Bueno! Hola mundo! Okanee aqui de nuevo, lamento decepcionar a las personas que ya tienen este fic en sus notificaciones, no es un nuevo capitulo, solo la edicion de algunos capitulos. Para aquellos nuevos que lo lean, los primeros 5 capitulos seran editados proximamente (como pueden ver, soy muy mala con los acentos, asi que sera un trabajo continuo) si saben de alguien que gustaria ayudar al beteo de esta historia, por favor mandeme mensaje!

sin más, el capitulo

Disclaimer: esta historia es propiedad de earlgreytea68, yo solo la traduzco.


Capítulo 1

Lo más ridículo era que el niño se parecía a Sherlock.

Era tan pequeño que aún se tambaleaba, sin tener control de su propio cuerpo, apenas siendo capaz de alzar su cabeza por sí solo, y aun así lucía igual que Sherlock, su cabello en rizos oscuros sobre su cráneo y sus ojos el azules-verde-gris pálido que John casi había crecido inmune ha. Y, cuando contraría su cara y gemía su disgusto con el universo, John tenía que admitir que la semejanza estaba completa.

Sherlock estaba mirando al pequeño bulto de irritación en su sala de estar con lo que era obviamente conmoción, y John hubiera saboreado lo atípico que era esa mirada en Sherlock, excepto que estaba muy ocupado estando también en conmoción.

Mycroft sostenía al bebé lejos de él, disgusto en su rostro, y el bebé seguía llorando mientras agitaba sus puños y pateaba con sus piernas, y Mycroft dijo "nunca detiene se detiene con esto" y Sherlock dijo "Oh, Dios Mycroft, es obvio que no le agradas" y tomó al bebé en sus brazos, alejándolo del agarre de Mycroft.

"Cuidado" empezó a decir John, excepto que tan pronto como Sherlock tomó al bebé, este dejó de llorar. Sherlock lo sostuvo con los brazos alargados y lo estudio y el bebé estudió a Sherlock también, sus expresiones eran imágenes en espejo de cada uno.

Mycroft se veía incluso más disgustado que el bebé estuviera tranquilo mientras que con él lloraba sin parar.

"Explica" ordenó Sherlock, en un tono cortante, no separando sus ojos del bebé.

"Parece" remarcó Mycroft, con un tono imponente "que este bebé contiene tu ADN"

"Obviamente" espeto Sherlock "¿Pero como?"

Espera que Sherlock no tenga un hijo de la manera usual, pensó John. De ninguna manera usual. "¿Una noche de borrachera?" sugirió John, tratando de bromear.

Sherlock le dio una mirada fulminante. También el bebé. John no estaba seguro si podría con dos de ellos en el departamento.

Mycroft estaba examinando sus muñequeras muy atentamente "tu ADN fue–"
"¿Usado para crear a un bebé sin mi permiso?" Sherlock prácticamente grito y el bebé miró a Mycroft con desaprobación y John no pudo culpar a ninguno de los dos por eso.

"¿Cómo obtuvieron su ADN?"

"¿De qué otra manera se supone que falsificaría su muerte sin su ADN?"

"Tomaste el ADN de su…" inicio John, delicadamente.

Mycroft, Sherlock y el bebé le mandaron una mirada.

"De mi cabello, por supuesto" informó Sherlock.

"Y luego tu… ¿hiciste un bebé de ello? ¿Puedes hacer eso?"

"Ellos pueden hacer casi cualquier cosa, John, ¿Baskerville no te enseño eso?" preguntó impacientemente Sherlock y luego se volteó de nuevo a Mycroft "Pero no se suponía que tú crearás un bebé con mi ADN. No sin mi permiso"

"No lo hice. Solo paso. Accidentalmente" Mycroft parecía que había mordido un limón.

"¿Accidentalmente? ¿Accidentalmente me clonaste?"

"¿De verdad piensas que hubieras sido mi primera opción para la clonación humana?"

No, John pensó, mirando fijo al bebé que estaba en brazos de Sherlock, ahora feliz mientras se mordía su puño, que era prueba definitiva que pasó de manera accidental. Un clon accidental. Que demonios.

"Bueno, ¿Qué vamos a hacer con esto?" demandó Sherlock y pareció que el bebé tomó ofensa que lo llamaran "esto" y se agitó en brazos de Sherlock.

"Bueno, hay opciones" replicó Mycroft "Pero una vez que ellos me dijeron que sucedía, me pareció que sería… injusto de mi parte tomar una decisión unilateral, él es, efectivamente, tuyo"

"Él es un clon de mí" apuntó Sherlock.

"Él es un bebé" dijo John y el bebé parecía que lo vio con alivio "Es solo un pequeño bebé"

"Un bebé clon" corrigió Mycroft.

"¿Y tu punto es?" preguntó Sherlock.

"Tu no solo puedes… tu no solo puedes aventarlo junto con los platos del día anterior y las cajas de Petri. Es un bebé" John miró a Sherlock " Él es tu hijo"

"No lo es. Él es, de hecho, yo"

"¿Cuáles son tus opciones?" John preguntó a Mycroft

" Él es el primer clon humano exitoso. El primero que se conoce, de todas maneras. El gobierno tiene una hermosa instalación donde podrá crecer, bien supervisado y bien monitoreado"

"Espera, espera, espera" empezó a intervenir John pero Sherlock frunció el ceño y cortamente dijo "No"

John y Myroft lo miraron con sorpresa.

"¿No?" repitió Mycroft

"No vas a meterlo en algún hospital, Mycroft, donde él va a ser pinchado y estudiado como si fuera un experimento por el resto de su vida, tú hiciste eso con la mía"

"¿Tú creciste… en un instituto?" preguntó John, porque eso no lo sabía.

"Claro que no" respondió Mycroft "Está exagerando, como siempre"

"Pero si crecí siendo incesantemente examinado por especialistas, una y otra vez '¿Qué piensas cuando vez está mancha?' y 'quizás un examen más de sus ondas cerebrales para ver que pasa mientras le hacemos esto' y '¿qué es lo primero que piensas cuando oyes la palabra "azul"? absolutamente no. Ya has hecho eso conmigo, no dejaré que hagas lo mismo con el siguiente yo"

"¿Qué tal la adopción?" sugirió John, porque parecía una buena opción para él. Una pareja joven sin hijos, desesperados por un bebé que amar.

"¿Qué pareja quisiera adoptar al primer clon humano del mundo?" preguntó Mycroft

"Es un bebé, Mycroft. Es un hermoso bebé, y él es él clon de un inteligente individuo quien…"

"No" la voz de Sherlock era baja, suave y firme.

John lo miró. Con la cabeza agachada, cercana al bebé, la punta de su nariz casi tocando la pequeña réplica del bebé.

"¿Qué?" preguntó John

"No" Sherlock levantó la mirada del bebé, irguiéndose un poco, su cara mostrando una obstinación que John conocía muy bien "Voy a criarlo"

John se le quedó mirando "Yo… ¿Qué?" Sherlock jamás había expresado interés por hijos. No parecía que le desagradaran más que el resto de la humanidad, pero John nunca pensó que quisiera uno.

Sherlock lo miró fijamente "Él es yo, John. No voy a dejar que sea criado por personas quienes no lo van a comprender. No voy a dejar que él- No. Él se queda aquí"

Había mucho más por debajo de aquella proclamación, mucho más que John quería revelar, tantas cosas sacadas a la luz tan de repente sobre la infancia que Sherlock jamás hablaba. Pero miró a Sherlock, sosteniendo firmemente al bebé y miró al bebé, quien ahora trataba de alcanzar los brillantes botones de la camisa del día de Sherlock e incluso si toda la cosa era una completa locura y no sabía cómo iban incluso a trabajar con un bebé en lo que era la insanidad de sus vidas, él asintió y se volvió a Mycroft "Sí" respondió "Cierto. El bebé se queda aquí"

Y Mycroft dijo que estaban siendo ridículos, que no tenían el equipo para cuidar de un bebé, y era cierto la cabeza de John giraba con todos los pensamientos prácticos que Sherlock no iba a pensar, sobre cunas y ropa y pañales y botellas, pero empujo a Mycroft fuera de la puerta porque Mycroft no estaba ayudando y cuando John subió de nuevo las escaleras encontró a Sherlock parado junto a la ventana sosteniendo al bebé enfrente de ella.

"Y ahí se va tu horrible hermano Mycroft. Siempre regresa. Es una lastima"

"Sería mejor si dijeras 'tío' y no 'hermano'" dijo John

" 'Hermano' es técnicamente correcto" replicó Sherlock sin voltearse.

"Sherlock" empezó John con un suspiro.

"Entenderé si te quieres ir" dijo Sherlock de manera abrupta, aun mirando por la ventana "Después de todo… un bebé no fue por lo que aceptaste"

"Acepte no sabiendo en lo que estaba metiéndome" dijo honestamente John "Pero no estoy seguro de que tengas idea alguna de la responsabilidad de un bebé. Sherlock, podemos encontrar a alguien que lo adopte, una adopción abierta, tu sabrás todo sobre él, él será…"

"Trataran lo máximo, John" dijo suavemente Sherlock, sobre el cristal de la ventana "Y tendrán buenas intenciones y él estará tan solo…"

John pensó de nuevo en todas las cosas que Sherlock no estaba diciendo, pensó en el pequeño niño solitario que Sherlock debió haber sido, pensó en el pequeño niño solitario en el que el bebé se podría convertir. Y pensó en como ninguno de los dos necesitaba estar solo nunca más, porque ahora había dos de ellos. Y era raro y poco natural pero era cierto.

John dijo "Va a necesitar un nombre"

Mientras estaba en el proceso de hacer una lista de las cosas que iban a necesitar, el bebé empezó a quejarse. John tomó su chaqueta y asomo su cabeza a la sala de estar, donde Sherlock estaba sosteniendo al bebé lejos de él, mirandose afligido, mientras que el bebé se quejaba.

"Iré de compras" dijo John. Un momento después "¿Por qué lo estás sosteniendo de esa forma?"

"Se está quejando" se quejó Sherlock

"Claro" John se puso su chaqueta "Porque él es un clon de ti. Es lo mismo que tu haces"

"¿Me estás dejando, ahora? ¿Con… esto?" Sherlock señaló con su cabeza a la dirección del bebé.

El bebé pareció tomar ofensa y abrió su boca para quejarse de verdad.

"Oh, Dios" dijo Sherlock, mirando con horror al bebé "¿Qué está haciendo? ¿Por qué lo está haciendo?"

"Probablemente está hambriento. O posiblemente necesita que le cambien el pañal"

Sherlock miró con horror a John "¿Qué?"

"Sherlock, ¿Qué era lo que pensabas que iba a suceder cuando propusiste que nosotros nos hiciéramos cargo del bebé?"

Sherlock se miraba afligido "Pensé que haríamos experimentos científicos juntos en la cocina y tu quejándote cuando dejáramos mezclada ceniza de cigarro y té"

John pudo visualizar casi con claridad eso, Sherlock con una pequeña copia de sí mismo a su lado, los dos metidos en el pequeño mundo al que John nunca era invitado a entrar. En esa visión, el bebé era más grande, cuatro, cinco o seis años y 221B estaba lleno de una luz dorada y John de repente se dio cuenta de que quería esa visión. Jamás se le había ocurrido, nunca antes, de que a lo mejor quería empezar una familia con Sherlock Holmes. Antes de eso, siempre asumió que o una se daría por vencido totalmente a la idea o eventualmente empezaría a tener citas de nuevo. Era como si los dos futuros se hubieran juntado en uno solo.

Se dio cuenta de que se había quedado viendo en shock a Sherlock. Por fortuna, Sherlock estaba preocupado con el bebé que lloraba que ni siquiera se dio cuenta del pequeño ataque de John.

"No tenemos porqué hacer esto, sabes" dijo John, porque ahora que se le había ocurrido que quizás quería hacer esto, era lo más terrorífico que se le había ocurrido "Aún podemos cambiar de pensamiento"

La cara de Sherlock se endureció en una obstinada determinación "No" dijo con firmeza, jalando al bebé de nuevo a la curva protectora que eran sus brazos "No voy a cambiar de parecer" miro hacia John "¿Y tú?" era mitad reto, mitad plegaria.

"Vine por todo, me quedaré con lo poco" dijo John mirando al no tan feliz bebé "Pero vamos a necesitar pañales y fórmula y va a necesitar un nombre para que vayas pensando en eso" John se dio vuelta hacia la puerta para encontrar a la señora Hudson parada al fondo de las escaleras, mirando hacia arriba con curiosidad.

"Suena como si un bebé estuviera allá arriba" dijo

"Claro que hay uno allá arriba" contestó John "Mycroft accidentalmente clono a Sherlock"

La señora Husdon parpadeo "¿Qué?"

John corrió escaleras abajo "Solo otro día más en 221B, señora Hudson" le dijo, saliendo a la calle. Se encontró a sí mismo silbado mientras caminaba hacia la tienda. Sherlock estaba en su departamento con un clon bebé de sí mismo y John se encontraba inesperadamente feliz.

El departamento estaba en silencio cuando John regresó. Había aprendido a ser suspicaz con el apartamento estaba en silencio. Igual significaba que Sherlock estaba en medio de uno de sus épicos berrinches o que había hecho algo que sabía que John encontraría irritante y esperaba que si era suficientemente callado John no empezaría a gritarle.

John entró de puntillas al departamento solo para encontrar a Sherlock sentado en su silla, enseñándole al bebé en su regazo el cráneo. El bebé estaba encantado con el cráneo. Trataba de tocarlo de manera repetida.

"Yo diría que es muy joven para empezar las clases de anatomía" mencionó John, dejando las bolsas sobre el escritorio "Pero de nuevo, él es tú. ¿Hablaste con la señora Hudson?"

"Sí. al parecer piensa que la señora Turner podría tener una sobrina quien quizás tuviera una cuna o algo. Había demasiadas cosas sin importancia sobre la cuna, he borrado todo sobre ello."

"Excelente" dijo John, de la manera que decía "excelente" mostraba que era todo menos eso "Bueno, pequeño bebé clon. Tengo pañales nuevos para ti y una botella de fórmula. ¿Cuál será? Supongo que los dos"

El bebé rió para John y tocó de nuevo el cráneo, como si dijera ¿Por qué me hablas de cosas prácticas? Tengo un cráneo

Dos de ellos, pensó John. Tengo a dos de ellos ahora.

"Sí, sí, sé que papá tiene un interesante cráneo y tío John solo tiene cosas aburridas" remarcó John, tomando al bebé de los brazos de Sherlock "Acostúmbrate, niño"

"No soy su padre" frunció el ceño Sherlock "Tú no eres su tío"

"No nos va a llamar John y Sherlock" dejo que el bebé descansará sobre la curva de su codo mientras sacaba un pañal de la caja.

"¿Por qué no? Son nuestros nombres"

"¿Viste la vieja bata de baño que ya no usas? La utilizaré para cambiar al bebé" John acostó al bebé con cuidado mientras que protestaba por lo aburrido que John era "¿Cuál es tu plan? ¿Vas a decirle a todo a quien le conozca que es un clon? ¿El primero y hasta ahora el único clon humano?"

Sherlock se quedó callado y John sabía que estaba considerando las implicaciones de eso. Sherlock no quería que este bebé estuviera solo y poniéndolo aparte como el único clon humano era una invitación instantánea a la soledad, a ser único, a ser la burla en el patio de juegos.

"No" dijo eventualmente Sherlock.

"Entonces tú tendrás que ser su padre" John peleaba con el pañal. No había hecho esto en años "No tendría sentido de otra manera"

"¿Por qué tu serias su tío?"

"No lo sé" John quedó contento cuando el pañal se quedó en su lugar. Empezó a volver a abrochar el mameluco, lo que resultó ser más difícil de lo que parecía "Amigo cercano de la familia, "tío" parece ser lo más apropiado" John logró abrochar los botones, mirando al bebé, quien le sonrió. John le sonrió igual y se agacho para besar una mejilla regordeta, atrapado por una repentina punzada de afecto. Esperaba que Sherlock no cambiara de parecer porque se dio cuenta de que ya estaba completamente enamorado.

"¿Por qué no eres su papá?"

"Porque no soy su padre" señaló John, cargo de nuevo al bebé.

"Yo tampoco"

"Más que yo sí" John se irguió, poniendo al bebé en contra de él y con el nuevo pañal parecía más feliz.

"¿En serio? ¿cuándo le acabas de cambiar su primer pañal?

"Toma" John le paso al bebé "Necesitamos darle un biberón"

"Dudo de que tenga hambre" Sherlock y él bebé lo siguieron a la cocina.

"Entonces ¿desde bebé tampoco comías?" John suspiró "Fantástico. Acabo de doblar el número de peleas que voy a tener en el curso del día. Y siempre voy a estar en desventaja numérica ¿No?" John estudiaba las botellas pensando en como seria la mejor manera de esterilizarlas y preguntándose cómo demonios se hacía una botella con fórmula de todos modos.

"¿Por qué no podemos ser los dos sus padres?"

John leía las instrucciones de la fórmula "¿Qué?" preguntó distraídamente

"¿Podría tener dos padre, no?

John dejó de prestarle atención a la fórmula, mirando a Sherlock que parecía serio y grave "Sherlock, ¿Por qué importa?"

"Porque si vamos a hacer esto juntos deberíamos hacerlo juntos. Y porque si algo me llegara a pasar no quiero que Mycroft se encargue de él"

John lo considero unos momentos, pero Sherlock miraba abajo hacia él bebé, escondiendo la mayoría de sus emociones en sus ojos "Bien" decidió John "Haremos todo lo legalmente necesario para asegurarnos que ese no sea el caso. Por ahora, es nuestro primer día con él. Démosle de comer y pongámoslo a dormir y no vayamos más allá de nuestras posibilidades"

Sherlock se sentó en la cocina, luciendo satisfecho y partió su atención entre el bebé en sus brazos y en John quien preparaba la botella. La atención del bebé estaba totalmente puesta sobre John, parecía vagamente entretenido, como si John fuera un acto de comedia con el solo fin de entretenerlo.

" ¿Vas a insistir en que me llame 'papá'* no?"

"¿Preferirías que te llamara 'padre'?"

Sherlock hizo un gesto "Dios, no, mi padre hacía que lo llamáramos 'padre'. Lo odiaba"

Más acerca de la niñez secreta, pensó John, concentrándose en la preparación de la fórmula. Puso esa pepita de información junto con las otras "Entonces papá será. Papi incluso"

" Él podría llamarte papá" sugirió Sherlock "Para que no se confunda"

John vacío cuidadosamente la botella "No tenemos porqué tomar las decisiones ahora mismo"

"¿No te gusta papá?"

John se giró hacia Sherlock, sosteniendo la botella "La verdad es que nunca lo he pensado, Sherlock"

"Podemos intercambiar. Yo podría ser Papá tú podrías ser papi"

John recargó su cadera contra la mesa y miró hacia Sherlock.

"¿Qué?" preguntó Sherlock después de un momento.

"Solo… que nunca pensé que tendría esta conversación contigo"

"Haces que mi vida sea impredecible" remarcó Sherlock

Y John río. Río hasta que tuvo que jalar la otra silla porque ya no podía sostenerse por sí mismo. Sherlock y el bebé le mandaron idénticos ceños.

"No puedo creer que pienses que yo soy el que hace nuestra vida impredecible" John finalmente dijo.

"Bueno, lo eres" insisto Sherlock, enfurruñado.

"Toma" John se limpió las lágrimas de risa y le pasó la botella a Sherlock.

Sherlock lo miró en shock "¿Qué se supone que haga con esto?"

"Se supone que le tienes que dar de comer"

Sherlock parecía entrar en pánico ante él prospecto.

"Nada de eso" le aseguro John " Él sabrá qué hacer"

Mostrandose dudoso, Sherlock puso cuidadosamente el chupón sobre la pequeña boca del bebé. Este abrió la boca y se lanzó hacia ella, succionandola casi de manera codiciosa, sus ojos azules-grises fijos en Sherlock encima de él. Sherlock lo miraba, parecía totalmente sorprendido.

"Tenía hambre" dijo

"Te lo dije" dijo John, parándose para conseguir uno de los baberos que había conseguido, ya que la leche escurría por la barbilla del bebé.

"Es un insoportable, pero así lo queremos" Sherlock le dijo al bebé

"Cállate" dijo John tratando de darle un pequeño zape atrás de la cabeza con su mano, pero en vez de ello, terminó deslizando su mano a través de los cabellos de Sherlock que parecía más una caricia que otra cosa. Pero John no se dejó pensar aquello, así como no se dejó pensar en el hecho de que era posible que Sherlock se haya inclinado ligeramente a la presión.