Hace tiempo que queria escribir algo sobre Kuroko no basuke y aqui esta ! x3

Tengo otros fics que debo continuar pero no pude evitarlo Q.Q Debía hacerlo! y mas si amo a Kagami uvu

*Los personajes no me pertenecen.

Espero que les guste la idea uvu es un GOMXKagami ~~~


Capitulo 1

Las personas que volteaban a verlo susurraban cosas como "es tan joven", "¿será su hijo?" "se ven tan tiernos" y demás cosas que prefería ignorar, algunas mujeres podían llegar a ser, en verdad, pervertidas. Deseo con todas sus fuerzas pasar desapercibido como siempre lo hacía, pero eso era casi imposible si llevaba en brazos a un pequeño pelirrojo que parecía bajado del cielo.

-Kagami-kun terminara dándome muchos problemas si sigue de esta forma.- sus ojos inexpresivos viajaron al niño que reía feliz de la vida, Kuroko aún no podía llegar a una conclusión que no sobrepasara la delgada línea que separaba la realidad de la fantasía, ¿Cómo rayos el enorme pelirrojo se había convertido en un niño de 5 años?

Y pensar que todo había comenzado esa hermosa mañana de sábado, cuando había llegado al departamento del As de Seirin para ir a jugar el deporte que tanto amaban. Al principio se había sorprendido cuando noto que la puerta estaba abierta pero luego esa sorpresa se había vuelto preocupación cuando al ingresar encontró todo desordenado, casi como si un huracán hubiese estado dentro. Comenzó a buscar algún rastro de vida hasta que encontró al pequeño en medio de un montón de ropa.

-¿Quién eres?- recordaba que había preguntado la sombra cuando el niño le miro con aquellos enormes ojos, curioso.

-Taiga.- había respondido este para luego sonreírle, algo en el corazón de Kuroko se removió, era casi como un ángel caído, tenía la misma sonrisa que su luz, eso significaba que era él, pero… ¿Cómo?

Después de haber vestido al pequeño Taiga con la playera más pequeña que había encontrado, que no distaba mucho de las otras enormes que tenía el chico pero era mejor que nada, fue en busca de ayuda, y la mejor para reunir información era nada más ni menos que Momoi Satsuki, mantener en secreto la nueva forma de Kagami sería un problema, solo esperaba que en su viaje no se encontrara con molestias que le causaran más problemas, aunque debía admitir que el pelirrojo era muy tranquilo para su edad.

-¡Kurokocchi! – bien, había pensado demasiado, se maldijo mentalmente, podía haberse encontrado con cualquiera menos con él.

-Kise-kun – acurruco con fuerza al pelirrojo causando que este le mirara curioso.- ¿Necesitas algo?-

Cuando el rubio llego donde se encontraban, su mandíbula casi se desencajo, sus ojos viajaban de Kuroko al pequeño pelirrojo que cargaba en brazos y miles de preguntas querían salir de su boca.

-Kuroko.- el pequeño se sonrojo y abrazo con fuerza el cuello del nombrado, el rubio le estaba dando miedo.- ¿Quién es?

Y en ese momento, al ver el sonrojo del pequeño, algo en la cabeza de Kise hizo un clic, quería a ese niño en brazos pero ya, y más si tenía ese enorme parecido al As de Seirin que le había estado moviendo el piso desde hace tiempo.

-Kurokocchi, ¿me prestas al pequeño?- el rostro de pervertido shotacon de Kise era épico.

Kuroko le miro, si la reacción de los demás era la misma que estaba teniendo Kise, estaría en muchos problemas.

Pobre de él y el pequeño Kagami-kun, necesitaba encontrar ya una solución.