Disclaimer: Sé que los personajes no son míos, pero me divierto con ellos un poco y no gano nada. Así que ¿qué hay de malo en ello?

Nota: No apto para menores ni anti-slash, por favor pekes leed fics de rating G, por vuestra' muelaaaaas. Creo que *todos* los capítulos son y serán fuertes.

AMA A TU ENEMIGO, TEME A TU AMANTE

CAP.9: REENCOUNTER

(Flashback de Snape)

       El último curso fue simplemente eterno sin Lucius, por más que me cueste reconocerlo. Sheila hacía todo lo posible para que me concentrara en otros asuntos y tratara de olvidarle por un tiempo, pero no dio resultado. No tenía una sola noticia de él, aunque podía imaginar que sus planes se habían cumplido, y en aquel momento sería un mortífago de primer orden. En todo caso, si estaba ahí fuera podría ir a buscarlo muy pronto...Pasaron los meses, los exámenes finales se acercaron peligrosamente, y de pronto un día una lechuza negra me trajo un mensaje...

(Pausa en el f-b de Snape)

* *

(Flashback de Lucius)

       Aquella vez no fue más que el principio. Conseguí una posición de privilegio junto al Señor Tenebroso, pero tuve que pagarlo caro: cada vez que requería mi compañía tenía que presentarme ante él y ceder sin demasiada resistencia. Ninguna otra persona lo sabía, ni siquiera Narcissa había podido ver la marca que había quedado en la parte inferior de mi espalda, y que me señalaba como suyo. No perdí el orgullo, sin embargo, eso nunca, todos me respetaban e incluso temían a pesar de mi juventud, y el hecho de estar siempre en primera fila en todas las batallas endureció mi corazón. Ya sólo me quedaba el recuerdo de aquel chico con el que pasé mis noches en la Escuela, y por más que me esforzaba no había forma de olvidarlo. ¿Vendría a buscarme? No, no podía hacer eso. Voldemort le mataría a la más mínima sospecha, por eso la única forma que se me ocurría de encontrarme con Snape era que él también se convirtiera en mortífago.

       Le mandé un mensaje cuando quedaba poco para sus exámenes de junio. "Reúnete conmigo como seguidor del Señor Tenebroso. He conseguido el poder que buscaba, y tú también podrás cubrirte de gloria. No lo olvides. En septiembre". Ojalá le hubiera dejado olvidarme...pero estaba empeñado en volver a verle. Aunque no pudiera saber la verdad.

(Pausa en el f-b de Lucius)

* *

(Flashback de Snape)

-No puedes hacer eso, Severus, ¿estás loco? ¿Sabes a qué se dedica a esa gente?

       Sheila me agarró del brazo con fuerza, vi en sus ojos que ya no sabía qué más hacer para convncerme.

-Lo sé. Pero...

-¡Pero nada! Vamos, seguro que puedes encontrarte con él de otra forma. Y tienes que estar preparado, ese Lord manipula a sus ayudantes y los vuelve peores de lo que ya eran, así que es probable que Lucius haya cambiado...

-Eso también lo tengo en cuenta, es sólo que...

       Ella suspiró y me soltó al fin.

-Es sólo que vas a hacer lo que sea necesario para estar cerca de él, ya lo sé. Bueno, pues entonces no puedo convencerte. Desisto, haz lo que quieras. Es sólo que...tal vez no debas pensar solamente en eso, te van a obligar a hacer daño a los que ellos consideren oportuno, a torturar, a matar...-dijo, muy pálida.

-Veré cómo me las arreglo para que no me ordenen ese tipo de cosas.

-¿Y si aún así lo hacen?

-Hace mucho tiempo que perdí mi alma.

       Sheila parecía desconsolada ante la perspectiva, pero se mantuvo fuerte; he conocido a pocas personas tan fuertes y maduras como ella. Mas no hacía falta que me dijera nada, yo sabía muy bien dónde iba a meterme. Si valía la pena o no, no lo descubriría hasta más tarde.

       Pasaron los exámenes y me despedí de ella, con la promesa de seguir en contacto. Me pregunté una y mil veces, durante la soledad de esos dos meses de verano, si no habría posibilidad de encontrarme con Lucius antes, pero decidí que si me hacía esperar debía de ser por algún motivo. El día llegó. Me mandó un mensaje en el que me decía que el Señor Tenebroso estaba al corriente del número de aspirantes a mortífagos que participarían en la ceremonia del día 7, y que yo estaba incluido en ese número, por supuesto.

       Como no había marcha atrás posible, acordé presentarme en el sitio que me indicó a la hora convenida, pero cuando llegué a la cueva no hallé forma de reconocerle entre tantos hombres encapuchados y enmascarados. Sentí verdadero pánico, sabía igual que sé ahora que aquello no estaba bien, que debería haber vuelto a casa inmediatamente, antes de que me condujeran por ese húmedo pasillo a presencia de Lord Voldemort, que esperaba a todos los jóvenes con una maligna sonrisa en los labios. Su visión también nubló mi vista dolorosamente, debía de ser aún peor de lo que contaban, pensé. Participé en un juramento que ya había preparado, y luego llegó el momento de encararme con él en privado. Conseguí controlar el temblor de piernas, y cuando entré vi al Lord acompañado por otro mortífago; una gran serpiente silbaba alrededor de ambos.

-Revela tu identidad-ordenó el primero con una voz fría que intentaba suavizarse sin éxito.

-Severus Snape-dije con decisión, quitándome la capucha.

-Vaya, así que eres tú...Un Slytherin, por supuesto. Y bueno en preparar pociones, según me han informado.

No tardé más de unos segundos en darme cuenta de quién era el sujeto que lo acompañaba. No llevaba puesta la máscara, y aunque al principio estaba de perfil y la capucha no me permitía verle, al poco se giró y sus ojos se encontraron con los míos.

-Sí, señor-dije, reuniendo las pocas fuerzas que me quedaban en aquella situación.

-¿Qué opinas tú, Lucius?-preguntó a su acompañante; éste sonrió muy levemente.

-No os preocupéis, mi lord, es uno de los mejores de su promoción, sin duda necesitamos un talento como el suyo.

La voz de Lucius sonaba clara y tranquila, como si estuviera acostumbrado a dar su opinión al Señor Tenebroso cada vez que se lo pedía; eso significaba sólo una cosa, que había logrado su objetivo de alcanzar el poder, y el jefe le había otorgado un rango mayor que el de los demás. Pero cuando me miró directamente, su rostro pálido, que no había perdido un ápice de su apariencia inocente, estaba inexpresivo, como si no me reconociera o no me hubiera visto nunca. Oculté mi dolor mientras respondía a las pocas preguntas que se me hicieron, y al fin pude marcharme, completamente confuso, sintiendo que si Lucius ya no era el que yo conocía, todo lo que había tenido que pasar esa noche y lo que tendría que pasar en el futuro sería absurdo. A las pocas horas, tras algún discurso más por parte de Voldemort, salí de la gruta, empapado en sudor a causa de la noche calurosa y mi propia angustia.

-Sabía que vendrías-oí una voz a mis espaldas.

       Me di la vuelta y encontré su rostro, nítido a la luz de la luna.

-Antes no parecías tú, allí dentro-balbucí.

-No pensarías que iba a saltarte al cuello...-sonrió maliciosamente, pareciéndose más al joven que yo recordaba.

-No...

-¿No sabes qué decir, después de tanto tiempo sin vernos? Pensé que estarías deseando que llegara este momento, Severus...

       Me había quedado sin palabras, no quería reconocer mi debilidad, el no haber pensado más que en él durante todo ese tiempo...Traté de que se diera cuenta sin necesidad de decírselo, y le besé. Me devolvió el beso, acorralándome contra un árbol cubierto por las sombras, pero parecía menos decidido que antes, como si temiera que alguien pudiera vernos allí.

-Ven conmigo. No pensarás volver tan pronto a casa, ¿verdad?

(Pausa en el f-b de Snape)

* *

(Flashback de Lucius)

       Tal como sospechaba, no se negó. Yo tenía claro dónde íbamos, y a los pocos minutos aparecimos en una de las numerosas habitaciones de mi mansión, pues si yo me lo proponía nadie iba a descubrirnos allí. Sellé la puerta con un poderoso hechizo y me enfrenté a mi antiguo amante en la semipenumbra de la habitación, alumbrada sólo por algunas antorchas. Algo en mí me pedía que me detuviera, me recordaba que las marcas de mi cuerpo eran visibles y que no quería que hiciera preguntas; no pensaba contarle la verdad. Pero otra voz más fuerte me hacía reconocer a Severus como mi presa, que había vuelto con su amo después de mucho tiempo, y yo sólo quería tenerlo de nuevo, peleando, sufriendo por mí y haciéndome sufrir igualmente.

-¿Qué has hecho durante este año?-me preguntó mientras me acercaba a él sigilosamente.

-Oh, de todo un poco. Uno no tiene tiempo de aburrirse cuando es mortífago, ya lo verás. Hay misiones para todos los gustos. ¿Y tú, en Hogwarts y sin mí?

-Simplemente he estudiado para los exámenes.

-¿Con esa chica amiga tuya, cómo era su nombre...?

-Sheila, tú deberías recordarlo.

-Hay tantas cosas que debería recordar, Sevy...Y sin embargo no me he olvidado de ti, tal como te dije...

       Vi con satisfacción que esa chica no me había sustituido en ningún momento, que él se había estado reservando para mí-al contrario que yo-, y por eso tenía que ser mío sin resistencia. Al poco rato después, lo fue, sobre las sábanas negras de la gigantesca cama de invitados, y pronunció mi nombre una y mil veces mientras tomaba aire. Mi cuerpo, acostumbrado al dolor y la resignación, volvió a llenarse de vida al poder dominarlo de nuevo. El futuro se presentaba lo suficientemente difícil, por eso aprovechamos la ocasión como nunca hasta entonces. Y es que cualquiera de los dos podría morir en cualquier momento.

(Pausa en el f-b de Lucius)

* *

(Flashback de Snape)

       Cuánto había esperado aquello, y cómo lo viví...Uno de mis sueños volvía a hacerse realidad, aunque por ello hubiera sacrificado el derecho a una vida libre y sin obedecer las órdenes de nadie. Pensé que merecía la pena. El trabajo no podía ser tan malo después de todo, si Lucius estaba conmigo, y volvía a abrazarme una y otra vez.

       Aquella noche tuvo una gran diferencia respecto a las que yo recordaba, y fue que me dejó dormir a su lado, o más bien, se quedó dormido poco después de terminar conmigo, sin decir una palabra. Permanecí un buen rato mirándolo, extasiado, rogando que no volviéramos a apartarnos. Que pudiera quedarme con los mortífagos, no importa lo que tuviera que hacer. Ahora que lo pienso sé que mis pensamientos esa noche eran completamente estúpidos y carentes de sentido...Todo estaba por llegar.

(Continuará)

******************

Notas de autor: ¡Sí, por fin he vuelto! Para ser sincera, me desanimé y estuve a punto de dejar la historia colgada, pues últimamente he regresado al mundo del fanfiction manga y tengo a los personajes de HP un poco abandonados, ¡no puedo evitarlo! Pero, lejos de hundirme, vuestras nu-me-ro-sí-si-mas reviews me han impactado, ¡no esperaba que el capítulo 8, tan fuerte como era, tuviera éxito alguno! Ya veo que me equivoqué con vosotros, y no pienso defraudaros. Acabaré este fic como sea, y aún le queda un bueeeeeeen rato, así que paciencia, por favor. Trataré de continuar si mis exámenes de junio me lo permiten ^o^. En fin, ¡gracias a todos de nuevo! Especialmente a los fieles que me dejan su opinión sobre cada capítulo, ¡sois un encanto! Besitos ;-)

¡Me encantaría batir el récord! Dejadme reviews constructivas, por favor ^o^