Esto no es lo que esperaba

-¡No nos mates, por favor! –Rool fue el primero en responder, con un deje angustiado resonando en su voz de pito-. ¡Soy muy joven para moriiiir!

-¿Qué vas a ser joven? –le espetó Franjean, como de costumbre, airado ante la actitud de su compañero de fatigas. Aunque lo apreciaba, a veces no podía soportar sus ñoñerías-. Además, no te tenía por un maldito cobarde…

-¡Silencio! –ordenó entonces Sorsha, haciendo que ambos callaran y alzaran el rostro hacia ella, expectantes. Ella era mucho más grande que ellos y los tenía atrapados. No era una perspectiva halagüeña para un brownie, fuera el que fuese. Sorsha, por su parte, no cambió el semblante cuando agregó con fría sencillez-. Os he hecho una pregunta.

-Nadie dice que tengamos que contestarte –se envalentonó Franjean-. Hemos hecho una promesa y pensamos cumplirla.

Una ceja perfecta se enarcó sobre un ojo oscuro, mientras Sorsha mostraba una mueca escéptica y divertida a la vez.

-Conque una promesa… -repitió en tono jocoso-. Y puede saber a quién le habéis prometido… ¿vigilarme en mis aposentos?

La princesa tenía varias opciones en mente, y dos de ellas cobraban especial fuerte. Por desgracia, en ese preciso instante ninguna le resultaba especialmente agradable. Si se trataba de Fin Raziel, la ira que crecía dentro de Sorsha era la de una mujer adulta que aún se sentía tratada como una cría, de la que por otra parte se desconfiaba veladamente. Y si se trataba de Madmartigan… Apretó los labios. No, a pesar de todo lo que había sucedido, seguía sin creerlo capaz de caer tan bajo.

Sin embargo, no consideró la tozudez de los brownies mientras esperaba la respuesta.

-No-tenemos-por-qué-decírtelo –repitió Franjean, vocalizando cada palabra como si Sorsha fuese tonta-. Los brownies tenemos honor, para que lo sepas.

-Pero…

Rool trató de intervenir, pero Franjean, que aún llevaba la lanza en la mano, a pesar de que no podía alcanzar la piel de Sorsha, sí pudo golpear a su compañero en el costado con el mástil de la misma.

-Cállate, Rool. Esta daikini no tiene por qué saber nada, y a ti te encanta abrir la boca…

Sorsha apretó los labios, esta vez para contener una sonrisa divertida. A pesar de su curiosidad por saber quién habría encargado a aquellos dos mequetrefes la tarea de espiarla, no podía dejar de admitir que como bufones tenían su punto.

Pero no podían estar toda la noche así que, mientras los dos brownies discutían, Sorsha paseó distraídamente la mirada por la habitación, hasta que sus ojos se posaron en la bañera, y media sonrisa pícara asomó a su rostro. Así que, mientras las criaturas que sostenía entre los dedos continuaban increpándose la una a la otra, Sorsha se dio la vuelta lentamente y se aproximó al borde de la bañera. Una vez allí, extendió los brazos sobre el agua y murmuró:

-Bueno, chicos… ¿Seguís sin querer cooperar?

En ese instante, los dos brownies se callaron, a la vez que miraban hacia abajo. El rostro de Rool se descompuso a la vez que soltaba un grito ligeramente desesperado, pero Franjean se mantuvo estoico, sosteniéndole la mirada a la princesa.

-El agua no nos da miedo, daikini.

Sorsha sonrió más ampliamente.

-Muy bien.

Y acto seguido bajó las manos hasta introducir a los dos brownies en el agua. Sin embargo, apenas los tuvo un segundo bajo la superficie antes de sacarlos de nuevo. Y vista la actitud de Rool, sabía de antemano cuál iba a ser el resultado.

-¡Ese maldito daikini nos mandó! –confesó de inmediato, aterrado y temblando como una hoja.

Franjean puso los ojos en blanco mientras tosía y trataba de recuperar la compostura. Sin embargo, no pudo hacerlo durante mucho tiempo porque Sorsha, de la sorpresa, había soltado a los dos brownies, con tan mala suerte que aún estaban encima de la bañera y cayeron al agua. La princesa, tras percatarse de lo que había sucedido, echó rápidamente las manos hacia delante para rescatarlos. Acto seguido, los llevó hasta el tocador y los apoyó sobre una toalla. Toda su belicosidad había desaparecido, aunque su corazón se sentía ligeramente traicionado. ¿Qué pretendía Madmartigan haciendo aquello? Porque no le cabía duda que había sido él "ese maldito daikini"… ¿Quién si no?

-¿Madmartigan os envió? –preguntó entonces, a la vez que, solícitamente, se esforzaba por secar a los dos brownies.

Franjean se quedó ligeramente sorprendido ante su cambio de actitud, pero optó por abandonar también él su hostilidad y claudicó.

-Sí – sin embargo, tras un instante de duda, agregó-. Nos pidió que nos asegurásemos de que estabas bien. Así que aquí estamos…

Algo cálido se enroscó sobre el corazón de Sorsha al escuchar aquello, pero una sensación amarga pugnaba aún por dominar sus sentimientos. Si era así, ¿por qué no se quedó él? Meneó la cabeza. Debería enviarle una misiva y reunirse con él. Aunque ahora viviesen separados y cada uno tuviese sus responsabilidades, aquello no impedía que siguiesen manteniendo relaciones diplomáticas. Y Sorsha sospechaba que, ahora que su madre había muerto, debería hacer las paces con el resto de reinos de Andowyne. Empezando por Tir Asleen.

En ese instante, un puño golpeando sobre la puerta la distrajo de sus pensamientos. ¿Quién podía ser? Sin embargo, cuál no fue su sorpresa al encontrarse a un oficial al otro lado del umbral. Sorsha contuvo una mueca. "Esta noche no, por favor. No más trabajo".

-¿Sí, oficial? –preguntó, no obstante, con educación.

Ante lo cual, él se cuadró antes de hablar.

-Mi señora, tenéis una visita.

Sorsha frunció el ceño, extrañada.

-¿Visita?

-Sí, mi señora. Un caballero venido de una lejana ciudad, o eso es lo que él dice.

La princesa hizo un soberano esfuerzo por contener su sorpresa, a la vez que los latidos de su corazón se aceleraban, mientras le aseguraba al oficial que bajaría enseguida, que acomodasen al recién llegado en el comedor y lo invitasen a cenar. Ella bajaría enseguida. Y mientras echaba a los brownies educadamente de la estancia, cerraba la puerta y elegía su mejor vestido, no podía dejar de pensar en la suerte que acababa de tener. Por lo visto, la conversación en la que acababa de pensar tendría lugar mucho antes de lo esperado.

¡Hola a todos! Perdón por el retraso, últimamente estoy hasta arriba de trabajo y de cosas y no he podido tener un respiro para subir capítulo, pero aquí lo tenéis. ¿Quién será ese caballero? ¿Será Madmartigan? En el próximo lo sabréis. ¡Gracias por vuestros reviews! :D :D