Me ha llevado mas tiempo de lo que tenia pensado escribirla pero aquí tenéis la secuela de "El futuro está helado". Se que muchos de vosotros tendréis ganas de matarme por como termine la otra historia así que espero que con esta pueda compensaros.

Eobard Thawne entró en su sala secreta y se levantó de la silla "Guideon, muéstrame el futuro"

Un instante después, enfrente de él, apareció un periódico con el siguiente titular

LA DESAPARICIÓN DE FLASH ACENTÚA LA CRISIS

Thawne sonrió. Había pasado un mes desde la muerte de Leonard Snart pero, afortunadamente, eso no había tenido ningún impacto significativo en la linea temporal. Ni siquiera el que Caitlin Snow no se hubiese convertido, todavía, en Killer Frost era realmente importante. Lo único que importaba era que la velocidad de Barry Allen seguía aumentando mas y mas cada día que pasaba. Y, muy pronto, él se adueñaría de esa velocidad.

Muy pronto, seria capaz de volver a casa.


Barry entró esa mañana en los laboratorios STARS con los ánimos por los suelos, tal y como iba siendo habitual en el ultimo mes, aunque se dio prisa en poner una sonrisa en su rostro para disimularlo. Sinceramente no sabía cuanto tiempo podría seguir así. Estar tan cerca de Caitlin pero a la vez tenerla tan lejos que era prácticamente inalcanzable lo estaba destrozando por dentro. Ahora las cosas estaban empezando a suavizarse entre ellos pero aun y así sabía que ella todavía no lo había perdonado y, probablemente, jamas lo haría.

Ademas cualquier posibilidad que pudiese quedar de tener una relación con Caitlin se había esfumado tras la vuelta de Ronnie; Dos semanas atrás habían descubierto que Ronnie se fusiono con el Dr Martin Stein cuando el acelerador de partículas estalló, y por eso actuaba de una forma tan rara, pero Wells había logrado encontrar una manera de separarlos de nuevo. Barry recordaba perfectamente ese día y la mirada de felicidad de Caitlin al volver a tener en sus brazos al hombre que realmente amaba. En cierto modo casi fue una suerte que él y Caitlin jamas llegasen a ser nada porque entonces habría sido mucho mas duro ver como ella y Ronnie volvían a estar juntos. Puede que incluso se casaran pronto. No estaba seguro, Ronnie y Stein habían tenido que irse después de que el ejercito empezara a perseguirlos y él había intentado estar lo mas alejado posible de Caitlin durante esos días, pero Ronnie parecía estar deseoso de recuperar el tiempo perdido.

"Buenos días" Barry saludó a Cisco y Wells.

"Buenos días Barry. Cisco y yo hemos estado hablando sobre unas pruebas nuevas que queremos realizar para medir el alcance de tus nuevas habilidades"

Barry asintió. Hacía unos días habían descubierto que, si vibraba las moléculas de su cuerpo a la velocidad suficiente, era capaz de atravesar objetos sólidos.

"Bueno, eso siempre y cuando los criminales decidan comportarse" Bromeó Cisco.

"Yo no apostaría por ello" Barry echó un vistazo a su alrededor "¿Donde está Caitlin?"

"Dijo que tenia que hacer una llamada y ha salido. Tal vez deberías ir a buscarla mientras Cisco y yo terminamos de prepararlo todo, no creo que pase nada pero es mejor que tengamos a un medico cerca por si acaso"

Barry iba a protestar pero no se le ocurrió ningún motivo por el cual no pudiese hacer lo que Wells le pedía, sin tener que explicarles como estaban las cosas actualmente entre él y Caitlin, de modo que, de mala gana, se dio la vuelta y fue a buscarla.

Tras un par de minutos de búsqueda le pareció oír su voz doblando la esquina y se dirigió hacia allí pero se paró en seco ante lo que oyó.

"Pues claro que todavía te quiero Ronnie pero las cosas han cambiado"

Barry no se atrevió a moverse. Sabia que tenia que irse y dejar a Caitlin hablar con Ronnie en privado pero sentía demasiada curiosidad.

"Pero para mi si" Barry no podía oír lo que estaba diciendo Ronnie pero, por las palabras de Caitlin se hacía una idea "Escúchame, te creí muerto durante casi un año. Han pasado muchas cosas para mí, no puedo casarme ahora mismo, necesito mas tiempo" Después de eso Caitlin se quedó en silencio un buen rato hasta que al fin dijo "¡Pues claro que no es por Barry! Ronnie... Escúchame... No... ¿Que significa que viste la forma en que lo miraba? No... Ronnie, escúchame, no estoy enamorada de Barry Allen, estoy enamorada de ti, solo te estoy pidiendo que me des un poco mas de tiempo para acostumbrarme a todo esto. ¿Ronnie? ¡Ronnie!"

Barry oyó como Caitlin empezaba a caminar hacia él de modo que usó su velocidad para ir a la otra punta del pasillo y parecer que acababa de llegar. Cuando Caitlin le vio intentó disimular "Por fin te encuentro, llevo un rato buscandote, Wells quiere que vengas, vamos a hacer unas cuantas pruebas y necesitaremos tu ayuda"

"Estaba ocupada. Discúlpame si tengo otras cosas que hacer en mi vida aparte de ayudarte" Espetó Caitlin.

"Lo siento, yo..."

"Da igual, vamos"

Ambos fueron a reunirse con Cisco y Wells. Durante el trayecto, en el que ninguno de los dos dijo nada, Barry no pudo evita evitar pensar en lo que acababa de oír. Parecía que Caitlin no estaba tan impaciente por casarse como él había pensado pero, por otra parte, también había dejado muy claro que ya no estaba enamorada de él. Jamas se habría imaginado que le dolería tanto escuchar esas palabras.

"Ya estamos aquí. ¿Empezamos esas pruebas?"

"Cambio de planes Barry" Cisco estaba mirando la pantalla de su ordenador "Se ha activado la alarma silenciosa del banco de Central City. La policía está en camino pero aun tardaran bastante"

Barry se acercó a la pantalla "¿Es cosa de algún meta-humano?"

"No tengo ni idea pero, de no ser así, debería ser pan comido"

Barry asintió y, un segundo después, llevaba puesto el traje de Flash "De acuerdo chicos, voy para allá, os informare de lo que está pasando cuando llegue"

"Barry" La voz de Caitlin lo detuvo antes de que pudiese irse "Ten cuidado"

"Lo tendré" Aseguró antes de salir corriendo.

De camino hacia el banco no pudo evitar sonreír. Era la primera vez en bastante tiempo que Caitlin lo miraba de esa manera, con preocupación, pidiéndole que volviese sano y salvo. Tal vez aun había alguna posibilidad para ellos, quizá no para tener una relación pero, al menos, para intentar recuperar lo que una vez tuvieron.

Cuando llegó al banco se sorprendió al ver que la gente seguía haciendo cola como si nada y los guardias estaban parados delante de la puerta "Cisco ¿estás seguro de que ha sonado la alarma?"

"Pues claro. ¿Por que?"

"Porque aquí la gente está parada como si nada y..." Barry se calló de golpe al darse cuenta de que tenia razon. La gente estaba allí quieta como si no pasara nada. Flash acababa de irrumpir en medio de todos y absolutamente nadie le había dirigido una sola mirada. Era como si él no estuviera.

O como si ellos no pudieran verlo...

Barry se acercó a un hombre que tenía al lado y movió la mano por delante de sus ojos pero, tal y como esperaba, estos no se movieron.

"¿Que está pasando por allí Barry?" Preguntó Caitlin por el comunicador.

"Es como si todo el mundo estuviera en trance. Parece que no pueden verme ni oírme"

"Si que pueden verte" Barry se sobresaltó cuando, detrás suyo, una mujer empezó a hablar "Pero yo controlo sus mentes y decido lo que hacen"

Barry observó a esa mujer; Parecía tener unos treinta años y, aparentemente, estaba en el mismo estado que los demás "¿Quien eres? ¿Por que estás haciendo esto?"

"Ella no está haciendo nada" En está ocasión fue uno de los guardias de la entrada el que habló "Está bajo mi control, al igual que todas las personas de esta sala"

Barry observó detenidamente a todo el mundo, buscando al que estaba causando esto. Era evidente que se trataba de un meta-humano con la habilidad de controlar la mente de los demás, un telepata. En otras circunstancias eso le habría parecido alucinante pero, ahora mismo, la idea de que alguien pudiese meterse en su mente no le hacía ninguna gracia "¿Donde estás? ¡Sal para que pueda verte!"

"No seas tan impaciente. Yo he esperado más de cinco años para poder tenerte delante de mí... Barry"

Barry se quedó de piedra "¿Como sabes mi nombre?"

"Lo se absolutamente todo sobre ti, Barry. He visto tu futuro y en él no hay mas que sufrimiento y muerte"

"¿¡Quien eres?"

De repente toda la gente que estaba a su alrededor levantaron las manos y señalaron la puerta que daba a la cámara acorazada del banco. En ese mismo instante empezaron a oírse ruidos, como de pisadas, que se dirigían hacia allí desde el otro lado y, pocos segundos después, las puertas se abrieron con un gran estruendo. Barry se movió rápido y cogió las puertas en pleno vuelo antes de que pudiesen herir a nadie. Cuando volvió a mirar casi se le caen los ojos de las cuencas al ver que, allí parado, había un gorila. Y era enorme.

"Barry. ¿Estás bien? ¿Que ocurre?" La voz preocupada de Caitlin logró sacarlo de su asombro.

"Chicos, hay un gorila en el banco"

En los laboratorios STAR, Caitlin, Cisco y Wells intercambiaron una mirada confusa "¿Acaba de decir que hay un gorila en el banco?"

"Eso creo. ¿Debemos comprobar si se ha escapado algún gorila del zoo?" Caitlin no parecía estar muy convencida.

"No creo que venga de ningún zoo" Dijo Barry, que había escuchado toda la conversación "Es enorme"

"¿Como de grande?"

"Por lo menos el doble de lo que debería ser"

El gorila empezó a caminar hacia él. Barry se quedó donde estaba, pero listo para correr si era necesario. Cuando estuvo a pocos metros de él, el gorila se paró y ambos se miraron a los ojos durante unos segundos.

"Es un placer conocerte finalmente Barry" A Barry prácticamente le dio un infarto cuando oyó esa voz en su cabeza "Mi nombre es Grodd"

Barry se llevó la mano al comunicador "Esteee... Chicos, el gorila se llama Grodd"

"¿Acaso lleva alguna identificación?" Preguntó Cisco.

"No, me lo ha dicho él"

Silencio. Barry solo podía imaginarse las miradas de incredulidad que debían tener sus compañeros en estos momentos.

"¿Te importaría repetirnos eso?" Efectivamente la voz de Caitlin estaba teñida de incredulidad.

Barry podía entender su escepticismo. Se suponia que, cuando eres capaz de ir tan rápido que puedes viajar en el tiempo, ya nada puede sorprenderte.

Sin embargo, un gorila telepata... Eso, sin duda, era nuevo