Cap. 9: Team J al ataque


- Slow...

Ash miró al pokémon rosado que tenía frente a sí. Cómo lo aborrecía. Por culpa de ese condenado no estaba rumbo a saber de la pelirroja, por el contrario, se sentía en contra.

- ...-

Con desgano miró su pokéball sintiéndose amargado y frustrado. Este no iba a ser un duelo como los otros que ha tenido en toda su vida.

Tracey se acercó a Ash, el de melena negra inmediatamente imaginó que el del cintillo en la cabeza le diría que una derrota no es fatal, que tiene 29 oportunidades siguientes para pisotearle el orgullo a esa maniática que quien sabe porqué se habrá ensañado con él, (quizá sea una de los miles entrenadores a los cuales Ash derrotó despiadadamente cuando su pasatiempo era ganar las ligas) y que no debe perder las esperanzas porque por algo él ya es un maestro Pokémon.

- ... poke -

Tracey asintió al instante. Ash le miró confundido e intrigado.

- Slowpoke acaba de decir 'Síganme' -

- ¿Acaso estabas escuchando lo que Slowpoke decía? -

- Por supuesto, él estaba hablando. ¿Tú no lo escuchabas? Pensé que por ello estabas tan callado -

- ¿Yo? Eh... claro que sí, claro que lo escuchaba -

Pikachu cayó del hombro de su amigo humano mientras tenía un extraño tic en el rostro. Para el ser amarillo nunca pasaban desapercibidas las raras mañas de Ash.

- Por supuesto que lo estaba escuchando - repitió Ash con una mirada recriminatoria hacia el ratón eléctrico, el mismo que se levantó con una pata dirigida hacia su nuca sobándosela al mismo tiempo que expresaba las 3 únicas sílabas en todas las formas posibles, como diciendo un discurso de disculpa por haber dudado de él.

Tracey sonrió al ver que la amistad entre el humano y el pokémon no ha cambiado en lo absoluto al cabo de tantos años. Era neta confianza que se tenían. ¿Acaso la no-evolución de Pikachu era parte de ello?

El joven dibujante se enteró sobre el acontecimiento del temporal Raichu que Ash tuvo a causa de un accidente ocurrido con el pokémon eléctrico y Misty. Esto desencadenó una situación tras otra porque, a concepto de Tracey, tanto Ash como Misty tenían la terrible maña de nunca dejar concluidas sus discusiones.

Tracey creía ciegamente que ellos adoraban llevarse de tal manera, no imaginaba que sus peleas verbales realmente buscaran herir al otro. Nunca pareció ser así mientras convivió con ellos por un lapso de tiempo.

Y ahora estaba junto a un frustrado entrenador y a una desaparecida pelirroja.

«Porque de Misty no hay rastros. De eso no tengo la mínima duda» Tracey pensó mientras miraba los bocetos de la entrenadora que recientemente acabó de ganar a Ash.

Entonces comenzaron a seguir al Pokémon rosado. No era muy difícil llevarle el paso, por cada tres que ellos daban Slowpoke daba uno, haciendo perfectamente honor a su nombre.

Entonces un felino que tenía un objeto amarillo brillante en la frente les cortó el paso.

Para el entrenador con conocimientos básicos aquel pokémon era un Meowth, felino que luego de un gran entrenamiento evolucionaba en Persian, un magnífico pokémon digno de personas un tanto vanidosas en la mayoría de los casos.

Pero el motivo por el cual Ash y Tracey miraban al pokémon no era porque desconocían la especie, por el contrario, pueden que conozcan demasiado a ese Meowth, sólo era cuestión de que dijera algo, por mínimo que fuera.

- Meowth Meowth Meowth... Meowth Meowth Meowth... Meowth Meowth Meowth Meowth Meowth -

Los dos humanos presentes y el ratón eléctrico se taparon las orejas un tanto fastidiados, Slowpoke siguió su rumbo sin prestarle mayor atención, todo esto en conjunto provocó que al felino le apareciera una amenazadora vena latiendo en la frente.

- Oye tú¿Cómo te atreves a ignorar mi canto?- el felino se volvió al trío presente - ¡¡Y ustedes de allá¿Por qué se tapan? -

- Si sigues cantando entonces lo seguiremos haciendo - respondió Ash mientras Pikachu y Tracey asentían, todos 3 sin quitarse las manos que protegían su sentido de la audición. - Pensábamos que eras cualquier otro Meowth pero tu encantadora voz se distingue entre los de tu especie -

Se notó el sarcasmo en las palabras de Ash, y el que su pokémon y su compañero de aventuras asintieran nuevamente provocó que las venas brotaran más no sólo en la frente de Meowth sino también en sus puños cuando los apretó ferozmente.

- Pero mi voz no es tan mala!! Slowpoke no ha hecho nada -

Y aquellas palabras fueron un mecanismo para que el pokémon se detuviera abruptamente, se agarrara las orejas y comenzara a revolcarse en el piso gimiendo de dolor.

- Ya deja de tonterías, felino - expresó una masculina voz proveniente de un delgado joven de cabellera lisa y azulada que combinaba perfectamente con su traje azul marino.

- Así es, recuerda a lo que hemos venido - le siguió otra voz, en esta ocasión femenina. La mujer que era iluminada por un reflector (que salió de la nada nn) portaba un traje de las mismas características que el hombre, con la notable diferencia de una minifalda en vez de pantalón, un accesorio que a ella le encanta usar sin duda alguna a pesar de que sus comportamientos no se prestan para que ellas las use.

- Team Rocket - replicó Ash fastidiado y cortando cualquier preámbulo de expectativa, en el caso de que hubiera existido.

La femenina miró al integrante humano y masculino del equipo y sonrió satisfecha.

- Eso es lo que crees - ella sonrió con altanería - Pues nunca antes estuviste tan equivocado... y es de admitir que te has equivocado miles de veces -

Ash apretó los puños, claro que previamente sacó sus manos de sus orejas.

- Bueno.. bueno... - replicó James - Lo que queremos decir es que no tenemos nada que ver con Team Rocket, nosotros somos Team J -

..U

- Y ahora verás cuánta diferencia existe entre el pasado y el presente - finalizó Jessie

- Sabias palabras - interrumpió otra voz femenina. Ash se percató que ella parece hacer su presentación de voz sensual cuando hace su entrada. - Sin embargo nadie fastidia a mis acuáticos sin pagar por ello -

- ¿Eh? - exclamó James - ¿Te refieres a esa cosa? -

Y con estas últimas palabras señaló al aún lloroso Slowpoke.

- Te prohíbo que hables así de mis pokémons!!! - recriminó fastidiada y luego se hizo a un lado mientras daba paso a otro de sus fantásticos seres - Ve ahora!! -

Y de la nada salió un delgado pato azulado, con una desafiante mirada. La entrenadora no volvió a mover los labios, no obstante un intenso brillo inundó el sitio y luego se concentró en los 3 intrusos recordándoles lo que era volar sin motor y sin alas.

- Como los viejos tiempos... - se escuchó la voz de James perderse en el infinito.

Tracey movía como nunca su mano captando todo lo posible las características de Golduck.

El corazón de Ash latió con fiereza al ver la mirada fría que Golduck tenía hacia el rumbo que habían tomado los intrusos. Luego el pokémon se volvió a su entrenadora, quizá esperando algún comentario de satisfacción, pero ella simplemente atinó a hacer un incomprensible gesto que Ash no captó no obstante pareció normal para el azulado acuático porque él comenzó a formar una neblina, la misma que al dispersarse dejó un inmenso espacio vacío.

Entonces apareció un Chansey quien comenzó a hacer brillar sus manos en dirección a Slowpoke, al poco el rosado se levantó como si nada mientras la enfermera del tipo pokémon se perdía entre unos árboles que hasta entonces Ash no había prestado atención.

Pronto reanudaron su marcha con Slowpoke, quien los guió hasta unas cálidas y acogedoras habitaciones. En el extremo existía un armario, sitio en el cual es seguro que están los futones para los visitantes.

¿Acaso la entrenadora del sitio siempre se comportaba así¿Mantenía a sus retadores por un mes para pisotearles el orgullo y luego dejarlos ir?

Esa tipa sí que estaba loca.

Casi al instante apareció un grupo de 6 Chansey quienes le sirvieron a los visitantes frutas apetitosas y pequeños manjares para contentar al estómago.

Bueno, la entrenadora del sitio estará con los tornillos algo flojos, pero nadie podía negar que era una buena anfitriona.

¡Continuará!


Notas de la autora: Después de tantos años aún tengo cara para pasearme por aquí. Pido mil disculpas a los fanáticos de este fandom, y a los que siguen este fict. Lo que sucede es que ando en otros lares, sin embargo no quiero algún día publicar un mensaje que diga Fict Anulado o algo parecido porque sé que eso es frustrante tanto al lector e imagino que también al escritor, (nunca he dado de baja un fict y en verdad no quisiera hacerlo)

Respecto a los reviews alguien me escribió que han hecho encuestas (al menos eso me quisieron dar a entender, ne?? ) y creen que es Misty nuestra alocada entrenadora, en respuesta a eso sólo les digo que lo que pensó Tracey es verdad. Ahora... ¿Qué me dicen?

Ah!! A pesar de que la serie ya no la veo igual sigo siendo fanática de Ash y Misty. Según he leído se ha formado un número de fans por Ash y nosésunombre (U) e incluso me aventuré en leer unos ficts en los cuales dejan muy mal vista a Misty. Preferí no dejar comentarios porque no me agradan los ficts en los cuales tienen que destrozar la imagen de un personaje a cambio que su pareja viva feliz para siempre ¬¬ Yo no me meto con los gustos de nadie así que no me gustaría que se metan con los míos (de paso sea aclarado, para quienes no me conozcan, cuando se me mete algo en la cabeza es bien difícil hacerme cambiar de parecer)

Sin más que decir les dejo con la promesa de no dejar el fict inconcluso. Mensajes constructivos y alentadores lo pueden hacer en un precioso review o sino envíen correos a o

Nos vemos el siguiente milenio P