¡Vaya, esperaba tardar mas!

¡Hola a todos, aqui les traigo un nuevo one-shot acerca de esta familia! Este capitulo fue idea de Blue-Azul-Acero, ¡espero que lo disfrutes! Realmente me costó escribirlo.

¡Dejaremos las notas largas para el final!

Los personajes le pertenecen a Kishimoto Masashi.

Summary: Boruto es el bebé mas hiperactivo de toda Konoha. Y claro, Naruto es el responsable por ser idéntico a él.


Imágenes del Séptimo Hokage y la familia Uzumaki-Hyuuga

.

.

Capitulo 2

Padre Naruto, Hijo Boruto

.

.

Boruto.

Un bebé que con tan solo verlo ya puedes adivinar que se parecerá mucho a su padre cuando crezca. No era una copia exacta de Naruto, pero se asimilaba bastante. Después de todo el niño también tenía genes Hyuuga. Los Hyuuga son bastante tranquilos por lo general, sobre todo cuando se habla de Hinata.

Entonces Naruto se preguntó.

Dios, ¿Por qué me has abandonado?

Claro, Naruto cuando era un niño no era consciente de la cantidad de problemas que les causaba a los otros, y a decir verdad no le importaba. Fue llevado varias veces por los ANBU frente al anciano del Tercer Hokage, donde recibia algo como una reprimenda.

¡¿Pero eso que tiene que ver ahora?! ¡Nada! ¡El punto es que Boruto no deja de llorar! Naruto no era experto en bebes, a Hinata se le daban mejor esas cosas. Pero la chica había tenido que salir y lo había dejado a cargo del bebé de tan solo siete meses.

Bien, piensa Naruto, usa tu cerebro. ¿Qué hace que un bebé llore? ¡Tal vez tiene hambre!

-¡Bien, espera aquí, Boruto! ¡Te haré algo-ttebayo! –exclamó Naruto a aquel bebe que estaba sentado en su sillita.

Naruto corrió hacia la cocina. Bien, veamos, ¿Qué come un bebe? ¡Ah, no lo sabía! Solo sabía que tomaban su biberón pero nada más, así que optó por hacer eso. Se rascó la nuca, confundido.

-Ahhhh… sería más fácil si Hinata estuviera aquí-ttebayo. Pero después de todo… yo soy el padre.

Recordaba que Hinata le había enseñado como prepararlo, ni muy frio ni muy caliente. En este momento parecía más fácil hacer un Rasengan y tumbar una pared que hacer un biberón.

-¡Al fin! ¡Lo hice!

Después de varios intentos, el orgulloso e hiperactivo rubio al fin había logrado su cometido. Con el biberón en la mano, se dirigió hacia la sala canturreando feliz, pero al llegar allí se encontró con que el bebé no estaba en su sillita.

Y el biberón cayó al suelo, reventándose en miles de pedacitos.

-¡AHHHHHH! ¡Mi hijo ha sido secuestrado-ttebayo! –Gritó Naruto alarmado, pero rápidamente su expresión cambio a una seria- Sea quien sea… ¡no sabe con quién se ha metido! ¡Él es nada más y nada menos que el hijo del héroe de la cuarta guerra Ninja!

Sin embargo los halagos de Naruto hacia sí mismo se vieron interrumpidos al escuchar un sonido que provenía del pasillo. Naruto corrió rápidamente hacia el lugar de donde provino el ruido, y luego escuchó unas risas de bebé. Se detuvo frente a la puerta de su estudio, la cual estaba entreabierta. Sigilosamente entró para encontrarse con un gran desastre.

-¡Ahhhhhhh! ¡Un ladrón!

El lugar estaba lleno de papeles por todo el piso, y no eran papeles cualquiera, eran papeles importantes. Kakashi se los había dado en distintas ocasiones como parte de su formación para ser Hokage.

-Mi hijo… mis documentos… -murmuró Naruto enojándose, creando un rasengan en su mano. -¡Sal de donde estés, cobarde! ¡Devuélveme a mi hijo-ttebayo!

Sin embargo escuchó la risa de un bebé de nuevo, proveniente de atrás del escritorio. Naruto confundido hizo que su rasengan desapareciera, y se dirigió cauteloso hacia detrás del escritorio, donde pudo ver a su bebé riéndose mientras "leía" un libro. Se supone que Boruto aun no sabe leer.

-¿Hum? ¿Qué estas mirando-ttebayo? –preguntó Naruto confundido, arrodillándose y mirando hacia donde su bebé apuntaba con el dedo en aquel libro.

Se enrojeció al instante.

-¡¿Q-Q-Q-Q-Q-QUÉEEEEE?!

"Sus manos tomaron delicadamente las de ella, notando la diferencia que había entre ellas. Suavemente, recorrió su brazo con ternura. Entonces le propuso a la chica hacer algo indecente, y ella rio, sonrojándose, y después de eso-"

Naruto cerró el libro de un golpe. Esa última parte lo había dejado muy sonrojado. ¡Ni siquiera se le había ocurrido hacer eso con Hinata!

-¡Ah, maldito ero-sennin! ¡Mi hijo se está convirtiendo en un pervertido-ttebayo! –exclamó Naruto maldiciendo al aire. Miró por todos lados para ver a donde había ido Boruto, pero ya no estaba de nuevo. -¡Boruto! ¡Ahhh, se fue!

Naruto salió corriendo del estudio, echando a correr por los pasillos. Para ser un bebé era demasiado activo. Pero lo que debería preguntar era, ¿Cómo había encontrado Boruto el libro de Icha Icha? Se supone que estaba escondido.

Escuchó otro golpe, esta vez venia de la habitación. Se dirigio corriendo hacia allí, y al llegar frenando allí…

-¡Wah!

Un kunai salió volando, incrustándose en la pared. Tenía suerte de haberlo esquivado.

-¡Boruto!

Corrió hacia el bebé. Boruto había hecho un gran desorden de shurikens, kunais y otras armas ninja en el suelo. ¡¿Cómo llegaron hasta ahí?! Tomó a su hijo en brazos, alejándolo de las armas.

-¿Qué rayos…? ¿Cómo puede hacer todo esto? Primero el estudio, ahora esto…

Entonces notó algo. Ya no tenía al bebé en brazos.

-¡AHHHH! ¡NO OTRA VEZ!

Salió corriendo del desorden de armas sin importar dejarlo ahí.

-¡Se acabó el juego!

Activó el modo sabio, y buscó el chakra de su hijo. Pero se asustó al ver que no estaba dentro de la casa. Salió corriendo hasta salir de la casa, pero Boruto no se veía cerca.

-No puede ser… ¡Ahhhhh! – gritó Naruto, jalándose los cabellos con frustración. -¡BORUTOOOOO!

.

-¿Esa fue la voz de Naruto? –preguntó Sakura, quien iba caminando por las calles de Konoha junto con Ino.

-Eso parece. Me pregunto si tendrá algún problema.

-¿Deberiamos ayudarlo? Debe ser que tiene problemas con Boruto otra vez.

Ino lo pensó por un momento, mirando hacia el cielo.

-No, déjalo que sufra el karma.

.

-¡Taiju Kage Bunshin no Justu!

La gente no debería extrañarse si ven a muchos Naruto corriendo por toda la aldea con el modo sabio.

-Parece que Naruto está jugando con su bebé otra vez. –resopló Teuchi, quien veía toda la escena desde su lugar.

"¿Dónde estás… Boruto?"

Naruto siguió corriendo desesperadamente por las calles de Konoha, con la esperanza de encontrar a su bebé. A este paso Hinata no tardaría en enterarse de la situación, no quería preocuparla, tal vez debería…

Frenó. Tan fuerte que casi se va de cabeza.

-¡Te encontré-ttebayo!

-¿Naruto-baka?

-¡Tienes que ayudarme, Hanabi! –gritó Naruto desesperado mientras Hanabi parecía no entender. -¡Boruto está desaparecido!

-¿Uh? ¿De qué estas hablando? –preguntó ella confundida.

-¡Ya dije que está desaparecido! ¡Necesito que uses tu Byakugan para ayudarme a encontrarlo! No puedo pedirle ayuda a Hinata porque ella está en la mansión Hyuuga. ¡Ayudame-ttebayo, Hanabi!

La chica suspiró.

-Sí que eres un idiota. Yo lo estoy viendo.

-¡¿Dónde?! ¡¿En dónde está?!

-Está en tu espalda.

-¡¿Ah?! –exclamó Naruto, entonces se percató de aquellas manitas que lo agarraban por el cuello. Naruto intentó cogerlo, pero el bebé se escabulló, agarrándose de sus piernas. Y asi pasó, Naruto intentó agarrar a Boruto pero el bebé se movia alrededor de su cuerpo y haciendo que Naruto girara como idiota.

Hanabi rodó los ojos y tomó al bebé en sus brazos.

-No entiendo por qué mi sobrino te causa tanto problema. –resopló Hanabi, riéndose de Naruto. –Sí que eres idiota.

-¡No es eso! Es que… él es igual a mi-ttebayo.

-Eso lo explica. Cómo compadezco a mi nee-sama.

-¡Por favor no le digas nada de esto a Hinata-ttebayo!

-Huummm… -murmuró Hanabi, sonriendo maliciosamente. –Veamos, el silencio requiere un precio.

.

Necesitaba un descanso, pronto. Cuando Naruto con su hijo regresaron a la casa, Boruto empezó a llorar de nuevo. Un par de clones se encontraban limpiando el desastre provocado por los distintos lugares de la casa.

-¡Ah, dame un respiro-ttebayo! –exclamó Naruto cansado, con el bebé en sus brazos. –Me pregunto si mi padre hubiera tenido tanto problema si hubiera tenido que cuidar así de mí. Como compadezco a quien me haya cuidado-ttebayo.

Miró a su hijo, quien lloraba. ¿Qué podía hacer para que su bebé se sintiera mejor?

-¡Oye, cuidado por donde caminas!

-¡Cállate, tu eres el que no tiene ojos por delante-ttebayo!

Naruto suspiró. Sus clones estaban peleando. Se dirigió hacia la escena con Boruto en sus brazos, arrullándolo suavemente para intentar calmarlo. Entró al estudio, donde ambos clones se encontraban peleando.

-¡Oigan, ya dejen eso-ttebayo! ¡Necesito dormir a Boruto!

-¡Pero este idiota no mira por dónde camina! –reclamó uno de los clones señalando al otro.

-¡Un ramen viviente caminaría mejor que tú-ttebayo!

-¡¿Qué dijiste?!

De repente los clones empezaron a pelear a puños, y Naruto suspiró. Estuvo a punto de desvanecerlos pero…

Risa. Boruto estaba riendo.

Con sus pequeñas manitos aplaudia entusiasmado mientras veía a ambos clones pelear. Y es que a Naruto también le causo gracia, viendo a ambos clones pelear y gritando "dattebayo" en incoherencias.

Sin embargo suspiró. Pensar que su hijo disfrutaba ver como su padre se golpeaba no era bonito.

-Ah... no puedo creer que te rías de mi-ttebayo. –suspiró Naruto, mirando la cara sonriente de su hijo. De repente el bebé lo miró sonriente, a lo que Naruto se extrañó.

-Pa…

-¿Uh?

-¡Pa… pá!

Naruto se quedó atónito.

-Ah… Boruto… ¡Ha dicho papá! –exclamó Naruto sonriente, elevando a su hijo por las axilas feliz. Los dos clones se detuvieron mirando a Naruto dar vueltas sonriente con su hijo. -¡Dijo papá-ttebayo! ¡Ojalá Hinata lo hubiera escuchado! ¡Ah, soy tan feliz!

Y Naruto empezó a reir contento, al igual que los otros dos clones.

Parece que el pequeño Boruto no odia tanto a su padre después de todo.


En la noche…

-Ya volví.

Hinata se extrañó. No había rastros de Naruto o del bebé, así que caminó con cautela por el lugar, intentando encontrar rastros de alguno de los dos. Se sentía cansada, había estado entrenando una nueva técnica con su padre. Usó su Byakugan, y vio algo que la sorprendió.

Con cuidado se dirigió hacia la habitación que compartía con su esposo, donde pudo ver en la cama a Naruto dormido con Boruto en su pecho, este último se veía muy tranquilo. Naruto se veía algo cansado.

Hinata se acercó cautelosamente, sentándose al borde de la cama y acariciando la cabellera rubia de su esposo. Al parecer el bebé le había causado muchos problemas a Naruto, pero al final ambos habían logrado convivir juntos después de todo.

No cabía duda de que Naruto sería un gran padre.

-Buen trabajo, Naruto-kun. –murmuró ella, acariciando la cabellera rubia de su esposo. Naruto sonrió un poco entre sueños.

Hinata los miró a ambos. Eran tan parecidos… después de todo, Boruto es el hijo de Uzumaki Naruto.

Y los genes Uzumaki son muy fuertes.

.


¡Aqui les he traido el segundo one-shot! Coman, mastiquenlo, digieranlo (ñam :3) ¡y dejen su opinion!

Chelsea: ¿Por que tienes que escribirlo como algo tan asqueroso?

¡Comer no es asqueroso! ¡Estás insultando a Chouji!

Chelsea: No tengo nada en contra de los gordos.

Debo decir que no esperaba recibir 8 reviews, 12 favoritos y 24 follows con un solo capitulo. ¡Me hicieron tan feliz! ¡Ahhhhh, creo que voy a llorar! ¡No dejen de seguir este fic, por favor! ¡Ahhhhhh, muchas gracias! *shoro*

¡Espero todas sus opiniones! ¿Tienen alguna idea para un one-shot de este fic? ¡Den sus ideas! Estaré pendiente para tal vez hacerlas realidad.

Chelsea: ¿Ahora resulta que eres el genio de una lampara mágica?

¡Yo soy una genio hasta sin lámpara! Pero si pudiera pedir un deseo, pediria que me dijeras Maria-sama.

Chelsea: ¡Ni en sueños!

¡Nos leemos en el próximo!

Editado el 2 de Mayo del 2015.

.

.

Soredewa Minna-san!

Matta ne!

.

.