja. Le deja porque le gusta seguirle el rollo, le gusta jugar a necesitar esa protección, y jugando, ha terminado aferrándose a ella y se niega a soltarla. Se ha vuelto adicto a una protección que no necesita.

Jinpachi, ¿qué has hecho conmigo?